¿El Cazador o la Presa?

Relato corto narrado en primera persona, ambientado en el mundo de Vampiro.¿ El Cazador o la Presa ?

Escrito por Luca Vizjerei

Estimado mortal, cazador de los muertos, presa del tiempo. Como le prometí, escribo estas líneas para explicar el secreto de la primacía irrefutable de mi raza, para convertirle en el asesino de quienes lo son de su pueblo, para hacer de mis hermanos las víctimas.

Poco resta ya para que las montañas queden regadas por la luz del astro rey. Las aguas venecianas veranse entonces de un turquesa tal que algunos crédulos las confundirán con el mismo cielo.

Yo, por mi parte, una noche más, emprendo mi huída. Lustro tras lustro, año tras año, día tras día… te maldigo oh eternidad que haces sucumbir a mi alma en la más absoluta oscuridad en cada mañana.

Daría mi vida por ver una sola vez más un rayo de esa luz verdadera, por oler un nuevo amanecer. ¿El problema? Que la daría literalmente. Ahí tiene su primera clave.

Frágil ironía que embriaga mi existencia, quedo absorto en el sarcasmo de nuestra naturaleza mientras escapo del dolor del contacto del sol.

Es divertido ver como mis hermanos en lo maldito pasean orgullosos su condición de cazadores, allí donde yo les convierto con este escrito en presas de un débil mortal.

Pero, querido amigo, no es necesario que lleve un vampiro a la luz. Se lo voy a poner más fácil: lleve la luz al vampiro.

¿Confundido? ya me imagino. Me explico: bastará la mera cercanía de aquello que ilumina vuestros hogares, que cocina vuestras carnes, que os abriga de la fría oscuridad; el fuego buen señor, el fuego.

Una mera antorcha podría en un momento de descuido hacer caer presa de un incontrolable pánico al más temible de los vástagos.
Es importante el tercer secreto que voy a revelarle: La fe verdadera, puede con nosotros. Me encanta este punto. ¿Tendrá, mi señor, el coraje de comprobar frente a un vampiro si de veras cree usted en Dios o son solo falsas morales? Apasionante ordalía ¿verdad?

Quemar con la fe o ser quemado en el alma por su ausencia. Me fascina la dicotomía.

En cuarto y último lugar, la legendaria estaca en el corazón y la decapitación.
Pues bien, la primera de las dos, paralizará a un no-muerto de forma irreversible hasta que la estaca fuera extraída de nuevo y…la decapitación, si, acabaría de forma instantánea con cualquiera de nosotros si logra separar la cabeza del cuerpo.

¿Ilusionado con la idea de nuestra vulnerabilidad? Si me permite una recomendación, ni por un sólo momento crea que tiene verdaderas posibilidades si se topa de frente con un hijo de la noche. Cierre los ojos y déjese llevar, será así menos doloroso.

Ahí lo tiene, siempre cumplo mi palabra.
No obstante se lo advierto: Vigile sus actos: Un error, le convertirá en presa de mi ira, y abandonará la cómoda condición de cazador para invertirla de forma temible.

Ya ve, lo fácil que resulta ser ambas cosas a la vez. Todo cazador que se precie, sabe que un solo paso en falso le separa de la conversión en presa.

Vigile su espalda estimado amigo, y cuide su alma.

Arnaldo Dinartial

Ricardo Blanch

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.