9 Cosas que puedes hacer por los Juegos de Rol

Un excelente articulo que encontre hace años dando vuelta por la red. Esperamos que les sirva su contenido.

1.- ATRAE NUEVOS JUGADORES: Nadie es demasiado bueno para jugar rol. Invita a jugar a tus compañeros de estudio, trabajo, deporte, hasta ese tío tuyo que gusta de jugar una mano de cartas (y no te olvides de tu madre / padre, así ya sabrán en que te quedas los sábados por la noche). Prepara (o pídele a un amigo que dirija) una aventura simple pero divertida. Con suerte, conseguirás nuevos adeptos al rol.

2.-EXPÓN EL ROL: No solo tus conocidos pueden jugar rol. Los desconocidos también. Anda a centros culturales, escuelas y universidades (puede ser la tuya), o a la biblioteca pública más cercana, y habla con la persona encargada sobre cómo el rol es útil a la sociedad, cómo desarrolla habilidades sociales, la creatividad, el habla y el gusto por la lectura, y cómo te gustaría hacer una charla sobre tan noble tema. Haz algunos carteles, pégalos en el local y prepara tu mejor labia y, de preferencia, una aventura ultra-corta y ultra-simple para dirigírsela a los interesados que vengan a la charla. Lleva a tu grupo de juego (¡demuestra que no eres el único!) Con suerte, conseguirás varias personas interesadas en jugar de nuevo.

3.- CREA GRUPOS DE JUEGO: Ahora ya hiciste los puntos 1 y 2 y tienes un montón de jugadores nuevos – aunque sean sólo algunos pocos desperdigados que están sin grupo. ¡Es hora de crear grupos! Un rolero no hace el verano. Para jugar son necesarios grupos. Consigue un director para los neófitos / lobos solitarios, contáctalos, dales los teléfonos del uno al otro, ponlos a jugar. ¡Pero espera! Con todos estos nuevos grupos están faltando directores. Esto nos lleva a…

4.- DIRIGIR: Para jugar rol son necesarias tres cosas, básicamente: jugadores, un grupo, y director. Si ya te encargaste de los jugadores y del grupo con los puntos 1 al 3, sólo falta un director. Sin un director los jugadores quedarán a su suerte, y al final desistirán de jugar. Consigue un director para un grupo de jugadores, o en su defecto, dirige tú mismo. Vamos, si puedes jugar, puedes dirigir. Piensa en el tipo de historias que tus jugadores gustarían de jugar (en la duda, pregúntales: \”¿Qué tal una historia en que, desarmados, ustedes enfrentan a la flota imperial?\”) y haz algo por el estilo. Realmente, la carencia de director es algo serio. Levanta tu trasero de esa cómoda silla de jugador y ponte tras el escudo de director. Y, por fin, llegamos a las 5 cosas que garanticen la continuación de todo lo que hiciste hasta ahora…

5.- APOYA A TUS PARES: Traduciendo: da una mano a tus colegas roleros, jugadores unidos jamás serán vencidos, uno para todos y todos para uno, etc. ¿Tu amigo no puede dirigir hoy y tú estás libre? ¡Dirige tú, caramba! ¿Ese tipo va a hacer una charla sobre el rol (punto 2) en su escuela? ¡Anda a ayudarlo! Acuérdate, somos todos hermanos delante del d20 todopoderoso.

6.- CREA ASOCIACIONES: ¿Entonces, en tu ciudad, barrio, escuela, ya existen varios grupos de juego, montones de gente que juega rol? Es la hora de poner a toda esa gente en contacto, de formar la compañía del anillo, el grupo de grupos, el sindicato de roleros, la asociación. Para crear una asociación todo lo que necesitas, básicamente, es un lugar y una fecha (“¡En la casa de Pablo todos los viernes en la noche!”) el objetivo de la asociación es mantener a todos tus jugadores y grupos en contacto, para que ellos puedan cambiar experiencias, historias y organizar juegos (“Eh, tú mastereas Cyberpunk? Podrías masterear una historia para nosotros?”) El lugar puede ser tanto la casa de alguien como un lugar público (¿Recuerdas esos centros culturales, bibliotecas, escuelas del punto 2?) vuelve allá y pregunta si puedes ejercer el nobilísimo arte del Rol en ese espacio y la fecha queda dependiendo de la disponibilidad y voluntad de las personas -desde todas las semanas (más que eso no es aconsejable) hasta una vez al mes (menos que eso tampoco es aconsejable).

7.- APOYA A LAS TIENDAS: Verdad, a veces nos olvidamos, pero sin las tiendas de rol la vida de los roleros sería mucho más difícil y aburrida. Pasa la dirección de tu tienda preferida a tus jugadores, y si es posible, COMPRA los libros en vez de fotocopiarlos. Haz una vaca en tu grupo o asociación, y compra ese libro que todos quieren (después haces un sorteo para ver quién será el dueño) acuérdate que así también estás apoyando a las editoriales de juegos de rol, de quienes (a menos que tengas tu propio juego y hagas tus propias aventuras) tú dependes.

8.- CONTACTA A TUS PARES: Aquí nos estamos refiriendo a los roleros que no están cercanos a ti. Acuérdate que el rol es una gran familia, siempre alguien puede darte una mano y una idea, además es bueno saber que no se está solo, en este desierto de hombres e ideas. Internet está llena de contactos, y aunque no tengas Internet, las revistas (fanzines) están ahí para eso, además de los Encuentros de Rol. Y por último, pero no menos importante…

9.- ENSÉÑALES LAS NUEVE COSAS: Cierto, conseguiste nuevos jugadores, creaste grupos, y tú y tus amigos están dirigiendo para estas personas. Bueno, el show debe continuar. Háblale a tu nuevo grupo de las 9 cosas que puede hacer por el rol. Difunde la idea (y sobre todo, el juego de rol).