Acanthus

Encantadores de la Senda de Espino, Vástagos de la Atalaya de la Espina Lunargéntea en el Reino de Arcadia, Feudo de Encantamiento y Morada de los Fae.

Acanthus, también llamados “encantadores”, son considerados como los arquetípicos “locos divinos”, ya que parecen lograr sus objetivos no persiguiéndolos o esperando a que las cosas les lleguen. No es de extrañar esto, con el Arcano Destino de su lado. Pero este exceso de confianza en la suerte puede ser también su detrimento, ya que desdeñan la paciencia y se meten de cabeza en situaciones que quizá fueran mejor atajadas con un cierto grado de previsión y estrategia. Son los comodines del mundo Despierto, y son amados y odiados por los otros por esta causa.

Los magos de la Espina Lunargéntea tienen reputación de ser los más caprichosos de los Despertados. A sus amigos, eso es algo que los hace “espíritus libres” o “soplos de aire fresco”. Sus detractores se decantan mas por aplicar términos como “inestable”, “inmaduro” o “infantil”. Muchos magos ven algo feérico o ultraterreno en los Acantus, y los propios Encantadores difícilmente están en posición de denegarlo.

La madurez y la estabilidad no son las fuerzas de aquellos en la Senda del Espino. Son visionarios con una perspectiva extraordinaria en eventos tanto del pasado como del futuro, pero no siempre sacan tanto de sus perspectivas como podrían –para disgusto de otros magos. Sus colegas los acusan de ser extravagantes o incluso irracionales, pero esas alegaciones no parecen no hacerles el menor efecto a los Acanthus. Muchas razones se han esgrimido al respecto de su extraño comportamiento. Algunos han sugerido que aquellos en la Senda del Encantador están tan inundados con las infinitas ramas del flujo del tiempo que nada les parece imposible y que ninguna decisión parece irreversible. En su defensa, la Senda del Espino realmente promete a un mago mucho mas de lo que puede manejar hasta que se acostumbran a su magia.

Ya que mucho de su magia toma la forma de buena fortuna asombrosa, es posible para un mago de la Senda del Espino imaginarse a sí mismo simplemente como extraordinariamente afortunado, y muchos muestran una tendencia hacia la superstición incluso en su magia. Por esta razón, muchos creen que los Acanthus resumen el triunfo del tarot de “El Loco”, confiando en pura suerte para guiar sus viajes. Su sentido de maravilla y posibilidades infinitas a menudo inspiran esperanza en otros, para un Acanthus, las apuestas nunca son invencibles y hay siempre segundas oportunidades.

Los Acanthus se sienten atraídos por las multitudes, pero parecen destinados a estar en los bordes de cualquier multitud con las que se muevan, siempre siendo “el nuevo” sin importar cuanto tiempo estén en un grupo. Sus maneras encantadoras a menudo hacen grandes primeras impresiones, pero el encanto solo alcanza hasta cierto punto, especialmente una vez que las cosas se ponen feas y el Acantus esperan que otros arreglen sus desaguisados.

Órdenes: Algunas órdenes tienen cuidado en admitir Acanthus, sintiendo que son demasiado mercuriales y desenfocados como para ser miembros adecuados. Dada la tendencia de los Encantadores de sentir que pueden salir de cualquier cosa en el momento que lo elijan, muchas órdenes cuestionan su nivel de compromiso.

Dicho esto, cuando se unen a las órdenes, aquellos de la Senda del Espino muestran una cierta preferencia por el Libre Concilio, donde sus ágiles mentes son libres de innovar a su gusto, y para el Mysterium, donde son libres de poner a prueba su ingenio frente al saber antiguo.

Los Encantadores tienen una relación de amor/odio con la Escala Argéntea. Si bien les son indiferentes los objetivos de esta orden, les fascina el poder y la resolución que adoptan.

La Flecha Adamantina recluta Acanthus por el puro valor estratégico que dan a la orden, pero la guerra no es una actividad muy popular entre los Encantadores. Los Guardianes del Velo también intentan tomar mas Acanthus, ya que su suerte y su perspicacia es invalorable en la defensa de los Misterios, pero muchos Acanthus encuentran gris la labor de la orden.

Apariencia: Los magos en la Senda Acanthus a menudo tienen rasgos atractivos, aunque sus ojos adoptan con el tiempo una cualidad astuta y vulpina que otros pueden interpretar como taimado o de algún modo deshonesto. A menudo aparentan menos edad de la que tienen, una impresión reforzada por el casi omnipresente brillo de sus ojos.

Sanctums: busquen o no a los de su propia especie, los Acanthus son criaturas extremadamente sociales. A menudo “se ocultan a plena vista”, poniendo sus sanctums en lugares cercanos a los puntos focales de la comunidad en un modo u otro: operas, teatros, bares, nightclubs o templos. La mayoría de las veces, es pura suerte lo que evita que otros encuentren semejantes lugares, o al menos que se den cuenta de qué son.

Trasfondo: La Senda Acanthus se abre más comúnmente a los que son jóvenes e inexpertos o a aquellos que dejan atrás una vida anterior para empezar de nuevo o dirigirse a extraños horizontes. Favorece a aquellos que confían en la ilusión, el glamour, la suerte o los engaños benignos para hacer su camino, y aquellos que están completamente perdidos en el mundo debido al temperamento o las circunstancias. Estudiantes, huérfanos, jugadores, prestidigitadores, artistas, artistas del engaño, modelos, actores, músicos, esquizofrénicos, “escoltas” y vagabundos son todos susceptibles del toque de Arcadia.

Creación de Personaje: Generalmente encantadores y bastante astutos, los Acanthus suelen venir de trasfondos en los que sobrevivieron por su ingenio, su belleza o su agilidad mental. Consecuentemente, frecuentemente enfatizan los Atributos Sociales y Mentales, aunque no necesariamente en ese orden. Los Atributos Físicos son a menudo terciarios, si bien el más desarrollado suele ser Destreza. Las Habilidades Sociales suelen ser casi siempre enfatizadas, y muchos Acanthus parecen tener una buena comprensión de las técnicas del Latrocinio.

Esperanza es la Virtud ideal de los Encantadores, ya que incluso aquellos que no aspiran a ello como su principio guía tienden a respetar a aquellos que lo hacen. Pereza, por otra parte, es el Vicio del que los mayores ponen sobre aviso a los magos más jóvenes, pero muchos parecen sucumbir aún a éste.

El Mérito Sentido del Peligro es especialmente apropiado para los magos en la Senda del Espino, y cualquiera de los Meritos Sociales son también buenas elecciones.

Atributo de Firmeza Favorecido: Compostura

Arcana Gobernantes: Tiempo/Destino

Arcano Inferior: Fuerzas

Nimbus: “Fey”. Las cosas parecen encantadas o preñadas de la posibilidad de la magia. En algunos casos, un brillo verdoso puede resaltar los metales o las superficies reflectantes, y un escalofriante y extraño canto puede oírse de lejos. Con magia poderosa, nieblas y brumas pueden alzarse para cubrir el suelo. El tiempo se condensa en el momento presente; las preocupaciones por el pasado o futuro parecen menos fuertes, menos reales. Los corazones de todos parecen sincronizados, aunque el silencio entre los latidos sabe a eternidad. Las cosas a veces parecen moverse a cámara lenta, con una gracia y belleza sublimes.

Asociaciones: “Anarquía amistosa” es la mejor descripción de los principios organizativos de los Acanthus que podrás lograr. No ven a los otros en términos de poderoso o débil, superior o inferior o incluso bueno o malo, sino como encantador o tedioso. Con aquellos que los “consiguen” (aquellos que pueden tolerar sus caprichos y quizás ir con ellos hasta cierto punto) se llevan gloriosamente bien. Aquellos que no pueden prefieren evitarlos en lo posible. De la misma forma que les desagrada que otros les digan qué deben hacer, los Avanti nunca pretenderían decirle a otro mago qué hacer, por lo que la mayoría de las interacciones entre los Acanthus son agradables si bien algo superficiales y pasajeras. En ocasiones donde dichos magos están obligados a trabajar juntos, sus interacciones son a menudo sorprendentemente embarazosas e incómodas.

Conceptos: Charlatán, agentes kármicos, esquizofrénicos, bardos modernos, profetas gitanos, afortunado buenoparanada.

ESTEREOTIPOS

MASTIGOS
Poderosos, sí, pero piensan en términos de maestros y esclavos y no se dan cuenta de las cosas que no encajan en su estructura.

MOROS
Me dan pena. No cambiarían mi mercurio por su plomo mas de los que cambiaría un sueño diurno por una pesadilla.

OBRIMOS
Tan rígidos, y también de una forma agresiva y arrogante.

THYRSUS
Un poco brutos al principio, quizá, y, sí, muchos de ellos están como cabras, pero son buenos aliados la mayor parte del tiempo.

El significado de las cartas es claro: sufriras una tragedia pronto. Hay, sin embargo, alguien que puede evitar tu destino. Por un precio, claro…