Antigua Sabiduría

La historia verbal de la Estirpe (aunque algunos dicen que hay más de leyenda que de historia) ocupa un lugar venerable en la sociedad vampírica. El mito más popular y aceptado es el de Caín, el Primer Vampiro y asesino de su hermano. Un escurrdizo texto conocido como El Libro de Nod refiere el exilio de Caín y sus viajes hacia el este. Mucho de lo que “se sabe” de Caín tiene su origen en diversos pasajes del Libro de Nod, aunque hay pocas fuentes que puedan corroborarlo.

Al principio fue sólo Caín.
Caín, que sacrificó a su hermano por amor.
Caín, que fue expulsado.
Caín, que fue maldito para siempre con la inmortalidad.
Caín, maldito con la sed de sangre.
Es de Caín de quien todos venimos,
El sire de nuestro sire.

Antigua Sabiduria

Durante una época vivió en la Tierra de Nod,
En soledad y sufrimiento.
Por un eón permaneció solo.
Pero el pasar de los recuerdos ahogó su pena.
Y así volvió al mundo de los mortales,
Al mundo de los mortales,
Al mundo que su hermano y los hijos de su hermanno habían creado.

Cuando Caín regresó entre los Hijos de Seth (el nombre que daban los vampiros al ganado), muchos creen que emprendió la construcción de una gran ciudad en la que los vampiros coexistían con los humanos. Algunos historiadores de la Estirpe hablan de este período como un idílico tiempo de armonía, aunque los Cainitas más cínicos dicen que los vampiros se impusieron a los Hijos de Seth como una plaga. Se cree que los 13 clanes surgieron en esta época, cuando los chiquillos de Caín crearon su propia progenie. Las lagunas en la narración sugieren que pudo haber más de 13 miembros de la Tercera Generación, o más de tres de la Segunda. Los cultos Cainitas dedicados al mito del progenitor afirman que pudo haber hasta 100 vampiros de la Tercera Generación, pero no hay pruebas de ello.

Aunque gobernaba una poderosa nación, seguía solo,
Pues nadie era como él. Su dolor creció de nuevo.
Entonces cometió otro gran pecado, pues tuvo progenie,
[De la que sólo hubo tres]
Pero de ella surgió otra progenie, los chiquillos de sus chiquillos,
Y Caín dijo, “Es el fin de este crimen. No habrá más”.
Y puesto que su palabra era ley, su progenie le obedeció.
La ciudad se mantuvo en pie durante mucho tiempo,
Y se convirtió en el centro de un gran imperio.

Las noches de la ciudad llegaron a su fin, continúa la historia, y Dios envió el Diluvio para borrar la maldad que los chiquillos de Caín habían llevado al mundo. Las referencias bíblicas mortales sitúan este acontecimiento como el que hizo contruir su arca a Noé para escapar del destino que había caído sobre la humanidad. Los vampiros que sobrevivieron son conocidos como los Antediluvianos, pues recibieron el Abrazo antes del Diluvio.

Pero entonces llegó el Diluvio, que lavó el mundo.
La ciudad fue destruida,
Y sus habitantes con ella.
De nuevo cayó el dolor sobre Caín y buscó la soledad,
Convirtiéndose en un perro entre los yermos,
Y dejando a su progenie a sus propios medios.
Acudieron a él y le suplicaron que volviese,
Para ayudarles a reconstruir la ciudad,
Pero no regresó,
Diciendo que le Diluvio había sido un castigo
Por su vuelta al mundo de los vivos
Incumpliendo la verdadera ley.

Sin su padre Caín, los vampiros no tardaron en caer en las rencillas y las guerras internas. El asesinato y la avaricia se convirtieron en la regla, y aunque intentaron recrear la gloria de la Primera Ciudad, la Segunda fue un cubil de intrigas, traición, sed de sangre y diablerie.

Mas Información sobre la Antigua Sabiduria: