Aplicación de Daño

Todos los ataques tienen valores de daño específicos que indican el número de dados que se tiran para comprobar sus efectos (lo que se denomina reserva de dados de daño). Algunas de estas reservas dependen de la Fuerza del atacante, otras del arma utilizada. Las tiradas de daño se realizan contra dificultad 6. Cada éxito restará un nivel de salud al objetivo. Sin embargo, el daño aplicado puede ser de tres tipos:

• Contundente: El daño contundente cubre todo tipo de heridas no susceptibles de matar instantáneamente y que se recuperan con relativa velocidad. Casi todas las formas de combate cuerpo a cuerpo (puñetazos, agarrones, patadas, placajes y demás) infligen daño contundente. Este daño suele incapacitar menos que el daño letal, además de curarse más rápidamente.

Los Vampiros son relativamente inmunes a estas heridas, ya que un puñetazo en el estomago no tiene mucho efecto en un cadáver. Sin embargo, los traumas masivos pueden lanzar a un Vástago al letargo.

Todos los personajes emplearan su puntuación de Resistencia para soportar los daños contundentes, que además se curaran con relativa velocidad.

Pueden absorber el daño contundente con su Resistencia (+ Fortaleza, si disponen de dicha disciplina). Sin embargo, cualquier daño contundente aplicado a un vampiro después de la absorción queda reducido a la mitad (redondeándose hacia abajo); los cuerpos cadavéricos de los Vástagos no se rompen y dañan como los del ganado. Este también se marca así “/” en la planilla.

• Letal: El daño letal es exactamente así, letal (al menos para los mortales). HAsta lo vampiros tienen que cuidarse de un buen espadazo, ya que si son decapitados o cortados en pedazos sufren la muerte definitiva. Los cuchillos, balas, espadas y demás causan daño letal. A elección del Narrador, los ataques contundentes apuntados a partes vitales del cuerpo (dificultad 8 o 9 para acertar) pueden provocar también daño letal, especialmente a mortales.

Estos ataques pretenden causar graves heridas. El Ganado tarda mucho en recuperarse de estas lesiones y para tener alguna esperanza necesita asistencia medica. Para un Vampiro bien alimentado las cuchillas y balazos son solo…. molestos.

Los personajes mortales no pueden absorber este daño así que se les aplica directamente a sus niveles de salud. Los vástagos pueden hacerlo con Resistencia (+ Fortaleza si la tienen). Los niveles que penetren la absorción se aplicara normalmente a los niveles de Salud. Sin embargo, el daño se considera normal a propósitos de curación de modo que los Vampiros podrán anular fácilmente estas heridas gastando puntos de sangre. Este también se marca así “/”.

• Agravado: Ciertos ataques son anatema para los no-muertos. El fuego y los rayos del sol infligen terribles heridas, igual que los colmillos y garras de otros vampiros (o los ataques de los hombres lobo y otras criaturas sobrenaturales).

Como se ha mencionado, cada nivel de daño agravado debe marcarse con una “X”, este daño solo puede absorberse mediante la disciplina Fortaleza y además es mas difícil de currar. Para recuperar uno de estos niveles de salud hace falta una noche completa de reposo y el gasto de cinco puntos de sangre (aunque existe la opción de, al final de la noche de reposo, curar niveles adicionales de daño agravado gastando otros cinco puntos de sangre y un punto de fuerza de voluntad porcada nivel extra a currar).