Arquetipos P´o

Una de las más grandes diferencias entre Vastagos y Kuei-jin es la Bestia.

El P´o es mucho más que una simple bestia, no se guia por mero instinto sino que tiene elaborados planes para lograr la caida Dharmica del Kuei-jin.

Comparativamente esta más cerca de la Sombra de los wraith que de la Bestia de los Vastagos.

ARQUETIPOS P´O
De forma similar a la Sombra de los wraith, el P´o de los Catayanos tienen su propia Naturaleza. Este lado del personaje (el Demonio interior que encarna las debilidades de un vampiro y sus ansias de autodestrucción) es el mayor castigo al que se enfrenta un Kuei-jin. El P´o suele hablar “telepáticamente” con su huésped, azotando, criticando y tentando al personaje a realizar actos monstruosos.
Por tanto, los personajes tienen un Arquetipo Hun (una Naturaleza elegida entre los Arquetipos comunes de Vampiro) y otro P´o. El Arquetipo P´o encarna los miedos, odios y represiones más profundos del Catayano. El Arquetipo está siempre presente como un susurro en el alma del personaje que anima hacia un comportamiento impropio y deshonroso, incluso monstruoso. En algunos momentos, sus insidiosas sugerencias bastan para provocar el frenesí.
En determinadas circunstancias el Arquetipo P´o puede intentar adueñarse del Kuei-jin, en cuyo caso habrá que seguir los dictados de su Arquetipo. El Narrador puede castigar con la perdida de puntos de experiencia a los jugadores que se niegan a interpretar a su P´o adecuadamente.
Hay infinitos Arquetipos diferentes, pero algunos de los más comunes son:

EL BANDIDO
El Kuei-jin puede tener algún objetivo especifico que cumplir o un motivo importante para haber regresado de entre los muertos, pero el bandido no. Este P´o no ve sentido en el Gran Ciclo, que se encuentra muy lejos de existencia diaria. Lo que hace es ignorar los mandatos del Cielo y el Infierno, tratando de obligar al Kuei-jin a realizar actos gratuitos de destrucción. Su objetivo es derribar todo el Gran Ciclo, quizás resentido por haber sido devuelto a la tierra de los vivos. Mientras tanto, cualquier objetivo (y cualquier representante del orden) será el foco de su furia.
Condiciones para el Control: el Bandido puede forzar una tirada de naturaleza sombra cada vez que alguien trate de ordenarle algo al Kuei-jin o ponerle “en su sitio”.

EL BÁRBARO
El Bárbaro trata de rechazar las tradiciones de los Kuei-jin con los métodos caóticos e indisciplinados de los Kin-Jin. Ve la relativa libertad de los vampiros occidentales y desea abandonar su herencia para unirá a los Kin-jin en su decadencia. El Bárbaro se burla de la devoción al deber del Hun y aprovecha cualquier ocasión para comparar las sendas Catayanas y las occidentales. No hay ni que decir que , para el Bárbaro, la segunda siempre es la mejor.
Condiciones para el Control: el Bárbaro puede forzar una tirada de naturaleza sombra cuando al adhesión a las practicas tradicionales provoque algún prejuicio o molestia al Kuei-jin. También puede intentar manifestarse si el Catayano entra en contacto con un Kin-jin.

EL DEMONIO
El Demonio quiere devorarlo todo. Cualquier criatura más débil es una presa, y cualquiera más fuerte puede ser doblegada mediante la traición. Aunque el Demonio diga servir a un deber, a un amigo o al honor, lo único que le interesa es el poder personal. Los ojos occidentales podrían verlo como un sociópata, pero no le preocupan las opiniones de los demás. Para el Demonio, todo existe para su diversión, para destruirlo y devorarlo a voluntad. Las demás almas solo importan por su relación con el Demonio y por la velocidad con la que puedan ser consumidas.
Condiciones para el Control: el Demonio puede forzar una tirada de naturaleza sombra cuando vea la oportunidad de hacerse más fuerte mediante la destrucción de otro. No importa si eso conlleva devorar a un Kuei-jin menor o traicionar a uno más fuerte. Lo que importa es lograr la ventaja.

EL ESCALVO
El Esclavo no confía en el juicio del Kuei-jin, l que trata de socavar en todo momento. Siempre que sea posible, el P´o hará lo que esté en sus manos para situar al Kuei-jin bajo el control de otro. Es lo mejor para todos, pro su puesto, ya que el Esclavo sabe que el Catayano es incapaz de hacer nada bien por su propia cuenta. Por tanto, cuestiona cada una de las decisiones del Hun y aprovecha cualquier situación para someter al Kuei-jin. No extraña a nadie que, una vez encadenado, el Esclavo no deje de quejarse de su destino e inste al Hun a escapar, buscando otro “maestro” para guiar su existencia. El fin ultimo del Esclavo es servir a los Reyes Yama; los Catayanos con un fuerte Arquetipo Esclavo suelen convertirse en akuma.
Condiciones para el Control: aunque parezca irónico, el Esclavo puede forzar una tirada de naturaleza sombra siempre que el Kuei-jin esté en presencia de alguien que parezca más viejo, fuerte o sabio que él. También puede intentar tomar el control si alguna de las decisiones del Hun tiene consecuencias desastrosas.

EL IDIOTA
Un Hun asociado con el Idiota va a tener una no-vida frustrante, ya que el P´o suplicará explicaciones hasta para las acciones más sencillas y evidentes. Además, será incapaz de realizar cualquier acción planificada a largo plazo y no verá sentido en ellas. Por tanto, hará todo lo posible (se distrae fácilmente) por lograr que el Kuei-jin tome el camino fácil y evite cualquier complicación innecesaria (es decir, todas). Un P´o Idiota nunca calla, y su incesante cháchara puede distraer hasta al Hun más controlado.
Condiciones para el Control: el Idiota puede forzar una tirada de naturaleza sombra cuando el Hun se quede sin palabras o no sepa que hacer en algún momento. Siempre que el Kuei-jin esté confuso el Idiota estará preparado, ansioso por empeorar aun más la situación.

EL LEGALISTA
El P´o Legalista no tolera al desviación del orden que los cielos han determinado. No hay lugar par la interpretación ni para la improvisación; todo tiene una función que no puede desviarse. Cualquier acción del Kuei-jin que contradiga ente orden divino (ya sea hablar con familiaridad a un superior o tolerar la insubordinación de un inferior) hará que el Legalista se enfurezca hasta que la “afrenta” sea vengada. Por supuesto, solo el P´o puede decidir lo que constituye una expiación adecuada, ya sea por parte del Kuei-jin o por parte de cualquier otro. Por tanto, un Legalista sádico puede mantener a su otra mitad saltando por el aro durante tres días (y a veces mucho más tiempo).
Condiciones para el Control: un P´o Legalista puede forzar una tirada de naturaleza sombra siempre que el Catayano sea despreciado por un inferior (el Demonio decide la posición relativa de cada cual). También puede tratar de tomar el control si el propio Kuei-jin es poco respetuoso o se extralimita.

EL MENTIROSO
El Mentiroso no ve unidad en la verdad, ya sea buena o mala. Practica la mentira por el placer de mentir, diciéndole al Hun lo que quiere oír y llevándole al instante siguiente al borde de la locura con una patente falsedad. Aunque ese comportamiento pueda parecer errático, el P´o tiene un objetivo final: busca anda menos que el momento en que el Kuei-jin sea capaz de confiar en sí mismo. Cuanto más a menudo consiga el Mentiroso que el Hun crea sus mentiras y que ignore sus verdades, menos podrá confiar el Catayano en su propio juicio. Si el P´o triunfa, destruirá a voluntad del Hun y el vampiro será incapaz de tomar decisiones sin el amado consejo del Mentiroso.
Condiciones para el Control: el Mentiroso puede forzar una tirada de naturaleza sombra cuando una mentira pueda ser más ventajosa para el personaje que al verdad. Sin embargo, este Arquetipo planifica sus ataques cuidadosamente, esperando a que el Hun haya fracasado en algunas situaciones similares por su cuenta.

EL MONO
Aunque el Kuei-jin ha regresado al Reino Medio por algún motivo, al Mono no le preocupa. Es una criatura del momento y lo más importante para él es el placer o la distracción inmediata. El Mono es capaz de elaborar complejos planes para lograr objetivos pequeños o momentáneos, pero no se preocupa en absoluto por cualquier misión que el Kuei-jin pueda tener. De hecho, tratará en todo momento de apartar ala Catayano de su camino, desviando toda su atención y energía hacia asuntos menores y transitorios.
Condiciones para el Control: el Mono puede forzar una tirada de naturaleza sombra si ve una diversión que pueda distraer al Kuei-jin de su objetivo, pero solo si se trata de algo que en lo que el Hun hubiera estado interesado en toro momento.

Si ninguna de estas Naturalezas define adecuadamente al Demonio Interior de un personaje en particular, el jugador y el Narrador deberán diseñar su propio Arquetipo P´o. Wraith: el Olvido y La Guía del Jugador de la Sombra proporcionan ideas sobre los Arquetipos de las Sombras, que pueden ser convertidos fácilmente.