Auspicios – Ragabash

Las chanzas del embaucador
Nacido bajo la luna nueva, el Ragabash es el auspicio de los locos, o al menos eso dicen muchos ahroun. Un Ragabash siempre dirá la verdad en el momento menos oportuno para ello, y eso es lo que verdaderamente molesta de ellos, y también su cometido.

 

Es un embaucador, lleva la sabiduría a aquellos que se creen sabios. Siempre minan la autoridad y la tradición, lo cual siempre alerta a sus compañeros porque si uno de ellos comete un fallo será el ragabash el que se lo recuerde constantemente. Es el orden dentro del caos que estas situaciones pueden llegar a causar. Ellos son los que hacen notar los errores, evitando así que sus compañeros caigan en ellos.

Son bromistas, charlatanes. Claro que eso tiene su parte negativa, los ancianos te toleran, porque saben que luchas por lo mismo que ellos, pero rara vez confían en ti. ya que si se equivocan será el Ragabash el que lo resalte. Los Ragabash son personas muy extrañas, nadie trata de comprenderlos, porque simplemente no se pueden comprender. Tienen una libertad casi única entre los Garou. Si haces algo mal, todo el mundo disculpará tu error porque al fin y al cabo eres un ragabash y de ellos se puede esperar cualquier cosa… todos, excepto quizá otro ragabash. Son como los bufones de la edad media, se les considera una molestia necesaria y se les da campo libre, y ellos se aprovechan constantemente de ello para dejar en evidencia al poderoso sin miedo al castigo.

Claro que los Ragabash también tienen sus barreras, nunca un ragabash se saltará las leyes de la Letanía. Los Ragabash son flexibles y esa flexibilidad es su fuerza. Muchos ancianos hacen la vista gorda mientras los Ragabash gastan sus bromas, y rezan para que Selene les de sabiduría. Se dice que los embaucadores nacidos bajo fase creciente tienen un matiz ligero y cómico, mientras que los nacidos bajo fase menguante asumen un carácter más sombrío. Aunque suele tacharse a los ragabash de bromistas de mal gusto, sus gracias van de lo cómico a lo subrealista, dejando confundidos a muchos garou. Ellos son los que se encargan de decirle al emperador que no tiene traje, y además lo tiran al barro para que sirva de lección a los aspirantes a emperador. Un ragabash suele decir la más pura verdad, el problema es que rara vez la persona a la que hablan quiere escuchar esa verdad. Algunos Garou los tachan de hirientes, otros de locos. Pero ellos prefieren seguir con sus bromas y chanzas, son Ragabash… ¿Quién los entiende?

Rabia

Para gastar bromas y decir la verdad a la cara no hace falta tener accesos de ira.
Tu Rabia inicial es de 1 punto.

Dones iniciales:

Abrir Sello (Nivel Uno):
Con este Don, el Garou puede abrir prácticamente todo tipo de objetos cerrados, con o sin llave. Un espíritu Mapache enseña este Don

Sistema: El jugador tira Gnosis (dificultad idéntica a la puntuación de la Celosía local)

Ojo Nublado (Nivel Uno):
La forma del Garou se convierte en una mancha tenue que le permite pasar desapercibido. Sin embargo en cuanto el Garou sea visto, el Don quedara anulado hasta que el espectador se vuelva a distraer. Este Don lo enseña un espíritu Camaleón.

Sistema: El jugador tira Manipulación + Sigilo (dificultad 8). Aunque no se hace realmente invisible, cada éxito incrementara en un punto la dificultad de las tiradas de Percepción que se realicen para detectarle

Olor a Agua Corriente (Nivel Uno):
El Garou puede ocultar por completo su aroma, haciendo que resulte imposible rastrearle. El Don lo enseña un espíritu Zorro.

Sistema: La dificultad de todas las tiradas que se realicen para rastrear al Garou se incrementa en dos puntos. Este Don se convierte en una habilidad innata para el Garou que lo aprende. No tendrá que gastar ningún punto ni hacer ninguna tirada. Sin embargo, el Ragabash podrá dejar un rastro de olor si así lo desea (pues puede ser necesario para mezclarse con una manada de Lobos).