Caballeria Cainita

Una de las fases más complicadas del juego de vampiro es la de la creación del personaje y si en este caso es un caballero que no puede ver el Sol la cosa es aún más complicada.Es típico de todo el mundo el pensar en caballeros y corceles al mirar atrás a la Edad Media, si quieres adaptarlos a tus crónicas de vampiro no tienes más que leer este documento.


Introduccion. Ser un Caballero Cainita.

¿Por qué ese caballero tan honorable no nos ha ayudado esta mañana?
Una de las fases más complicadas del juego de vampiro es la de la creación del personaje y si en este caso es un caballero que no puede ver el Sol la cosa es aún más complicada. Así que ya sabes, aparte de comportarte con los valores de un caballero (Proeza, Virtud, Lealtad, Generosidad, Cortesía, Franqueza, Honor y Verdad) deberás hacer creer a los demás alguna historia para justificar tus defectos como cainita, date cuenta de que el hecho de tener que llevar esto a cabo contradice algunos de los principios de la caballería, como el honor y la franqueza, lo cual puede llegar a causar una crisis en tu personaje o darle más juego interpretativo. No sólo has de pensar en esa especie de “juramento” sino en las posibles soluciones para evitarlo, me explico, si dices que no quieres salir durante el día por que se te ha negado el amor de una mujer tal vez el padre de esa mujer recapacite y te la entregue en matrimonio, o tal vez la mujer muera de vieja, ¿qué explicarías entonces? Destruir a un caballero cainita es fácil, solamente tienes que movilizar a mortales supersticiosos y estrechos de miras (todos los de la época) para revelar su verdadera condición, pero claro, el narrador no debe ser el rival del jugador (ni viceversa) así que es aconsejable que el primero anime o fuerce al segundo a interpretar esa farsa, y claro, que se recompense con éxito razonable. También hay un defecto que se llama Juramento Sagrado (de 1 a 3 puntos) que consiste en eso, un juramento que te limite, no vale decir: “Por nosequé afrenta no volveré a ver el Sol”, eso está bien para mortales o te puede valer como excusa para no salir por el día, pero esto tiene que ser algo que te limite de verdad como por ejemplo no pisar un condado donde puedes o no tener aliados, o también un juramento de lealtad caballeresca, que serían 2 puntos.

Demasiado honor, creo yo, ¿no hay más ventajas?
No sólo son éstas las funciones principales de la Caballería, intenta pensar también en un caballero, o falso caballero, que usa la caballería como tapadera, por ejemplo, un Nosferatu en la Orden de San Lázaro, muchos de cuyos miembros eran leprosos de convivir con otros, es perfecto, no necesitaría ni ocultar su aspecto. Siempre debes imaginarte un equilibro delicado entre honor y riqueza, los caballeros tienden más a lo primero y los falsos caballeros hacia lo segundo.

¿De quién es esta armadura tan extraña?
Las mujeres también tienen su hueco (como podrás ver en una de las Órdenes) si no como mujeres caballero, que conlleva un defecto de 4 ó 5 puntos dependiendo de si se hacen pasar por hombres o no, como amas de llaves por ejemplo. Como bien se dice “detrás de cada gran hombre hay una gran mujer” así que si no te atreves en una trama donde la sociedad te dará la espalda por ser una mujer y llevar una armadura posiblemente incómoda debido a las formaciones pectorales femeninas (o si tienes puntuación alta en recursos quizá te puedas hacer una a medida pero posiblemente el herrero se reirá de ti) prueba con otro tipo de PJ´s como por ejemplo una ama de llaves o doncella de las que consiguen bastante información (si no mira la doncella de la reina de Braveheart) o quizá una sanadora pagana con alta puntuación de Ocultismo, verbalismo y/o sabiduría popular (una bruja, vamos) que se salve de la gran quema de 1657 (aunque esto ya es post-Edad Media), tú decides, luego que no se metan conmigo por machista.

¿Quimerismo? ¿Qué es eso?
Un último consejo, aunque creo que ya lo he dicho en otro documento me parece interesante repetirlo, no reiteres en un caballero Brujah o Lasombra (que no digo que estén mal, ¿eh?) expande un poco tus ideas, prueba un guerrero Setita que focaliza sus deberes hacia su clan, o un Assamita que sea un turcople que trabaje para los templarios o quizá un Ravnos caballeresco, que los hay: los phaedmitas, de hecho el príncipe de Acre es uno de ellos.

¿Por qué nos miran tan raro, maestro?
Aun así siempre vas a tener miradas por encima del hombro del resto de los mortales, un caballero que sale por la noche puede ser o un hereje, o un vividor o un fraudulento, siempre es aconsejable ir contra alguna de las reglas de tu maldición cainita, es decir, si tienes fortaleza preséntate a torneos en tardes de invierno con el cielo encapotado, así dudarán menos de ti, y además, posiblemente por tu condición de vampiro los ganes. Recuerdo una discusión en el foro de esta misma página en la que se hablaba de si los mortales eran buenos como PNJ´s, bueno pues aquí tienes una respuesta.

Ordenes de Caballeria Cainitas

Son las reconocidas por White Wolf como tal, sinceramente no les veo demasiada utilidad ya que tienes las Órdenes históricas pero bueno, también es cierto que ningún vástago puede presentarse a las nueve de la mañana a rezar en una iglesia ni cumplir con las obligaciones diurnas, así que, como curiosidad las pongo aquí.

La Compañía Blanca

Liderada por una Toreador llamada Doña Lupa Manrique, y sí, lo he dicho bien, no me he equivocado, es una mujer. Quizá dentro del mundo cainita no suponga casi ningún problema de cara a sus semejantes pero te recuerdo que las mujeres en esa época no es que estuviesen muy bien vistas ostentando estos cargos, aun así ella no tiene reparos en mostrarse como líder de esta Orden ante los hombres. Con ello no deja de atraer malas miradas por parte de éstos pero bueno… Para algo está la Presencia, ¿no? (Te recuerdo que dentro del juego el ser una mujer disfrazada de caballero masculino es un defecto de 4 puntos y el mostrarse como mujer es un defecto de 5 puntos, si no que se lo pregunten a Juana de Arco). De ella se dice que tiene un gran dote con las armas y una gran elegancia, se rumorea que quizá debido a un drama en su vida o no-vida y se baraja sobre todo la idea de un amor perdido (como quizá Hugo de Payns).
La Orden viste completamente de blanco y practican los ideales de honor, obediencia a Dios y el voto de castidad, así que nada de morder al vecino por placer mutuo. En su actividad nocturna se dedican a cabalgar por los desiertos y limpiarlo de incursiones sarracenas. Los trovadores son muy dados a cantar historias sobre misteriosos caballeros blancos que actúan durante la noche y sus historias están llenas de heroicidad así que posiblemente un Toreador sensible a esto se pudiese quedar embelesado escuchándolas.

La Confraternidad de Nuestra Señora

Los caballeros marianistas, fundados por un Toreador llamado William Grey, quien dice haber tenido una visión de la Virgen en Siria en la Primera Cruzada y por ello fundó esta pequeña Orden con la misión de proteger a las mujeres además del resto de ideales caballerescos de la época. Grey es muy exigente a la hora de elegir a los miembros de su Orden (de hecho nunca han sido más de nueve) ya que él mismo prima a los humanos más que a los cainitas (considera que están manchados), y de estos últimos valora sobre todo sus esperanzas de redención ante los cielos, visten con un lirio en su ropaje. La Orden, carente de grandes cantidades de individuos, también lo es en fortuna ya que en un enfrentamiento dialéctico entre Grey y Ogier Fouinon, príncipe Ventrue de Avignon, les ha hecho caer en desgracia debido a acusaciones heréticas. Posiblemente la discusión girase en torno a admitir a un caballero que Grey consideraba indigno o al apadrinamiento de la Orden por parte de una condesa, lo cual coincide con la pérdida del marianismo popularmente hablando.

La Orden de Chantecler

Es posiblemente la Orden de caballería cainita con más renombre entre los vástagos junto con la Orden de las Cenizas Amargas pero, al contrario que éstos, no buscan su propia redención de los pecados de Caín ni custodian reliquias, sino que muestran un comportamiento más abiertamente violento respecto a la caza de Baalis e infernalistas, también suelen poner su no-vida en riesgo exponiéndose al sol naciente como penitencia. De hecho, éste es uno de sus símbolos, lo cual les relacionaría bastante con Camelot, pero como White Wolf no ambienta nada de esto no voy a entrar a comentar una posible relación con el Ciclo Artúrico aquí.
Esta Orden tiene dos caras, según la región a la que nos acerquemos. En Ultramar las cosas son fáciles, se enorgullecen de hacer retroceder los movimientos Baalis, de haber eliminado a un antiguo Capadocio que había pactado con el diablo (posiblemente uno de sus mayores logros), pero no todas sus temerarias misiones son exitosas, ya que en un asalto a un baluarte Baali en Chorazin todos aquellos que partieron nunca regresaron.
En Occidente la cosa cambia, muy presionados por la política de los antiguos de la zona, sobre todo en Inglaterra (otra referencia al posible Ciclo Artúrico) donde los antiguos Toreadores no disfrutan viendo perseguidos a sus ocultistas, bizarros y hedonistas compañeros de clan, de hecho se ha decretado una caza de sangre contra una joven miembro de la Orden (sí, de nuevo, he dicho una, femenino), Edythe Swift, por criticar a los antiguos Toreadores, lo que pase con ella te lo dejo como idea para una crónica ya que ni siquiera White Wolf lo ha explicado, de momento, claro.

Los Desposeídos: Una Especie de Orden de Ghouls

A medida que las Cruzadas son llevadas a cabo y los cainitas que van en ellas van cayendo, ya sea en batalla o por cuestión política, muchos ghouls van quedándose atrás, muchos de ellos no consiguen sobrevivir solos pero los que consiguen llegar hasta Jerusalén se congregan allí. No existe la Orden como tal, es decir, nadie la ha fundado, pero el hecho de haber sido un ghoul y sentir esa sed especial y ese malestar después de la Muerte Definitiva de su amo les une de manera inconsciente. Aquí puedes ver un punto clave en tus crónicas, pero no cometas el error de mostrarlos como ejército, sino como vagabundos o chusma en general, quizá alguno con mejor suerte haya llegado a un mejor puesto, pero al fin y al cabo no son más que informadores involuntarios. Ellos en sí no revelarán sus grandes secretos, más que nada por miedo, a no ser que se les convenza de lo contrario. Algunos ghouls que llevaban muchos años junto a su señor y que han adquirido algún rasgo que les pueda diferenciar del resto de los mortales o de los ghouls jóvenes se refugian en cabañas en las zonas limítrofes, nunca se acercarán a la ciudad (por miedo a la Inquisición, claro), pero muchas veces encuentran el amparo con Malkavians y Nosferatus, estos últimos los consideran útiles herramientas, los primeros simplemente los ven divertidos.

La Orden de las Cenizas Amargas

Plenamente descritos en otro documento en esta misma Biblioteca (página web, sí, pero biblioteca queda más medieval), te remito a él.