Carlak, Usurpador Príncipe de Praga

Siendo al mismo tiempo aristócratas corruptos y justos pastores de los depredadores, los miembros de esta secta se acercan más y más al borde del abismo cada noche. Aunque aprieta los puños cada vez con más fuerza, los vampiros se escapan de ella como granos de arena.

Trasfondo: durante sus días mortales Carlak era el tercer hijo de un conde Bohemio. Sabiendo que no podría heredar el título y estando poco interesado en una vida eclesiástica, escogió (contra la voluntad de su padre) ingresar en la Universidad Carlos para estudiar historia, filosofía y ciencia. Hubiera tenido que volver a la fuerza a las tierras de su padre si no llega a ser por la intervención de Dmitra Ilyanova, una noble ucraniana que patrocinaba la universidad.

La mujer vio potencial en Carlak. A menudo le invitaba junto con otros estudiantes a su mansión para establecer encuentros con visitantes extranjeros y discutir de filosofía durante toda la noche. Generalmente retornaba a su apartamento cuando sólo un poco después de que el sol hubiera aclarado el horizonte, aunque su entusiasmo nunca se debilitaba.

Esos sucesos semanales afilaron su intelecto e interpretación en la universidad, incluso cuando luchaba contra la extraña extenuación que le embargaba tras las discusiones.
Poco después de su graduación le invitó a su clase, junto a otros, para una celebración especial. El punto álgido de la tarde sería un debate, dijo, sobre la relatividad del bien y el mal. También dijo que aquel que defendiera su posición de la forma más elocuente sería ampliamente recompensado. Durante la noche discutieron los puntos y debatieron con ferocidad inspirada sólo por el empuje de Dmitra para sobresalir.

Cuando la discusión toco su fin la señora declaró a Carlak el ganador debido a su agudeza ingeniosa, su argumentos respaldados y su convicción aparente en su apoyo al absolutismo moral. Su “recompensa” fue el Abrazo y su primera comida sus compañeros de clase.

En realidad, esperaba que el chico triunfase y no tenía intención particular para con los otros. Después de darle tiempo para “ajustarse” a su nuevo estado le llevó en un viaje por toda Europa presentándole a otros antiguos Brujah y adoctrinándole en sus tradiciones. Le enseñó que debía pensar por sí mismo a partir de ese momento: los profesores, la familia, la Iglesia y el Rey no le regían nunca más. Debía rendir pleitesía solamente a su intelecto, a su sed de conocimiento y a la sangre ahora y para siempre. También necesitaba contestar a Dmitra, que exigía que afilase su mente, expandiera sus experiencias y no conociera límites. Una noche le llevaba a una reunión de Brujah para debatir la naturaleza de Dios y a la siguiente le enseñaba a cazar el Ganado desangrándolos hasta la muerte: veía la no-vida como una aventura de proporciones épicas.
En el transcurso de los diez cortos años que siguieron Dmitra empezó a rondar a otros hombres y el tiempo que no dedicaba a Carlak debido a alguna de sus relaciones fue variando de unas noches, a semanas, a meses. Pasó varias décadas en Praga creándose su camino entre las infrecuentes visitas de su Sire.

Visitó América durante el siglo XIX pero se encontró con que los Brujah de allí eran demasiado poco cuidadosos y analfabetos para su gusto. Volvió unos pocos años antes de la Revolución Rusa y la formación del Concilio Brujah, asistió en la revuelta sólo para ver cómo el consejo caía presa del mismo orgullo que los Zares. Se marchó, disgustado con su clan (de nuevo). Durante una breve parada en Praga recibió una carta de Dmitra invitándole al Gran Cónclave, confesando que habían extrañado su conversación y que quería recuperar de nuevo su compañía. En la reunión, su Sire fue nombrada Justicar y se le dio el cargo de vigilar los levantamientos en Europa. Le pidió a Carlak que le sirviera como uno de sus arcontes.

Le rogó que observase la situación en la recientemente aparecida Unión Soviética, específicamente las acciones del Concilio ya que el Círculo Interno temía que pudiesen intentar estúpidamente recrear Cartago y revelarse a los mortales.

El Concilio se mostró disgustado con el retorno de Carlak a Moscú dadas las circunstancias de su última marcha; pero incluso bajo esas circunstancias se las arregló para encontrar a algunos entre sus filas que hablaran con él. Trabajó según esas pautas sólo para encontrar una organización dividida por venganzas personales.

En 1946 Petrodón le ofreció un puesto entre sus Arcontes, que el Brujah aceptó. Pasó los dos años siguientes en América donde trabajó con el Nosferatu para poner a los anarquistas bajo el aegis de la Camarilla. Era un agente infiltrado en la ralea: creó su camino como el gusano hasta ganarse la confianza de un grupo de rebeldes, aprendió todo lo que pudo y volvió a informar a Petrodón todos los intentos planeados de romper las Tradiciones, o rupturas ya realizadas en algunos casos. El tiempo que pasó en Rusia le sirvió bien y su participación en la revolución y el Concilio le había proporcionado cierto sello distintivo.

En 1972 Petrodón recomendó al Circulo Interno que aceptase a Carlak como el siguiente Justicar Brujah; el descenso de Dmitra del oficio abrió una brecha entre Sire y chiquillo que aún permanece.

Pasó los siguientes 26 años colaborando con Petrodón para cortar la amenaza anarquista pero, a pesar de sus esfuerzos, hicieron pocos progresos.

El Nosferatu le pidió ayuda en 1997: sospechaba que los rebeldes se estaban preparando para realizar un golpe importante contra varios dominios de la secta. Carlak estaba viajando a América cuando su compañero fue asesinado.

Cuando el Círculo interior se reunió en 1998, el Brujah se resignó. Retornó a su viejo hogar para restablecer un refugio permanente.

El Toreador Vasily, príncipe de Praga, guardaba fuertes sospechas contra todos los Agitadores debido a las repetidas revoluciones y levantamientos de los últimos cinco siglos y le exigió que se marchará para no volver nunca, acusándole de querer su posición y, probablemente, su destrucción.

Carlak, aún frustrado debido a su fallo respecto a Petrodón, cayó en rabia y, con las manos desnudas, envió a Vasily a sopor. Después llamó a la primogenitura para extraerles promesas de que le apoyarían. Las relaciones han permanecido tensas y probablemente sigan así por un tiempo debido a la repentina naturaleza de esta toma de poder. Carlak mantiene a Vasily encerrado en el más estrecho y seguro ataúd que pudo encontrar, encadenado múltiples veces y emparedado en los niveles más subterráneos del Castillo de Praga.

Con su nueva posición, en cierto modo, segura, ahora busca solidificar su influencia en el mundo mortal. Utiliza sus contactos a lo largo de Europa del Este para ganar acceso a funciones gubernamentales y diplomáticas, tener reuniones con humanos influyentes y establecer relaciones con ellos.

Imagen: es relativamente bajo para el siglo XX: sólo levanta un metro y medio del suelo pero, a pesar de todo, su figura espigada irradia poder y autoridad fuera de proporción con su tamaño. Mantiene su largo cabello rubio atado con una cola de caballo, siempre bien acicalado. Prefiere llevar ropas de corte perfecto que sean reminiscentes de sus días mortales pero que, aún así, parezcan modernas.

Sugerencias de Interpretación: no debes mostrar ningún signo de debilidad que pueda aprovechar la primogenitura. Echas de menos al perdido Petrodón, que fue un valioso profesor y camarada. No admites ningún insulto o amenaza a tu posición; el derecho de los príncipes a ocupar el puesto es mientras los susodichos tengan el poder para defenderse ellos mismos de aquellos que puedan retarlos. De este modo, te has probado superior al idiota de Vasily y obtienes un disfrute anacrónico siendo el moderno déspota iluminado.

Clan: Brujah
Sire: Dmitra Ilyanova
Naturaleza: competidor
Conducta: director
Generación: 8ª
Abrazo: 1730
Edad Aparente: finales de la veintena
Físicos: Fuerza 3, Destreza 4, Resistencia 3
Sociales: Carisma 4, Manipulación 3, Apariencia 3
Mentales: Percepción 3, Inteligencia 4, Astucia 5
Talentos: Alerta 4, Atletismo 2, Esquivar 3, Estilo 2, Intimidación 4, Liderazgo 5, Pelea 3, Subterfugio 3
Técnicas: Armas C.C. 4, Armas de Fuego 3, Conducir 2, Debate 4, Etiqueta 5, Interpretar 2, Sigilo 3, Trato con Animales 3
Conocimientos: Academicismo 4, Burocracia 3, Cultura de la Camarilla 4, Ciencia 3, Investigación 6, Leyes 3, Lingüística 4, Ocultismo 2, Política 4
Disciplinas: Celeridad 3, Dominación 3, Fortaleza 2, Potencia 3, Presencia 5
Trasfondos: Contactos 5, Criados 2, Influencia 4, Mentor 4, Posición 4, Recursos 5, Rebaño 3
Virtudes: Conciencia 2, Autocontrol 4, Coraje 3
Moralidad: Humanidad, 6
Trastornos Mentales: Paranoia
Fuerza de Voluntad: 7