CARTAS DE ORIENTE – Parte I

Calles-Asesinas

ESTIMADO CONSEJERO THOMAS WYNCHAM,

Espero que os encontréis bien al recibir esta carta. Aunque tenéis todo mi debido respecto, mi fuerte es el conocimiento intensivo de la cultura e historia de Oriente, no los protocolos sociales, así que por el bien de ambos iré directo al grano. Se me ha encargado investigar los misterios que rodean a los Catayanos, los factores desconocidos siempre presentes que se han opuesto a nuestra expansión en Asia. Tras años de estudio realizados a través de los Tremere locales, espías ghoul, servidores espirituales, investigación personal y un Catayano cautivo, he recopilado una información valiosa sobre esta “Estirpe de Oriente”. Espero que encontréis esta información útil y comprobaréis la necesidad de aceptar mi petición de ayuda.

NATURALEZA CATAYANA

Los Vástagos Orientales no son vampiros como vos o yo. Realmente son almas condenadas, enviadas al infierno por algún tipo de deuda kármica, pero que consiguen de alguna forma regresar a sus cuerpos. El propósito de su renacimiento en la Tierra es mitigar los pecados que han cometido contra el cielo y permitir que estos diablos hechos carne se reúnan de nuevo con el gran ciclo del nacimiento y el renacimiento.

Permítase algo de tiempo para dejar de reír antes de continuar. Aunque la idea en sí es ridícula, un intento fallido de propaganda diseñado para asustar a enemigos potenciales (como nosotros), los propios Catayanos firmemente lo consideran un hecho. Para ser justo, no es una idea menos estúpida que muchos engaños y excusas que defienden muchos Vástagos Occidentales: salvadores de la humanidad, campeones de la raza vampírica, hijos de los dioses, maestros de la información y toda clase de mitos para erigirse en los mejores manipuladores y aspirantes a dueños del mundo. No, estas criaturas son Vástagos, y aunque la Maldición de Caín puede manifestarse de forma extraña en ellos, no son una “especie nueva de vampiro” de la misma forma que los orientales no son una especie nueva de humano, y no son más “diablos” de lo que son los Giovanni o los Baali. Sin embargo, no me caben muchas dudas que bastantes Catayanos, sino la mayoría, son infernalistas.

Sin embargo, es fácil justificar por qué algunos estudiosos asumen que los Catayanos son diferentes. Exhiben algunas características desconocidas entre los clanes y líneas de sangre que conocemos. Por ejemplo, Chin Lo, mi ghoul personal y especialmente competente (y un candidato para el Abrazo) ha visto un Catayano que quedó paralizado después de que su corazón fuera atravesado con un sable de metal. Y también quedan paralizados con la madera, como ocurrió con mi cautivo Catayano. Sin embargo, al atravesar el corazón de mi cautivo con un sable sólo lo enfureció (y a menudo provoca frenesí o uno de sus aparentes cambios de personalidad). Por lo tanto debo concluir que los Vástagos orientales poseen las mismas debilidades inherentes a la vitae que aparecen en muchos clanes y líneas de sangre (y que se encuentran notablemente ausentes en el nuestro) y que esta debilidad al metal es una “debilidad de clan” de algún tipo. Otros defectos confirmados que he contemplado entre los Catayanos son un aspecto horrible, locura (como la personalidad múltiple de mi cautivo) y un temperamento irritable. (¿Os resultan familiares? “Especies diferentes de vampiros”, la verdad es que parece que algunas líneas de sangre Catalanas sólo son variantes de los clanes habituales).

Un rasgo potencialmente inquietante de los Catayanos es su aparente inmunidad a los Vínculos de Sangre. He alimentado a mi cautivo Catayano con mi sangre y alimenté a dos vampiros orientales con mi sangre, pero no se desarrolló ningún Vínculo de Sangre y encuentro difícil de creer que tuve la suerte de encontrarme con tres anomalías excepcionales. En lugar de aceptar esto como un apoyo a una teoría de “naturaleza única” considero como posibilidad la existencia de darwinismo no muerto. Quizás en el pasado la sociedad de los vampiros orientales creó tantos Vínculos de Sangre que sólo los linajes de vampiros resistentes a los vínculos fueron capaces de continuar sus linajes. Para apoyar esta teoría, señalo el fenómeno de los Vástagos “invinculables”. No es inconcebible que este tipo de inmunidades puedan ser hereditarias, y que los Vástagos orientales con ese rasgo lo extendieron (lo cual, como señalo en una nota adjunta, es la razón por la que defiendo que debe vigilarse rutinariamente a los Tremere y otros Vástagos que presentan esta aberración y neutralizar a los que se muestren resistentes al Vínculo de Sangre, para evitar que se deshagan los lazos que unen a nuestra sociedad). Otra posibilidad más inquietante es que los Catayanos practiquen la Vaulderie del Sabbat o alguna variación de esa práctica, lo que también les proporcionaría resistencia a los Vínculos de Sangre.

Desconozco si los Catayanos son capaces de crear Vínculos de Sangre en otros. Si son incapaces, eso desacreditaría mi teoría sobre la inmunidad hereditaria. La vitae de mi cautivo Catayano tiene un olor desagradable y alternativamente aparece negra y fría o escarlata y cálida. Cuando es ingerida por un sujeto humano la regurgita con violencia; si lo hace sucesivamente en tres noches el mortal no muestra ningún signo de sometimiento al vampiro. Si se trata de una propiedad natural de la vitae Catayana o es un efecto de una habilidad que transforma la vitae por parte del donante no está claro.

Además, las Generaciones de los Catayanos parecen ser más reducidas en comparación con la media de los Vástagos occidentales. Cuando estaba buscando un sujeto para mis experimentos, elegí a mi cautivo porque era un solitario (“Caitiff”) que no tenía contacto con los demás Catayanos y no era demasiado poderoso para resistirse demasiado. Mantuve a mi cautivo sin alimentarse durante tres semanas, esperando que el hambre pudiera desatar un poco su lengua. Pero aparte de adquirir una palidez mayor de lo normal, no pareció debilitarse. Es inquietante considerar cuáles son sus reservas de sangre, pues he presenciado a antiguos de la Octava Generación derrumbarse tras una semana y media de privación de sangre. A menudo rompe los efectos de mi Dominación (aunque no de forma consistente) a pesar de la potencia de mi sangre cuando la utilizo sobre él. Esto confirma mi teoría de que su Generación es inferior a la mía. Por supuesto, también existe la posibilidad de que haya reducido artificialmente su Generación, un acto elemental que la mayoría de los neonatos Tremere pueden realizar (si es que se trata de un poder) pero la duración de su capacidad potencial supera enormemente nuestro poder. Hablaré más sobre las Disciplinas en su momento.

CLANES Y LÍNEAS DE SANGRE

Espero que no os sorprendáis ni os sintáis decepcionado cuando os diga que no he avanzado mucho en este tema. La razón principal es que sería necesario formar parte de la sociedad de los Catayanos para tener una comprensión correcta de su sociedad y la interacción de los clanes. Me sorprende que nuestros superiores de Viena no sean conscientes de esto; ciertamente, como Vástagos razonables, deberían estarlo. Habilidades, poderes, aptitud mágica –todas esas cosas son más fáciles de cuantificar y analizar que los detalles sociales a los que ninguno de nosotros ha tenido acceso.

Hasta el momento lo que he sido capaz de descubrir es que la mayoría de los Catayanos, sino todos ellos, no tienen ningún linaje aparente que afirme descender directamente de los trece “Antediluvianos” conocidos, y por lo tanto son miembros de líneas de sangre y no de clanes. No he sido capaz de utilizar con éxito el rito del Paseo de la Sangre sobre la asquerosa sangre de mi cautivo, ni sobre la pequeña muestra de icor negruzco que un ghoul consiguió de otro Catayano para mí, por lo que no he sido capaz de determinar su linaje. Como ya he comentado anteriormente la sangre Catayana en sí resulta interesante (y asquerosa) y es el ámbito de investigación del aprendiz Kim. Si tenemos que aceptarlos como clanes, entonces debemos aceptar la posibilidad de que la legendaria Segunda Generación haya tenido más chiquillos de los que el Libro de Nod menciona (lo que bien podría ser el caso; nunca me mostré muy interesado por la mitología cuando era un ser humano y tampoco como vampiro), Sin embargo, es más seguro asumir que los Catayanos son miembros de líneas de sangre y no tanto de clanes propiamente dichos, por lo menos hasta que consigamos evidencias de lo contrario.

Las líneas de sangre de los Catayanos se organizan en torno a las Sendas de Iluminación que siguen, y que llaman coloquialmente “dharmas”. Los Tigres-Diablos Aullantes tienen todo el descontrol y sabiduría de los Brujah, combinado con la moralidad de los Setitas. Otro linaje es el de los Akuma, del que procede mi cautivo; obtuve este fragmento de información de su cerebro mediante la Telepatía, pues se negó a responderme a pesar de las medidas coercitivas que le apliqué (Resulta interesante que “akuma” es la palabra japonesa que significa “diablo”, y mi cautivo es un chino mandarín). El otro “dharma” sobre el que tengo algo de conocimiento es la Canción de la Sombra, que parecen ser la contrapartida educada aunque condescendiente del clan Giovanni. También he oído a otros Catayanos referirse a sí mismos como Grullas Relucientes, Diablos de Hueso, Kue Jin, Remolinos Victoriosos y Dragones Devastadores. No puedo decir si se referían a sus Sendas de Iluminación, líneas de sangre o grupos. Ciertamente muchos estos títulos parecen sólo florida pompa y circunstancia oriental.

Conozco que los Tremere de Vancouver saben algo sobre las líneas de sangre Bushi y Gaki, y a juzgar por los nombres, me imagino que son líneas de sangre japonesas, así que no resulta probable que las encuentre aquí. Sin embargo, me gustaría comparar notas con nuestros compañeros Tremere de Canadá que han recopilado información sobre estos Vástagos. Quizás si os encontráis en buenos términos con la Pontífice Meerlinda o cualquiera de sus subordinados, podáis transmitirle mi petición a las capillas de Vancouver.

DISCIPLINAS

Muchos de quienes han combatido a los Catayanos o que de alguna forma los han visto realizar actos extraordinarios, afirman que sus poderes en esencia son diferentes a los nuestros. No creo que sea así. Por lo que he visto de los poderes de los Vástagos orientales, pueden aproximarse o duplicarse mediante las Disciplinas de los Vástagos occidentales. Y aunque existen ciertos poderes Catayanos que parecen carecer de contrapartidas occidentales, líneas de sangre corruptas como los Baali y los Samedi e incluso algunos raros Caitiff a menudo muestran aptitudes únicas. ¿Siguen “leyes” diferentes a las de los demás vampiros? Por supuesto que no. Los fuegos demoníacos supuestamente invocados por los Baali son los efectos de una Disciplina, no muy diferente a nuestro Encanto de las Llamas. Y las habilidades para moldear la carne de los asquerosos Samedi tienen cierta inquietante reminiscencia con los poderes de los Tzimisce. Cualquier Disciplina, sin importar lo poderosa o bien guardada que se encuentre, puede ser aprendida, duplicada o imitada por los Vástagos –o por lo menos por nosotros, los Tremere.

Muchos Catayanos poseen una fuerza vulgar y velocidad sobrenatural similares a las que muestran de forma tan habitual y gratuita los Brujah y Lasombra. Y sin duda, algunos Catayanos también poseen la resistencia antinatural de los Gangrel y Ventrue; son dones básicos de los Vástagos, y suelen aparecer de forma instintiva entre nosotros. Parece que los Sentidos Incrementados, la Percepción de Auras y otras habilidades extrasensoriales también se encuentran extendidas habitualmente entre los Catayanos, pues más de uno de mis espías que utilizaba Ofuscación fue descubierto (y en consecuencia perseguido o asesinado) e incluso yo mismo fui descubierto en una ocasión en que me estaba proyectando astralmente. He visto que mi cautivo es hábil en el uso de la Vicisitud, pues le encanta estirar sus miembros y su cuello para escapar de sus ataduras (y por eso lo mantengo paralizado con una estaca hasta que lo necesito). Las proezas de cambio de forma atribuidas a los vampiros orientales posiblemente también estén relacionadas con la mencionada Vicisitud, alguna variante de Protean o los siempre posibles “testimonios excepcionales”. La conjuración de llamas y otros poderes demoníacos atribuidos a los Baali también han sido presenciados entre los Catayanos. Mis servidores espirituales han visto Vástagos orientales viajar por los mundos de los espíritus y dar órdenes a los espíritus que habitan allí. Una Senda que domino permite esta capacidad, así que aunque este poder sin duda aterrorizaría a la mayoría de los Vástagos ignorantes (que en su gran mayoría ignoran la existencia del mundo espiritual), no tiene ningún misterio para nosotros.

De hecho, parece probable que muchos Vástagos orientales posean algún tipo de magia de sangre, aunque no se trata de Taumaturgia propiamente dicha. Conocemos las artes imperfectas que han desarrollado otros Vástagos, como la anacrónica “hechicería koldúnica” que practican los Tzimisce y la supuesta “magia” que los Asesinos han utilizado aparentemente para neutralizar la maldición de sangre que lanzamos sobre ellos. En más de una ocasión he visto efectos creados mediante el poder de los rituales y ceremonias. Además, la amplia variedad de efectos que incluso los neonatos Catayanos son capaces de producir sugieren un sistema de Disciplinas flexible y similar al de nuestro clan, en lugar de la serie limitada de efectos disponible al de otros clanes occidentales. Creo que es una locura subestimar el alcance de las habilidades que pueden utilizar los vampiros orientales.

Pero el rasgo más remarcable que he visto en dos Catayanos ha sido ¡un tercer ojo! Las permutaciones de este efecto son muchas e inquietantes. A primera vista podría parecer que nuestro clan no fue tan meticuloso como debiera haber sido y que varios Salubri viajaron a Oriente y comenzaron a crear progenie. Pero también creo que es igualmente posible que el propio Saulot o bien aprendiera sus poderes infernales de los Vástagos nativos durante sus viajes por Oriente o que la Disciplina del clan muerto sobreviviera a su extinción entre los practicantes de otros clanes o en una línea de sangre corrupta. Si es este último caso, entonces tenemos pocas razones para preocuparnos (por supuesto, aparte de las preocupaciones personales que podría provocar un Vástago con acceso a poderes semejantes). La única posibilidad de la que tenemos que preocuparnos es la primera. Debemos conseguir suficiente información para confirmar la existencia de supervivientes Salubri o descartarla. Si es confirmada, debemos informar de inmediato al Concilio de los Siete y esperar su respuesta a la situación.

CONCLUSIÓN

Los Catayanos son poderosos, están bien organizados y no son tan ineptos como nos gustaría. Es peligroso subestimar las capacidades y conocimiento sobre nuestros enemigos. Sin embargo, no son demonios invencibles ni un monolito impenetrable, ni tampoco son inmunes a las leyes fundamentales que rigen a todos los Vástagos. Son cuantificables, y por lo tanto pueden ser vencidos.

Sin embargo, deberíamos hacer todo lo posible para fomentar la ignorancia y la superstición entre los demás Vástagos de la Camarilla. Deberíamos ocultar cualquier información fiable sobre los Catayanos y compartir nuestros secretos sólo con otros Tremere de confianza. Debemos filtrar fragmentos de información útil aquí y allá para hacernos indispensables para nuestros aliados, pero debemos ocultar mucho de lo que sabemos…por ahora. Para conseguir información sólo disponemos de los Vástagos orientales, y cuanta más prisa nos demos en actuar de forma decisiva con la información que tenemos, más poder tendremos en Asia antes de que nuestros compañeros de la Camarilla se den cuenta de lo que ocurre.

Aunque creo que me he demostrado capaz de llevar a cabo la tarea de “descifrar el código Catayano”, sólo soy un Vástago y me resulta difícil tanto a mí como a mi modesto entorno encargarme de todo. He perdido a dos aprendices y a cuatro ghouls frente a los Catayanos y sus servidores mortales; no mucho después, los aprendices Remstead y Wain Mei fueron transferidos a otras capillas. Especialmente lamento la marcha de la última y apreciaría enormemente su regreso. No culpo personalmente a mis estudiantes, que deben someterse a la voluntad del Concilio. Pero su marcha ha dejado la capilla en una posición precaria. Ahora quedamos menos de una docena de miembros de la capilla, incluyendo a los ghouls, y sólo quedan cuatro practicantes competentes de la Taumaturgia. Y queda mucho trabajo por hacer. Espero que ante esta situación comprendáis la importancia de enviar a otros taumaturgos competentes a Taiwan.

Aguardo vuestra contestación. -James Chayse, Regente de la Capilla del Dragón del Rayo en Taiwán.

Ricardo Blanch

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Los comentarios están cerrados.