CARTAS DE ORIENTE – Parte II

PrtScr captureHONORABLE MANDARÍN CARPA DE JADE

Saludos, Honorable Mandarín Carpa de Jade. Mi nombre es Sinaromo Yamato. Pedisteis a este humilde Gaki que comparta con vos lo que sepa de los Kin-jin, pues parece que se me considera como algo parecido a un experto en la materia. Pero antes de que os hable de cómo conocí a los vampiros orientales, también debo confesaros mi vergüenza.

MI CORRUPCIÓN Y DESGRACIA

Soy un nativo de Tokio, pero he vivido en los Estados Unidos durante dos décadas de mi vida mortal antes de regresar a mi hogar. Más allá de los mares estudié en Harvard y me convertí en un hombre de negocios de éxito, especializándome en negociar importaciones de empresas americanas por parte de las japonesas. Incluso en vida era un ser muerto, sin pasión ni propósito, un esclavo de mi trabajo. Tal es el destino de muchos mortales en Japón.

Durante ese tiempo me crucé sin saberlo con los extraños vampiros nativos de Occidente, conocidos con el nombre de “Kin-jin” y otros; sin embargo, en esta carta, me referiré a ellos por el nombre con el que se conocen a sí mismos: los Vástagos. Terminé esclavizado a uno de ellos, Michael Herrington, mediante un efecto que creó con su sangre. Durante mis años de servicio a él, utilicé mi conocimiento de las empresas de mi país para darles a los americanos ventajas contra ellas. Cuando mi utilidad se terminó me había convertido en un individuo infame y los japoneses ya no querían negociar con las empresas para las que trabajaba, y Herrington ya no me necesitaba y me despidió. No tenía ningún lugar al que ir, salvo Japón, donde me aguardaba una familia que conocía mi deshonra y me había desposeído. Cometí sepukku la misma noche que llegué a Japón.

RENACIMIENTO Y REDENCIÓN

Fui descubierto ni una semana después de que saliera aullando de la Ciudad Maldita y fui civilizado por el Honorable Gakahi Sawanoo, jina de los Mil Susurros de la Casa Bishamon. Pronto me adapté a mi dharma, arrojándome en las vibrantes energías que me había negado cuando estaba vivo. Después de siete meses de haber salido de la tumba, había dominado lo suficiente las artes y etiqueta cortesanas, las Disciplinas y los principios de los Arco Iris Risueños para impresionar a mis maestros lo suficiente para que pidieran al Ancestro Puño Celestial de la Casa Bishamon que me declarara shen y me asignara a un uji. Ahora mi existencia me pertenece. Los astrólogos de la Casa me informaron que elegí un momento muy propicio para tomar mi Segundo Aliento.

Para corregir los errores que cometí contra mi gente cuando respiraba, regresé a América para vengarme de Michael Herrington. Para mi sorpresa todavía conservaba contactos entre los inversores mortales y los Vástagos; mi muerte, renacimiento e instrucción habían durado menos de un año. Herrington y sus pares asumieron (erróneamente) que todavía seguía vinculado a él y me trataron como un niño descarriado que vuelve en busca del favor de su padre. Aunque al principio me enfadé tuve un momento repentino de inspiración. Mi perspectiva cambió, y recibí a mi “amo” blanco calurosamente, rogándole que me permitiera servirle de nuevo.

Me humillé de nuevo ante Herrington. Beber su sangre fría fue humillante y mi P’o rugió en mi corazón pero fue un pequeño precio que tuve que pagar por el gran objetivo para el que trabajaba. Como estaba (y estoy) estrechamente armonizado al Yang, podía simular las funciones de los vivos lo suficiente para engañar a los Vástagos, especialmente ya que el cariñoso y obediente ghoul nipón pasaba en gran parte desapercibido. Milagrosamente y mediante fuerza de voluntad, conseguí evitar sucumbir al Alma de Sombra delante de mis “amos”. Mi desgracia perpetua no podía haber resultado más beneficiosa, porque me permitió pasar desapercibido dentro de la Corte Camaria. Sufrí más de un Momento de Ceguera en mi humillación, pero aunque sentí que mi propio progreso dhármico sufría, me esforcé, pues sabía que nunca podría alcanzar la iluminación hasta que corrigiera mi conducta anterior.

En dos años de servidumbre memoricé las rutinas de los Vástagos y conseguí información detallada sobre ellos. Antes de que los impulsos de mi Demonio humillado me superaran y me condujeran a una furia asesina, compartí lo que sabía con el Sabbat, peligrosos Vástagos rivales de Herrington y sus compañeros. Sin embargo, lo hice con la condición de que Herrington debía ser mío. A la noche siguiente acompañé a los Sabbat mientras destruían a varios aliados vampiros de Herrington y a sus ghouls. Tomé a Herrington por sorpresa en un callejón mientras salía de uno de sus restaurantes, gritando por su teléfono móvil al conocer la muerte de todos sus aliados. Mientras el cuerpo de Herrington era consumido por llamas-trasgo escarlatas y mientras drenaba la vida de sus inadecuados guardaespaldas ghul el grito vengador de mi P’o finalmente se calmó y un momento de Den descendió sobre mí, borrando el hedor de mis fallos dhármicos anteriores. Huí de la escena, riéndome, vengado y entero.

(Perdonad esta breve digresión, Mandarín, pero considero necesario explicarme. Sí, maté a Herrington y sus ghuls y mis acciones son responsables de las muertes de otros Vástagos. Sin embargo lo hice para vengarme de quien me había deshonrado a mí y a mi país, y para poder avanzar hacia las Cien Nubes sin que me retuvieran el odio y la humillación. No los asesiné por arrogancia o por el gusto de la muerte).

Huí de inmediato de América y me imagino que nunca volveré a ser capaz de camuflarme entre los Vástagos. Sin embargo, aprendí mucho durante los años que pasé entre ellos. Os transmito esta información, para que hagáis con ella lo que queráis. Mis críticos me han acusado de ser demasiado compasivo con los Vástagos, y que mis años entre ellos me han corrompido. Las acusaciones no son ciertas, pues odio a esas malignas bestias no muertas de forma que pocos pueden comprender. Pero estas acusaciones se basan en que no escribo siguiendo la propaganda de los Gaki, que consideran que los Kin-jin son criaturas innatamente inferiores en todos los aspectos y los desprecian. Se trata de una actitud peligrosa, pues los vampiros occidentales son oponentes formidables. Simplemente informo lo que he visto de forma tan imparcial como he podido. Aunque los condene procuro dar a nuestros enemigos la consideración y el respeto que se merecen. Hacer otra cosa es sucumbir al orgullo y el autoengaño y poner en peligro a quienes quieren que les facilite información fiable. Culpad a mi naturaleza del Sur, si así queréis, pero no repetiré la propaganda antioccidental que ya se ha repetido demasiado a menudo.

CORTES Y CLANES

Hasta donde sé, los Vástagos no tienen verdaderos Dharmas. Parecen aferrarse a los valores y creencias que tenían en vida; existen excepciones a esta regla, y son monstruos peligrosos, que niegan al hombre y disfrutan de su bestialidad. Es lo que ocurre cuando los vampiros no reciben instrucción sobre los puntos más sutiles de sus condiciones; sin la dirección apropiada se aferran a sus seres mortales como un náufrago podría aferrarse a una tabla o los rechazan para hundirse en sus naturalezas vampíricas. Se niegan la oportunidad de comprender sus naturalezas y evolucionar. La visión de los Vástagos es miope, sin guía ni enfoque. Hasta los Vástagos más viejos deben beber sangre para sostenerse, como los Monos Corredores. La condición de los Vástagos es una maldición arbitraria, impuesta a los mortales que atraen a los Vástagos; poco bien puede surgir de comienzos tan aciagos. (Pero también podría decirse lo mismo de quienes han pasado por el Infierno, sólo para contravenir el mandato del Cielo regresando al Reino Medio) Y como seres racionales sería estúpido decir que no consiguen ningún tipo de sabiduría tras siglos de existencia. No deberíamos precipitarnos diciendo que no son sabios, ni subestimar el conocimiento y la astucia que proporcionan existencias tan prolongadas.

Los Vástagos se organizan por clanes. Los miembros de un clan parecen tener puntos de vista similares, así como cualidades y rasgos. Los miembros de los clanes remontan sus linajes a un fundador común, del que los clanes toman sus nombres y al Vástago más antiguo de todos: el Caín que se menciona en la Biblia de los cristianos. Esto es todo lo que sé de los clanes. Sin duda existe mucho más pero sé nada o poco de ellos.

La Camarilla no es realmente un clan, sino una corte formada por una confederación de Vástagos aliados. La corte de la Camarilla controla Norteamérica; no sé si esta corte también está presente en Europa, pero es probable que así sea, o por lo menos un grupo muy similar. Los clanes conocidos que forman la corte de la Camarillaa son los Malkavian, Nosferatu, Ventrue, Toreador y Tremere. Parecen interesados en acumular poder y dinero, y jugar juegos políticos entre ellos como locos ansiosos de poder. O siguiendo una antología familiar, como nuestras cortes gaki. La forma en que la Camaria interactúa con los mortales es intrigante. Los Vástagos temen lo que podría ocurrir si los mortales descubrieran su existencia y se alzaran contra ellos. No mantienen una situación de “comprensión” mutua con los mortales como nosotros en el Reino Medio. La existencia de los Vástagos es un gran secreto, que la Camaria ha conseguido ocultar durante mucho tiempo. Es necesario respetar su habilidad para organizarse y controlar la información.

Hablaré brevemente sobre los clanes de la Corte Camarilla. Sólo se que los vampiros Nosferatu son maestros de la información al servicio de la Camarilla, y que por alguna razón los demás Vástagos los consideran repugnantes, aunque nunca he visto ni he encontrado a uno. Sólo me he encontrado en persona con unos pocos Toreador y si los individuos con los que me he encontrado son indicativos del conjunto del clan, me sorprende cómo esos juerguistas y pedantes pueden ser tomados en serio por sus compañeros entre los Vástagos. Los Toreador son ricos y atractivos y les gustan los intereses estéticos y artísticos, aunque sólo parecen ser el blanco de bromas entre sus compañeros Vástagos. Pero sin duda, no lo he visto todo sobre ellos.

Los Vástagos del clan Malkavian son temidos, porque se cree que están locos. Sólo me he encontrado con uno, una asociada de Herrington llamada Miriam. Era la vampiro más educada y agradable con la que me he encontrado…aparte de su tendencia a mirarme fijamente y a sonreír en ocasiones. Se parecía a y se comportaba como una maestra de guardería, hasta el punto de utilizar su voz cariñosa. Pero pronto descubrí por qué los Malkavian son tan temidos. Una noche en que Herrigton la había dejado pasar a su oficina, Miriam se me acercó y me susurró que conocía mi secreto. Mi mente gritó “¡Me han descubierto!” Apenas pude resistir mi Alma de Ola, y pensé en huir. Pero Miriam me sonrió y me guiñó de un ojo de forma cómplice y me dijo que no me preocupara, que el Diablo le hablaba también y que debíamos hablar de esas cosas en alguna ocasión. Acepté, todavía aterrorizado y sin saber qué hacer. Me pregunté cuándo o si le contaría a los demás Vástagos mi secreto (En retrospectiva me pregunto si Miriam de verdad había atravesado mi engaño o si su revelación era simplemente la insinuación de una loca. Ahora nunca lo sabré).

Si Miriam había descubierto mi naturaleza y había planeado utilizar ese conocimiento contra mí, nunca tuvo la oportunidad. Fue sentenciada a la “Muerte Final” unas dos semanas antes de que yo decidiera la muerte de Herrington. Oí discutir sobre sus crímenes; había secuestrado a muchos bebés y los había transformado en ghuls y Vástagos. Ella les daba su sangre a través de sus pechos como si amamantara a sus bebés –algo que después de todo supongo que siempre serían mientras los alimentara con su sangre. Miriam y sus repugnantes “niños” fueron ejecutados por sus hermanos y hermanas de la Camaria porque era una amenaza para su Mascarada, aunque en ningún momento los oí condenar la grotesca inmoralidad de sus acciones. Pero Herrington se mostró muy tranquilo tras el incidente, aunque abusó especialmente de mí y de sus ghouls; quizás era su forma de lamentarse por su amiga perdida.

He visto a unos pocos Tremere de lejos, y parecen eruditos e inofensivos; los Ventrue y los Toreador tienden a relacionarse mucho con los Tremere, y por sus cotilleos y comentarios parece que no les gustan. Sin embargo, los Tremere son valiosos para su corte porque son magos, capaces de controlar la magia con gran habilidad. Esto tiene implicaciones inquietantes; ¿pueden los Vástagos crear vampiros de su Gente del Rayo, conservando sus habilidades mágicas intactas? Sabemos poco de los vampiros occidentales, y como obviamente son muy diferentes de nosotros debemos prepararnos para aceptar esta posibilidad como un hecho. Sin embargo, antes de asumir demasiado deberíamos estudiar a los Tremere y aprender lo que podamos de ellos. También se dice que estos Vástagos poseen una sabiduría considerable, por lo que tuve un cuidado especial en evitar su atención.

Los Ventrue también merecen una atención especial. Michael Herrington, mi antiguo amo, pertenecía a este clan. La cantidad de control que estos vampiros pueden ejercer sobre los mortales y otros Vástagos es impresionante. Raramente tienen que utilizar efectos vulgares de Disciplinas para controlar a otros, y cuando utilizan su versión de Obligación, su aptitud no tiene igual; las mentes y emociones son como la arcilla en un torno de alfarero para ellos. Podría pensarse que son frágiles físicamente, pero el propio Herrington absorbió con facilidad la mayoría de mis golpes, y tardó por lo menos un minuto en arder después de que le prendiera fuego. Los Ventrue suelen rodearse de ghuls esclavizados con sangre, como fui yo. Los tres Ventrue de San Diego controlaban gran parte del dinero de la ciudad (generado por empresas legales e ilegales) y según les oí hablar entre ellos, parecía que el clan Ventrue gobernaba la Corte Camaria. Me imagino que estos Vástagos serán los oponentes más peligrosos si alguna vez debemos enfrentarnos a ellos.

Existen varios clanes que no parecen tener lazos con la Corte Camarilla: los Brujah, los Anarquistas, los Sabbat y los Giovanni. Los clanes Brujah y Anarquista son guerreros que deberían atraer la atención de los Tigres-Diablo; gobiernan las calles como perros salvajes, gobernándolas como los Ventrue y Toreador gobiernan los negocios y las clases altas. No se inclinan ante la Corte Camaria y a menudo cometen actos violentos. Ambos clanes tienen conexiones con la chusma y las bandas de las calles –otro punto en común con los Tigres-Diablo (A menudo se habla conjuntamente de los Brujah y los Anarquistas, y parecen muy similares entre sí; ¿quizás son realmente un mismo clan?).

Los Sabbat son otro clan rebelde que se opone a la Corte Camarilla. En su mayor parte se trata de vampiros malditos y violentos, todavía más que los Brujah y los Anarquistas, y se dejan llevar por los impulsos demoníacos que la mayoría de los Vástagos intentan reprimir. Pero debo reconocer que me trataron con bastante honor, aunque con condescendencia, creyendo que no era más que un ghul que traicionaba a su amo. Los he visto manifestar una amplia variedad de habilidades, incluyendo gran fuerza, invocación de oscuridad y manipulación de la carne.

Sólo he oído rumores sobre los Giovanni. Sé que los Vástagos de la Camaria los temen, y que mantienen lazos con el mundo Yin de Occidente. Los comentarios que he oído sugieren que son seres malditos y perversos, y no parecen tener mucho respeto por los muertos con que interactúan. Mis investigaciones al respecto me han llevado a pensar que existe una conexión entre ellos y los della Passaglia de China y que quizás son el mismo clan.

HABILIDADES

Tengo poca información en este aspecto. Pasé la mayor parte del tiempo espiando cómo los Vástagos interactuaban entre ellos, no cómo luchaban, y como nosotros, por lo general no usan las artes de sus Disciplinas (o el equivalente de los Vástagos) a menos que una situación drástica así lo requiera. Para una descripción más detallada de sus capacidades de combate quizás sería mejor que consultarais con las incontables bandas de Monos Corredores que luchan a menudo con los Vástagos con los que se cruzan. Por favor, no toméis mi tono como una falta de respeto hacia vos, Honorable Mandarín.

Como nosotros, los Vástagos son muerte en vida, y tienen las mismas resistencias y sufren las mismas formas mundanas de daño. Todos los Vástagos parecen orientados hacia el Yin, ya que la madera los paraliza; su sangre también tiene intensas cualidades Yin. Los Vástagos hablan de “la Bestia” con tono temeroso y los he visto atrapados en el Alma de Fuego y el Alma de Ola, así que obviamente tienen un elemento análogo al P’o. No sé si son susceptibles al Alma de Sombra, aunque considerando la crueldad aleatoria de Herrington, las acciones monstruosas de la amable Miriam y la naturaleza del Sabbat me imagino que podría ser así. Es interesante señalar que los Vástagos que han retenido más de su lado humano con más convicción son los que parecen más vivos, como si estuvieran orientados al Yang. Por otra parte, los más inhumanos y monstruosos tienden a manifestar los rasgos de los Gaki en ciclo Yin, y son fríos y pálidos. En ellos, parece que Hun y Yang están entremezclados, como el P’o y el Yin. Resulta intrigante.

He visto a los Toreador y Ventrue utilizar poderes similares a la Obligación. Herrington tenía una resistencia antinatural al daño y el dolor, similar al arte de la Montaña de Hierro y ciertas aplicaciones del Shintai de Hueso; es justo asumir que otros Vástagos posean esta capacidad. Los Brujah y los Sabbat muestran fuerza y velocidad incrementadas, como las que proporciona el Viento Negro. También he visto a los Sabbat crear nubes de oscuridad impenetrable y manipular la carne de forma similar al Shintai de Carne, aunque son capaces de utilizar sus poderes para moldear la carne de otros. Algunos Vástagos también son capaces de moverse invisibles, ver espiritualmente y controlar animales. Como he mencionado anteriormente se atribuye un gran poder mágico a los Tremere, aunque no he podido presenciar ese poder.

También es interesante mencionar que ciertos poderes parecen asociados a clanes específicos. Por ejemplo, todos los Ventrue que he visto tienen alguna capacidad para controlar a los demás, pero no he visto a ninguno manifestar la fuerza atribuida a los Brujah y los Sabbat. Quizás como nosotros, la tradición y la convención sean importantes para determinar las habilidades del individuo. Los Ventrue no son tan agresivos o fuertes como los Brujah, pero tampoco puedo imaginarme a un Ventrue rebajándose a provocar peleas en las calles.

GHOULS

Debo hablar brevemente de los ghouls, los lamentables esclavos de los Vástagos. Estoy familiarizado íntimamente con estos miserables adictos a la sangre, pues como ya he mencionado, yo mismo fui uno durante varios años. La sangre de los Vástagos parece fría y muerta, pero posee algún tipo de cualidad intrínseca que supuestamente nuestro ki “refinado” no tiene. Sólo unos pocos tragos de la sangre de un Vástago son suficientes para someter la voluntad y el espíritu de quien bebe al donante, y por lo tanto un ghul hará lo que sea para agradar y proteger a su nuevo amo. La sangre también detiene el proceso de envejecimiento, y proporciona gran fuerza y resistencia al daño. Un ghul puede usar la sangre de Vástago para curar heridas o mejorar sus capacidades físicas. Cuando pasé por el Segundo Aliento, la sangre de Herrington dejó de tener ningún efecto sobre mí; parece que sólo los mortales pueden ganar los beneficios secundarios o ser esclavizados por la sangre de Vástago.

Aunque los ghouls son más débiles que los Gaki o los Vástagos, son oponentes formidables, como descubrí al matar a Herrington; la interferencia de sus dos ghouls casi le permitieron escapar. Al principio pensé que sólo los Ventrue eran capaces de crear este vínculo, algo relacionado con su naturaleza de manipuladores, pero los Vástagos de todos los clanes pueden crear estos esclavos.

Los Vástagos no respetan a sus infelices esclavos; los ghouls son herramientas y nada más, y continuamente son sometidos a duros castigos, humillaciones arbitrarias y abusos continuos. Esto, más que cualquier otra cosa, es lo que más detesto de los Vástagos. Vienen al Reino Medio a explotarnos; pero el Quincunx envía a los wu a la guerra en California por el mismo motivo. Su sociedad es aislada, bárbara, secretista y llena de paranoia y traición -¡tanto que podría decirse que se han inspirado en nuestras propias cortes y wu! Sus perspectivas diferentes para comprender el vampirismo, el enloquecido rechazo de los Vástagos a seguir el protocolo e incluso su hábito para propagar su condición a los mortales “merecedores” nos inspiran desprecio pero son excusables. Sin embargo esta esclavitud de sangre es imperdonable, pues se encuentra en oposición directa a las cualidades humanas que pretenden cultivar, y es tan horrenda como convertir a los chih mei en esclavos (algo contra lo que me opuesto públicamente). Por supuesto, admito que por lo menos en este tema mi objetividad está comprometida.

CONCLUSIONES

Los Vástagos no son como nosotros, y sin embargo lo son. Su cultura, sus habilidades y orígenes son extraños, pero también están malditos y condenados a vivir después de que la naturaleza los haya declarado muertos, necesitando el ki de otras criaturas para subsistir. No son como los Akuma, pues no sirven voluntariamente a los Reyes Yama, y no son esclavos de nada salvo su avaricia y sus miedos.

No creo que exista sitio para muchos Vástagos en el Reino Medio, pero no soy tan intolerante como para decir que ninguno debería vivir aquí. De hecho, creo que deberíamos tolerar a un pequeño número de “delegados” Vástagos en las principales ciudades del Reino Unido; a cambio puede que nos hagan la misma oferta para comprendernos mejor. Si nuestras cortes siguen el Mandato del Cielo, a pesar de los ideales occidentales que muchos de nosotros abrazamos, ¿qué tipo de amenaza pueden representar para nosotros? ¿Qué podemos aprender de ellos o de nosotros mismos ejerciendo tan sólo un poco de hospitalidad o disposición a enseñar? Tenemos el número y la fuerza para echarlos del Reino Medio si demuestran ser invitados obstinados o desagradables. ¿Cómo pueden los Vástagos aprender nuestras costumbres, cómo pueden respetar nuestro territorio y tradiciones, cómo pueden ser iluminados, cómo pueden ser algo que no sean expansionistas gaijin si los matamos siempre que los encontramos? El baño de sangre entre nuestro pueblo y los Vástagos es dañino e innecesario y debería parar. Tenemos la responsabilidad de educar a estos bárbaros y la oportunidad de aprender de ellos. No deberíamos dejar pasar esta oportunidad.

Gracias por considerar mis palabras, Honorable Mandarín, y que mis bendiciones recaigan sobre nuestra gran Casa Bishamon.

-Con todo respeto, Sinaromo Yamato, Discípulo de los Arco Iris Risueños

ESTIMADO Y HONORABLE MANDARÍN CARPA DE JADE;

Gracias por llamar nuestra atención sobre las opiniones heréticas de este traidor y por evitar que este documento llegara a otros. Aunque esta carta está llena de información que sin duda nos resultará valiosa, no puede permitirse que semejante propaganda sediciosa e influenciada por Occidente se extienda entre nuestros Gaki, ya divididos y confundidos. El señor Sinaromo Yamato ha traído el deshonor sobre sí mismo y su familia de nuevo, y por ello deberá pagar. Vuestra honorable conducta será tenida en cuenta, y vuestro uji y vos mismo seréis debidamente recompensados.

                -Hayama Manos Amarillas, Consejero de Información del General Saki Toho de la Casa Bishamon.