Casa Goratrix

Centrada en París, Francia, con miembros en Ceoris, Transilvania, y diseminados por toda Europa y el Levante. Con la reciente transición de la Casa Tremere de una cábala de magos a un clan completamente fundado de vampiros, el gusto por el poder prohibido ha inundado las cabezas de ciertos miembros de dicho clan.

Completamente fundada por vampiros, el gusto por el poder prohibido ha inundado las cabezas de ciertos miembros de dicho clan. Extraños ritos de sangre, pactos con demonios y alegaciones de una traición interna plagan a los Usurpadores desde su interior. Incluso después de que el clan se uniera a las filas de los no muertos, la tendencia de sus miembros por los politiqueos permaneció con vida.

Acribillados de rivalidades, facciones, sociedades secretas, y círculos de misterio, los Tremere se pudren interiormente. Uno de los miembros más poderosos del clan, Goratrix, trama sus propias hazañas. Políticamente exiliado a Francia “para monitorear los asuntos esotéricos”, hierve de ira. De noche, elabora sus propias fórmulas mágicas, convirtiendo el arte de la Taumaturgia en una experiencia oscura impulsada por sangre inocente. En las noches que están por venir, la cofradía de Goratrix se separará de la novata línea de sangre Tremere para cumplir su propio destino. El rumbo de la historia Cainita nunca volverá a ser el mismo.

La Casa Goratrix, como su Casa Tremere original, está dedicada al estudio del arte arcano de la magia de sangre. Y también como ellos, están convencidos de la supremacía de su fundador y líder. Al igual que muchos Usurpadores ven a los Tremere como la fuente de todo su poder y éxito, los miembros de la Casa Goratrix adjudican ese manto a su fundador. ¿No fue Goratrix quién creó la magistral alquimia que transformó a los primeros Usurpadores en vampiros? ¿No fue él quién creó la gran capilla de Ceoris? ¿No fue él quien fundó la senda Rego Magica y a través de ella, toda la Taumaturgia? Tremere puede haber sido un gran mago en su momento, pero ahora sólo se ha convertido en una sanguijuela política. Acompañado por su sicofante Etrius, asesinó al demonio de tres ojos Saulot, y ésa (y solo ésa) es la razón por la que se hace llamar progenitor del clan y amo de la Casa Tremere. E incluso en esto, ha demostrado ser incompetente. Etrius intenta ocultar la verdad, pero el padre del clan ha quedado reducido a una insulsa y torturada masa en las profundidades de Ceoris. Es Goratrix la fuente de comprensión y poder taumatúrgico, y su casa lo reconoce.
Ritos y Practicas

Mientras los conservadores Tremere dan pasos infantiles en sus investigaciones, los miembros de la Casa Goratrix adquieren los atrevidos métodos de su amo, métodos que han llevado a cabo. Aunque la Casa Tremere evita relacionarse con demonios, sacrificios humanos y similares (al menos abiertamente), la Casa Goratrix no desea aceptar las limitaciones impuestas sobre su poder por las moralidades de los demás. Tanto, que es muy probable que sus miembros sean los Tremere más poderosos que cualquier otro Cainita pueda encontrar. Sin embargo, su senda de poder tiene un precio, ya que la mayor parte de la cofradía busca potencia mágica expedientemente. Muchos de ellos conservan pocas notas, fracasan al ensayar sus rituales, contaminan sus experimentos con condiciones exteriores, y generalmente toman la ruta más rápida e insegura de la magia en vez de aprender los rudimentos básicos y continuar a partir de ahí.

Pocos ritos y prácticas son universales entre los Tremere de Goratrix, pero aquellos que lo son poseen una observación regular, casi reverente. L más característica es la vincula, una serie de ritos que implica la repartición de sangre ritualmente preparada mientras un miembro de la casa es iniciado en los diferentes niveles del culto, consiguiendo en cada uno de ellos estar metafóricamente (y a veces literalmente) más cerca del propio Goratrix.

Una rama de investigación relacionada, y dirigida en secreto en Ceoris y en capillas de poca monta de la vecindad, estudia la extraña magia Tzimisce conocida como Hechicería Koldúnica. Los seguidores de Goratrix han asimilado algunas de las prácticas místicas de este arte prohibido, y los resultados horrorizarían a cualquier Tremere tradicional. Murmullos de rituales que simulan o quebrantan juramentos de sangre, distorsionan los espíritus naturales de la tierra, e infectan a las víctimas con “demonios” endémicos que escapan en ocasiones de los arruinados dominios de los Tzimisce. Tanto si estas historias son ciertas como si no, o cómo de eficaces son los rituales fuera de las ancestrales tierras de los Demonios, es una incógnita, pero sin duda auguran el mal en aquellos que se mantengan en contra de la Casa Goratrix.

Es un culto de misterio en el más tradicional de los sentidos, un grupo de buscadores con la idea de encontrar la más sabia de las iluminaciones, pero también un verdadero culto de sangre. La vitae no es sólo un medio para mantener la casa unida, sino también un fin. Naturalmente, la sangre de sus miembros puede proporcionar a la Casa Goratrix el sustento necesario, pero la vitae también contiene un tremendo poder para estos Tremere, discutiblemente más que para otros Usurpadores. Con total seguridad, todos los Tremere emplean la sangre para facilitar sus Disciplinas. Para la Casa Goratrix, la sangre se ha convertido en un símbolo; es su salvación, su arma contra los vengativos colmillos de los enemigos y la fe que sostiene a sus miembros cuando se alzan cada noche. Mientras el cuerpo principal del clan es secular en su aproximación, la Casa Goratrix estudia su magia de sangre con fervor. En palabras de Malgorzata de Goratrix, “la vitae sustenta a otros Cainitas. Para nosotros promete la trascendencia”.

Para este fin, la pequeña cábala de hechiceros de Goratrix ha intentado analizar la hechicería Tzimisce y reproducir sus efectos con su propia fórmula hermética. Esto ha producido una serie de resultados no muy halagüeños, como rumores anteriormente citados de ataduras demoníacas y la fragmentación de los juramentos de sangre. El culto ha establecido un método de fomentar múltiple juramentos de sangre en un solo sujeto, lo que a veces se prueba sobre Gárgolas e incluso algunos confiados Tremere que no forman parte de la facción. Los lazos que vinculan a los Tzimisce a sus tierras ancestrales han sido tema de mucho estudio, y los Tremere de Goratrix han creado numerosos (y defectuosos) rituales con los que extraer la magia inherente de las tierras donde elaboran sus refugios.

Otros experimentos han demostrado tener éxito, al menos en parte. Recientemente, Goratrix ha desarrollado una vitae artificial que, aunque no excepcionalmente satisfactoria, podría sustentar a un Cainita cuando la sangre escasease. Como con muchos de los esfuerzos de la casa, sin embargo, la fórmula es imprecisa y poco fiable. Aunque sirva a las necesidades en la mayoría de los casos, tiene un efecto debilitador sobre la mente del usuario cuando es contaminado por exposición. Algunas de las Gárgolas de Virstania, conejitos de indias para el brebaje, han cambiado radicalmente de personalidades dóciles a bestias devastadoras, sólo para revertir a su carácter servicial horas después sin recordar su estado de rabia. Desde entonces, Goratrix, originalmente un usuario de la falsa vitae, ha abandonado su uso, aunque no ha informado a nadie aparte de Virstania, dejando incluso a Malgorzata desinformada.
Pese al lento progreso de su “ignotus ritualia”, la Casa Goratrix continúa el estudio y el reclutamiento de miembros con entusiasmo. Con la vitae que toman no sólo contribuyen al bienestar físico de sus miembros, sino también a los ritos que la casa estudia; este culto se fundamenta en lo físico y en lo espiritual, convirtiendo a sus miembros en los más fervientes debido a este doble propósito.
Influencia y actividades

La Casa Goratrix forma el núcleo corrupto de la facción conspiradora dentro del clan Tremere. Estos Usurpadores creen en la acción rápida y radical y fueron los mayores defensores de Abrazar a todos sus seguidores mortales. En los últimos años, la Casa ha estado bajo escrutinio de los miembros de la Orden de Hermes, y se ha convertido en un punto de debate. Incluso los conservadores del clan han aceptado que el momento para Abrazar muchos mortales Tremere y abandonar a otros tantos ha llegado. Aún así, Goratrix y sus acólitos retienen su significativa influencia dentro del clan a través de los auspicios de la facción radical. Dicha influencia proporciona a la casa una poderosa presencia incluso más allá de la capilla parisina (el hogar de Goratrix), de Ceoris, y de otras con miembros diseminados. Pese a su pretensión, sin embargo, no todos los conspiradores con el clan Tremere están obligados a convertirse en miembros de la herejía Goratrix. Muchos discrepan del terrible conservatismo de Etrius y desean adentrarse completamente en el mundo vampírico. Jervais, el amo vis de Ceoris, es uno de tales conspiradores que no desea unirse a la herejía contra el fundador de la línea.

Etrius y sus aliados más allegados ven esta conspiración (o herejía) por todas partes. Sospechan que los seguidores de Goratrix informan en las cortes de los condes, duques, jarls y visires. Hasta pueden hallarse entre la Curia. Según parece, en tierras supersticiosas donde aceptan a los no muertos como figuras de importancia, algunos aldeanos pertenecen a la Casa Goratrix. Unos pocos Demonios aislados, señores de sus tierras, han aceptado la presencia de los Tremere (aunque no por ello dejen de odiarles) y podrían emplear a mentores, chambelanes, o ministros del ocultismo aliados con Goratrix. Se rumorea que incluso los oblicuos paganos Tremere de Lituania simpatizan con su política de fortalecimiento.

Y ésos sólo son los rumores más creíbles. Han circulado ultrajantes historias de la Casa Goratrix estableciendo una capilla en la distante Taugast, mientras retumbaban relatos de cardenales, cazadores de brujas, reyes, y generales aliados. La histeria no sabe nada de vínculos; el supurante cuerpo del clan Tremere crece más paranoico por el veneno que recolectan en su interior pero que no pueden extirpar. La Horda Dorada; ¡herramienta de Goratrix! Los Grandes Kanes; ¡compañeros de armas! ¡El clan Assamita sublevado! ¡El clan Ventrue sin colmillos! ¡Los Tzimisce mantenidos en la esclavitud! ¡Los Inconnu! ¡El propio Caín! Ninguna afirmación es demasiado estrafalaria para transmitirse de labios muertos a oídos atemorizados. Los Tremere parecen estar dispuestos a creer cualquier cosa.

La mayoría de los miembros de la Casa Goratrix mantienen poco más que una relación hostil con otros clanes porque ven los Tremere como acosados por enemigos Cainitas. Mientras sus hermanos están complacidos por existir en noches que pueden ser contadas, el objetivo de la adquisición de poder mágico de la Casa Goratrix es un baluarte del clan contra las depredaciones de los otros no muertos. En este sentido, es un culto de personalidad además de uno de sangre. Es atrayente porque ofrece poder por el único precio de la lealtad. Aunque la casa es pequeña, goza de una perspectiva muy conspiradora, con respecto al cuerpo principal del clan Tremere como crédulos mal informados y al resto de la sociedad Cainita como herramientas para ser empleadas en la propia ascensión de la casa. Unos poco diplomáticos de lengua plateada se cuentan entre sus miembros, y son los únicos que muestran sus rostros en el mundo mortal o Cainita con de todo menos resultados diabólicos. Esto no quiere decir que los hechiceros Tremere de Goratrix no traten con el mundo exterior. Todo lo contrario. Sin embargo, los resultados e intentos de estos tratos raramente resultan placenteros. Si una de las cofradías de Goratrix da un paso fuera de su santuario, siempre es con intentos egoístas. Incluso más que los taumaturgos de la principal línea Tremere, los de Goratrix ven el resultado final de su labor como justificación para los métodos con los que llegaron hasta él. De hecho, este desprecio lleva a algunos Tremere que no saben nada de la Casa a subestimarla: ven a bellacos enloquecidos por el hibris en vez de astutos hechiceros aliados bajo el estandarte de Goratrix.

Miembros

Allí donde acechen los Tremere, los seguidores de Goratrix pueden hallarse entre ellos. Más de unos cuantos de sus acólitos se pueden encontrar en la capilla principal de Ceoris, como Malgorzata (cuyo nombre contiene parte del de Goratrix, como tributo), o la Señora de las Gárgolas, Virstania, aunque la lealtad de ésta para sus retorcidas creaciones sea prioritaria.
En realidad, la Casa Goratrix cuenta con una veintena de miembros diseminados. La mayoría se hallan en París, con varios en Ceoris y algunos pocos en capillas apartadas de estas localizaciones. Sus miembros trabajan en secreto, y si disponen de aliados (aparte de de los que pueden ser convencidos para realizar favores ocasionales, como con todos los Cainitas), están bien ocultos. Aunque un miembro dado puede ser poderoso, su poder sólo se manifiesta a escala local. Si bien otro miembro puede gozar de un amplio campo de influencia, dicha influencia será controlada por otros Cainitas (como con el cardenal apócrifo) o limitada por su propio deseo para evitar llamar la atención (como con el propio Goratrix).

Goratrix
Tremere de 4ª generación, Abrazo artificial
Naturaleza: Monstruo
Conducta: Bellaco
Abrazo: Principios del siglo XI
Edad aparente: Poco más de 30
Como líder de la herejía, y descubridor de un elixir que puede transformar a los hombres en agitadores empedernidos e “inmortales”, Goratrix aboga por la completa dominación de los insignificantes Tremere. Su objetivo no es tanto la subyugación como una oportunidad de corregir un error, dado como efecto secundario de su poción. Demasiados Tremere (¡cobardes!) no desean tentar de nuevo al destino. Su ignorancia les ciega. ¿Por qué se condenarían a una eternidad de esconderse en las sombras, sorbiendo sangre furtivamente con un ojo avizor ante aquellos que no les temen? El verdadero poder no se basa en el empleo de miserable magia de sangre. El verdadero poder convierte el mundo en el reflejo de los propios deseos, y sólo con el simple propósito de anhelarlo. Ocultándote, sólo debilitas a los “vampiros”; tiembla de miedo, mientras el gran Goratrix te atrae al gran destino que tratas de evitar.

Johannes de Worringen, El erudito de Colonia
Tremere de 9ª generación, chiquillo de Matthias
Naturaleza: Autócrata
Conducta: Defensor
Abrazo: 1113
Edad aparente: Poco menos de 40
En la no vida, es muy común sentirse avergonzado por los días en que aún se respiraba. Johannes era un insignificante investigador del ocultismo, un mocoso destartalado convertido en ricachón por el dinero de su padre. Terminó despilfarrándolo comprando textos prohibidos, realizando viajes para consultar hombres sabios, pagando a charlatanes para celebrar sesiones de espiritismo, y comprando indulgencias de la Iglesia tras haber sido acusado en un tribunal canónico de hereje. Pasar toda una vida persiguiendo emociones le deja a uno en la quiebra y soltero.
Luego, el sire de Johannes le encontró. Matthias, un desquiciado conjurador Tremere, le Abrazó mientras el hombre estaba a punto de suicidarse. Eso fue todo lo que necesitó para vigorizar el sentido de su propósito; su desperdiciada vida sólo había sido un ensayo y su infructífera búsqueda de la verdadera magia una prueba de fe. Después de que Matthias le presentara a sus semejantes en la cofradía, el lunático dejó Colonia, para nunca ser visto de nuevo. Incluso este último acto sintetizó el sentido de justicia de Johannes: se consideraba el heredero del poder de Matthias.
Pero el poder acudía con lentitud. Su aprendizaje no consistía en aprender magia, sino en barrer esto, transcribir aquello, limpiar las estanterías, y extraer la salmuera de alguien o algo. Era degradante, no sólo por ser un hombre maduro encasillado con las tareas de un joven, sino también por haber sido convertido en criado de su así llamada señora, un estúpida y pretenciosa pelandusca.
Las bisagras chirriantes terminan siendo engrasadas, y Johannes se encontró camelado por una sociedad secreta de Tremere que sentían lo mismo que él. Era momento de pasar a la acción, le enseñaron. El mejor poder es el poder utilizado, y el poder utilizado debe aprenderse a corto plazo. A cambio de seguir echando un ojo a la capilla de Colonia (Johannes se había convertido en bibliotecario; oh, un grandioso honor para uno de sus miembros más experimentados… y sabios) sus patrones le enviarían pergaminos y libros con los que poder aumentar sus conocimientos. Venían cada año, y Johannes los devoraba con una mente singular.
Actualmente, y gracias a ello, la Casa Goratrix sabe algo de lo que ocurre en la capilla de Colonia. Por supuesto, ha de infiltrarse primero a través de la pluma envidiosa de un viejo testarudo bobalicón, aunque la información, es información.

Jean Furneaux, el Prodigio
Tremere de 11ª generación, chiquillo de Tania Caboche
Naturaleza: Tirano
Conducta: Precavido
Abrazo: 1194
Edad aparente: Poco más de 20
Jean es una rareza entre los miembros de la Casa Goratrix. Fue Abrazado en la facción, no fuera de ella. Trasladado al clan como ayudante de su sire, Jean cree que su Abrazo fue un experimento en sí. Tras ser instruido en la historia de su cofradía, sumó dos y dos y surgió con la idea de que con su Abrazo se pretendía realizar una mejora de la práctica común. Al fin ser percató de que estaba equivocado y no era diferente de cualquier otro Cainita, aunque eso sólo se debía a que el experimento no funcionó.
Jean acertó en sus sospechas, pero no del todo. Tras extraérsele la sangre en un caldero, la sire de Jean empleó su magia de sangre para transferirla de vuelta a su cuerpo. No debería haber funcionado; no impregnó la sangre y se la traspasó por el método normal, ni se la transfirió taumatúrgicamente. Tania sospechó que la magia que utilizó para desplazar la sangre desde el caldero hasta las venas de Jean, también tomó la esencia de su sangre (pero no su componente física), convirtiéndola en vitae “vampírica”, al haberla usado como medio mágico. Fue un nuevo descubrimiento, aunque hasta ahora no se ha vuelto a repetir con éxito.
En cualquier caso, Jean es un miembro de la Casa Goratrix sólo a fuerza de Abrazo. No se preocupa por la precaria facción, pero es lo mejor que le ha ocurrido desde su renacimiento, que ya es decir mucho. Si encuentra algo mejor, lo aprovechará, pero tendrán que ofrecerle algo que deje atrás sus obligaciones. Después de todo, está aprendiendo a realizar milagros, algo que merece la pena.