Causas de la Revolucion Anarquista

La sociedad Cainita fue extremadamente jerárquica, reglada por antiguos inmortales quienes consideraban indefectiblemente a sus pequeños como simples extensiones de su voluntad y poder.

• El Quiebre Generacional
• La Muerte Negra
• Guerras Mortales y Mercenarios
• La Inquisicion
• La Reforma
• La Tradicion del dominio


El Quiebre Generacional
La sociedad Cainita fue extremadamente jerárquica, reglada por antiguos inmortales quienes consideraban indefectiblemente a sus pequeños como simples extensiones de su voluntad y poder más que como a seres individuales en su propio derecho. En la sociedad mortal, donde el tiempo y la edad lleva progresivamente a la generación más joven al poder, uno solamente tenía que esperar y convivir con los antiguos. En la sociedad Cainita, sin embargo, tal cosa no pasaba. Para un Cainita recién abrazado quien bien podría haber sido un mortal con mucho prestigio, ser tratado como un simple servidor era lo suficientemente malo. Pero luego de un siglo de recibir ese trato, la situación se volvió intolerable.

Los Tzimisce fueron sin duda, los peores ofensores, usando la sangre y los huesos tanto como su dura y calculadora crueldad para imponer su voluntad sobre sus descendientes, particularmente durante su larga y sangrienta guerra con los Tremere. Pero también otros clanes tenían el hábito de mantener a sus pequeños bajo un control absoluto – Los Toreador, Ventrue y Lasombra tenían inquebrantables tradiciones de “familia” las cuales producían Antiguos quienes generalmente consideraban a sus descendientes como, una posesión de dominio mas que como el futuro, y a veces los utilizaban imprudentemente en sus luchas por la dominación.

Hasta los Brujah, a pesar de su Filosofía de la Igualdad, estaban a menudo solamente dispuestos a extender esa Igualdad a otros de su misma generación o de generación más alta– los pequeños no estaban listos aun (y probablemente nunca lo estarían) para tales privilegios. La situación también estaba afectada por otros factores, los cuales comenzaron a agravarse a principios del siglo 14, ambas poblaciones –Humana y Cainita- remontaron vuelo y; como los conflictos entre los Cainitas se volvieron cada vez más y más efusivos, ellos pelearon no solo con ejércitos mortales, sino que lo hicieron con su progenitura también.

La Muerte Negra
La Muerte Negra (siglo 14) que ultrajó a la población y a las sucias ciudades de la Europa medieval tuvieron un efecto devastador sobre la economía, la política, y la psiquis, de los mortales. De pronto, los mortales, quienes habían sido demasiado abundantes estaban muriendo de a cientos; y mientras los Cainitas no estaban directamente afectados por la plaga, la escasez de recipientes de los cuales alimentarse, desesperó cada y frío falto de latidos corazón. Antiguas rivalidades resurgieron, a medida que los Cainitas competían por los territorios y las poblaciones saludables (cuando estas podían encontrarse),y echaban la culpa a las plagas de que todos y todo lo que ellos poseían se desmoronara por la desconfianza y el miedo. Por esto, los Cainitas también se sentían victimas de la plaga, aunque en menor medida.

Aquellos que fueron expulsados de sus dominios, se volvieron solitarios que mendigaban ante los viajeros o los campesinos, siguiendo compañías de mercenarios, o intentando desterrar a otros Cainitas que aún poseían sus dominios con una población saludable. – a veces llevando la maldita enfermedad con ellos. Los Nosferatu, en particular, eran considerados los portadores de la plaga (y la acusación no estaba errada, ya que también les contagiaban a las “mascotas” la lepra como segunda opción), por eso eran destruidos a menudo y sin piedad donde se los encontraba; aún los cultos Capadocios, estaban aterrados por el miedo y la superstición. Esos mismos Cainitas que conservaban sus posesiones, se volvieron demasiado severos y mas estrictos patrullando sus límites, y raramente daban la bienvenida a los “turistas” que llegaban en los periodos de visita de un año y un día (si en verdad honoraban la tradición de la hospitalidad del todo).

Guerras Mortales y Mercenarios
Los siglos catorce y quince fueron característicos por guerras, las cuales estaban combatidas (particularmente en Italia) casi exclusivamente por mercenarios pagos. De hecho, el uso de mercenarios alentaba a las guerras porque era casi imposible controlar a tantos hombres armados sin nada que hacer y sin ingresos regulares más allá de los saqueos a menos que hubiese una guerra a la cual mandarlos. Los Mercenarios fueron también notorios por cambiar de bando fácilmente en medio de un conflicto cuando se presentaba una mejor paga, y desde que entraron en el negocio de la guerra por dinero, estaban menos interesados en ganar que en permanecer con vida para rescates y botines, y pelear otro nuevo día.

Los Cainitas naturalmente, también hacías uso de estas compañías, tanto como empleadores o como maestros – la carrera de oficial mercenario, con las elementales y obvias precauciones, era ideal para ambiciosos jóvenes Cainitas de un frente marcial, y no ofrecía escasez de oportunidades de ganancias (particularmente con recompensas a prisioneros demasiado pobres o quebrados por ser peor el problema que el rescate). El cobertor de la guerra también se volvió un cobertor para el uso de otras fuerzas de la muerte – Los Assamitas – cuando el conflicto entre dos ciudades se volvía un conflicto de competencia entre Lores Cainitas también. Los Assamitas eran, de hecho, un arma tan efectiva, que una de las primeras cosas que la Camarilla hizo para evitar que progresaran, fue buscar una forma a través de la cual el clan de los asesinos pudiera ser neutralizado para siempre..

La Inquisicion
Actualmente La Inquisición es mucho menos que un factor en la actual Rebelión que en la Camarilla. A los Antiguos les gustaría tener a sus pequeños pensando mas en los peores excesos de la inquisición; que eran de hecho, una reacción por a la formación de la Camarilla más que un factor en su organización. La Inquisición comenzó como un arma de disciplina de la Iglesia para convertir o destruir a los herejes, aquellos cuya visión de la fe los alejaba de lo que la Iglesia consideraba un cristiano propiamente doctrinario y, los mas importante, los conducía negar la autoridad teológica y temporal de la Iglesia Organizada. Particularmente esa persona merecía un líder, el Papa. El hecho de que los Lasombra hayan tenido amplia influencia sobre le Papado y la Iglesia, y que algunos movimientos heréticos que la Inquisición fue enviada a investigar estaban encubiertamente respaldados por los Brujah o Toreador anarquistas para debilitar o terminar con el monopolio de la Iglesia, tenía menor consideración en la mente de la población europea. Le fue muy fácil a la facción Lasombra manipular a la Iglesia para que entrara en acción

La Reforma
La Reforma Protestante tomo “algo” por sorpresa al clan Brujah. La mayoría de los Cainitas tendían a ver a la Iglesia como un poder secular, manipulado por las sombrías manos del clan Lasombra, algo corruptas, pero no tanto como las manos de condes o los príncipes de la corte. Lo que habían olvidado, era el poder absoluto de la fe, particularmente en manos de los que poseían mucha voluntad como los sacerdotes carismáticos y privilegiados como Martín Lutero. Y en la Reformación, ya sea manejados por hombres o por el ferviente deseo de un rey de divorciarse de su esposa, los Ventrue, y Brujah vieron una posibilidad de quebrar el monopolio del Magisterio en la Iglesia de una vez por todas.

La Inquisición se convirtió en el arma primaria de la retribución Lasombra, y su primordial equivocación mandando al poder de la Iglesia en contra de otros Cainitas, ellos rompieron guanín de las más antiguas tradiciones entre los vampiros– traicionaron a los de su misma clase. Ninguna otra acción podría haber unido mas a los clanes de vampiros que estaban del otro en su contra. Teniendo a los Lasombra moviéndose simplemente alrededor de un clan o actuando en un frente más unido (imposible de concebir, dada su historia) mal que mal podían prevalecer. Pero una alianza como la de la Camarilla no tenía precedentes en la historia Cainita y los Lasombra no tuvieron conciencia del valor de tal alianza hasta que fue demasiado tarde. Aún en dirección a la Inquisición Lasombra no actuaba específicamente en concreto, ellos solamente eran cómplices de sus secuaces mortales para evitar cualquier rebelión de su parte, pero los inmortales estaban alentando tal traición del rebaño de la Iglesia. Una verdad no siempre contada por los historiadores de La Camarilla es que Lasombra eran solo un medio fácil para utilizar la Inquisición en contra de ellos mismos y también en contra de otros clanes, y que originariamente solo había unos pocos Lasombra en la Camarilla.

La Tradicion del Dominio
Sin embargo, La Camarilla también violó la tradición más antigua de Caín – cuando intentaron imponer su interpretación de las tradiciones, las reglas del Concilio Interno (y los mas importante los Justicars), y su doctrina de la Mascarada sobre todos los Cainitas, aun aquellos que no habían formado originalmente parte de la Convención de las Espinas. Esta era la mayor violación de una de las mas antiguas tradiciones conocidas por los Cainitas, la soberanía del Dominio, la interferencia de un antiguo en los asuntos de otro. Este frente era mas de lo que – o intentar pasar por alto- particularmente los Tzimisce, cuya libertad del control de sus antiguos había sido tan difícil de obtener como para entregársela a extraños, y cuya conexión del alma con su tierra madre era casi una religión de todos modos. Y el orgullo Lasombra, quienes se habían considerado por mucho tiempo la verdadera aristocracia de los vampiros, nunca permitirían ni en un millón de años a un simple Brujah o Ventrue como manejar sus asuntos.

Traducido por Queen of the Damned traductora oficial de Secretos Oscuros.