Chu-Jung

Apasionados y despiertos de mente, los chu jung son los maestros de la estrategia, tanto en el campo de batalla como en los salones de la intriga. Son una fuerza poderosa dentro del Ministerio del Fuego (Hou Fu), y veneran al sur, al verano, al color rojo y a la apariencia de propiedad. Los chu jung son también una fuerza de Yang mayor, siempre en movimiento. Son los encargados de proteger los volcanes, los templos del fuego y a los bomberos mortales.

 

Al igual que a los chu-ih-yu, a los chu jung les gusta pronunciar juicios sobre otros, pero no cabe duda de que no son tan imparciales como sus camaradas. Los Chu Jung son más dados a dar una imagen educada y a complacer al mayor número posible de gente en lugar de pronunciar juicios completamente objetivos. Les encanta forzar las reglas sin llegar a romperlas, por lo que constituyen una fuerza importante en los cambios de la sociedad hsien. Por ejemplo, si un chu jung quiere alterar un precedente, no escatimará en tiempo y esfuerzo como sea necesario para demostrar que su idea revolucionaria es perfectamente legal y correcta, incluso si resulta escandalosa.

Tanto en el campo de batalla como en el tribunal local, los chu jung destacan en el campo de la estrategia. Les encanta tener visión de futuro y considerar todas las posibilidades. Lo que es más, muchos son adeptos de las situaciones sociales. Se muestran agradables y amistosos con casi todo el mundo. La aguda percepción de los chu jung es legendaria. Ven con los ojos, pero también con el corazón. No es prudente hacer apuestas con un chu jung en una partida de mah jongg (N. del T.: Juego tradicional chino cuyo objetivo consiste en eliminar todas las fichas de un tablero), o sobre el resultado de una guerra.

El inconveniente de los chu jung es su ánimo irritable. Son fáciles de enfurecer, especialmente si se les insulta, y nunca contienen su furia. Más de un chu jung ha sufrido un estallido de furia y más tarde se ha arrepentido de su acción imprudente. Algunos chu jung que han herido a otros hsien o incluso a los tutores humanos de los hsien-tsu se han unido a los Xian Mo con el objetivo de dirigir sus pasiones hacia la búsqueda de la iluminación.

Los hsien-tsu chu jung son criaturas entrometidas, les gusta escuchar lo que dicen sus mayores y ponerles en evidencia en situaciones comprometidas. Estos jóvenes Shinma son a menudo sabios e inteligentes para su edad, aunque también tienen berrinches cuando no se salen con la suya. Los pequeños chu jung suelen destacar en juegos que requieren memoria y energía. Suelen querer a sus padres humanos y recordarlos con cariño al llegar a la edad adulta, lo cual resulta raro entre los Shinma. Algunos hsien-tsu cuidan de sus tutores de infancia al hacerse mayores, enviando a hirayanu amistosos a contestar a las oraciones de estos.

Muchos hsien-jin chu jung mantienen también contactos con los humanos. Les gusta imitar la personalidad del alma del antiguo ocupante de su cuerpo tras en Kun Shou. Es una prueba divertida el ver durante cuánto tiempo pueden seguir con la farsa. Los hsien-jin chu jung también son amantes y compañeros apasionados, a pesar de su temperamento hosco. Suelen ser buenos líderes militares, desencadenando el fervor entre los grupos de hsien. Aunque carecen de la destreza marcial de los chu-ih-yu, suplen esta falta con un entusiasmo inagotable.

Muchos chu jung se encuentran relacionados con los Xian Mun, ya que tienen conexiones verbales cercanas. Algunos se adentran más aún en el Reino Medio, uniéndose a los Shu Shen y persiguiendo sus deseos y pasiones hasta extremos peligrosos. Entre los Yü y los Li Shen también hay un pequeño número de devotos chu jung. Muchos de estos kamuii se encuentran relacionados con el Ministerio del Fuego (Hou Fu).

Apariencia: Bajo su forma wani, la fiel del chu jung es de color rojo ardiente, y su cabello está rodeado por una nube ligera de naranja. Los chu jung suelen ser altos y elegantes, de brazos y piernas largos. Suelen vestir prendas sueltas, y sus colores predilectos son el naranja, el rojo y el ámbar. Las hembras suelen llevar elaborados tocados de oro, mientras que los varones prefieren los gorros. Al invocar la máscara de Shintai, la piel del chu jung se oscurece hasta alcanzar un siniestro color carmesí. Un halo feroz se expande hacia fuera desde la cabeza, hasta envolver todo el cuerpo del hsien. De debajo de las uñas salen pequeñas llamas azules, como aviso para los desobedientes de que sus vidas terminarán pronto debido a su insolencia.

Fortuna: Fuego.

Suerte: Los ojos del chu jung pueden atravesar la noche, el día y el corazón de los demás. Obtienen un -1 a la dificultad en sus tiradas de Percepción para poder ver o percibir.

Maldición: Para evitar pelear tras recibir un insulto, un chu jung debe hacer una tirada de Fuerza de Voluntad con una dificultad de 8. Los chu jung tienen temperamentos irritables y volátiles.

Poderes Wani: Son invulnerables al fuego, ya sea mágico o natural. Absorben automáticamente tantos niveles de daño como su Resistencia contra el fuego. El fuego no se considera agravado.

Conceptos: Bombero, político, agitador de multitudes, estratega, consejero de guerra.

Méritos y Defectos: Amor Verdadero, Venganza.

Cita: “Estoy seguro de qué algún día atravesarás las múltiples puertas del entendimiento como la lluvia a través de los pétalos de loto, pero por el momento debes pagar la apuesta que has perdido”

Estereotipos
Quon Sying, la Estrella Brillante, tiene una lengua ardiente, y expresa sus sentimientos:
Sobre los chu-ih-yu – Se llaman a sí mismos jueces, pero no tienen oídos para las palabras ocultas de los hsien o los humanos. ¿Cómo pueden tener estas criaturas el valor de decidir los destinos de otros?
Sobre los hou-chi – Delicada es la flor que se abre a merced del viento del oeste. Los hou-chi parecen demasiado alejados de las preocupaciones de los mortales, demasiado preocupados por sus propios asuntos como guardianes de la naturaleza. Esa podría ser su perdición.
Sobre los komuko – Los komuko cuentan con muchas bendiciones. Comprenden los conceptos de deseo y propiedad, humildad y orgullo. Son los mejores de todos nosotros, y todos deseamos seguir su camino.
Sobre los suijen – Los suijen a menudo intentan hacernos cargar con lo más pesado de sus complicadas tramas. Afortunadamente, para nosotros estas son tan transparentes como el río de una montaña helada.
Sobre fu hsi – Las serpientes urden historias interesantes, incluso a pesar de ser tan largas. Sin embargo, sus consejos matrimoniales se basan demasiado a menudo en la lógica y no en la pasión. Esto nos parece una paradoja.
Sobre los hanumen – ¡Esos monitos impacientes sí que saben lo que es vivir! Su risa y su entusiasmo por las Diez Mil Cosas son un ejemplo para todos nosotros.
Sobre los heng po – Los heng po son verdaderamente listos. Son aliados valiosos para buscar objetos y personas perdidos. Sin embargo, les gusta demasiado estirar la verdad.
Sobre los nyan – Esos gatos no se preocupan verdaderamente por nadie más que por sí mismos. Su pasión es encomiable, pero deben aprender el delicado arte de la sutileza.
Sobre los tanuki – Algunos Shinma dicen que nosotros somos hoscos. Les recomendaría que fuesen a hablar con los tanuki. Por lo menos nosotros tenemos los modales suficientes como para respetar a los demás. Los tanuki realmente no sienten respeto por nadie.
Sobre los waigoren – He oído historias de que algunos miembros de la Estirpe desean apasionadamente igualarnos. ¿Seremos sus amigos o sus rivales? Antes o después lo sabremos