Ciudades y asentamientos del Este III

Transilvania Nocturno: Ciudades y asentamientos del Este III (BOHEMIA II)

Muerde hambriento el paisaje y digiérelo, envuélvelo en cada gota de su sangre.

— Antonin Slaviceck, un artista de Praga

ACRÓPOLIS DE VYSEHRAD

Este boscoso saliente de piedra cae en su cara oriental hasta formar una pared a lo largo del río. En lo alto se alza Vysehrad, el segundo bastión fortificado de Praga. Los muros serpentean acantilado abajo, y la roca está llena de cuevas conectadas mediante túneles y salas labrados en la piedra. Originalmente de ladrillo, el castillo ha recibido después una capa de piedra cortada. Aunque se usaba como residencia y corte durante el siglo XI, partes del viejo castillo están ahora en ruinas. Un decreto del Príncipe Rudolf prohibe la entrada de Cainitas, lo que ha despertado el interés de unos cuantos. Una rama de la familia Premysl vive todavía allí, y son los responsables directos de cuidar de la Tzimisce Shaagra en su letargo. Extrañas luces y sonidos, gemidos y desapariciones han sido denunciados en la vecindad, llevando a muchos ciudadanos a pensar que Vysehrad está embrujado. Otros murmuran que los miembros “locos” de la familia han sido encerrados en Vysehrad para que no puedan causar daño al resto de Praga. Hay quien dice que los Premysl adoran al demonio en horribles ritos, comiendo carne humana, bebiendo sangre y sacrificando niños que los judíos raptan y les venden. La gente tiembla de miedo y asco cuando la sombra del castillo cae sobre ella: se dice que esa sombra puede hacer que su víctima se vuelva loca y eche espuma por la boca.

Curiosamente, este castillo del terror comparte espacio con tres lugares sagrados: la Basílica de San Lorenzo, la iglesia de agujas gemelas de San Pedio y San Pablo, y la pequeña Rotonda de San Martín, de estilo románico.

LA CIUDAD NUEVA

A duras penas merecedora del nombre de “ciudad”, abarca tres plazas del mercado y las grandes planicies de los alrededores. Hay poca cosa aparte de un mercado de caballos algunos herreros, carreteros, curtidoras y cerveceros. Un soplador de vidrio acaba de llegar aquí; sus creaciones, conocidas tomo cristal de Bohemia, tienen mucha demanda. Unas pocas casas solitarias se aventuran en la noche fuera de la ciudad fortificada, pero la mayoría de los que trabajan en la Ciudad Nueva se retiran a sus hogares en la Vieja antes de que oscurezca. El Príncipe Rudolf Brandl espera convertir la zona en el nuevo centro del comercio en Praga, con el fin de socavar el poder de sus amos Premysl y la Brujah Ecaterina, que está acumulando influencia en la Ciudad Vieja. Recientemente han llegado a Praga arquitectos y trabajadores franceses, en busca de nuevos campos para su talento. Están construyendo una gloriosa iglesia, la de laSanta Virgen, con el patrocinio del Rey Otakar I: las novedosas técnicas arquitectónicas del estilo gótico permitirán “alcanzar el mismo cielo”. La iglesia ocupará un lugar de honor, a lo largo de un lado completo de la plaza central del mercado. Adulado por las afirmaciones del Príncipe Rudolf de que la ciudad sólo puede ser guiada por un líder fuerte y comprometido, Otakar ha diseñado unas nuevas calles amplias y rectas que saldrán desde los mercados centrales. Si sus planes se llevan a cabo, la Ciudad Nueva puede llegar a convertirsealgún día en un centro de arte y belleza.

MÁS ALLÁ DE LAS MURALLAS

Los Gangrel acechan en los bosques, y los Lupinos infestan estas tierras, despedazando a cualquier Cainita o humano. Los Gangrel, furiosos por la invasión humana de tierras que reclaman como suyas, persignen a cualquier vampiro que entre en el bosque. Mientras los Lupinos se limitan a matar a los Cainitas, los Gangrel se alimentan de vitae Cainita para hacerse más fuertes y así algún día poder arrasar la ciudad y recuperar la tierra. Al oeste del Pequeño Barrio se alza la Colina de Petrin. De más de 300 metros de altura, se usaba como lugar de sacrificios al dios eslavo Perun, Está cubierta por un espeso bosque, y su lado sur se encuentra bajo el control de Garinol Cappadocius, que ha construido un monasterio allí. Rodeado bosques de carpes, robles, arces, hayas y castaños, el monasterio alberga a varios hermanos mortales que han excavado viñas y huertos bajo la sencilla casa capitular. En el oscuro bosque crecen muchos hongos, proporcionando los ingredientes para medicinas, venenos y pótenles narcóticos. Tras las salvajes incursiones de los Lupinos contra el monasterio, los monjes han plantado acónito en amplias zonas sombreadas en romo a sus campos y su morada. Las flores púrpura del acónito, reforzadas por la magia de la tierra, protegen el lugar de los ataques Lupinos

POLÍTICA Y RELIGIÓN

Bohemia lucha por conservar su autonomía a pesar de las presiones y alianzas del imperio. Aunque es parte del Sacro Imperio Romano, Bohemia sigue estando vista como una especie de extraña en los asuntos europeos. Las sospechas de que aún sigue un estilo de vida bárbaro bajo su fachada civilizada impiden que el reino sea aceptado del todo en Europa Occidental. Irónicamente, Europa tiene razón.

Dependiente del comercio con Occidente, Praga debe atraer y conservar a todos los mercaderes que pueda. Muchos comerciantes alemanes se han establecido en la ciudad, entre sus más numerosos colegas eslavos. Se permite a los judíos tener sus propios establecimientos mientras se mantengan en el gueto y paguen impuestos a la corona. Aunque originalmente los alemanes debían pagar un diezmo por el privilegio de comerciar en la ciudad, los mercaderes organizaron un bloqueo en el año 1176, forzando concesiones por parte de la corona. La Iglesia Católica Romana es la religión oficial, pero a pesar de las numerosas iglesias de Praga, la ciudad sigue siendo un foco de paganismo. Varias sectas heréticas celebran sus ritos en lugares ocultos, o simplemente en las afueras. Misioneros orientales acuden en secreto a Praga para reunirse con mercaderes influyentes, intentando recuperar la ciudad para la Iglesia Ortodoxa. Aunquelos judíos están protegidos por orden de la corona, las agresiones y palizas son muy frecuentes dentro y fuera del gueto. Muchas personas (por lo demás inteligentes) creen que los judíos comen niños o celebranmisas negras. Por desgracia, estas creencias son fomentadas por las prácticas alimenticias de Josef Zvi, el Nosferatu que reside en el Barrio Judío. Incluso quienes no dan crédito a estas historias piensan que los judíos son los responsables de la muerte de Cristo. A pesar de la influencia del príncipe títere Ventrue, la gente es curiosamente independiente y librepensadora. La universidad ha atraído a estudiosos que extienden nuevas filosofías (y en el siglo XV tendrá como rector a Jan Hus, el clérigo reformista reverenciado en toda Bohemia.). No obstante, cuando cae la noche y las oscuras calles están casi desiertas, la gente de Praga se lo piensa das veces antes de dejar la seguridad del hogar.

VIDA EN LA CIUDAD

Como muchas ciudades, Praga despierta al amanecer y se cierra al crepúsculo. Las tiendas abren sus puertas y exhiben sus mercancías en cuanto sale el sol. Los campesinos salen hacia los campos en el exterior de la ciudad justo antes del amanecer, tras un desayuno de grano salcochado o pan y manteca acompañado de cerveza nueva, vino agrio o leche con miel. Los cuentos de terrores nocturnos impiden a la mayoría de los residentes aventurarse a solas por las calles incluso en los pocos minutos de falso amanecer. Los artesanos comienzan su jornada casi igual de temprano, levantándose y preparando el trabajo del día. Los panaderos llevan ya algunas horas en pie, tropezando en la oscuridad para encender sus hornos y cocer la masa, y el olor del pan recién hecho saluda al día. Las amas de casa barren y limpian sus hogares mientras las mujeres más jóvenes van a lavar ropa a la Isla de Kampa. Las campanas doblan por toda la ciudad, llamando a misa a los fíeles. Carros tirados por bueyes o robustos caballos entran por las recién abiertas puertas de la Ciudad Vieja, Algunos llevan oro y plata enviados desde la ciudad de Brunn: una parte se usará en delicadas joyas y adornos, pero en su mayoría se dedicará al comercio con el resto de Europa. Otros carros transportan hierro. Barcos mercantes atracados junto al Pequeño Bario y la Ciudad Vieja descargan su mercancía o esperan la llegada del funcionario que recauda los impuestos de la ciudad. Los guardiasque han hecho la ronda nocturna exhalan suspiros de gratitud por haber sobrevivido otra noche cuando llega su relevo al amanecer. Embajadores, comerciantes, mercaderes, granjeros, vinateros, artesanos, estudiantes, sacerdotes y niños llenan las calles, apiñándose en los estrechos y retorcidos callejones entre las plazas, Un hombre dejado durante la noche en la picota es encontrado muerto, con la cara blanca como el yeso y una pequeña gota de sangre en la camisa. Algunos susurran que ha sido el juicio de Dios; otros dicen que el Diablo camina por las calles de Praga durante la noche. La ciudad cierra sus puertas a mediodía, mientrastodos toman su comida principal y descansan más o menos una hora. La mayoría de las tiendas cierran y los vendedores de los mercados cubren sus puestos, pagando a los niños para que vigilen su mercancía o dejando a sus aprendices de guardia. Cuando cae la noche, casi todos se retiran a sus hogares. Las luces se apagan tras una frugal cena, y los habitantes de la ciudad duermen tras ventanas cerradas y puertas bien atrancadas.

Varias festividades religiosas rompen la rutina diaria a lo largo del año, y muchas actividades se interrumpen durante el invierno. La gente que vive de la agricultura se dedica a otras cosas durante estos meses, tallando baúles o utensilios de madera o haciendo bordados. Pero algunas zonas permanecen despiertas durantegran parte de la noche. El castillo tiene un horario muy amplio, celebrando reuniones nocturnas con diplomáticos y peticionarios. A veces hay elaborados banquetes, y las luces se mantienen encendidas casi toda la noche. Es más, muchos miembros de la familia Premysl se mueven durante las horas de oscuridad, visitando lugares de malareputación (bares, burdeles y garitos de juego). Algunos dicen que celebran ritos heréticos. Mucha gente lo atribuyea la excentricidad de la familia; pocos creen que el rey mismo se dedique a esos pasatiempos. Vysehrad tiene una reputación particularmente maligna.

Los ciudadanos han acabado por acostumbrarse a ver y oír cosas extrañas desde la fortaleza a todas horas, y otros puntos de la ciudad tienen su parte de luces y ruidos misteriosos. Muchos creen que se trata de cultos que se reúnen cuando todos están en la cama. Un edificioen un pequeño callejón de Hradcany tiene también un horario nocturno, aunque esta discreta capilla Tremere procura evitar que los vecinos vean luz en sus ventanas. Unas pocas posadas reciben a los viajeros tardíos,la más notable es la de los Cuatro Venados, cerca de los muros de la Ciudad Vieja. Los viajeros deben demostrar a los guardias de la puerta que son inofensivos. De lo contrario, habrán de esperar fuera hasta lamañana. Algunos no están cuando se levantan las brumas de la mañana, y los susurros de vampyrs, hombres lobo y demonios siguen a estas desapariciones como cuervos de tormenta.

GENTE

Praga es ostensiblemente una ciudad libre tanto para Cainitas como para mortales. Todos son bienvenidos mientras obedezcan las leyes del rey (y del príncipe). La ciudad es un floreciente centro del comercio y goza de renombre por su recién construida universidad… pero por debajo de eso, Praga conserva una reputación de maldad. Ya sea el resultado de los trabajos de los alquimistas en su búsqueda de los secretos del oro y el elixir de la vida, o del nebuloso pero reconocible ambiente de corrupción engendrado por la familia Premysl, Praga atrae a una extraña colección de mortales, Cainitas y otras criaturas. Aquí puede encontrarse casi a cualquiera.

MORTALES

Otakar I: Posiblemente, el mortal más importante de Praga sea el Rey Otakar Premysl, que gobierna desde el Castillo de Praga. Como primer rey reconocido de los checos, gobernante de Bohemia y Praga, sus decisiones afectan no sólo a la ciudad, sino también a otras partes del Sacro Imperio Romano. Aunque proliferan los rumores sobre las excentricidades de la familia, nadie habla abiertamente en contra del rey. Los principales objetivos de Otakar son mantener vivo el comercio en su reino y poner coto a la avaricia del Imperio, que pretende socavar la independencia de Bohemia: su último movimiento ha sido intentar que el Arzobispo de Praga (un miembro de la familia Premysl) fuese declarado inepto para el cargo. Otakar es ambicioso; pretende nada menos que conseguir que Praga asuma la posición de ciudad más importante del Sacro Imperio Romano. Nada, ni siquiera las perversiones de su familia o sus amos Cainitas, se interpondrá entre el rey y su objetivo. Con este fin, procura minimizar la intervención de Libussa y su ama en Letargo. Otakar es inteligente y está al tanto de los moradores nocturnos de la ciudad; los Cainitas que desdeñen al rey como “meramente otro mortal” pueden sufrir un mal despertar.

Libussa: Difícilmente sigue siendo una “mortal”. Habiendo simulado su muerte siglos atrás, Libussa sigue siendo la atenta servidora y ghoul de la Tzimisce Shaagra. Increíblemente fuerte tras siglos de alimentarse de la Matusalén dormida, es un poder de importancia tras el trono. Las luchas entre Libussa y el irritantemente voluntarioso Otakar se reflejan en los actos de los Premysl. Libussa cree, como la mayor parte de su familia, que podría derrotar a muchos Cainitas. A veces recorre las calles (ocasionalmente de día, pero conmás frecuencia de noche): pálida como la luna, con un pelo rubio pajizo que le llega hasta la cintura, es posible encontrarla en cualquier parte, atenta al latido de la ciudad. Si alguien amenazase a Shaagra, ella lo sabría de inmediato. Los aparecidos Premysl, siguiendo órdenes de Libussa, apresan a todos los Tremere que encuentran en la ciudad para alimentar con ellos a su Matusalén, que muestra signos de estar despertando.

Rabino Mordecai ben Judah: Un líder de la comunidad del Barrio Judío. Cabalista y magus, el rabino Ben Judah es también el creador del golem, una criatura humanoide de gran fuerza. Aunque no está afiliado a ninguna tradición mágica, Mordecai sabe que hay otros magos en la ciudad. Está especialmente preocupado desde su descubrimiento de que algunos miembros de la Casa Tremere de la Orden de Hermes parecen haberse convertido en “no muertos”. Interesado ante todo por la seguridad del Barrio Judío, esta considerando la idea de hablar con el rey acerca de estos vampyrs. Mientras tanto, protege su propia casa,poniendo ajo en puertas y ventanas y esparciendo sal en los alféizares.

Grand Prior Pierre de Varreau: Líder de la Orden de San Juan en Praga, este caballero francés ha viajado a Tierra Santa y ha recorrido gran parte de Europa Occidental. Un curtido veterano, el sorprendentemente educado de Varreau se toma muy en serio la misión del monasterio de vigilar la ribera izquierda de Praga.

Insiste en la práctica regular con las armas para mantener en forma a sus hombres, y envía patrullas por el Pequeño Barrio para asegurar la paz. Un hombre con Fe Verdadera (como unos pocos otros bajo su mando), tiene la facultad de aparecer allí donde hay problemas. Incluso se sabe que ha llegado a dirigir contingentes armados a través de las calles tras el crepúsculo, en respuesta a extraños ruidos y gritos. Los caballeros bajo sus órdenes son los verdaderos gobernantes del Pequeño Barrio.

Deja un comentario