Clan Salubri Segunda Parte

Aun tenemos mas para darte, la investigación continuo y aquí te pasamos todo acerca de ellos. Sus estrategias, sus peleas y su historia, de la mas interesante.

Acerca de los Salubri

Fuerza e Influencia
Por el momento, la fuerza del clan a menguado hasta casi desaparecer, salvo por algunos puntos aislados. Pero antes de que diese comienzo a la persecución, los Salubri solían ser tenidos en gran estima en cualquier Dominio que residiesen. El príncipe tan afortunado como para tener a uno de ellos en su corte podía hacer gran uso de este recurso. Unos pocos siguen gozando de la protección de sus cortes, pero la mayoría han tenido que huir de la persecución Tremere. Sus dones sanadora y estudios del misticismo son sus mejores bazas para negociar. Por otra parte, se cuentan entre los que mas posibilidades tienen de recordar o saber acerca de las noches de antaño en las antiguas ciudades.
Supuestamente, los verdaderos guerreros cayeron todos en guerra contra los Baali. Un nuevo Salubri puede optar por el camino del guerrero sagrado, pero deberá buscar maestro que le instruya en los usos alternativos de la Disciplina de Valeren. Se cree que el Códice de Samiel, un testimonio escrito del credo y la vida del primero y mas grande de los guerreros Salubri y el camino seguido por estos, desapareció hace mucho. La Via Caeli o la Via Equitum son aceptadas como sustitutas para el momento, pero no se considera al Salubri como un verdadero paladín del Clan hasta que no lee el Códice de Samiel y consagra su no vida a la enseñanza.

Organizacion
A pesar de su dispersión, muchos miembros del clan procuran mantenerse al tanto de quienes sobreviven. Varios monasterios, conventos, hosterías, asentamientos judíos, caravanas de gitanos y puestos de avanzada árabes se han convertido en ignorantes “buzones” en el camino de los Cíclopes. En alguna parte de estos lugares hay una pared con un mensaje continuado (normalmente escrito en lengua de la Segunda Ciudad), al que cada Salubri de paso contribuye con una línea acerca de su estado y notas sobre quienes sabe que ha muerto.
Preocupados por evitar que sus estudios sobre misticismo desaparezcan con ellos, varios Salubri se han establecido entre las así llamadas sectas heréticas, como los Maniqueos o los Waldenses. Aquí se dedican a la enseñanza y la curación a cambio de refugio. Varias doctrinas Salubri se han abierto paso hasta el pensamiento mortal por este camino.
Algunos jóvenes Salubri, especialmente neonatos cuyos sires han muerto o desaparecido, han empezado a formar grupos, buscando la seguridad en el numero. Se desanima esta táctica lo mas posible, pues solo sirve para facilitar la matanza.

Practicas Habituales
Muchos Salubri se muestran reacios a Abrazar a nadie en esta época, no queriendo llevar mas progenie a un mundo en el que la existencia es tan precaria. Pero unos pocos lo han hecho, y esos neonatos reciben sus lecciones de supervivencia sobre la marcha. Algunos nuevos chiquillos han despertado tras un día de descanso para descubrir que su sire ha muerto o se ha marchado, lo que esta originando un desarrollo de “nada o húndete” en el clan. Igualmente, los nuevos Salubri describen una extravagante diablerie ritual, en la que el sire ordena al chiquillo que lo diablerice, asegurándose así de que su generación sea lo bastante baja para permitirle sobrevivir. Por ahora, no ha habido mas que incidentes aislados, pero la práctica parece estar empezando a generalizarse. Alcanzar la Golconda y ayudar a los demás es una tarea siempre presente, y los Salubri le enseñan la base a sus chiquillos casi de inmediato. La perdida de antiguos se traduce inevitablemente en una perdida de conocimientos esenciales, y muchos jóvenes Salubri se ven obligados a mantenerse a flote con lo poco que han aprendido.
La persecución ha provocado muchos cambios en numerosos Salubri. Muchos vampiros consideran al clan en general como pacifico, lo que ha resultado en la protección de los aliados y la matanza por parte de sus enemigos. Pero no todos los Salubris se han resignado al martirio en compañía de su líder: unos pocos han rechazado el pacifismo considerándolo la causa de la muerte de Saulot, y devuelven su enemistad a los Tremere multiplicada por cien. Estos Ángeles vengadores acechan en los bosques, buscando refugios, capillas Tremere y matando a los Usurpadores que encuentran con una rabia que ha hecho temblar a mas de un Brujah. Algunos se han retirado a la seguridad de los túmulos funerarios y las catacumbas en prolongados letargos, con la ayuda de sus aliados los Capadocios. Otros cultivan contactos entre otros cainitas para atacar a los Tremere, o se concentran en hacerse pasar por humanos, con diversos grados de éxito. Los restantes han optado sencillamente por centrarse en la supervivencia. Ocurra lo que ocurra y por cualquier medio.

Inquietudes
La supervivencia es la principal preocupación de los Salubri por el momento, pero hay cuestiones que también reclaman su atención. Algunos Cíclopes intentan seguir empleando sus dones curativos. Todos los miembros del clan comparten la preocupación por como los Tremere pudieron matar a su líder, y las sospechas acerca de una ayuda exterior son un tema recurrente en las conversaciones entre los Salubri que consigue reunirse. Varios han encontrado refugio entre judíos, musulmanes y las así llamadas sectas heréticas, donde suelen ser bienvenidos. Las recientes matanzas y persecuciones que han sufrido estos grupos van en aumento, y los Salubri temen estar poniendo en peligro a sus anfitriones.
Con tantos de ellos cayendo en la rabia para seguir con vida, los demás temen que estos vampiros furiosos puedan perderse la Golconda. Hacen todo lo posible por avivarse la esperanza unos a otros, pues la furia y la desesperación provocan mas penalidades para su linaje. A pesar de su miedo los Salubri se esfuerzan por mantener elevado el espíritu: encontrarse con otro miembro del clan vivo es motivo para una discreta celebración.