Corte, Feudos e Intriga

Los monarcas, señores y príncipes en guerra en la Europa medieval Oscura existen dentro de un complejo sistema de lealtades y juramentos de vasallaje. Aunque muchos de los dominios monárquicos son semejantes a naciones mortales, las cosas son mucho más flexibles noche tras noche.No todos los príncipes en una región juran vasallaje a un mismo señor o incluso al mismo monarca, por ejemplo. Los siguientes son los dominios monárquicos vampíricos más destacados, pero hay muchos otros extendidos por toda Europa y el resto del mundo conocido.

Los Feudos de la Cruz Negra.

Monarca: Alto señor Hardestadt (Ventrue de 5ª generación)
Vasallos destacados: Herr Jürgen (ventrue de 6ª generación, Magdenburgo), Julia Antasia (Ventrue de 5ª generación, Frankfurt)
Dominios clave: Magdenburgo (y áreas al este), Colonia, Munich, Leipzig y diversos feudos a lo largo del río Rin y los Alpes del norte (principalmente Baviera).

Los Feudos de la Cruz negra han sido durante largo tiempo bastiones del feudalismo Cainita. Aunque vastos bosques (de los que se rumorea que son el hogar de feroces lupinos) separan los feudos, Hardestadt y sus señores mantienen su dominio con mano férrea. A pesar del hecho de que el Sacro Imperio Romano está en declive, sigue siendo próspero. Tampoco escasean los conflictos. Con regularidad predecible, los nobles del Sacro Imperio Romano escaramuzan los unos con los otros y con su emperador, a menudo dejando patente las maquinaciones de la corte de Hardestadt. En los últimos años, el Monarca Negro, como Hardestadt es conocido, ha ordenado a sus vasallos que no se descubran a sí mismos ni su naturaleza entre los mortales, haciendo cumplir el silencio de la sangre con la amenaza de la muerte definitiva. Esta proclama a causado que varios cainitas abandonen las ciudades bajo la bandera de la Cruz Negra, pero aquellos que han permanecido han descubierto que el secreto funciona mejor que el control abierto.

Aunque la corte está firmemente en manos de Hardestadt, Herr Jürgen destaca como el más influyente de sus señores. Sus recientes incursiones en el este (trasladando su corte a Magdenburgo) y sus frecuentes choques con los Vaividas Tzimisce le han convertido a él y sus vasallos en el centro de atención.

Utilizando sus lazos con los Caballeros Teutónicos y la Orden Livonia, se ha embarcado en una campaña para ganar el este a los Demonios. Jürgen sufrió un revés hace cinco años, cuando se vio forzado a retirarse después de la Batalla de Tuzföld en Transilvania contra el Vaivoda Rustovitch. Sin embargo, la llegada de la Cainita bizantina Myca Vykos, ahora un señor bajo el Dracon, limitó la victoria de Rustovitch e hizo terminar el primer choque Ventrue – Tzimiace en tablas.

En la actualidad, los Feudos de la Cruz Negra afrontan numerosos problemas. Los conflictos entre Roma y el sacro Imperio Romano continúan llevando a enfrentamientos entre Hardestadt y los señores Lasombra de Italia.
Al este, Jürgen está avanzando con sus fuerzan en las tierras paganas de Prusia y Livonia, enfrentándose a los Tzimisce y a otros enemigos. Además, la progenie Húngara de los Ventrue conocida como los Arpad ha mantenido tercamente su independencia de la Cruz Negra y tienen sus propios planes en marcha en Transilvana. Bohemia es también una causa de preocupación pues Sarga, un antiguo Tzimisce de gran poder, se mueve en la sombra para avanzar el oeste de Alemania.

Las Baronias de Avalon.

Monarca: Mitras (Ventrue de la 4ª generación, Príncipe de Londres)
Vasallos destacados: Barón Stephen (Ventrue de 5ª generación, Lincoln), Baron John (Ventrue de la 6ª generación, cork), Arzobispo Adrian (Toreador de 8ª generación, Canterbury), Barón Nathaniel (Bujah de 6ª generación, Carlisle), Barón Gerard le Vieux (Toreador de 8ª generación, Burdeos)
Dominios clave: Grandes extensiones de Inglaterra, partes de Escocia y el Ducado de Aquitania.

La isla de Britania está firmemente en manos de Mitras, gobernante de Londres desde las más tempranas noches de los romanos y divinidad de su propia religión (habiendo usurpado el papel de una antigua deidad persa). Sin embargo, el dominio de Mitras está organizado de forma algo diferente al de las otras cortes monárquicas.
Aunque el culto a Mitras y su influencia nunca desaparecieron del todo de la noche británica, permaneció en un profundo letargo durante seis siglos hasta que despertó en torno a la conquista normanda de 1066. Para poder restablecer su poder, Mitras llegó a acuerdos con muchos compañeros de clan normandos y otros vampiros influyentes.

Más que súbditos mansos y vasallos, son pequeños señores independientes, que pueden cambiar el destino de la Britania nocturna actuando juntos.
Reconocen a regañadientes las pretensiones de Mitras sobre Inglaterra a cambio de ciertos derechos y concesiones. La principal entre estas es que Mitras no puede levantar ni reunis ejercitos aparte de un pequeño séquito personal ( esto es un intento restringir el popular mito guerrero del que Mitras se ha revestido). Sólo a los barones les está permitido tener tropas oficiales. A cambio, los barones juran, algunos por medio de juramentos de sangre, defender Londres y a Mitras. Aunque podría parecer que pone a Mitras en una posición comprometida, en realidad es una de sus ventajas:
Ningún barón osaría atacar londres por miedo a las represalias de los otros.
Y en los 170 años que han pasado desde entonces, Mitras ha sido capaz de manipular más el sistema para sacar mayor ventaja. Muchas de las baronías mas pequeñas han caído bajo su domino al haberse unido sus barones al culto de Mitras o al haber hecho un juramento de sangre.

Solo un puñado de barones más poderosos se aproxima a Mitras en posición y pueden presentar exigencias al Monarca.

Por derecho, estos poderosos barones deberían ser condes y no duques, pero han renunciado a usar esos títulos dado que los compromisos formales de mitras son con las baronías de Britania.

Mitras es también uno de los pocos monarcas que gobiernan personalmente un dominio, recibiendo a enviados visitantes y manteniendo a raya a sus barones desde su palacio en Londres. Se sabe que ha viajado a Las Cortes del Amor en Francia, y que visita regularmente a sus hermanos Ventrue del Sacro Imperio Romano. Aunque sus enemigos son muchos, Mitras es un monarca popular que está feliz de subirse al carro de la prosperidad y estabilidad de la Inglaterra mortal mientras que otras cortes afrontan cuestiones más acuciantes.

La mayor preocupación de Mitras es el auge de los Tremere y apoya de forma extraoficial a los Tzimisce en la Guerra de la Profecía. Al hacer esto se ha enemistado con Hardestadt y Jürgen y sus planes de expansión al este, y ambas costes se han distanciado.

Aunque los Tremere han cruzado el canal de la mancha, Mitras mantiene una atenta vigilancia y sus barones restringen su influencia en cualquier lugar.
Los problemas dinásticos en Francia e Inglaterra y la pérdida de las posesiones en Normandía han vuelto tensas las relaciones antes cordiales entre Mitras y las Cortes del Amor. La situación es inestable en París empeora aún mas las cosas. La Matriarca de Francia ha establecido lazos más fuertes con Hardestadt, probablemente para consolidar su recuperación de la Gran Corte en París. También quedan baronías que albergan a vampiros druídicos llamados los Lhiannan(contra los cuales Mitras ha lichado durante siglos) y otros tipos de bandidos y enemigos.
Los problemas en Francia y el auge de los forajidos son también la raíz del malestar actual entre barones.

Aunque nadie lo dice en voz alta, algunos( es decir, los barones de Cork y Carlisle) susurran que Mitras se esta debilitando y que lleva a la corte de Avalon a la decadencia. Aunque nadie ha mencionado la palabra rebelión, el ambiente en Londres es tenso. Esta no sería la primera vez que Mitras se ha visto con un intento de golpe de estado, y está preparado.

Las Cortes del Amor.

Monarca: Matriarca Salianna (Toreador de 5ª generación)
Vasallos destacados: Isouda de Blaise (toreador de 5ª generación, Reina de Anjou y Chartres), Hélène La Juste (Toreador de 6ª generación, reina de Campaña), Etienne (Toreador de 6ª generación, Rey de Poitou), Geoffoi du Temple (Ventrue de 5ª generación, Principe de París)
Dominios Clave: Francia occidental.

Mientras que los Feudos de la Cruz Negra personifican la esencia más deura del feudalismo, las Cortes del Amor brillan con pompa y lujo. Como muchas cosas influidas por los artesanos, estas cortes funden lo politico, lo social y lo militar en un todo sin costuras. Las cortes del Amor comenzaron como un movimiento social entre Toreadores de Europa occidental inspirados por los conceptos emergentes de la caballería y sus expresiones más poéticas. En Iberia y en tierra santa, evolucionaron hacia órdenes de caballeros con la guerra contra los enemigos islámicos y la enseñanza del Camino de los Reyes. Sin embargo, en Francia se convirtieron en algo más parecido a puntos de encuentro. Se dio la bienvenida a aquellos interesados en aspectos de la caballería y éstos compitieron por la posición y el favor entre sus anfitriones Artesanos. Aquellos que probaron su valía por medio de la destreza con las armas y en la corte ganaron posición y seguidores. Estos afortunados provenían de muchos clanes, de forma más destacada de los de Alta Sangre, pero también incluían a no pocos Ravnos y Malkavian, e incluso algunos otros.
Sin embargo, tratándose de los Hijos de Caín, nada es puramente un ejercicio de sociedad. Los diversos Príncipes de Francia hallaron que los favores de las Reinas del Amor eran de gran utilidad para proteger y asegurar sus dominios y proseguir sus objetivos. Muy pronto, eses ventajas se convirtieron en un requisito necesario y las Cortes del Amor se han convertido en el más importante eje de intrigas entre los vampiros Franceses. Las reinas se habían convertido en señores de la noche, una posición reafirmada cuando Salianna, su Matriarca, se dio a conocer como la promotora de todo el sistema de sus cortes. Una chiquilla del semi-divinizado Toreador Michael Bizancio, proporcionó el centro de poder definitivo que faltaba y se convirtió en la monarca de la región.

Se rumorea que ha estado activa en Francia durante siglos, pero que se había mantenido en la sombra, quizá al estar en tablas con el Matusalén Ventrue Alexander, que gobernaba París. En efecto, poco después de la aparación de Salianna, los Toreador franceses retiraron su apoya a la así llamada Gran Corte de Alexander, aislándole hasta tal punto que se vió obligado a abandonar París en la década de 1220. Si chiquillo, Geoffroi du Temple, gobierna ahora la ciudad y ha establecido una tensa tregua con la Matriarca.

No obstante, las Cortes del Amor no son inmunes al caos de estos tiempos. La Reina Esclarmone de Tolouse, una vez leal al vasallo de la Matriarca, aprovechó la oportunidad producida por la Cruzada Albigense para romper con las Cortes del Amor y establecer su propio feudo independiente; las vez con apoyo de los Lasombre de Iberia. Salianna ve la Guerra de los Príncipes únicamente como el preludio de un conflicto mucho más devastador en el futuro, y está tratando de hacer un frente comun con el Alto señor Hardestadt y otros. A ese fin, ha enviado embajadores por todo Europa y Ultramar para encontrar prícipes dispuestos a cooperar para evitar más derramamiento de sangre.

El Mar de Sombras.

Monarca: Signore Montano (Lasombra de 4ª generación, la voz de su sire)
Vasallos destacados: Silvestre de Ruiz (Lasombra de 6ª generación, Señor de Iberia), Alfonso de Bizanco (Lasombra de 7ª generación, Príncipe de Constantinopla) Miriam bint Aisha (Lasombra de 8ª generación, Emrr de Al-Andalus), Anastasio el Gallego (Ventrue de 7ª generación, General de la Reconquista)
Dominios clave: La península Iberica, Sicilia, las islas del Mediterraneo y regiones costeras, Bizancio.

Se dice que el progenitor de los Lasombra es el más activo de los de su generación (salvo quizá el usurpador Tremere) y se cree que reside en un castillo de sombras aislado en la costa de Sicilia. Montano, su chiquillo Más antiguo, habla con untorización como uno de los monarcas de la noche Europea, llegando sus tentáculos incluso a Levante, donde su clan se halla sólidamente arraigado. Pero la principal ocupación de Montano parece ser cuidar de su sire, del que de dice que pasa la eternidad contemplando el gran Abismo de Arriman, Súmese a esto la naturaleza ambiciosa de todos los Lasombra y el hecho de que difícilmente pueden evitas que otros clanes y grupos actúen en su territorio Mediterráneo tradicional, y el tal llamado Mar de Sombras es desde luego tempestuoso.

En los últimos siglos, el cisma más grande ha sido la Reconquista en la Sombra, el esfuerzo de los Lasombra cristianos y sus aliados a poner fin al poder musulmán en la península Ibérica, desplazando a sus compañeros de clan musulmanes y sus aliados Assamitas (y otros). Ese esfuerzo no es exclusivamente un asunto Lasombra, los Toreador, Ventrue y otros representan un gran papel en esta lucha, pero se menciona al Castel delle Ombre como la justificación definitiva y el señor de Iberia es el Magíster Silvestre de Ruiz.

Su chiquillo, el Arzobispo Monçada, suma aún más la tendencia cristiana de la corte, haciendo llamamientos a la erradicación de la Herejía Cainita y la expulsión de los musulmanes.

Obviamente, los muchos Lasombras educados en una sociedad musulmana, los cuales llaman a su línea de sangre Qabilat al-Khayad (o Clan de Sombras), no toleran esta política. Ven a Ruiz y a Monçada como sus mayores enemigos y sólo prestan un respeto formal por Montano y su sire. Así que donde una vez la influencia de Sicilia ceñía el Mediterráneo, ahora está principalmente concentrada en Iberia e Italia. Más aún, en Italiana Herejía es muy popular, y muchos otros ven a sus ciudades lo bastante independientes como para fijar condiciones. Hasta el momento, Montano no ha podido o no ha querido reducirlas al orden. Venecia, Génova, Pisa; Milán, Nápoles y Florencia tienen todas señores vampíricos que acatan en teoría al “Viejo Montano” pero que están más que dispuestos a tratar con todos también.

Montano está por encima de todo esto, diciendo que solo es la voz de su padre, y que no está interesado en mezquinas luchas por territorios, o incluso conflictos entre credos. Ruiz está encantado de tomar esa no-interferencia como respaldo, y recabar el prestigio del monarca para su causa. En su mayor parte esto sigue siendo la expulsión de los vampiros musulmanes y de sus rebaños mortales de “su” península. No obstante, un éxito reciente le ha conseguido el vasallaje al príncipe Alfonso de Constantinopla, anteriormente un hereje, que se convirtió en Príncipe después de que la ciudad cayera tras la 4ª Cruzada.

Cuando se vió con la opción de continuar como Obispo hereje de la sociedad (y enfrentándose solo a sus enemigos) o renunciar a su fe para convertirse en un vasallo del monarca de Iberia, Alfonso viola luz de la razón.

Otras Cortes

Las cortes vampíricas de Britania, Francia, Alemania e Iberia son las más representativas de la Guerra de los Príncipes. Son las más claramente feudales y las unidas más estrechamente con los reinos mortales y su suerte. Pero no son las únicas cortes o señores en juego. Algunas de estas son también de naturaleza feudal, otras emplean otros vínculos y descartan por completo a Lexalionis Feudal. Algunas de las más destacadas son:

Las Posesiones Obertus

En otro tiempo una orden exclusiva de Tzimisces Bizantinos y monjes Aparecidos, los Obertus se han extendido por diversas partes de Europa a raíz de la caída de Constantinopla. Actuando en nombre de su monarca oculto, Dracon, los monjes tienen una red de monasterios y contactos diplomáticos en muchos domínios. En Transilvania, el Obertus Myca Vykos ha establecido su dominio sobre partes del Valle de Olt, como un amortiguador entre Hungría y los Cárpatos, pero también hay posesiones en los Balcanes y tan lejanas como Livonia. Aunque los Obertus no sean una fuerza militar poderosa, están enterados de muchos secretos ocultos, y a menudo sirven como enviados diplomáticos para bandos en guerra.

El Vaivodato

Mucho antes del establecimiento de la Lextalionis feudal, los Tzimisce de los Cárpatos gobernaban sobre reinos montañosos y entrevueltos en la niebla. Fundados en el Siglo VII, los vaivodatos aterrorizaron los campos con sus abominaciones inhumanas. Los más estimados y poderosos señores Tzimisce, los oknezi, obtuvieron derechos y privilegios exclusivos a costa del gobernante mortal de la región, allanando el camino para los encarnizados y sangrientos conflictos que han ocurrido en las montañas de Transilvana desde entonces.

Hasta hace poco los vaivodas se contentaban con librar su propias guerras, riñendo unos con otros y solo haciendo alguna correría influyente contra Constantinopla. Sin embargo, la llegada de los Tremere lo cambió todo. Aunque los vaivodas siguen luchando entre sí, ahora tienen a un enemigo común. La Guerra de la Profecía sigue rugiendo hasta esta noche y otras cortes se han visto arrastradas a ella. Por primera vez, los vaivodas están comenzando a mirar más allá de los Cárpatos.

Las Ciudades Estado de Italia

Desde Venecia a Pisa, Milán y Florencia, el sistema de señores se ha roto casi por completo. Aquí, príncipes egocéntricos y poderosos reinan independientemente de señores o monarcas, encantados de hacer gala de su libretad y atrayendo Cainitas de los Altos y Bajos clanes a sus bulliciosas ciudades. Aquí, está emergiendo un nuevo orden cainita, uno que lo tiene más fácil para adaptarse
Al cambiante mundo mortal. Los Cainitas de las ciudades-estado de Italia se ocultan de los mortales, existiendo como benefactores encubiertos de los nacientes gremios, mercaderes y nobles. Tanto las Cortes del Amor como los Feudos de la Cruz Negra lanzan miradas envidiosas a las riquezas de Florencia, Milán y demás.
La temida herejía cainita se esconde dentro de estas ciudades, también, Sólo los antiguos Lasombra del Mar de Sombras pueden ejercer una influencia apreciable aquí en el nombre de los vínculos de clan, pero incluso esta tarea se ve dificultada por la posición de las ciudades.

El Creciente de Medianoche

Tierra Santa y los reinos islámicos del Mediterráneo son tierra incógnita para la mayoría de los Cainitas europeos. Extraños relatos de cainitas bendecidos divinamente y rumores de guaridas de Antediluvianos mantienen a la mayoría de vampiros europeos alejados de de las tierras del Creciente de Medianoche.
Aquellos que hacen el viaje encuentran una tierra que es exótica y fascinante. Aquí, los clanes han desarrollado una estructura social diferente a la de Europa, escondiéndose entre califas y peregrinos. Las relaciones entre los occidentales y sus contrapartidas árabes, los Asirá, son tensas, y un gran abismo separa a compañeros de clan europeos e islámicos.

Este documento fue aportado por El GaTo.
9 de Diciembre del 2003.