Cthulhu

Cthulhu es un primigenio del mundo marino ideado por el autor de terror cósmico Howard Phillips Lovecraft; cuya mitología versa sobre extraños seres extraterrestres que habitaron la Tierra mucho antes de que los hombres aparecieran y de sus intentos presentes por recuperarla.

Cthulhu

Caracteristicas

Cthulhu es un personaje sacado de la literatura de H.P. Lovecraft. Lovecraft formó con algunos de sus cuentos una mitología de horror basada en la existencia de universos paralelos y seres provenientes de ellos (algunos como Cthulhu viven en este planeta) que existieron “antes del tiempo” y tienen contacto con los humanos con terribles consecuencias. El tema es el caos y la idea de que todo lo que conocemos no tiene sentido — es por ello que también la locura es importante en los relatos. Cthulhu es emblema, personaje central y una de las figuras recurrentes de esta mitología, conocida como los Mitos de Cthulhu. Es el más popular de todos estos seres, y se encuentra en el cuento La Llamada de Cthulhu.

Cthulhu es un Primigenio (tambien llamado Primordial), una criatura extra terrena que tiene características físicas y habilidades que los hacen algo parecido a un dios para los humanos. Sus principales seguidores son la Semilla Estelar de Cthulhu (ver más abajo). También lo adoran la mayor parte de los Profundos, seres mitad humano, mitad batracio, que habitan los océanos. Por encima de los Primigenios están los dioses Exteriores.

Se describe -precisamente en el relato de La Llamada de Cthulhu- como un enorme monstruo con cabeza de pulpo o calamar, con numerosos tentáculos, y abotargado cuerpo de dragón, con sus respectivas alas. Tiene la capacidad de alterar su forma, aunque siempre es básicamente la misma. Su cuerpo escamoso está compuesto de una sustancia distinta a las que se encuentran en nuestro planeta, como una especie de masa gelatinosa que lo hace prácticamente indestructible. De todos modos, si su cuerpo físico es destruido por completo (cosa muy improbable) su naturaleza extra terrena lo haría reformarse en horas. Fue uno de los conquistadores de la Tierra y dominó desde las profundidades del océano.

Según la mitología, Cthulhu reposa soñando bajo un sello en la ciudad sumergida de R’lyeh (en algún lugar del Océano Pacífico). Espera escapar algún día (el día en que “Las estrellas estén de nuevo en posición”) con la ayuda de ocultistas y sectarios para volver a extender su poder sobre la Tierra. A él dedican el salmo “Ph´nglui mglw´nafh Cthulhu R´lyeh wgah-nagl fhtagn” que aproximadamente significa En su morada de R’lyeh espera el gran Cthulhu soñando.

Pronunciación

No existe acuerdo respecto a la pronunciación del nombre. Lovecraft la transcribió como “Khlûl’hloo” IPA [xlulhlu], español “jlujlu” o “Kathooloo” IPA [kaθu’lu], español “kazulú” (con pronunciación ibérica en la z). Se aceptan [k.θulxu], [k.tu’lu], [k.θu’lu], [θetu’lu], [θeθul’hu], [ʧulu], [‘tulu], [‘xhukutulju], [θulu], [kuθulu] o [katulu], como pronunciaciones válidas, pero se conviene en que la forma más apropiada de hacerlo no puede ser pronunciada por el aparato fonológico humano.

Que la pronunciación de Cthulhu no sea precisa es algo típico del estilo lovecraftiano: estilo de la ambigüedad, de lo impreciso, de lo magmático en sus descripciones, hasta sugerir el caos, algo que provoca fobia en lo inconsciente.

La semilla estelar de Cthulhu

Estos seres similares al mismo Cthulhu, pero más pequeños, son seguidores y sirvientes, llegaron junto con él a la Tierra. Igual que su amo, pueden alterar ligeramente su forma. Están encerrados con él en R’lyeh, o en mundos lejanos, como Aldebarán, pero algunos están libres.

Lo sirven llevando a cabo sus deseos y han hecho guerras con otros seres. Al llegar a la Tierra con él, lucharon con los Antiguos, y construyeron la ciudad de R’Lyeh.

Árbol genealógico

Según Lovecraft, Cthulhu desciende del dios Nagoob y el Dios Exterior Yog-Sothoth, y fue alumbrado en el planeta Vhoorl. Con el Cthulhu también va relacionado el Rametep, que a continuación es explicado: Es una secta hermética egipcia consagrada a Osiris, que en ocasiones también aparece con las grafías Ramatep o Rame Tep en los escasos textos que osan mencionarla (como el A Cultural History of Egypt). Sus orígenes son inciertos, pero la versión más comúnmente aceptada afirma que se remonta al reinado de Nefrén-Ka, el Faraón Negro de la Tercera Dinastía que extendió cultos innombrables por las tierras del Nilo para servir a sus señores. Cuando el Faraón Negro fue derrocado, el Rametep degeneró tratando de adaptarse a las creencias tradicionales de Egipto y adoptando a Osiris como su dios patrón. Sin embargo, otra hipótesis relaciona las serpientes entrelazadas de su símbolo con Set, el misterioso dios egipcio del inframundo que podría ser un avatar de Nyarlathotep. En cualquier caso, sus sangrientos rituales se alejaban demasiado de la ortodoxia de las religiones populares y sus asesinatos selectivos de personalidades opuestas a sus planes acabaron por hacerles caer en desgracia ante los gobernantes.

Exterminados todos sus fieles en el siglo XVII a. C., durante muchos siglos se consideró a la secta desaparecida. Sin embargo, a lo largo de la historia se han producido resurgimientos periódicos de cultos que afirmaban proseguir la labor del Rametep. En Cultos Inconfesables, el magno compendio de religiones secretas del profesor von Junzt, se llega a la conclusión de que estas sectas sólo están tangencialmente relacionadas entre sí: el espíritu original del culto se ha perdido y sólo pervive como instrumento dedicado a la venganza y el odio. De cuando en cuando un individuo cruel y desquiciado se topa con las Enseñanzas del Rametep (el libro sagrado de la orden) y decide proseguir su labor, incrementando quizás sin saberlo la fuerza de dioses olvidados que tratan de recuperar el poder del que gozaron en el antiguo Egipto.

El Rametep se distingue por los crímenes que comete en busca de algún tipo de venganza de una injusticia que sufrieran sus seguidores, ya sea real o imaginaria. Para ello suelen utilizar su temible veneno, aunque en diversas épocas han recurrido a otros métodos de ejecución, siempre procurando cierta discreción de modo que las autoridades no puedan relacionarles con los asesinatos. Las ceremonias del Rametep sólo guardan unos pocos vínculos con su fe original, básicamente lo referido a los sacrificios y la parafernalia egipcia. Antiguamente se celebraban en lujosas tumbas faraónicas profanadas, aunque en épocas más modernas cualquier local decorado adecuadamente puede valer. Los sacrificios siguen siempre presentes, ya sea como homenaje a sus antiguos dioses o como muestra del sadismo que siempre posee a los sacerdotes de esta secta. Aunque sanguinarios y crueles, estas ofrendas humanas suelen llevarse a cabo en silencio y paz para no interrumpir el continuo cántico ritual. Este cántico de “Rametep”, que todos los fieles entonan sin cesar durante las ceremonias, podría formar parte de alguna invocación incompleta a algún primigenio o Dios Exterior. Por suerte, parece que la versión conocida actualmente no tiene ningún efecto sobrenatural aparte de acentuar el efecto hipnótico de las celebraciones.

Ricardo Blanch

Tiburk

Un amante de los juegos de rol...

Un comentario:

  1. Iä iä Cthulhu fhtagn! Larga vida al primigenio y al juego de rol de La Llamada de Cthulhu! Os invitamos a pasaros por nuestra comunidad para charlar acerca de este y otros Dioses lovecraftianos.
    Saludos compañeros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.