Danzantes de la Espiral Negra

La tribu conocida antiguamente como los Aulladores Blancos fue corrompida por el Wyrm hace más de dos mil años. Criados bajo tierra rodeados de Perdiciones y otros engendros del Wyrm, estos hombres lobo desquiciados y deformes forman el grueso de su tropa.

 

Los odiados Danzantes de la Espiral Negra, también conocidos como la Tribu Perdida, son los Garou que se pasaron al Wyrm. En tiempos fueron los Aulladores Blancos, una noble tribu, parecida a los Fianna, pero el Wyrm los corrompió y los convirtió en las criaturas salvajes e inmundas que son hoy. Durante siglos, los Danzantes han vivido bajo tierra entre horrores, y todos están completamente locos; sin embargo, el Wyrm les ha dado a sus esclavos poderes terribles, además de un violento odio hacia los Garou.

Los Danzantes de la Espiral Negra se parecen un poco al resto de los Garou; sin embargo, muchos de ellos están malformados, ya sea por ser metis o por su proximidad a las piras radiactivas del Wyrm. Cuando están en forma Crinos, sus cabezas a menudo son enormes y babeantes, como las de una hiena, mientras que sus orejas están peladas y acaban en punta, como las de un murciélago. Sus ojos son enormes y redondos, y brillan con una fosforescencia roja o verde. Su pelaje es desigual y suele ser blanco albino o gris verdoso. La forma humana de los Danzantes de la Espiral suele ser deforme, aunque algunos son muy hermosos.

El tótem de los Danzantes es Chotacabras, cuyo loco chillido emiten los Danzantes durante sus cacerías. Se han dado este nombre por un misterioso laberinto que existe
en el reino del Wyrm; se dice que “bailan” por esta Espiral Negra para conseguir sabiduría y poderes siniestros. De hecho, los Danzantes de la Espiral Negra consideran que bailar en la Espiral Negra y sobrevivir es la hazaña más
sagrada de todas.

Los Danzantes de la Espiral Negra deben generarse como cualquier otro Garou, pero la mayoría de ellos son metis, ya que se han criado de forma consanguínea durante siglos en las oscuras profundidades. Sus “Dones” a menudo se parecen a mutaciones y su naturaleza depende del Narrador.