Disciplinas Kuei-jin -Prana Yang-

El Prana Yang es el Arte de Chi que permite al Vampiro manipular la energia Yang del ambiente.

Artes Chi

Estas disciplinas permiten a los Kuei-jin evocar efectos místicos mediante la redirección de su Chi (y en algunos casos, del Chi que le rodea). Casi todas las Artes Chi permiten la canalización de esta energía (Yin o Yang) hacia varios efectos o aumentos tangibles. Los Catayanos suelen estudiar 4 Artes Chi: Equilibrio (el nivel relativo de Chi en sus propios cuerpos), Tapiz (manipulación del Chi ambiente), Prana Yin (manipulación de Yin interno) y Prana Yang (manipulación del Yang interno). Muchos eruditos Kuei-jin consideran que las disciplinas Shintai del Hueso y la Carne son Artes Chi del Yin y el Yang, respectivamente.
Los Kuei-jin que emplean Artes Chi crean “remolinos” místicos y otras alteraciones en las Tierras Espejo. Los usos especialmente potentes del Chi pueden provocar reverbaciones que afecten al mundo espiritual durante días, o incluso dejen “huellas” duraderas que señalen la presencia del vampiro en la zona. Un fracaso en cualquier disciplina Chi atraerá a espíritus hostiles, que se mostraran descontentos con la grosera actuación del vampiro.
Debe señalarse que casi todas las disciplinas de los Vástagos son consideradas extremadamente “antinaturales” por los Kuei-jin. Los Vástagos emplean su Sangre sin gracia ni pensamiento, sin preocuparse por lo que tratan de hacer; por tanto, los vampiros occidentales retuercen los flujos de Chi siempre que practican sus artes. Aunque no hay ningún efecto sobre las reglas, estas Disciplinas crean ondas y rasgaduras en el Chi ambiente del Reino Medio que son molestas tanto para los espíritus como para los Kuei-jin más sensibles. Por lo que a muchos Catayano respecta, el uso incontrolado de Disciplinas por parte de los Vástagos acelera el deterioro del Gran Ciclo, lo que es un motivo más para que los extranjeros imprudentes sean expulsados (o destruidos) lo antes posible.

Prana Yang
Los Kuei-jin aprenden muchos ejercicios y rituales para calmar, invocar y controlar su Chi. Los más astutos estudian las sendas del Prana Yin o Yang. El Prana Yang es en realidad una serie de formas y posturas de dificultad creciente que permiten al vampiro canalizar cada vez más Yang.
El estudio de esta disciplina requiere un gran vigor y flexibilidad. Un vampiro no puede aumentar sus niveles de Prana Yang por encima de su Destreza o su Resistencia, la que sea menor (por Ej., un vampiro que quiera aumentar su Prana Yang a 4 deberá tener 4 puntos mínimos en Destreza y Resistencia). Además, su uso exige gran libertar de movimientos, por ejemplo un vampiro atado no puede usar ninguno de estos poderes.

I. PRINCIPIO DE MOVIMIENTO
El Yang es la base del movimiento y la actividad. El vampiro invoca su energía Yang interna y permite que fluya a través de él, aumentando sus acciones. Algunos maestros vampíricos del combate exterminan fácilmente a sus oponentes con golpes iajutsu antes siquiera de que el enemigo pueda reaccionar (y mucho menos defenderse).
Sistema: el vampiro gasta uno o más puntos de Yang. Por cada uno, ganará tres dados extra a su iniciativa o una acción adicional el siguiente turno. No se podrán gastar más puntos de Yang que círculos se tengan en la Disciplina.

II. MANTO YANG
Primero el vampiro aprende a invocar a su animus, un aura de Chi que se crea alrededor del cuerpo. Este manto es invisible para los mortales, aunque pueden sentirlo como electricidad estática. Si alguien emplea Visión Chi, Percepción del Aura o poderes similares para verlo claramente, normalmente como un doble espiritual del vampiro (aunque algunos manifiestan su manto con la forma de bestias del Zodiaco, o de objetos de relevancia Dhármica). Si el P´o es dominante, el animus suele recordar al avatar Shintai Demonio del personaje, aunque el P´o puede decidir que el manto parezca como una masa informe de energía Chi.
En cualquier caso, la invocación del Manto Yang tiene diversos efectos beneficiosos. Sirve para indicar a mortales y a espíritus que cerca se encuentra un poderoso maestro de Yang, y además es posible canalizar el animus a través de un arma de madera, el elemento Yang, para lograr grandes ventajas en el combate.
Sistema: la invocación del animus Yang cuesta un punto de Yang y reporta los siguientes beneficios:
Ø Empleando Visión Vital para detectar el aura emocional de una persona o animal y Haciendo una tirada de Percepción + Empatía (para los mortales) o Trato con Animales (para las bestias), el vampiro puede sintonizar su manto con el aura del objetivo. La dificultad de la tirada es 5 (para animales) o la Fuerza de Voluntad (para mortales). Si se tiene éxito, el objetivo se sentirá atraído al vampiro, del que recibirá buenas vibraciones.
Ø El Kuei-jin también puede emplear el manto para influir en los espíritus Yang que podrá ver. Mientras el animus esté activo, el vampiro podrá usar Habilidades Sociales como Intimidación o Subterfugio contra los espíritus, tirando contra una dificultad igual a la Gnosis +4 del objetivo.
Ø Pro ultimo, el Kuei-jin puede sintonizar el manto con las resonancias Chi naturales de la madera, el elemento Yang. Un vampiro que canalice esta aura apropiadamente obtendrá poder sobre este elemento.
Mientras se sostiene un objeto de madera, el vampiro puede canalizar en su interior la energía Yang. Por un punto de Chi se puede cargar durante una escena un objeto como un cayado o un nunchaku. Mientras el vampiro sostenga el objeto, este causara daño agravado.
Por un punto adicional se puede hacer que el arma despida energía durante un turno. En este estado el arma podrá emplearse para golpear a fantasmas y espíritus, infligiéndoles daño directamente en su Chi. El vampiro también puede descargar el Yang como un rayo de llamas escarlatas, causando tres dados de daño agravado a un objetivo material (Destreza + Armas Cuerpo a Cuerpo para apuntar, con las penalizaciones normales de las armas de fuego).

III. DANZA DRAGON
Mediante una serie de saltos salvajes, katas acrobáticas y posturas yoga el vampiro entra en transe de batalla en el que será capaz de lograr increíbles proezas.
Sistema: el vampiro gasta un punto de Chi Yang. No es necesaria tirada alguna. Mientras este sumido en la Danza Dragón, se considera que el Kuei-jin se encuentran estado controlado de Naturaleza Fuego. Todas las dificultades para influir al vampiro o controlarlo aumentan en uno. El personaje no sufrirá penalizaciones por heridas y podrá sumar los éxitos obtenidos en las tiradas de Pelea, Artes Marciales o Armas Cuerpo a Cuerpo a su Reserva de Daño, como si estuviera atacando con un arma de fuego. El vampiro puede gastar Chi Yang para aumentar su iniciativa o lograr acciones adicionales, y si lo desea puede incluso activar la Disciplina Viento Negro (aunque esto ultimo suele ser un grillete a un frenesí duradero e incontrolado).

IIII. MANTO YANG ÓCTUPLO
Girando y moviéndose el vampiro refina el animus que le rodea, dándole la forma deseada.
Sistema: invocar el Manto Yang Óctuplo lleva dos turnos y cuesta un punto de Yang (o más; ver más adelante). El vampiro puede elegir concentrar o difundir su manto. En el primer caso, todo su cuerpo comenzará a crepitar con una energía escarlata. Esta aura sumara dos dados de absorción por punto de Yang gastado contra ataques de Yang, armas de madera y de fuego.
Si difunde le animus, el aura se extenderá desde su cuerpo como las ondas de un estanque. Tirando Astucia + Pericias (Modelado Chi) podrá dar forma al animus a su alrededor, cubriéndose como una ilusión. La dificultad depende de la complejidad de la forma deseada. Aquellos que observen al vampiro con Visión Vital o Visión Chi sabrán que el objeto de su escudriño irradia Chi, pero no podrán penetrar la ilusión a no ser que tiren Percepción + Alerta y logren más éxitos que el Catayano al invocar el poder.
Este manto puede “apilarse” sobre el Manto Yang de Nivel Dos, siempre que se pague el coste de Chi de ambos poderes.

V. SEMBLANTE DE LA REINA ESCARLATA
El vampiro inunda todo su cuerpo con energía Yang en un poderoso impulso, transformándolo en sustancia-Yang. En esta forma, el vampiro esencialmente destila su naturaleza espiritual; podrá caminar entre las nubes y tratar con los señores del mundo Yang,
Sistema: el Kuei-jin se concentra durante un turno, gasta tres puntos de Yang y tira Yang + Rituales (la dificultad es la Muralla local). Si tiene éxito, su cuerpo se convierte en materia espiritual compuesta de energía Yang en bruto, arrojando al vampiro al Mundo del Yang. Mientras esté en esta forma, el Kuei-jin será invisible e incorpóreo a los seres materiales, aunque podrá hacerse visible si lo desea. Podrá atravesar barreras libremente y los ataques físicos no podrán afectarle.
El vampiro podrá afectar a los espíritus Yang (mediante el uso de Hun, P´o y Fuerza de Voluntad), y ser afectado por ellos. Para el combate espiritual, el vampiro puede soporta una cantidad de daño igual a sus Niveles de Salud + su Yang permanente. Los ataques basados en Chi (como la llama-fantasma Yin)le afectaran normalmente. También puede ser afectado por ataques mentales como las Disciplinas del Alma, siempre que el oponente pueda percibirle.
El vampiro permanecerá en forma espiritual hasta que decida atravesar la Muralla y regresar el mundo material (tirando, de nuevo, contra la dificultad de la Muralla local). Puede explorar el Mundo Yang como desee, relacionándose con extraños y terroríficos espíritus del lugar. Mientras conserve esta forma, el Kuie-jin no gastará Chi para animar su cuerpo, pero si para activar poderes o curar su cuerpo espiritual.