Disciplinas Kuei-jin -Shintai de la Llama-Fantasma-

EL Shintai de a Llama-Fantasma, análogo del elemento fuego, permite a sus practicantes invocar la “llama de la sombra-tiempo”, energía Chi pura de los mundos espirituales.
este fuego puede qeumar o bien a carne de la victima o su alma, siendo asi una de las más mortiferas artes de los Catayanos.

DISCIPLINAS SHINTAI

Shintai, un termino japonés que significa “cuerpo de dios”, se refiere a aquellas Disciplinas con las que los vampiros aprenden a enfocar su energía Chi mediante su forma física. Los shintai eran antiguas artes que se han extendido por toda la sociedad Kuei-jin. Aunque son similares en cierto modo a Disciplinas occidentales como Protean y Vicisitud, las artes shintai son mucho más meticulosas y se estudian de forma sistemática. Casi todos los vampiros consideran que el dominio de un shintai es la demostración de que se comprenden los principios Chi, lo que es un paso muy importante hacia el dominio del yo.
Normalmente se practican cinco artes shintai, cada una corresponde a uno de los cinco elementos del pensamiento chino. Como los Kuei-jin son vampiros, han adaptado el sistema de cinco elementos a una representación esquemática de sus cuerpos muertos; por tanto, para los Catayanos los cinco shintai son la Sangre (Agua), el Hueso (Metal), el Jade (Tierra), la Carne (Madera) y la Llama-fantasma (Fuego).
Sintonía Chi: al contrario que los Vástagos, los Kuei-jin no pueden aumentar automáticamente sus Atributos Físicos con Chi. Sin embargo, el dominio de cada shintai comprende una serie de katas y ejercicios básicos mediante los que el Catayano aprende a aumentar un atributo específico hasta niveles sobrehumanos. Por tanto cada shintai indica un Atributo particular con el que se puede entrar en “sintonía Chi”; los vampiros que hayan estudiado ese shintai podrán gastar Chi (de cualquier tipo) para aumentar el Atributo (un punto por cada circulo, pudiendo gastar como máximo la puntuación de la Disciplina). Por tanto, un Kuei-jin con Shintai de la Sangre 4 podrá gastar hasta cuatro puntos de Chi para aumentar un máximo de cuatro círculos su Fuerza.

SHINTAI DE LA LLAMA-FANTASMA

EL Shintai de a Llama-Fantasma, análogo del elemento fuego, permite a sus practicantes invocar la “llama de la sombra-tiempo”, energía Chi pura de los mundos espirituales. Esta energía se manifiesta como un fuego sobrenatural que surge de los ojos, la boca, las manos o el cuerpo entero del vampiro.
Hay dos tipos de Llama-fantasma: la abrasadora llama Yang o la gélida llama Yin. La primera arde con tonos rojos, azules o púrpuras, siempre brillantes; la segunda tiene un fulgor negro, blanco, azul hielo o de otros tonos lunares. Los maestros de este shintai pueden emplear ambas, convirtiendo esta Disciplina en una de las más versátiles y mortales.
Los practicantes de la Llama-fantasma están dispersos por todo el Reino Medio, aunque son pocos en número. Son más frecuentes en Japón, donde vampiros-guerreros han dominado la forma hima. Para acceder a esta energía, un Kuei-jin aprende a controlar el terrible dolor que conlleva La canalización del Chi a través del cuerpo. Muchos practicantes conservan quemaduras permanentes, testimonio de errores durante el entrenamiento.
Sintonía Chi: Resistencia

I. ROSTRO TRASGO
Los ojos y la boca brillan con una energía Chi que se manifiesta como una llama del color apropiado. Cuando el vampiro habla las llamas lamen su boca. Se trata de un poder tremendamente inquietante; casi todos los animales y los mortales huyen al enfrentarse a un vampiro con este poder.
Sistema: no se necesita ni tirada ni gasto de Chi, pero si un turno de concentración para invocar el poder. El vampiro puede ver en la oscuridad absoluta y su mordisco causa un dado de daño adicional.

II. CHISPA TRASGO
El vampiro puede conjurar parte de su Chi y enviarlo fuera de su cuerpo como Llama-fantasma. En este nivel el fuego aún no esta lo suficientemente concentrado como para quemar, pero escuece o trasmite frío. Es posible crear numerosos efectos interesantes: luces, formas, incluso chispas pirotécnicas. Los estudiantes experimentados suelen entretener a las cortes Kuei-jin durante los escasos momentos de asueto.
Sistema: el vampiro gasta un punto de Chi Yin o Yang, que surge de su cuerpo y adopta la forma de Llama-fantasma. El uso más común del poder es la creación de luces flotantes controladas por el invocador. Como se ha ducho antes, los fuegos Yang suelen ser más brillantes y coloristas que los Yin. Un punto de Chi puede ser una gran “linterna” de un metro de diámetro o varias luces menores que floten y dancen en el aire.
La llama Yang puede liberarse como chispas molestas (se apuntan con Destreza + Yang, empleando las penalizaciones para armas de fuego) que explotan como petardos. Si una criatura golpeada por ellas no logra más éxitos en una tira de Resistencia + Alerta que los obtenidos en el ataque, quedará cegado durante un turno. Un Vástago occidental alcanzado por las chispas deberá hacer una tirada de Rötschreck, al igual que cualquier Kuei-jin cuyo Yang sea menor que el del invocador.
Las llamas Yin también explotan, pero en ves de cegar asustan a los espíritus y fantasmas (se tira Yin del vampiro con la Fuerza de Voluntad del fantasma como dificultad; cada éxito obliga al espíritu a retirarse durante un turno).

III. FORMAS TRASGO
El vampiro desarrolla un control más preciso sobre las llamas emitidas. Podrá generar grandes fuegos y darles cualquier forma compleja. Estas creaciones serán de materia espiritual luminosa, aunque podrán estar compuestas de muchos colores. En manos de un experto, estas Llamas-fantasmas pueden ser ilusiones muy útiles.
Sistema: el vampiro gasta un punto de Chi para emitir una masa luminosa de tamaño aproximadamente humano. Después podrá hacer una tirada de Destreza + Pericias (Llama-fantasma) para dar a las llamas la forma deseada (la dificultad la asigna el Narrador, según la complejidad de la forma). El vampiro podrá dirigir su creación mentalmente hasta una distancia de 175 metros.
Las llamas son fosforescentes y luminosas. Los espíritus que las vean podrán creer que se trata de otro espíritu, y seres como los Vástagos no tendrán la menor idea de lo que puede ser. No será fácil engañar a un shen oriental, pero a pesar de todo la llama puede servir como distracción.
Si una creación de Llama-fantasma entra en contacto con un ser material, se autodestruirá y eliminara un punto de Chi de su oponente (del tipo opuesto al empleado). Cuando se emplea contra otros shen, la creación consume puntos de Gnosis, quintaesencia, Glamour o Puntos de Sangre, según corresponda. L contacto produce un gran escozor, pero no causa daño real. Sin embargo una criatura tocada súbitamente por una Llama-fantasma debe hacer una tirada de Fuerza de Voluntad para no retroceder asustada, perdiendo las acciones del siguiente turno. Estas consecuencias pueden ser muy peligrosas si, por ejemplo, la victima está escalando un muro o se encuentra en una cornisa muy estrecha.

IIII. QUEMADURA TRASGO
El vampiro se convierte en un lanzallamas viviente (o no-viviente) que puede escupir bocanadas de fuego Yin o Yang como los dragones de las primeras edades.
Sistema: el vampiro se enfrenta a su objetivo y gasta un número variable de puntos de Chi. Por cada punto invertido el ataque causará tres dados de daño.
La llama-Yang es caliente y causa daño ígneo agravado.
La llama-Yin es gélida y “quema” el alma de la víctima, causando daño Chi contra espíritus (Yin o Yang) a los que pueda ver. Contra un ser material, este fuego destruye Fuerza de Voluntad temporal (la víctima puede intentar absorber con la Fuerza de Voluntad permanente, dificultad 6). Consulta el texto adjunto “Azotar el Alma” para saber lo que sucede cuando el alma es “quemada” por debajo de Fuerza de Voluntad cero.

V. LINTERNA TRASGO
Con este espectacular poder el vampiro puede prender todo su cuerpo, rodeándose con una aureola de fuego Chi. Los Kuei-jin llaman a este efecto “el pequeño sol”, un nombre adecuado para la que sin duda es una de las artes más mortales de los Catayanos.
Con el gasto de suficiente Chi, el vampiro puede transformar todo su cuerpo en Chi y convertirse en una esfera brillante (denominada hima por los Kuei-jin japoneses). Se trata de una demostración terrorífica, especialmente en los vampiros con dominio del P´o, que suelen manifestar rostros demoníacos en medio de las llamas.
Sistema: el vampiro gasta tres puntos de Chi, uno de Fuerza de Voluntad y pasa tres turnos concentrándose. Su cuerpo arderá con fuego-Chi del tipo empleado para alimentar a Disciplina. Los efectos precisos del aura dependerán de si se utilizo Yin o Yang.
Un vampiro rodeado por una llama-Yang inflinge daño agravado con cualquier ataque de Pelea o Artes Marciales. Cualquiera que sea agarrado por el Kuei-jin o que le toque recibirá tres dados de daño agravado por turno. Además, el vampiro tendrá cinco dados adicionales de absorción contra ataques de fuego. Sin embargo, estos Catayanos serán hogueras ambulantes que podrán prender con facilidad cualquier material inflamable o explosivo.
Mientras esté rodeado por una llama-Yin, el vampiro podrá atacar a criaturas espirituales con Pelea o Artes Marciales, causando tres dados de daño a su Chi (o su Corpus, si se emplea Wraith: el olvido). Contra seres materiales la llama-Yin inflinge tres dados de daño a la Fuerza de Voluntad. Sin embargo, estos vampiros sufrirán un dado adicional de daño si son atacados por un ataque de fuego.
En cualquiera de los dos casos, el vampiro podrá gastar un punto de Chi para “avivarse” durante un turno. En este estado, e aura infligirá seis dados de daño, y todos los golpes causaran dos dados adicionales. Además, cualquiera que observe directamente al Kuei-jin deberá pasar una tirada de Resistencia + Alerta (dificultad 7) o quedara cegado durante un turno (cinco turnos si es un fracaso).
Si tras la activación del poder el vampiro decide gastar dos puntos de Fuerza de Voluntad en vez de uno, todo su cuerpo se trasformara en Llama-fantasma, comprimiéndose en una esfera con todos los poderes anteriores. Además, esta llama podrá volar a una velocidad de ([10 – Muralla] x 7,5) kilómetros por hora. Por ultimo, debido a que el Kuei-jin no es totalmente sólido, la dificultad de todos los ataques físicos dirigidos contra el vampiro aumentara a 8. en esta forma no se dispone de manos y no se pueden aforrar cosas, pero si morder normalmente.
Mientras esté rodeado por el aura Chi, el Kuei-jin será vulnerable a los ataques del tipo opuestos de Llama-fantasma. Un ataque de llama-Yin dirigido contra un vampiro envuelto en llama-Yang causará un dado adicional de daño, y viceversa.

AZOTAR EL ALMA

Determinados ataques de los Kuei-jin permiten drenar o absorber Fuerza de Voluntad temporal de una víctima. Este efecto puede ser mortal, ya que daña directamente le alma del objetivo. Si el ataque reduce la Fuerza de Voluntad temporal por debajo de cero, la victima comienza a perder Niveles de Salud, además de tener que hacer una tirada de Fuerza de Voluntad permanente (dificultad 8). Si falla, se perderá un punto de Humanidad / Hun o se ganara un Trastorno permanente (a elección del Narrador). Aunque la victima tenga éxito se ganara un Trastorno temporal , que durara hasta que se recupere al menos la mitad de la Fuerza de Voluntad.