Disciplinas Kuei-jin -Shintai de la sangre-

Esta disciplian confiere a quienes la usan un control total sobre su torrente sanguineo e incluso el de otros seres.

DISCIPLINAS SHINTAI

Shintai, un termino japonés que significa “cuerpo de dios”, se refiere a aquellas Disciplinas con las que los vampiros aprenden a enfocar su energía Chi mediante su forma física. Los shintai eran antiguas artes que se han extendido por toda la sociedad Kuei-jin. Aunque son similares en cierto modo a Disciplinas occidentales como Protean y Vicisitud, las artes shintai son mucho más meticulosas y se estudian de forma sistemática. Casi todos los vampiros consideran que el dominio de un shintai es la demostración de que se comprenden los principios Chi, lo que es un paso muy importante hacia el dominio del yo.
Normalmente se practican cinco artes shintai, cada una corresponde a uno de los cinco elementos del pensamiento chino. Como los Kuei-jin son vampiros, han adaptado el sistema de cinco elementos a una representación esquemática de sus cuerpos muertos; por tanto, para los Catayanos los cinco shintai son la Sangre (Agua), el Hueso (Metal), el Jade (Tierra), la Carne (Madera) y la Llama-fantasma (Fuego).
Sintonía Chi: al contrario que los Vástagos, los Kuei-jin no pueden aumentar automáticamente sus Atributos Físicos con Chi. Sin embargo, el dominio de cada shintai comprende una serie de katas y ejercicios básicos mediante los que el Catayano aprende a aumentar un atributo específico hasta niveles sobrehumanos. Por tanto cada shintai indica un Atributo particular con el que se puede entrar en “sintonía Chi”; los vampiros que hayan estudiado ese shintai podrán gastar Chi (de cualquier tipo) para aumentar el Atributo (un punto por cada circulo, pudiendo gastar como máximo la puntuación de la Disciplina). Por tanto, un Kuei-jin con Shintai de la Sangre 4 podrá gastar hasta cuatro puntos de Chi para aumentar un máximo de cuatro círculos su Fuerza.

SHINTAI DE LA SANGRE
LA Disciplina Shintai de la Sangre, el elemento análogo al agua, se concentra en el flujo Chi a través del sistema circulatorio del personaje.
Los discípulos del Shintai de la Sangre pueden estar en sintonía con el Yin, el Yang o el equilibrio; para el practicante, el Yin y el Yang no son sino aspectos de los flujos cíclicos que permean la eternidad, como la sangre en el cuerpo. Igual que la sangre está en movimiento constante y regulado a través del corazón, las venas y los miembros, el Yin y el Yang no son elementos fijos, sino cambiantes.
Sintonía Chi: Fuerza

I. PERMEAR
El discípulo de Shintai de la Sangre aprende primero a manipular grandes cantidades de sangre dentro de su cuerpo. Podrá distribuirla uniformemente, hinchándose como algunas serpientes, o concentrándola en su interior ara que parezca que se encoge. Un Kuei-jin con controlo suficiente de su flujo sanguíneo puede pasar por lugares estrechos como un invertebrado, aunque es un proceso arduo y lento.
Sistema: no hace falta tirada, pero hay que gastar un punto de cualquier Chi. Tanto la difusión como la concentración reducen a 5 la dificultad de las tiradas de absorción. Con este pode el vampiro puede pasar fácilmente por aberturas estrechas o liberarse de cualquier atadura. Para atravesar abarrotes o ventanucos pequeños se necesita una tirada de Destreza + Atletismo (la dificultad depende de al situación).
Manipulando la proporción de sus facciones y su cuerpo, puede intentar ocultar su identidad. No podrá hacerse pasar por otro, pero si impedir que le reconozcan (por lo general pareciendo menos atractivo). Para reconocerle será necesaria una tirada de Percepción + Empatía enfrentada a la Resistencia + Subterfugio del vampiro (dificultad 6 para ambas).
Los efectos del poder duran una escena.

II. ATEMI DE LA SANGRE
Tocando a otra criatura podrá manipular la sangre de su cuerpo. Esta habilidad puede provocar todo tipo de efectos perniciosos, especialmente en los mortales.
Sistema: para emplear este poder el Kuei-jin debe tocar a su victima, gastar un punto de Chi y tirar Percepción + Medicina (dificultad 7). Los efectos dependen de donde se golpea a la victima.
Si el vampiro toca el cuerpo puede cortocircuitar el sistema circulatorio, provocando nauseas y mareos al afectar al riego de la cabeza, el estomago y el oído interno. Salvo que la victima logre más éxitos que el atacante con una tirada de Resistencia (dificultad 7), se vera vencida por las náuseas durante un turno por cada éxito. En este estado deberá hacer una tirada de Destreza (dificultad 7) para poder realizar cualquier acción durante el turno, que en cualquier caso se vera aumentada la dificultad. Si la victima fracasa en la tirada de Resistencia, quedará incapacitado por nauseas durante le resto de la escena (si es shen) o sufrirá un infarto (si es mortal).
Si el vampiro toca un miembro, puede elegir inestabilizarlo o inducir espasmos. En el primer caso se produce el “efecto de agujas”; cualquier actividad con este miembro tendrá una penalización de – 2 a sus Reservas. Inducir espasmos fuerza a la victima a realizar una tirada de Destreza (dificultad 7). Si se falla, el miembro se retorcerá incontrolable y no podrá utilizarse durante un turno por cada éxito en el ataque. Si se fracasa en esta tirada se sufrirá un Nivel de Daño.
Aunque no suele hacerse, el poder también puede utilizarse para facilitar la curación de un humano o un animal. Por cada éxito en la tirada del vampiro, el tiempo de recuperación se dividirá entre 2. Por supuesto, este poder no puede emplearse sobre seres sin torrente sanguíneo. Se podrá afectara vampiros, cambiaformas y changelings, por ejemplo, pero no a Resucitados o wraiths.

III. LA FLUIDEZ DE LA SANGRE
El vampiro dispersa instantáneamente Chi por su torrente sanguíneo, inundando cada una de sus moléculas. La hacerlo se vuelve tan fluido como la sangre, y por tanto será muchísimo más difícil de golpear. Aunque apenas parezca que se mueve, ataques perfectamente apuntados fallarán, las balas se estrellarán a su espalda sin tocarlo, etc.
Sistema: el vampiro gasta un punto de Chi. Durante los próximos tres turnos podrá esquivar cualquier ataque dirigido contra él como si dispusiera de su Reserva completa, además de poder realizar cualquier otra acción. No sufría penalización por esquivar múltiples ataques. Por ejemplo, si un Kuei-jin con Destreza 3 y Esquivar 3 es atacado por tres oponentes, podrá esquivar los ataques de los tres con 6 dados y contra dificultad 6, además de poder realizar su acción normal del turno.
Si durante un turno en el que el poder está activado el vampiro no desea hacer otra cosa que evitar golpes, se aplican las mismas reglas anteriores pero se rebajará la dificultad de todas las tiradas de defensa a 5.

IIII. LÁTIGO DE SANGRE
Con este poder el vampiro usa Chi para coagular su sangre y crear armas letales. El Kuei-jin extiende un tentáculo de sangre que empleará como un látigo liquido. El zarcillo estará afilado como una cuchilla, pudiendo cortar carne y metal con la misma facilidad. Los látigos de Yin son negros y bullentes, mientras que los de Yang son rojos y crepitan con una energía apenas contenida.
Sistema: el Catayano gasta un punto de Chi Yin o Yang y abre la boca o se corta la muñeca. El látigo se extenderá desde el orificio elegido y tendrá una longitud de 1,2 metros por cada punto de Chi permanente del vampiro (Yin o Yang, dependiendo de la sustancia con la que se cree el arma), causando [Fuerza + 2] puntos de daño agravado; también se podrá golpear causando solo [Fuerza], pero apresando al objetivo. Una victima que quiera escapar del látigo deberá lograr tres o más éxitos en una tira enfrentada de Fuerza contra la Virtud Chi del vampiro.

V. DESPERTAR LA SANGRE
Llegado a este punto, el estudiante iluminado puede utilizar su sangre enriquecida con Chi para lograr todo tipo de efectos maravillosos. Rociando un objeto con sangre Yang el Kuei-jin podrá despertar al espíritu que descansa en su interior, imbuyéndole la vida. También puede escupir sangre Yin a un espíritu, congelándolo en el sitio, calcificándolo y obligándolo a abandonar el mundo espiritual. Los espíritus atrapados de este modo recuerdan a extrañas estatuas de puro jade blanco.
Sistema: los objetos animados deben tener algún modo de moverse, por lo que el poder suele emplearse en estatuas de personas o animales. Debe ser una pieza creada con arte (se deben haber conseguido al menos 3 éxitos en su fabricación), pues de otro modo el espíritu será demasiado débil para responder. Por cada punto de Yang empleado el objeto ganará dos Niveles de Salud y un dado en todos los Atributos Físicos. El objeto obedecerá las órdenes del Kuei-jin en la medida de sus limitadas posibilidades. Una pieza minúscula (por ejemplo, una pequeña estatuilla imbuida con cinco puntos de Chi) se hará enorme, quizás más que el propio Kuei-jin. El Narrador puede asignar cualquier propiedad que la lógica dicte (por ejemplo, una serpiente de bronce podría morder, un soldado de hierro disponer de dados extra de absorción y un cisne origami volar).
Si el vampiro decide gastar Yin podrá concentrar su sangre para crear un proyectil congelador que podrá escupir sobre un fantasma o espíritu al que haya detectado. Una criatura acertada se “calcificará” convirtiéndose en una “estatua” totalmente inmóvil de una sustancia blanca parecida al jade, atravesando la Muralla y cayendo al Reino Medio. Estos espíritus estarán totalmente indefensos y podrán ser aplastados (lo que dispersa su Chi y le envía devuelta a través de la Muralla para recomponerse) o despojados de su Chi. Los Kuei-jin pueden usar este poder para conseguir energía, pero estas cacerías enojan a los mundos del espíritu: la venganza cera segura.