El Dragon la musica y la magia.

Mas acerca de estas criaturas tan emblematicas en nuestros mundos de fantasia.

EL DRAGÓN Y LA MÚSICA

La música es uno de los pasatiempos favoritos del Dragón, que suele tener un acusado sentido del ritmo.
Canta maravillosamente y cuando toma forma humana, es un virtuoso intérprete de los instrumentos de cuerda.

EL DRAGÓN Y LA MAGIA

Hay Dragones expertos en magia negra y entregados al servicio de las fuerzas del Mal pueden encantar a los Dragones escuderos que los sirven para que, aun después de muertos, defiendan las cuantiosas riquezas que guardan en su morada.

Estos seres terribles, son muy difíciles de vencer sin el auxilio de un mago de gran experiencia.

TIPO DE DRAGON

Durante los años se han definido dos grupos principales entre los dragones; los buenos y los malvados. Normalmente no interactúan entre ellos. Estas dos subespecies llevan separadas muchísimos años.

DRAGONES MALVADOS
Dragón Rojo
Dragón Negro
Dragón Azul
Dragón Verde
Dragón Blanco

DRAGONES BENÉVOLOS
Dragón Dorado
Dragón Plateado
Dragón Broncíneo
Dragón latón
Dragón Cobrizo

DRAGONES NEGROS
Se encuentran tradicionalmente en pantanos y fangales, aunque también habitan guaridas en el subsuelo o incluso a veces puede hallarse en junglas o marismas. Sus viviendas suelen ser oscuras, para evitar revelar su presencia confundiéndose con el negro de su territorio.
Sólo acatan órdenes si redundan en beneficio propio (tienen todo tipo de cosas en sus tesoros, desde monedas y gemas hasta armas y artefactos mágicos).
Son muy impulsivos, y muchas veces atacan antes de pensarlo dos veces.
Sus no más de nueve metros, no les suponen ninguna desventaja ya que son poderosos magos. Su hechizo favorito es el que sume a su rival en una profunda oscuridad, que lo ayuda a camuflarse. Aunque solamente usan sus conjuros cuando sea necesario.
Luchan con fiereza con sus garras, colmillos y cola, pero su ataque más peligroso es un chorro de un potente ácido corrosivo

DRAGONES ROJOS
Acostumbran a vivir en montañas, cerca de regiones volcánicas.
Los dragones rojos son las criaturas más feroces y mortíferas de todas las especies de dragones. Son los más poderosos y también los más grandes (pueden llegar a medir más de quince metros) de todos los dragones del mal.
Muy leales a la Reina de la Oscuridad, les encanta matar y disfrutan sobremanera destruyendo urbes enteras.
Pueden cooperar con otros dragones, pero sólo si sacan algún tipo de beneficio y de ninguna manera aceptarán una orden que les disguste.
Aunque prefieren usar conjuros para destruir a sus oponentes, cuentan con una poderosa bocanada de fuego capaz de derretir incluso la roca.

DRAGONES VERDES
Los ejemplares de escamas verdes frecuentan las regiones agrestes y boscosas, suelen vivir en bosques espesos.
Notorios incluso entre los dragones del mal por su crueldad y talante agresivo. Suelen ser muy obsesivos.
Solamente respetan a sus lideres y maestros mostrando gran desdén a los demás.
Estos pequeños gigantes de más de diez metros expelen gases sulfurosos que envenenan y matan a quien los aspira. Prefieren engañar a sus enemigos conduciéndolos a trampas mortales o usar su magia en lugar de atacar frontalmente.

DRAGONES AZULES
Pese a que se acomodan a las cuevas, al igual que sus otros congéneres, los dragones azules son amigos del calor y las tierras secas, por eso suelen vivir en desiertos y estepas.
Estos reptiles son más gregarios que la mayor parte de sus hermanos. Serviciales por antonomasia, hacen lo que se les manda y batallan en equipo, formando una unidad compacta. Son muy cooperativos, y tienden a trabajar más en grupo que otros dragones. Se erigieron, pues, en fieles aliados de los Señores de los Dragones. Resultan buenos aliados durantes periodos de guerra, debido a su extrema lealtad a sus conocidos. Están tan unidos entre sí que la muerte de un amigo puede sumirlos en una profunda depresión.
Su descomunal anatomía alcanza los doce o trece metros de longitud.
Se baten con dientes y garras, pero su especialidad está en sus precisos y mortales rayos eléctricos, que pueden llegar a tener 30 metros de alcance. Lógicamente, esta cualidad los hacía imprescindibles en los asaltos a torres y puestos fortificados.
Pueden expresarse en su propio lenguaje y en los dialectos ajenos, incluida la jerga de la hechicería. De hecho, son grandes expertos en este arte.

DRAGONES BLANCOS
Prefieren la soledad de los lugares helados como el famoso “Muro del Hielo” y no tan sólo se han adaptado a los climas fríos, sino que prácticamente no soportan otros.
A pesar de sus pequeñas dimensiones (no llegan a superar los ocho metros), de ser los más débiles de su género o incluso al hecho de tener un intelecto mucho menor que el del resto de sus hermanos, son terribles enemigos.
Aunque no pueden formular sortilegios, los dragones blancos suelen lanzar un cono de hielo congelante que encierra a sus oponentes. Una vez que su rival está inmóvil en el hielo puede atacarlo con sus garras.
Son tan efectivos bajo el agua como en el aire.
Solo guardan pequeños tesoros, porque no tienen nada que hacer con ellos; sin embargo, tienen los más increíbles objetos: gemas puras, diamantes, y joyas con belleza sin igual.

DRAGONES DORADOS
los dragones dorados son los más majestuosos de todos y pueden llegar a medir incluso 23 metros de largo, esto los convierte en la especie de mayor tamaño.
No teniendo ningún hábitat que los desfavorece, como sí les ocurre a otras razas de dragones, pueden vivir bajo todo tipo de condiciones climáticas.
Su polimorfismo los capacita para tomar apariencia humana, semihumana o incluso de algunos animales. Esto les permitiría pasar inadvertidos entre estas razas, pero su alta autoestima los vuelve muy arrogantes, haciendo que no exploten especialmente su virtud de transformación, ya que para ellos resulta vejatorio asumir personalidades tan “insignificantes”.
Luchan de manera despiadada cuando es necesario y si es preciso usan la magia, ya que, incluso los más jóvenes, la manipulan con gran pericia. Son raras las veces que han de consultar volúmenes de hechicería para obrar un prodigio.
Las dos versiones de sus emanaciones gaseosas son: los vahos de azufre y los de fuego.
Con su alta inteligencia, la mayoría se vuelven sabios, matemáticos, filósofos…

DRAGONES PLATEADOS
Los dragones a los que más cariño profesan los humanos son, ciertamente, los de plata. Esto es debido a la gran amabilidad y educación de este tipo de dragones gracias a las cuales se mezclan y conviven sin reparos con las demás razas .Al igual que los dragones dorados pueden adoptar formas humanas o semihumanas muy fácilmente, llegando a sentirse tan confortables, o incluso más, en sus cuerpos humanos que en su forma original.
Estos dos hechos hacen que los plateados sean una raza de dragón peculiarmente débil desde el punto de vista emocional ya que, al encontrarse tan a gusto entre otras razas, tienden a enamorarse de individuos de las mismas Con sus aproximadamente 16 metros de longitud, son tan fuertes como los dragones rojos.
Creen en la causa del bien, e incluso darían sus vidas para hacer que el mundo fuera mejor.

DRAGONES DE COBRE
Los dragones de cobre eligen como hábitat los parajes rocosos de zonas montañosas, es decir, viven en cuevas de roca que encuentran en las montañas.
Aunque tienen buen corazón y temperamento benigno, su afán desorbitado de riquezas los hace ser tremendamente egoístas. Con todo y así, son muy leales a sus amigos pero son muy pocas las veces que creen a los extranjeros.
Con su decena de metros desde la cresta hasta la cola, son los más pequeños de los dragones del bien.
Sólo luchan cuando es realmente necesario o cuando alguien querido está en peligro. Sus ataques, como los de los dragones dorados, se basan en dos tipos de bocanadas: una es un vapor que ralentiza los movimientos de sus oponentes y la otra es el ataque mortífero con su potente ácido pero, de hecho, no suelen usarlo mucho ya que odian matar.
Son conocedores de la lengua arcana.

DRAGONES DE BRONCE
Les gusta el agua sobremanera y tienden a vivir cerca de ella, instalándose junto a grandes masas acuáticas tales como lagos y océanos, aunque esto les obligue a convivir con razas humanas o similares.
Se interesan de forma inusitada por los asuntos de la humanidad Por ello son conocedores de gran número de idiomas, incluido el de la magia.
Les encantan los tesoros, pero solamente los adquieren de seres malvados a los que eliminan. Aunque odian matar, no dudarán en hacerlo si el mal anda por medio.
Sobrepasando a menudo los once metros de largo, cuentan con diferentes formas de atacar a sus oponentes. A los de menor envergadura acostumbran a atacarlos con sus garras, cola y colmillos, guardando sus conjuros para criaturas mayores, como los dragones cromáticos o dragones del mal. Para combatir a tales adversarios cuentan con dos clases de bocanadas: una es la “exhalación relámpago” consistente en una especie de rayo eléctrico y la otra es una especie de gas de olor repelente. Otra habilidad que suelen usar es la telepatía (para comunicarse o leer la mente de sus enemigos)

DRAGONES DE LATÓN

Prefiriendo los lugares secos y áridos donde poder calentarse al sol, suelen vivir en eriales y zonas arenosas.
De tamaño más bien reducido, son bulliciosos y amantes de la aparatosidad. Tienen una marcada tendencia al egoísmo y son muy cautos.

Su principal defecto es que les gusta hablar demasiado. Pueden conversar durante horas de temas intrascendentes y son capaces de viajar junto a las compañías de aventureros por el mero placer de oírlos hablar. Les es muy fácil encontrar gente con quien poder practicar su amor por la charla ya que conocen montones de idiomas.

Dominan la magia y sus bocanadas de aliento producen vapores de sueño y/o miedo.