El Ensueño Proximo

Nuestro amigo el Kiasyd continua rebelando aun mas secretos acerca del mundo de las hadas, pero esto no termina aquí, seguira informandonos por unos dias más, excelente articulo no te lo podes perder…

El Ensueño Próximo es la parte de los otros reinos que está más cercana al mundo mortal. Se superpone a partes de la realidad, y en algunos lugares incluso imita ciertos rasgos del reino terrenal. Así, entrar en el Ensueño Próximo a través de un paso en las montañas puede muy bien situar al hada en un entorno de Ensueño similar al que acaba de dejar. Picos escarpados y riscos conforman el terreno inmediato, y el propio paso conforma un camino o un arroyo que se abre paso a través de las montañas que se hallan en el lado mortal de la cortina.

Aquellas partes del Ensueño Próximo que no se hacen eco del reino mortal cercano, reciben a veces su forma de los gobernantes de esas tierras. Igual que la personalidad y el buen hacer del gobernante afectan sus dominios en el mundo mortal, así también afectan la parte del Ensueño que linda con su feudo o reino. La mayoría de los feudos tienen existencia quimérica dentro del Ensueño Próximo, permitiendo a la Estirpe entrar en un feudo desde el lado mortal, cruzarlo y salir del lugar al Ensueño. Debido a esta existencia doble, el feudo responde a las emociones y a la salud de su gobernante tanto en sus aspectos mundanos como mágicos.

Otras áreas del Ensueño Próximo pueden haber recibido su forma de diversas fuerzas. Algunas responden a objetos hechos por el hombre, tomando formas similares a edificios, parques o incluso vecindarios. Generalmente, para que esto suceda, la construcción en cuestión debe ser el resultado de una gran cantidad de imaginación y emoción. Una pequeña clínica fundada con el dinero recaudado por las familias de pacientes terminales puede crear un edificio quimérico en el Ensueño Próximo, especialmente si la clínica se hace realidad después de años de ahorros y sueños de aquellos que la fundan. No sólo la han hecho realidad en el mundo físico, sino que también han creado un sueño de ella en el otro mundo.

Se puede entrar en el Ensueño Próximo a través de pasos, que a menudo llevan de un feudo a otro. Dado que muchos feudos existen dentro del Ensueño Próximo, incluso las hadas plebeyas pueden acostumbrarse a usar estos caminos de entrada y salida al mundo real desde que los sidhe los abrieron al uso.
Aunque el tiempo que lleva viajar suele ser aproximadamente el mismo cuando se usa un paso que cuando se usan medios más mundanos, muchas hadas han descubierto que hay otros modos de viajar en el Ensueño. La falta de Banalidad hace que usar Artes como Viaje sea mucho más fácil, permitiendo un viaje rápido de un lugar a otro del Ensueño. También están las bestias mágicas, algunas de las cuales tienen sus propias Artes o poseen alas. Ellas también pueden acelerar el viaje de un hada. Más importante, sin embargo, es que las Sendas de Plata de los pasos en el Ensueño Próximo son casi siempre seguras, amplias, fáciles de transitar y seguir, y están mejor mantenidas que en ningún otro lugar de las tierras de los sueños. Es sólo cerca de los extremos más alejados del Ensueño Próximo que las Sendas de Plata empiezan a fallar.

Muchas áreas del Ensueño Próximo albergan feudos o residencias. La presencia de hadas que vigilan estas áreas suele hacerlas más estables y resistentes a algunos de los efectos más extraños que plagan los lugares más lejanos del reino. A pesar de su aspecto estático, el Ensueño Próximo no puede confundirse con la realidad mundana. Los colores son más vividos, los olores más agudos, los sabores más gustosos y el clima más puro. Una tormenta en el reino mortal no puede compararse con los relámpagos de luz, sonoros impactos de los truenos, cortinas de lluvia y viento impetuoso que es la esencia misma de una tormenta en las tierras de los sueños. Todo lo quimérico es más fuerte en su foco, mientras que los objetos de la Banalidad se vuelven borrosos o se desvanecen del todo.
Las emociones también son mucho más puras. La ira se convierte en una brillante llama ardiente casi con cuerpo físico, y la alegría se manifiesta como un sentimiento tangible que se esparce de una persona a otra. El romance florece del más leve gesto y las pasiones son ardientes; del mismo modo, el placer es mucho más intenso en el Ensueño. Desgraciadamente, lo contrario también es cierto. El miedo corta como un cuchillo al rojo, y el odio sofoca con un sabor a cenizas amargas. El dolor también se ve aumentado en el reino de los Sueños, y el daño infligido a la Estirpe, sea con Artes, bestias u objetos quiméricos, se vuelve real tras entrar de nuevo en el mundo mortal.

Peligrosos, pero del todo deliciosos, el Ensueño Próximo y sus rarezas son más reconocibles y fácilmente asimilables por las hadas que otras partes de las tierras de los sueños. Esto es porque algo de Banalidad se cuela desde el cercano reino mortal, ayudando a dar forma al caos. La Banalidad normalmente pierde su poder antes de tener un gran efecto en los límites más alejados. Así, el Ensueño se vuelve más extraño y tiene menos sentido cuanto más lejos se viaja. Pocos intentan el viaje más allá del Ensueño Próximo. Aquellos que lo hacen se vuelven locos a menudo. Si vuelven, suelen haberse ganado esa etiqueta.

Mas Información en los enlaces a continuación.