El juramento de Justicar

Yo, [nombre], (chiquillo de [sire], chiquillo de [antepasado],)* juro: La Camarilla lo es todo, y todos somos la Camarilla. Dedico la mayor parte de mí al servicio de la Camarilla. No dejaré que nadie, sea un enemigo del exterior o la Bestia de mi interior, ponga a prueba mi lealtad. No dejaré que nadie, sea un enemigo del exterior o la Bestia de mi interior, resquebraje mi fe.

Carezco de intereses ajenos a la Camarilla. Carezco de metas ajenas a la Camarilla. No permitiré amenaza alguna contra la Camarilla, del interior o del exterior, mortal o inmortal. Cualquiera que ponga su propio bienestar por encima del de la Camarilla deberá ser derrocado, por lo que ruego que la Camarilla haga lo mismo conmigo si pongo mis intereses por encima de los suyos.

Aunque como chiquillo del [clan] represento los intereses del [clan] a ojos de la Camarilla, pongo el bien de la Camarilla por encima de las necesidades del [clan]. La Camarilla puede sobrevivir sin la existencia de un clan, pero ningún clan puede sobrevivir sin la existencia de la Camarilla.

El amigo de la Camarilla es mi amigo. El aliado de la Camarilla es mi aliado. Los Vástagos de la Camarilla son mis Vástagos, hasta el final de mis noches.

Él enemigo de mis Vástagos es mi enemigo. No cejaré hasta descubrirlo, no pararé hasta darle caza, no dudaré en destruirlo. Recibiré con los brazos abiertos a cualquiera que confiese sus malas acciones y esté dispuesto a redimirse, ya que sus actos me fortalecerán, al igual que a la Camarilla.

Si vierto mi sangre, será por el bien de la Camarilla. Si tomo vidas, será por el bien de la Camarilla. Si muero, será por el bien de la Camarilla. Dejaré que la Camarilla alce su puño de hierro y me aplaste si violo este juramento sagrado.

Lo juro por mi sangre, por la sangre de mi sire, por mi existencia y la existencia de mis chiquillos, por tanto tiempo como la Camarilla permita que le sirva.

* No es obligatorio incluir al sire y al antepasado. Aquellos Vástagos que conocen su linaje y respetan el pedigrí (esto es, la vasta mayoría de aquellos que se convierten en justicar) lo mencionan. Aquellos que desconocen su linaje, o que desean mantenerlo oculto no están obligados a recitar esta parte del juramento, aunque el no hacerlo molestaría al resto de los justicar y miembros del Círculo Interior.

Algunos justicar obligan a sus arcontes a recitar un juramento similar cuando asumen el cargo, a pesar de que las Tradiciones de la Camarilla no lo requieren. Algunos antiguos creen que la línea que indica “con la existencia de mis chiquillos” también hace referencia a los arcontes; es decir, que los arcontes bajo el mando de un justicar que sea acusado de traición (aunque esto sólo ha ocurrido una vez) deben sufrir el mismo castigo. Aunque este sentimiento es fuerte, no lo es tanto como para que un arconte valioso pueda escapar del castigo (o como mínimo de la ejecución) en el hipotético caso de que tal evento aconteciera.