El Primer Cambio

Uno de los más dramáticos momentos en la vida de un hombre lobo, eso es el Primer Cambio. Un instante en que la luna les baña con su luz y la rabia les desborda y les posee. Esta primer transformación suele quedar grabada en sus mentes con la sangre de sus seres más queridos… el Primer Cambio trae eso y mucho, mucho más.El Primer Cambio es lo que hace a un hombre lobo. Antes de que ocurra, un hombre lobo sabe poco sobre sí mismo. Sabe que es proclive a ataques de ira incontenible, y su vida parece más extraña y problemática de lo habitual, pero aun se considera humano. Sin embargo, cuando la luna se alza en el cielo y el Cambio da comienzo, descubre lo equivocado que estaba.

El momento antes del Primer Cambio es algo terrorífico. Cosas inexplicables comienzan a suceder alrededor del hombre lobo. Mientras yace en al cama por la noche, escucha susurros en un lenguaje que no reconoce pero que casi comprende. Los conejos y las ardillas huyen aterrorizados a su paso, mientras que perros extraños pasean a su lado de la calle, ignorando las órdenes de sus amos. El tiempo y el espacio se distorsionan. Camina durante cinco minutos y recorre tres kilómetros, o se encuentra en lugares de pesadilla como pasillos sin fin o edificios en llamas sin salida. En mitad de la tarde. Sin ninguna razón.

Y luego están los otros. Ve por el rabillo del ojo un extraño que le vigila, o se despierta en mitad de la noche, para ver lo que parece un gran perro sentado en su césped. Entonces llega… el ataque. Algo que podría ser un perro, un lobo o incluso un humano loco con dientes demasiado afilados le derriba por la noche (tal vez incluso en su propio hogar) y le muerde. La herida no parece infectarse; de hecho, sana con rapidez.

En unos cuantos días, su vida se viene abajo. El mundo se retuerce y deshace n torno a él, y finalmente el instinto se impone. La única salida es cambiar para adaptarse al nuevo mundo que el rodea.

Cuando el Primer cambio le asalta, su cuerpo ondula por las cinco formas de manera incontrolada. Algunas veces, tan solo de modo parcial. Su cara y piel podrían siendo humanas mientras que desarrolla un enorme hocico empapado en sangre, o sus piernas se convierten en las de un lobo a la vez que su masa corporal sigue siendo la misma. Muchos piensan que están muriendo o volviéndose locos. Se equivocan.

Y por encima de todo, la luna. Sin importar cómo era su madre, un hombre lobo no comprenderá el autentico sentido del amor de madre hasta que no descanse, exhausto y lloroso, bajo la luz de la lunas tras su Primer Cambio. A partir de este momento, su alma está marcada. La fase de la luna influencia el propio cambio, así como la vida del hombre lobo. Aquél cuyo cambio ocurriera bajo la luna gibosa podría experimentar un torrente de visiones terroríficas y surrealistas que requieren de expresión, mientras que la luna llena casi siempre desencadena una rabia asesina en el hombre lobo cuyo cambio sucede bajo su atenta mirada. Sin importar la fase lunar, el Primer Cambio toma el control del hombre lobo, que actúa por instinto hasta que se derrumba totalmente exhausto.

Cuando despierta, se conoce mejor a sí mismo, aunque tal sentimiento ha… cambiado de alguna forma. Adoptar una forma distinta se convierte n algo más natural, aunque requiere práctica al principio. También ha sido marcado por la fase de la luna con una afinidad conocida por auspicio, aunque llevará algo de tiempo comprender lo que significa esta afinidad para él. Ha sido iniciado a través de la sangre y de la luz n la senda de los Uratha, una que seguirá durante el resto de su vida.

¿Por qué me está ocurriendo esto? ¿Pero por qué? ¿Qué es lo que hace que le Primer Cambio distorsione, incluso destruya, la vida de un hombre lobo antes de que ocurra?

El inminente Primer Cambio es fuente de una sutil confusión por sí mismo. Como ondas en un estanque oscuro, las fuerzas que se inundan en el corazón de un hombre lobo envían pulsos motivos a su alrededor a través de él mismo. La furia que sale a la superficie comienza a retorcer el mundo espiritual en torno al Uratha, llegando incluso a debilitar la muralla entre carne y Sombra.

Otros hombres lobo también lo advierten. La mayoría sabe lo que sucede al leer las señales y a menudo resulta muy sencillo encontrar el objetivo. A estas alturas, el hombre lobo está a punto de estallar. Por otro lado, podría haber nacido de un padre humano que poseyera algo de sangre de lobo. A veces la sangre de lobo es fuerte en una familia humana, con lo que las posibilidades de que nazca un hombre lobo en ellas, se eleva considerablemente. Una familia con miembros que posean autentica sangre de lobo es la clase de recurso que los hombres lobo vigilan muy de cerca.

Atrapar a un Uratha a punto de cambiar no es tarea que requiera a la manada entera. Habitualmente solo uno o dos de los miembros bastan para hacer el trabajo. Uno podría adoptar una forma monstruosa y esperar la reacción. Debido a que se encuentran tan cerca del Cambio, la mayoría de los hombres lobo se ve afectada por la Vesania (el terror sobrenatural que embarga a los humanos cuando se enfrentan a un hombre lobo), pero si son listos, tendrán miedo. Correrán todo lo que puedan, esquivando y evitando a sus perseguidores lo mejor que puedan. Todo lo que los hombres lobo cazadores necesitan hacer es morderle y saborear su sangre, y luego dejar solo al “humano” asustado hasta que sobrevenga el Primer Cambio. De alguna forma, esa persecución es el rito de iniciación oficioso del joven hombre lobo en un mundo más complejo.

Los espíritus se arremolinan en torno al “nuevo” hombre lobo, agitando su existencia. Aquellos que le rodean no pueden ignorar lo que sucede. El hombre lobo está a unos centímetros del mundo oculto, y su proximidad hace surgir a los espíritus. Algunos se manifiestan. Merodean por la zona y aúllan. Los espíritus son capaces de sentir la llegada inminente de uno de sus antiguos rivales… y a veces deciden actuar de forma preventiva.

Lo que es peor, el mundo espiritual se aproxima también a los amigos y seres amados del hombre lobo. El Hisil es un lugar y una cosa, y no discrimina. No es solo el hombre lobo el que ve por el rabillo del ojo extrañas manchas de sangre donde su gato ha estado cazando, o cosas escurrirse a través de puertas que comunican la sala de estar con el parque que esta al final de la calle. Estas cosas ocurren a su familia, a sus vecinos, o incluso al tipo del bar que te ha invitado. El mundo espiritual es un lugar donde el simbolismo y la poesía son más importantes que la geografía, así que es posible que la gente importante de tu vida se encuentre más del mundo espiritual de lo que te gustaría. Y si es el caso, no tienen ni la más remota idea de lo que esta sucediendo. Si son afortunados, solo pensarán que se están volviendo locos. Los desafortunados…

Lobos Descarriados

Podría ocurrir que no haya ninguna manad en la zona, o que ésta no sea capaz de encontrar al hombre lobo. Los Uratha no tienen ni idea de los hombres lobo que atraviesan su Primer Cambio en un mes, mucho menos en un año entero. Así que uno de entre tres posibles destinos espera a estos perdidos.

Algunos sí que terminan por ser encontrados, habitualmente inmersos en una orgía de destrucción. Los hombres lobo son criaturas destructivas por instinto, y los recién Cambiados no tienen ni idea de lo peligrosos que son. Los espíritus de ira o violencia de la zona pueden unirse a la refriega, dirigiendo al hombre lobo hacia cosas que romper o hacer sangrar con facilidad. Si los Uratha escuchan rumores de un nuevo camarada, no suele ser muy complicado rastrearlo: si es necesario, incluso pueden arriesgarse en la Sombra para conseguir una mejor perspectiva de la alteración sobrenatural.

Las Tribus Puras se levan a otros tantos con ellos. A veces todo se reduce a una carrera entre los Exiliados y los Puros para ver quién pon antes las zarpas encima del nuevo Cambiado. Algunos de los Puros pueden llagar a ser muy convincentes, y unos cuantos de sus objetivos acceden a su mensaje. Hay otros cultos de hombres lobo además de las Tribus Puras, cuyas metas son desconocidas para la gran mayoría de los Uratha.
Por ultimo, algunos mueren antes de que alguien llegue hasta ellos. Quizá en su enorme torrente de destrucción atraigan a las fuerzas de seguridad locales, y éstos se vean obligados a detenerlo por la fuerza. Algunos enfadan a poderosos espíritus, brujas o vampiros. Otros persiguen alucinaciones hasta l bode de un precipicio. La muerte no suele ser un destino habitual, pero sucede con la bastante frecuencia como para constituir una estadística desagradable.

Iniciación Tribal
Es una elección que puede afectar a un hombre lobo por el restote su vida, y es una elección que ha de realizarse poco después del Cambio. Una vez que un hombre lobo s ha calmado y ha comprendido lo que es, se le da la oportunidad de que entre en una tribu. Ningún hombre lobo debe entrar en una tribu en particular, nadie le puede obligar. La decisión depende del hombre lobo y de nadie más. El Juramento de Selene, el voto de adhesión a los principios que guían a los Exiliados, se ofrece, no se impone.

Una tribu es como una gran familia, que proporciona aliados potenciales unidos por juramentos y una causa común. Ofrece una red de apoyo que guía a un hombre lobo por una senda de poder especifica. Más aun, una tribu ofrece una meta específica para un cambiaformas asustado y perdido; ofrece principios que pueden ayudarle a descubrir lo que es. Incluso cuando un hombre lobo acaba en el bando opuesto en un conflicto con sus compañeros de tribu, las leyes de la tribu proporcionan un terreno común desde el que trabajar para conseguir la paz.

Las cinco tribus que se afanan en abatir aquellos destinados a ser la presa de los Uratha en el nombre de Selene son:

• Los Garras Sangrientas: guerreros fieros y brutales que utilizan toda su fuerza contra las amenazas que se filtran en el mundo físico. Enseñan una filosofía basada en la gloria, con la meta de conseguir convertirse en el arma perfecta contra los enemigos del Pueblo.
• Sombras de Hueso: indagadores de los más oscuros lugares, que tratan de comprender el mundo espiritual que les es negado. La suya es una senda de sabiduría, de enseñanza de la necesidad de comprender las múltiples amenazas que emanan del Hisil.
• Cazadores de las Tinieblas: acechadores en las tinieblas que defienden sus territorios de caza sagrados con magia primaria y furia. Enfatizan la pureza del instinto, la fuerza de las viejas costumbres y la importancia de los lugares salvajes.
• Maestros del Hierro: lobos vestidos con piel de hombre, que mantienen fuertes lazos con su contrapartida humana. La suya es una filosofía basada en la adaptación, que enseña que un hombre lobo debe ser lo suficientemente astuto como para medrar por igual en la espesura que en la ciudad.
• Señores de la Tormenta: alfas sin miedo que buscan purgar la debilidad de sus almas.

Enseñan una senda de resistencia y honor, asumiendo la responsabilidad de liderar con el ejemplo.

Como se ha indicado anteriormente el hombre lobo puede declarar que no desea formar parte de tribu alguna. Se el conocerá como Lobo Fantasmal, un Uratha con nadie que cuidar de él salvo su manada. Las Tribus de Selene no tratan a los Lobos Fantasmales con odio o prejuicios solo pena o pesar.

Vinilos de Manada
Una tribu ofrece entrenamiento, aliados y guía para el largo camino que conduce hacia la redención. Enseña el legado del pasado y las formas de estar listo para lo que trae el mañana. Sin embargo, no hay ningún vínculo más fuerte que el de la manada. Los Uratha poseen todos los instintos sociales de los humanos y de los lobos, así que mantenerse apartado del resto es, virtualmente, un castigo. Una ves que un hombre lobo haya sido iniciado en una tribu (o haya elegido renunciar a esta posibilidad), ha d encontrar una manada. Si al tribu es una red de apoyo, la manada está formada por hermanos que están junto a él cuando los Puros aúllan, cuando las murallas ceden, y el mundo sangra.

Un hombre lobo puede ser adoptado en una manada de Uratha experimentaos. Esto ocurre más a menudo cuando una joven manada repleta de recién Cambiados es aun receptiva con los nuevos hombres lobo, cuando no tiene una fuerte identidad, o cuando desea expandir su territorio y necesita sangre fresca para ello. Todas las manadas terminan por perder alguno de sus miembros; los hombres lobo llevan una vida peligrosa y sangrienta. Una manada que ha sufrido perdidas recientes necesita recuperarse, y la forma más fácil de hacerlo s introducir nueva sangre.

Los hombres lobo recién Cambiados rescatados por diversas manadas en territorios diferentes al mismo tiempo (más o menos), pueden acabar reunidos en la misma manada. Esta coincidencia no ocurre todos los días, pero sí se considera en buen augurio.

Los recién Cambiados que se unan a una manada establecida son instruidos en las tradiciones de ésta, así como la extensión de su territorio al mismo tiempo que se introducen en l sociedad Uratha. La manada ofrece a su nuevo miembro un cierto conocimiento de la política local entre el Pueblo, les da algunas pistas sobre la identidad de los vecinos de la manada, la clase de enemigos con la que puede encontrarse, etc. El recién llegado es el omega de esa manada hasta que un nuevo miembro se incorpore, y si dos más llegan la vez, tendrán que competir para hacerse con una posición más ventajosa.
Entonces el “principiante” es presentado al espíritu tótem de la manada, si lo hay, en lo que habitualmente es un ritual que se extiende toda la noche, y que incluye bailes extáticos, combates ritos, u otros medios de abrir las percepciones de uno l mundo espiritual. Este suele ser el último paso en la incorporación a una manada, puesto que el recién llegado no tiene ninguna garantía de que el espíritu totémico lo acepte. Si no lo hace, el hombre lobo no tiene más elección que buscar una manada y un tótem más “comprensivos” en un territorio cercano.

Si un grupo de recién Cambiados conforma una manada por su cuenta, estos Uratha afrontan un montón de problemas. La manada debe tener al menos tres hombres lobo para que sean considerados como una manada a los ojos de su gente. Entonces tiene la opción de cazar un tótem y obligarlo a que actúe como su aliado totémico. Luego han de negociar los términos del chiminaje del espíritu y acceder al tabú que éste les imponga a cambio de sus servicios. Solo entonces podrán determinar quien será el alfa de la manada y territorio de la misma.

Estos obstáculos suelen llevar a los miembros de la manada hasta el limite, y les enseña a confiar e el otro además de ayudarles a darse cuenta de la clase de espíritu que les servirá mejor. Solo en raras ocasiones una manada sabe cual es el tótem adecuado para ellos, así que la búsqueda les sirve para conocerse mejor a sí mismos y a sus puntos fuertes. Los miembros de la manada que han completado su búsqueda totémica en un desierto, demostrando una sabiduría notable, y una eficiencia letal en batalla, y hacer por tanto un pacto con el espíritu serpiente de cascabel.

Una vez que una manada se forma, los hombres lobo se preparan para ocupar un territorio a la vez que anuncian que hay nuevos jugadores en la ciudad. El mayor de los desafíos de sus vidas está a punto de empezar.