Epifanía: Ensoñación (Inspirar), Éxtasis, Saquear, Rapsodia. Barcia (II Parte)

Aquí encontraréis una explicación más detallada de estos conceptos (relacionados con el Glamour).

Éxtasis: Las hadas poseen naturalezas tanto feéricas como mortales. Permitiendo a sus lados mortales ser inspirados – alcanzar el Éxtasis – pueden entrar en contacto con el Ensueño como si ellos mismos fueran Soñadores mortales. Este es un proceso muy largo y difícil y requiere un montón de búsqueda espiritual y comprensión de las propias naturalezas feérica y mortal, pero también tiene el potencial de una ganancia enorme.

El Éxtasis permite al duende ganar Glamour de su propia imaginación. El momento del Éxtasis es un arrobamiento puro y total mientras el hada se conecta directamente con el Ensueño. Las dos mitades de su naturaleza se unen durante un breve momento efímero. Tanto los Luminosos como los Oscuros reconocen que el Éxtasis es difícil de alcanzar. Cualquiera de la Estirpe que pueda hacerlo se considera que ha alcanzado un estado definitivo.

Para lograr el Éxtasis, un hada debe hacer una ruptura artística o creativa. El duende escoge un arte o medio en el que sobresalga (aunque no es necesario), y da forma a una visión o idea que desea completar antes de poder iniciar el largo proceso de buscar el Éxtasis.

Sistema: Cuando el Narrador decide que el personaje ha trabajado en su conexión lo suficiente, y sea el momento de alcanzar el Éxtasis, el jugador debe hacer una tirada con el Atributo + Habilidad adecuados (la dificultad igual a la Banalidad + 6 menos el Glamour del personaje). Aunque la dificultad puede ser ajustada por el Narrador si cree que el personaje ha dedicado tiempo, pensamiento y pasión más que suficientes en su creación. El número de éxitos obtenido iguala la cantidad de Glamour que gana el personaje. Si el jugador consigue cinco o seis éxitos, el hada gana un punto de Glamour permanente además del Glamour temporal. Un fracaso indica una falta total de confianza, haciendo que el personaje gane un punto de Banalidad temporal.

Si alguien utiliza la Ensoñación en un lugar concreto, como en la casa de un Soñador, o si un hada alcanza el Éxtasis repentinamente en el mismo lugar, el área queda imbuida de Glamour. Este Glamour residual puede atraer a otros Soñadores mientras intentan obtener la inspiración. Si un área concreta se convierte en un refugio para artistas, los nobles Luminosos (y en ocasiones los nobles Oscuros) pueden declarar el Saqueo en dichas zonas como una ofensa punible, e incluso situar protecciones especiales en dichos lugares para mantener a salvo a los Soñadores.

Glamour espontáneo: Ocasionalmente, cuando se realiza una obra de arte inducida por el Glamour (como una representación increíble de una obra, una interpretación virtuosísima musical o una lectura de poemas), se crea Glamour espontáneo de todos aquellos que presencian el logro. El Narrador decide cuánto Glamour se libera y cuánto puede absorber el hada que lo presencia. No se necesita tirada ni sistema alguno.

Saquear: Es arrancar, desgarrar o robar Glamour de un mortal, y puede ser tan satisfactorio como cualquier epifanía. Un asalto tal corrompe la epifanía con la angustia psíquica de la víctima, mezclando el dolor con el Glamour. Los mortales cuyo Glamour es robado necesitan mucho más tiempo del habitual para recuperarse.

Los Luminosos suelen ver el Saqueo como un mal innecesario, y desdeñan a cualquiera que lo practique. Los Oscuros consideran el Saqueo una necesidad, ya que aporta cambio, incluso aunque ocurra mediante el sufrimiento y la destrucción. Los infantiles Oscuros tienen un placer perverso Saqueando a otros niños

Si un mortal concreto es Saqueado repetida y frecuentemente, su creatividad puede extinguirse permanentemente.

Las hadas utilizan su propia Banalidad cuando Saquean, con lo que corren el riesgo de ganar más. El Saqueador inunda al Soñador con Banalidad, literalmente expulsando el Glamour de su cuerpo, y recogiéndolo él. Ocasionalmente, se recoge también Banalidad, lo cual es otra razón por la que los Luminosos evitan Saquear.

Sistema: Una vez el hada ha establecido una relación de algún tipo con el objetivo, el jugador tira un número de dados igual a la puntuación de Banalidad de su personaje (dificultad 6). El número de éxitos obtenido equivale al número de puntos de Glamour conseguidos. Si la tirada de Saquear fracasa, el personaje gana un punto permanente de Banalidad, cuando el intento de Saqueo pifia desgarra la psique del personaje.

Las víctimas del Saqueo son incapaces de crear o realizar nada original o inspirado durante al menos un día por punto de Glamour robado. Normalmente se sienten apáticos, sintiéndose vacíos o deprimidos. La experiencia de bloqueo del artista también tiene efectos no visibles, puesto que puede hacerle ganar una pequeña cantidad de Banalidad. Alternativamente, el artista puede quedar tan frustrado que su conexión con el Ensueño se rompa para siempre.

Especialidades de Saqueo: La mayoría de los duendes que Saquean utilizan el simple asalto psíquico para ganar Glamour. Sin embargo, algunos tienes gustos exóticos y perversos. La especialidad de Saqueo de un personaje se basa normalmente en su pasado, y a menudo es el resultado de algún trauma emocional que sufrió.

Estos son unos ejemplos de cómo el hada puede especializarse:

– Agotar la Creatividad: El personaje disfruta explotando a los demás, o se siente a disgusto con el talento de aquellos que son más creativos que él. Emplea a los demás para que creen para él, , pero este arte es finalmente corrompido, enterrado o desperdiciado. El Soñador se quema, preguntándose por qué ha malgastado su tiempo en esa frivolidad.

– Destruir Esperanza: El personaje es un fatalista y Saquea destruyendo la esperanza. El depredador convence al mortal de que no lleve a cabo acciones que mejorarían su vida.

– Destruir Amor: El personaje ya no tiene ilusión por el amor, y se fortalece impidiendo que otros lo encuentren o confíen en el amor. El Saqueo tiene éxito si el intento de la presa de enamorarse falla.

– Crear Enfado: El personaje se enorgullece de mantener la compostura, y disfruta enfureciendo al resto. Rompiendo el autocontrol de un individuo, lo conduce a actos de violencia autodestructiva.

– Romper la Confianza: El personaje ha de romper la confianza que exista entre dos personas. La presa del personaje acaba por no confiar en nadie, quedando aislada del mundo.

– Explotar la Dependencia: El personaje se enorgullece de ser autosuficiente, y se pavonea de ello haciendo que otros se vuelvan dependientes de él. El personaje destruye a cualquiera que se vuelva dependiente de él, y se realiza mientras los demás se desmoronan.

– Destruir la Ilusión: El personaje está hastiado, y la visión de la inocencia le desagrada. Este tipo de Saqueo es realizado a menudo por Infantiles.