Ghouls – Enrathi, los viles esclavitas

Las leyendas afirman que las raíces de la familia Enrathi se remontan a unos humildes orígenes en Italia en algún momento del siglo vi a.C. Fueron una vez granjeros etruscos que habían sufrido enormemente a causa de los cambiantes flujos del comercio y la industria, ya que sus talentos no yacían en trabajar la tierra junto con sus vecinos. Conforme la civilización etrusca pasó de la agricultura a la minería de metales preciosos, los Enrathi se vieron forzados a un nuevo negocio. En lugar de excavar en busca de cobre, los Enrathi se convirtieron en mercaderes y comerciantes, y prosperaron durante largo tiempo con su gente.

Por desgracia, la recién expandida civilización etrusca no duró mucho y terminó por ser asimilada por los romanos en torno al año 500 a.C. No mucho después, las fortunas de la familia Enrathi comenzaron a derrumbarse, ya que los orgullosos romanos preferían hacer negocios con otros romanos. Desesperados y solos, los Enrathi unieron fuerzas con comerciantes y aliados desdeñados, como los Rafastio, quienes estaban en una posición similar.

No mucho después, la familia se volvió hacia la posesión, comercio, compra y secuestro de esclavos cuando otros mercaderes más respetables no lo habrían hecho. En verdad, los Enrathi pueden haber sido manipulados para convertirse en una familia de Aparecidos esclavistas a lo largo de muchos años por la Tal’Mahe’Ra. Algunos vampiros sospechan que es posible que los Enrathi fueran agentes leales mucho antes de que se dieran cuenta y que fueron presentados a los Rafastio antes de que los romanos pusieran el pie en el norte de Italia. Aunque sea imposible de demostrar, pocos Enrathi creen que sus ancestros fueran morales y honrados, ya que la familia siempre ha estado llena de oportunistas empecinados en sobrevivir a cualquier coste y sospechan que podrían haber aceptado una vida eterna de servidumbre a cambio de seguridad y la promesa del Abrazo.

Durante siglos, los esclavistas Enrathi continuaron atrapando y vendiendo almas desesperadas como su principal fuente de ingresos. Conforme el tiempo pasaba, algunos vampiros creen que los Enrathi pasaron de concentrarse en el tráfico humano a beneficiarse de secuestrar víctimas porque lo disfrutaban.

¿Por qué si no continuarían jugándose la vida a pesar de los significativos avances para acabar con la esclavitud? Irónicamente, aunque muchos vampiros se beneficiaban enormemente de los servicios que realizaban, como secuestrar “regalos” para visitantes y engatusar a niños para que abandonasen sus camas para alimentaciones especiales, también afirman que esta familia de Aparecidos es incluso más brutal y depravada que los Bratovich.

Por ello, aunque los Clanes y Sectas no han condenado abiertamente a los Enrathi, suelen emitirse avisos de andarse con cuidado cuando se trata con ellos, ya que no tienen reparos en secuestrar y vender vampiros a pesar de su estatus y posición. La verdad es que la mayoría de los vampiros se sorprendería al saber que el Clan Ventrue es uno de los mayores clientes de la familia.

Los Enrathi actuales son una amalgama de los peores miedos de un niño y un vampiro. Afirman no tener lealtad alguna hacia ningún Clan o Línea de Sangre, ni se afilian a ninguna Secta concreta, aunque una rama de la familia es leal a la Tal’Mahe’ra y otras actúan como agentes libres. Aunque nadie, ni mortal ni vampiro, ha sobrevivido a una visita a su fortaleza sin haber sido invitado, suele creerse que las operaciones de los Enrathi son sofisticadas y están bien financiadas, como las de cualquier organización terrorista. A pesar de ser mortales, los Enrathi no se impresionan ante las torturas y no se esfuerzan por mantener su humanidad. Aun así, lleva mucho tiempo sospechándose que los Aparecidos Enrathi fomentan estos rumores, ya que la familia también realiza caros servicios como transportar a vampiros a través de territorio enemigo o participar en cacerías de transgresores.

Apariencia: Los Aparecidos Enrathi que pueden trazar su linaje hasta sus antepasados etruscos tienen las mismas características que los noritalianos. Aun así, de todas las familias, los Enrathi se casan frecuentemente con otras familias y a veces es fácil confundirlos con descendientes de otras familias de Europa oriental. Cuando son vistos en público, los Enrathi tienden a vestir bien y a portar armas adecuadas para un mercenario o seguridad privada. Sin embargo, quienes se atreven a examinarlos más de cerca podrían percatarse de las oscuras manchas en su ropa que nunca terminan de limpiarse.

Creación de personaje: La mayoría de Enrathi participan en el negocio familiar de alguna forma y los personajes tienden a estar especializados de forma acorde. Esclavistas, torturadores y secuestradores, por ejemplo, son más físicos que sus parientes, y su Naturaleza y Conducta reflejan su personalidad amoral. Aunque todos los Enrathi siguen una Senda de Iluminación, esto no significa que no tengan Habilidades Sociales. Los comerciantes, negociadores, espías y cebos siguen careciendo de escrúpulos, pero necesitan ser más sociales para cumplir con necesidades concretas como atrapar a inocentes o recaudar deudas. A pesar de su monstruosa reputación, los Enrathi son astutos y, como tales, comprenden la importancia de mantener un rostro público.

Disciplinas: Dominación, Ofuscación, Potencia.

Debilidad: Siglos de decadencia moral se han cobrado su precio en los Enrathi. Los miembros de esta familia no pueden tener una puntuación de Humanidad mayor de 3 ni una Consciencia superior a 2.

Cita: «¡Dios mío, eres muy bonita! ¿Te gustaría conocer a tu tío?».

Ricardo Blanch

Ricardo Blanch

Un amante de los juegos de rol...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.