Ghouls Vasallos

Cuando los vampiros piensan en ghouls, por regla general imaginan un vasallo. Muchos Cainitas encuentran inconcebible crear ghouls con otro propósito. De hecho, para la mayor parte de la Estirpe, los ghouls que no son vasallos son blasfemias.

Los vasallos son “lo corriente” entre los ghouls. Muchos de ellos no pidieron su poder e inmortalidad, aunque no suelen quejarse después de que el Vínculo haga efecto. Muy pocos saben siquiera una cuarta parte de lo que sea un neonato sobre la sociedad vampírica. Simplemente fueron seilalados algo viejo y poderoso que quería otro par de manos.

Aunque un vasallo tiene bastante asegurado el suministro de vitae, tiene que estar atento al mismo. De hecho, le conviene portarse bien si quiere seguir recibiendo su dosis. También se ha hecho a la idea de que está enamorado (de verdad, apasionadamente, de una forma que no había pensado que volvería a sentirse tras su primer amor) de alguien que le trata con distante amabilidad en el mejor de los casos y una crueldad draconiano en el peor.

Y lo triste es que la gran mayoría de los vasallos no tienen idea de lo que ocurre en realidad. No saben por qué se sienten así, ni qué hay en esa bebida milagrosa que les dan sus nuevos amigos. Pero son leales, aunque sólo sea para que no se detenga la magia. No quieren volver a las grises y aburridas vidas que te- nían antes. Y lo bueno es que son los afortunados. Porque una vez ha sido arrastrado un ghoul al otro lado del misterio, una vez que se ha roto la Mascarada, existe a merced del capricho de su domitor.

Los vampiros suelen escoger vasallos con familia, sobre todo si crean un ghoul clandestinamente. Prefieren los ghouls capaces de asunúr responsabilidades, ¿y qué mejor opción que un buen padre de familia? Las lealtades en conflicto a la familia y al Vinculo de Sangre suelen terminar de la misma fomia: el vasallo escoge al dormitor y la incomparable pasión que siente por el Cainita. Resulta interesante que muchos domitoris disfruten seleccionando a vasallos para los que la elección es insoportablemente difícil. Ven esto como una prueba de que sus ghouls se toman la relación en serio.

Papel. Por definición, los vasallos desempeñan un papel en la sociedad varnpírica, lo sepan o no. Muchos son escogidos como simples guardias, ya sea para proteger el refugio de¡ amo durante el día o para asegurar que siempre habrá alguien cubriendo su marcha. Los guardaespaldas más versátiles suelen recibir un trato mejor, mientras que los que apenas saben hacer algo más que pelear acaban como szlacbta o carne de cañón.
Otros vasallos pueden ser escogidos por sus habilidades especiales. Cierto, esto incluye al mago de los ordenadores y al chófer que compensan la ignorancia del siglo XX del Cainita trágicamente anacrónico, pero también abarca al artista hambriento pero con talento cuyas obras son presentadas como realizadas por un Torcador, o el diplomático enviado por el príncipe ante los Brujah (“¡Por fin envía a alguien que nos entiende!”). Por último, un vasallo puede no tener más propósito que el meramente decorativo… ¿y por qué no? Quizá las “concubinas” mediterráneas sean el no va más de esta temporada…

Creación del personaje: Los Atributos y Habilidades de todo vasallo deberían reflejar las razones por las que fue convertido en ghoul por su amo. La pareja de un Torcador, por ejemplo, tendrá elevados Rasgos Sociales, pero sus aptitudes mentales no serán tan buenas. Szlacbta, guardaespaldas, asesinos y otros ghouls dedicados a la acción suelen tener como categoría primaria de Atributos los Físicos, mientras que los estudiosos, eruditos, científicos y hackers tienden más a lo Mental. Los vasallos con Atributos Sociales primarios son por lo general negociadores, políticos, concubinas o simples piezas decorativas

Debilidades: Los vasallos empiezan el juego Vinculados a un domitor diseñado por el Narrador. El jugador puede adquirir el Trasfondo de Domitor para representar una relación más amigable con el amo del personaje, pero en ningún caso se trata de una relación alegre y despreocupada.

Cita: No, ahora escúchame. No me importa quién seas ni con quién estés. La señora ha dicho que no quiere ser molestada. Y así va a ser. ¿,Capisce?