Historia de las hadas (Parte 5)

Mas allá de las grises colinas de lo mundano
Encerrada en lo mas profundo de vuestros corazones
Esta la llave del Ensueño
Soltad vuestras cadenas
Y arrojas lejos los grilletes

Venid changellings
Y unios a la danza del sueño
O llegara el invierno
Convirtiendo el Ensueño en un recuerdo

¡Reclamad vuestra herencia!
¡Que empiecen los juegos!

El compromiso

Antes de la Ruptura, los duendes Luminosos y Oscuros mantenían una rivalidad constante. A pesar de los acuerdos entre las dos Cortes que dividían el año en dos partes, gobernando respectivamente los luminosos sobre la mitad estival y los Oscuros sobre la invernal, los conflictos surgían a menudo. La Ruptura también cambio este aspecto de la vida feérica. Para sobrevivir, las hadas Luminosas y Oscuras tuvieron que dejar de lado sus antipatías. En un acuerdo sin precedentes, conocido como el COMPROMISO, las Cortes declararon una tregua y acordaron el cede de hostilidades entre ellas “durante la duración” de la Ruptura. Los territorios gobernados por los Luminosos permitieron el viaje libremente a los Oscuros dentro de sus limites, mientras que los feudos Oscuros se abrieron a los visitantes Luminosos.

Conforme las dos Cortes se mezclaban mas libremente, cada una adopto algunas costumbres de los otros, y la sociedad feerica pronto se convirtió en una mezcla de los conceptos y actitudes Luminosos y Oscuros. La ley, la formalidad y el honor aprendieron a coexistir con el desorden, el caos y la impulsividad…una dinámica mezcla de opuestos que ha persistido hasta el presente.