Ignoblis Ritae del Sabbat

Al contrario que los auctoritas ritae, los rituales “bajos” o “comunes” varían mucho de una manada a otra. Muchos de estos ritae aparecen en todos los grupos en diferentes encarnaciones, pero hay algunos propios de regiones, o incluso de manadas determinadas.

El Sabbat:
Ignoblis Ritae

Al contrario que los auctoritas ritae, los rituales “bajos” o “comunes” varían mucho de una manada a otra. Muchos de estos ritae aparecen en todos los grupos en diferentes encarnaciones, pero hay algunos propios de regiones, o incluso de manadas determinadas.

RITO DE ACEPTACIÓN
Este rito da la bienvenida a un nuevo miembro a una manada, reconociendo el ascenso de un recluta o señalando cualquier momento en el que se produzca un cambio de poder (como la llegada de un nuevo ductus o sacerdote). Todos los miembros deben reconocer la posición del recién llegado de forma personal, ya sea compartiendo sangre, entregando un presente, etc. El Sabbat aceptado debe realizar un juramento de lealtad a cada miembro de la manada y a la causa general de la secta. Por ejemplo, el juramento de un recluta ascendido puede describir su agradecimiento ante su acogida, y su orgullo por haber sido elegido para servir a sus camaradas y a la secta. El Rito de Aceptación difiere del de Creación en que es más social que sobrenatural. Un Sabbat puede haber recibido el auctoritas ritae, pero ser despreciado por una manada que se niegue a extenderle su aceptación.

RITO DE LEALTAD
Antes de que se produzca el Rito de Aceptación, un vampiro ya Abrazado pero que aún no sea Sabbat debe someterse a la ceremonia de Lealtad, algo especialmente importante para aquellos que han abandonado la Camarilla. Se trata de un rito extenso y costoso, y puede prolongarse durante años antes de que se permita al recluta recibir el Rito de Aceptación y se le dé la bienvenida como miembro de pleno derecho. Parte del proceso consiste en implantar una marca secreta en el cuerpo del desertor (un tatuaje, una cicatriz, un símbolo, etc.) mediante Vicisitud, de modo que sea permanente. Antes de recibir el rito, el iniciado debe sentarse o permanecer detrás de sus camaradas durante un auctoritas ritae. Beberá el último en la Vaulderie y no podrá contribuir con su sangre, así como tampoco podrá leer en alto pasajes de El Libro de Nod. El tiempo pasado hasta confirmar el compromiso del iniciado con el Sabbat hace aún más difícil que abandone la secta.

RITO DE CONTRICIÓN (también ABLUCIÓN o RITO DE UNCIÓN)
Hasta los Sabbat cometen pecados e indiscreciones por las que en ocasiones tienen que disculparse. Esto se consigue mediante el Rito de Contrición, que funciona de un modo similar a un sacerdote católico. Éste puede ser el más importante de los ignoblis ritae, ya que muchos Inquisidores, agentes de la Mano Negra, sacerdotes y ducti ofrecen una oportunidad de contrición o muerte a aquellos que cometen crímenes contra la secta. Todos los vampiros con dos dedos de frente se toman estos ritae con absoluta seriedad, ya que solo la gracia de sus mejores les permite seguir existiendo. Por supuesto, es posible realizar una contrición falsa, pero es probable que no lleguen a disponer de nuevo de esta opción.

RITO DE BIENVENIDA
Esta ceremonia es, en gran medida, una convención social. Los sacerdotes la invocan cuando las manadas se encuentran y van a pasar un tiempo juntas, por ejemplo cuando un grupo nómada descansa en una ciudad o cuando varias manadas se unen con un fin común a corto plazo. El Rito de Bienvenida refuerza la ideología del Sabbat que respeta la individualidad, al tiempo que requiere unidad para lograr los objetivos de la secta. Casi todas las manadas desarrollan este rito de modo informal, compartiendo la sangre los líderes de cada grupo mientras sus camaradas observan; sin embargo hay dos elementos del protocolo que normalmente se observan. Al comienzo del rito, todos los miembros de las manadas se saludan uno a uno, indicando nombre y hogar (sí procede). De este modo se tiene un sentido de la localización (de dónde viene cada uno y a dónde podría dirigirse). En un momento de la celebración se produce un intercambio de presentes. Puede tratarse de un arma, de un tratado o de la cabeza de un enemigo. El regalo lo presenta un Auténtico Sabbat al ductus de la otra manada, bajo la supervisión del sacerdote. Los jefes y sacerdotes suelen usar este rito como una oportunidad para discutir los planes de la secta.

RITO DE AGRADECIMIENTO
Este rito es menos un agradecimiento que una ocasión para vanagloriarse de las hazañas propias. La ceremonia suele desarrollarse bajo el auspicio de historias como “Agradecí el favor de Caín cuando yo…”, que a menudo exageran y magnifican los logros. Esta ceremonia suele preceder a los esbats y otras reuniones de la Espada de Caín.

RITO MARCIAL
En tiempos de guerra una manada trata de aumentar su fuerza de cualquier modo, a menudo creando un sentimiento de camaradería que solo se encuentra en el combate. El Rito Marcial sirve para llevar a los vampiros a un fervor que anuncie la destrucción de sus enemigos. El rito comienza con el canto de un mantra como “fuerza”, “fuego” o “músculo y odio”. El redoble de los tambores, normalmente dirigido por un sacerdote, acompaña al cántico. Las manadas suelen pintarse la cara y los cuerpos con sangre, pintura o alheña.

DERRAMAMIENTO DE SANGRE
Cuando dos o más Sabbat se alimentan juntos, a veces reconocen el reparto de la comida diciendo al mismo tiempo, “Sangre caliente que brotó de Abel en el momento de su muerte, mantennos por la voluntad del Sabbat”.

RITO DE SIGILO
En el interés de mantener el silencio, algunas manadas adoptan precauciones adicionales e invocan augurios favorables. En el Rito de Sigilo, todos los participantes arrancan de un mordisco la lengua a los demás y la escupen al fuego. Aunque no se causan niveles de salud de daño, la hemorragia y
cicatrización consumen un punto de sangre. El sacerdote o el ductus suelen quedarse fuera para poder dar órdenes, pero algunas manadas han desarrollado complejas señales gestuales para poder comunicarse en silencio durante las actividades sigilosas.

DANZA SOLAR
La Danza Solar pone a prueba la valentía y la resistencia de los Cainitas. Durante el rito, los vampiros se retuercen y giran en un baile hipnótico alrededor de la inscripción simbólica de un sol rugiente, sin parar desde el anochecer hasta el amanecer y derrumbándose exhaustos cubiertos por un sudor sangriento. El rito siempre se realiza bajo la luna llena y los miembros de la manada suelen vestirse para la ocasión, llevando máscaras terroríficas y pintura corporal roja. Los vampiros demuestran su coraje viendo cuál de ellos, después de una noche de baile agotador, permanece un mayor tiempo al aire al amanecer. A la Danza Solar suele seguirle un Banquete de Sangre (especialmente si se realiza en acontecimientos con muchos participantes), ya que es necesario reponer la energía consumida a lo largo del ritual.

PRUEBA DE DOLOR
Los sacerdotes del Sabbat emplean este grotesco rito para demostrar la fuerza del espíritu de sus camaradas. Cada manada lo usa de un modo diferente, algunos para los que reclaman el liderazgo y otros como castigo. Una de las pruebas es la del Palo Indio: se suspende al anochecer al sujeto
de un madero que le atraviesa el pecho, quedando inmovilizado hasta que es liberado justo antes del amanecer (los más brutales sé desempalan solos al llegar el alba y se someten a otras penalidades). La Prueba del Fuego consiste en que el sacerdote de la manada chamusque diversas partes del cuerpo del sujeto. En el Desafío se forman dos filas entre las que pasan los participantes, que sufren puñetazos, patadas y puñaladas. Los jugadores que interpreten sacerdotes y el Narrador deberían crear sus propias Pruebas de Dolor.

LA BENDICIÓN DEL ÁSPID
En ciertos aspectos el Sabbat se parece a una serpiente, y muchas manadas practican ritae que involucran a estos animales. Sin embargo, esta ceremonia encaja en la traición más mística. El sacerdote alza una serpiente'(normalmente venenosa) frente a la manada, solicita que el ojo
atento de Caín presida la reunión, besa al ofidio y lo sostiene delante de cada vampiro, que debe besar también al animal. Si la serpiente muerde a algún desdichado se cree que Caín no le tiene en su gracia, provocando el mordisco por alguna trasgresión secreta en el pasado. Algunos Sabbat llegan a hacer participar a humanos en el rito, con la esperanza de que sean mordidos como símbolo del desdén de Caín por los Hijos de Seth.

VERDAD REVELADA
Este rito asegura la honestidad de una afirmación (como el juramento de un testigo en un juicio, no “obliga” a decir la verdad de forma “mecánica”). Si un sacerdote duda de la sinceridad de un vampiro, éste escribe con su propia sangre la afirmación en un papel entregado por el acusador. Después el sacerdote quema la hoja, normalmente en un incensario. Si el humo es negro, se ha mentido. Si es blanco, se ha dicho la verdad. En realidad, el poder de la confianza de la manada en su compañero determina el resultado, y el rito no suele emplearse en los asuntos realmente graves.

PRÁCTICAS ESPECIALES DE LA SECTA
Muchos otros rituales menores unen al Sabbat. Estas prácticas recuerdan a las costumbres de las sociedades secretas, y son útiles para identificar a los demás como camaradas. Aunque los más jóvenes las consideran anticuadas y fuera de lugar en la sociedad moderna, aún son útiles al encontrarse con vampiros extraños. El mayor problema de estas formalidades se encuentra en los coloquialismos; los miembros de los Tumbaz no compartirán las mismas señales que los Köenigen den Ungeheuer. Por este motivo se pone en duda su utilidad, y más de un Sabbat ha encontrado un fin tan horrendo como inmerecido al desconocer las variaciones regionales que se le solicitaban.

Escrito por : Kuder Agnielli
Modificado por: José Maria Hinojosa