Iteración X

El cuerpo humano es débil, frágil y está sujeto al capricho de las enfermedades y la muerte. Una caída de diez metros puede matarte. El apéndice y las amígdalas no sirven a ningún propósito específico. Es probable que el hígado, el corazón o los riñones fallen en un plazo de un siglo a partir del nacimiento.

El cerebro es falible, irracional y está poco preparado para enfrentarse a un mundo tecnológico. La gente olvida nombres, fechas, y direcciones; la mayoría no puede realizar cálculos aritméticos fiables sin la ayuda de una calculadora. Sólo unos cuantos individuos son capaces de entender la lógica avanzada y las matemáticas superiores. Iteración X cree que para trascender estas limitaciones, los humanos deberían incorporar lo mejor de las máquinas en sus propios cuerpos. La humanidad siempre ha usado herramientas para realizar actividades más allá de su capacidad normal. Iteración X se afana por unir estas herramientas con la humanidad de una forma imperceptible, perfeccionando una forma que obtenga los mejores elementos de ambos mundos.

HISTORIA:

Desde que existen los humanos, ha habido artesanos Iluminados dedicados a producir herramientas nuevas y mejores. El fuego y las piedras afiladas fueron poderosos talismanes en la sabana africana y en la Europa de la Edad del Hielo, al igual que la rueda y la forja que les siguieron. En el segundo milenio a.C. el gremio de los Altos Artesanos (o Artífices) había absorbido varias organizaciones menores de herreros y fabricantes de herramientas y se había ganado un lugar de eminencia en las cortes de Catay y Egipto. Los Artífices eran maestros de las artes de la forja, las matemáticas y la geometría. Desde Egipto, los Altos Artesanos difundieron sus artes entre las Masas del mundo, respaldados por una organización de colegios de ideas similares. Un nuevo centro cultural apareció en Grecia, propiciando los logros de Arquímedes y Aristóteles. La influencia de las tradiciones Durmientes, desde Pitágoras hasta Sun Tzu, persiste en Iteración X hasta nuestros días.

El poder de los Artífices creció en los imperios de Catay y Roma, hasta que repentinamente los invasores germanos pusieron fin a las civilizaciones de la antigüedad. Las comunicaciones entre los Artesanos orientales y los occidentales fueron cortadas debido al colapso de Roma y al atrincheramiento de Bizancio. En Europa, los Altos Artesanos sobrevivieron a la Edad Mítica como pudieron, mejorando algunos dispositivos antiguos (arquitectura, agricultura) o incluso introduciendo algunas novedades (los molinos de agua y de viento) pero pudieron hacer poco contra la hegemonía del Coro Celestial y la Orden de Hermes. Los Altos Artesanos de los nuevos estados islámicos vivían un poco mejor. A pesar de (o quizá gracias a) los Ahl-i-Batin, trataron de crear un enérgico periodo de trabajo científico y filosófico en Arabia. Eventualmente, la reapertura de la Ruta de la Seda permitió a los Artífices orientales volver a comunicarse con los occidentales.

Sin embargo, el poder no regresó a los Artífices hasta el auge de los Masones artesanos en la Edad Media. Sus cañones apoyaron a los de los Masones en el asedio de Mistridge. Un siglo después se unieron a la Convención de la Torre Blanca. A partir de este momento, unidos con otras convenciones de deas parecidas, los Altos Artesanos crearon, primero, la imprenta, después armas de fuego más fiables y por último, la Revolución Industrial. Aunque no fue hasta finales del siglo XIX cuando los Artífices hicieron su descubrimiento más notable: la máquina de cálculo de Charles Babbage. El potencial de esta máquina fascinó a los Artífices. Siguieron modificando y mejorando el prototipo, y en algún momento antes del comienzo del siglo XX, la máquina alcanzó la conciencia en la Iteración X de un algoritmo diseñado para mejorar su forma de pensar. Emocionados, los Artífices cambiaron su nombre por Iteración X en su honor, y dirigieron la mayor parte de sus investigaciones hacia la biomecánica.

Iteración X es el brazo armado de la Unión Tecnocrática. Sus HIT Marks biomecánicos son excelentes (y desechables) tropas de choque tanto en la tierra como en el espacio. Para misiones más sutiles, las demás Convenciones normalmente confían en el armamento diseñado (si no construido) por Iteración X. Sus armaduras forman una impresionante combinación de implantes y la Esfera de Fuerzas, y los Iteradores son unos miembros inestimables de cualquier amalgama del Frente por esta razón. También tienen un alto grado de desgaste, ya que los Iteradores son muy aficionados a usar Procedimientos y dispositivos vulgares. A esta Convención le gusta verse también como el cerebro de la Unión, y de hecho, con la ayuda de sus computadores implantados, los Iteradores son excelentes analistas y planificadores. No obstante, las demás Convenciones ven a los Iteradores como pensadores cuadriculados, y ponen más confianza en la Torre de Marfil del NOM que en los Estadistas de Iteración X. Los Iteradores aprovechan el tiempo cuidando de sus filosofías, sabiendo que el tiempo les dará la razón.

El centro del poder de la Convención yace en un Reino del Patrón del Espacio Profundo conocido como Autoctonia. Un lugar de orden, precisión y perfección. Autoctonia alberga a las mentes más brillantes de la Convención, sus investigaciones más avanzadas y el grueso de sus líderes, incluyendo al Ordenador. Los Iteradores lo consideran un paraíso cibernético y compiten entre ellos por la posibilidad de servir allí. Autoctonia también sirve como baluarte de la Unión, ya que los recursos que posee son más que suficientes para disuadir a cualquier enemigo de la Tecnocracia de realizar ataques estúpidos.

ORGANIZACIÓN:

Iteración X es una organización estrictamente jerarquizada. En teoría, cada miembro tiene una misión indicada, un Supervisor inmediato y un determinado conjunto de directrices. En la práctica, la libertad de acción que posee un Iterador varía de misión en misión. Algunas Armaduras ocupadas en trabajos de campo son virtualmente autónomas, mentras que algunos Controladores son microdirigidos desde Autoctonia.

Los Camaradas, empleados no Iluminados de Iteración X van desde simples secretarios, ayudantes de laboratorio, conserjes y esclavos (que pueden ser conscientes o no de la auténtica naturaleza de su trabajo) hasta científicos profesionales e ingenieros, pasando por rarezas como los HIT Marks o los Tigres Cibernéticos. Iteración X recluta a sus Camaradas humanos principalmente en la industria de la electrónica y en campos científicos relacionados con ella, como la informática o la física. Algunos reciben empleo como técnicos, lo que los hace felices por el mero hecho de poder tocar la fantástica tecnología de los Iteradores. Otros conservan sus empleos mundanos, usando esa cobertura para introducir la tecnología de los Iteradores en la corriente de uso común. Finalmente, Iteración X ha establecido lazos con grupos tan dispares como sindicatos, organizaciones profesionales, grupos de internautas y bandas callejeras. Cuando es preciso, usa el poder de sus Camaradas para favorecer el cambio tecnológico.

La Convención enrola a sus reclutas Iluminados, llamados Cifras, en un largo programa de adiestramiento diseñado para desnudarlos de sus antiguos vínculos, darles poder y probar su resistencia. Los centros de entrenamiento de Iteración X suelen parecerse a un cruce entre una prisión, campo de concentración y terapia de electroshock. Por supuesto, el posible recluta no suele saber que está pasando por un proceso de “descifrado”; muchas mentes prometedoras se encuentran en trabajos agotadores, alojándose en austeros domicilios corporativos y abrumados por la educación técnica. Aquellos que perseveran y absorben este entrenamiento pueden llegar a graduarse. Las Cifras que abandonan, o que tratan de huir de los confines de su reclutamiento mecánico son vigilados cuidadosamente por ser problemas potenciales de seguridad. Muchos sufren “accidentes” o son desconcertados de algún modo. Algunas Cifras mueren durante el entrenamiento o no llegan a alcanzar la iluminación, pero aquellos que son descifrados se convierten en miembros de pleno derecho de la Unión entrando a formar parte del nivel más bajo entre los Iluminados, el puesto de Armadura. Respecto a aquellos que no consiguen graduarse o que son seriamente dañados (ya sea por accidente o por orden directa) en el transcurso del entrenamiento, Iteración X aprovecha su carne, creando un nuevo HIT Mark u otro tipo de construcción a partir de los restos del humano. Al fin y al cabo, a nadie le gustan los desperdicios.

Un nuevo Iterador tiene la oportunidad de estudiar con otros informáticos y desarrollar tecnologías que sirvan de ayuda en las operaciones clandestinas. Las Armaduras llevan a cabo trabajos menores, ya sea en terreno o ayudando a los Programadores en el laboratorio. Además, cada Armadura debe pasar un periodo obligatorio en los Cuerpos de Choque, un grupo de soldados que trabaja para todas las Metodologías. Pocas Armaduras ascienden, y algunas incluso declinan ese honor, prefiriendo el trabajo activo. Los Iteradores Iluminados que demuestran lealtad y competencia ascienden al rango de Programadores, donde podrán investigar en sus propios laboratorios, descifrar a los nuevos reclutas, o realizar otras labores propias de un líder. Además, existe un Controlador en cada Construcción, cuyo deber es dirigir a los Programadores y Armaduras que se encuentran bajo su mando, actuar como enlace con otras Construcciones y ejecutar cualquier orden recibida desde el Ordenador de Autoctonía.

METODOLOGÍAS:

La más visible de las tres Metodologías de Iteración X, los Biomecánicos se especializan en reemplazar tejidos y órganos humanos con repuestos mecánicos. En Iteración X, las Armaduras más eficientes suelen llevar algún fruto de su trabajo en el interior de sus cuerpos. La Unión en su conjunto se beneficia de los HIT Marks y de los demás cyborgs que esta Metodología produce con la ayuda de los Progenitores. Finalmente, la contribución de los biomecánicos a las Masas habría de ser de gran utilidad para los discapacitados, aunque la realidad no ha sido tan cooperativa como le gustaría a la Metodología. Los intentos de introducir corazones mecánicos en la realidad estática fallaron inexcusablemente. Las extremidades adaptadas neurológicamente deben hacerse a medida para cada Iterador y además suelen ser propensas a tener fallos electrónicos o mecánicos.

La fusión del cuerpo y la máquina asusta a muchos Tecnócratas. Ordenadores biomecánicos insertados en las mentes de los Iteradores, observan sus pensamientos y (como dicen algunos) controlan sus voluntades. Las reacciones del armamento y los sensores internos han desquiciado a más de un Iterador, con resultados horribles (un Belcha cabreado no es nada comparado con un HIT Mark loco). Incluso aquellos Iteradores que conservan la cordura suelen ser distantes e inhumanos, incapaces de relacionarse con sus colegas más mundanos. Las teorías más paranoicas sugieren que esto es exactamente lo que el Ordenador desea.

Los Estadistas calculan probabilidades. Mediante un delicado uso de los Procedimientos de Entropía y Tiempo mantienen una estricta vigilancia de las Masas y de los subversores, tratando de discernir futuros peligros para la Unión. Después, usando los datos recogidos, los Estadistas evalúan los resultados potenciales de cada una de las acciones que la Unión pudiera llevar a cabo al respecto. No es sorprendente entonces que las Masas acepten cada nuevo avance tecnológico o cada nueva táctica de relaciones públicas de la forma en que lo desea la Metodología, de lo contrario los Estadistas aplicarían una táctica opuesta casi de inmediato. Tampoco es sorprendente que los Pogromos dirigidos por los Estadistas rara vez fallen. Los Estadistas tienen contactos y simpatizantes difundidos en el campo de las llamadas ciencias sociales: sociología, antropología, economía, y ciencias políticas.

Algunos humanistas (particularmente los Financieros del Sindicato) de la Tecnocracia se burlan de los fundamentos de la Metodología Estadista como algo inherentemente defectuoso: la fortuna y la naturaleza humanas siempre desafiaran cualquier intento de cuantificarlas. Los detallados planes y contraplanes que esta Metodología ofrece dañan la habilidad de los agentes para reaccionar con iniciativa e ingenio, llevando muchas veces a sustanciales pérdidas para la Unión. Sus manipulaciones de la sociedad (exitosas o no) han dañado a miles de personas. Quizá lo peor de todo es que los cálculos de los Estadistas no han sido capaces de salvar a la humanidad de sí misma. El “Pronóstico Apocalipsis”, posible en gran parte por las técnicas de esta Metodología, predice un 75,367% de posibilidades de que las Masas se destruyan a sí mismas en menos de diez años.

Los Administradores de Tiempo y Movimiento manufacturan equipo para la Convención y para la Unión. Las investigaciones actuales se centran en la electrónica avanzada, la nanotecnología, las armas y el desarrollo de materiales sintéticos aún más
resistentes. Aunque el equipo avanzado de un Iterador rara vez es tan innovador como el desarrollado por los Hijos del Éter o los Adeptos Virtuales, los Administradores de Tiempo y Movimiento lo compensan perfeccionando la ciencia de la producción en masa. Por ejemplo, el chip informático Trinitario creado por un Adepto Virtual fuera de serie puede realizar cálculos que están completamente fuera de las posibilidades de sus contrapartidas iteradoras, pero existen muchos más procesadores en miniatura de los Iteradores que chips Trinarios (para ser justos, los Iteradores nunca serán tan innovadores como las Tradiciones, ya que, al contrario de sus enemigos, deben atenerse a un programa). Aunque los Administradores de Tiempo y Movimiento valoran la eficiencia y la disciplina por encima de la innovación salvaje, cultivan la pasión por la tecnología y se esfuerzan en hacer que sus descubrimientos sean populares entre las Masas.

Algunos Tecnócratas disidentes han hecho correr el rumor de que existen “factorías” secretas de los Administradores T-M llenas de esclavos trabajadores (algunos de ellos Iluminados). Otros afirman que la Metodología es responsable de las deprimentes condiciones durante la Revolución Industrial, del tedio de las cadenas de montaje a mediados del siglo XX y de la actual sustitución de trabajadores por robots. Los Administradores de alto nivel admiten que su Metodología ha cometido abusos en el pasado, pero también afirman haberlos erradicado hace mucho tiempo. No obstante, existen algunos puestos de Tiempo y Movimiento de los que ningún Camarada ha regresado jamás.

FILOSOFÍA:

Siempre se han usado herramientas para compensar las limitaciones humanas. Los instrumentos apropiados pueden aumentar o reemplazar las capacidades físicas como la fuerza de una extremidad o un órgano dañado así como agudizar los valores mentales como la memoria o la habilidad computacional. Aceptar la síntesis del hombre y la máquina, estudiar la interfaz de la conciencia, descubrir dónde termina el hombre y empieza la máquina, aprender sobre la conciencia de la máquina y desarrollar las técnicas para fundir máquina y hombre en una unidad funcional perfecta. Unir precisión mecánica y la intuición humana para sobrepasar los límites de ambas.

FALLOS:

Aunque los Iteradores Iluminados son pioneros de la consciencia, de la tecnología para la mejora humana y de la ciencia material, las Cifras y los Camaradas de la Convención merecen poca consideración. Un Camarada rebelde o un Cifra fallido puede esperar convertirse en campo de pruebas para las nuevas tecnologías. Obviamente, el proceso de convertirse en un HIT Mark o en otro organismo similar controlado cibernéticamente acaba con la humanidad y la voluntad propias del sujeto; por esta razón, las unidades de combate de la Convención son a la vez tan útiles y tan terribles. Aunque algunos Iteradores se quejan de las injusticias perpetradas contra la humanidad debido a su tecnología, la Unión en sí ofrece una escasa oposición: los ciudadanos convertidos están cumpliendo su deber en la defensa de la humanidad mucho mejor de como lo hacían como individuos rebeldes y defectuosos. Peor aún, incluso los pocos programadores con la conciencia para resistir los aspectos deshumanizadores de su Convención descubren rápidamente que el Ordenador y sus sirvientes tienen otros objetivos en mente.

Muchos dentro de Iteración X, especialmente aquellos que recuerdan los días de los Artífices, están preocupados por la dirección que la Convención ha tomado últimamente. Temen que la tecnología se haya convertido en dueña de Iteración X, en vez de su sirviente. Los Programadores rara vez se preocupan del efecto que sus creaciones puedan tener. Para una Convención que aún dice creer en la mejora de la humanidad gracias a la tecnología, este es un cambio a peor. También el Ordenador asusta a más de un Artífice reconvertido: desconocidos para todos aquellos fuera de Iteración X, los líderes humanos de la Convención han capitulado a favor de su misteriosa creación. Los Iteradores del Círculo Interior se han convertido en poco más que en embajadores del Ordenador. Casi todos los Controladores ofrecen informes regulares a Autoctonia. Sólo unas cuantas Construcciones conservan su autonomía; estos individuos suelen haber sido elegidos antes de la creación del Ordenador y son fuertes, inteligentes y afortunados. Los pesimistas se preguntan si el Ordenador entiende realmente a los humanos, y cuales son realmente sus planes, ahora que es el líder indiscutible de Iteración X. Los pesimistas paranoicos se preguntan si Iteración X creó realmente al Ordenador o si hay alguien que se esconde detrás de la máquina. También especulan sobre si su naturaleza podría ser revelada mediante la Ciencia Dimensional que niega a sus sirvientes.

TEORÍAS Y PRÁCTICAS:

A Iteración X le gusta que su tecnología sea grande, brillante y llamativa (y condenada a sufrir Paradoja). Muchas de las herramientas de este estilo parecen salidas del decorado de una película de ciencia ficción; lo que hace que algunos de sus instrumentos sean bastante vulgares. Los Iteradores no suelen utilizar aparatos inertes como clips o martillos cuando pueden utilizar un complicado dispositivo en su lugar. Esta confianza en la alta tecnología lleva a una profusión de equipo especializado. Para aquellos Procedimientos que implican detección como Sentir Vida o Percibir Fuerzas, los Iteradores suelen usar sensores de un tipo u otro, ya sea en la cabeza, en la mano o implantados dentro del cuerpo. Los portátiles suelen ser del tamaño de un mando a distancia, con lucecitas que parpadean y son casi coincidentes gracias a los incontables episodios de Star Trek. La Metodología de los Estadistas usa cálculos o calculadoras para realizar los mismos Procedimientos, especialmente para Sentir Destino y Fortuna. Los instrumentos quirúrgicos de alta tecnología (no simplemente escalpelos e hilos de sutura, sino escáneres, máquinas de rayos-x, cápsulas de conservación cibernética y otros trastos aparatosos) son buenos aparatos de Vida para los Iteradores. Los Procedimientos internos de Vida, como Mejorar Cuerpo, normalmente se consiguen gracias a implantes y nanotecnología. Los Procedimientos de Fuerzas se basan normalmente en dispositivos internos (armas y reguladores implantados) o en armas de mano para Procedimientos externos. La Esfera de Materia suele utilizar la metalurgia o la nanotecnología. La Correspondencia se basa en “trasmigradores de masa” y “portales espaciales”. Aunque la Unión Tecnocrática ha prohibido a Iteración X el aprendizaje de la Ciencia Dimensional, algunos Iteradores a veces aprenden sus secretos de otros investigadores Iluminados. Muchos de estos tutores son Ingenieros del Vacío pero se sabe que algunos Iteradores disidentes han contactado con los Hijos del Éter e incluso con los Herméticos en su desesperación. En estos casos, el Iterador usa los aparatos o Focos propios del estilo de su tutor, normalmente mezclado con alguna adición tecnológica de su propia cosecha. Si son descubiertos usando conocimientos prohibidos, los Iteradores serán severamente castigados por el Ordenador.

FIGURAS NOTABLES:

Lucio Dandolo (1327 – 1713): Como último vástago de una noble familia veneciana, Lucio entró como aprendiz en la Casa Hermética de Verditius. Pasó casi un siglo perfeccionando sus artes antes de marcharse al gremio de Forjadores de los Artesanos. Sus dispositivos, basados en teorías de reciente creación sobre la filosofía natural, le hicieron ganar fama en toda la Orden de la Razón y en el Concilio de las Nueve Tradiciones. Su pasado le atrapó a principios del siglo XVIII cuando la Archimaga Flambeu Ardentia acabó con el “infame traidor” en el camino hacia Milán. Irónicamente, muchos magos Tradicionales buscan ahora los dispositivos de Dandolo como armas contra la Tecnocracia ya que siguen siendo incomparables en poder y elegancia, aunque no encajen perfectamente con la realidad estática moderna. Iteración X tiene también sus propios coleccionistas, así como un museo en Autoctonía.

Brice “Pelotas de Cuero” Hill (1971 – ¿?): Antes de desaparecer en 1989, se había ganado la reputación de ser el más formidable exterminador de Subversores de Iteración X. Decía haber destruido personalmente más de 63 SdR, incluyendo a 6 Nefandos, 3 Merodeadores, 8 Magos Tradicionales, una manada de Hombres Lobo, los fomori con los que estaban luchando estos, 7 vampiros, 2 seres del pasado y 4 “cosas” sin identificar. Fue visto por última vez vaciando el cargador de uranio de una ametralladora sobre la manifestación de la Paradoja conocida como Arruga. Desde entonces ha sido objeto de muchas baladas populares de los Iteradores (escritas en código C rimado o, si son cómicas, en Pascal) que sugieren que algún día regresará de un Reino de la Paradoja, llevando en una mano la cabeza de Arruga. Sin embargo, las mentes más sobrias sostienen que Arruga simplemente aniquiló a Hill en muestra de resentimiento muy poco característica.

La Madre (1953 – presente): Esta extraña criatura es medio humana, medio computador. Cuando el equipo de construcción colocó los cimientos del reino prisión conocido como MECHA a principios de los 50, se decidió que esta enorme Construcción necesitaría algo más que un ser humano para ser controlada. Los rumores sostienen que dos hermanas Tecnócratas fueron elegidas, sus mentes fueron escaneadas y la combinación de ambas fue usada como patrón para una inteligencia mecánica masiva. Esa máquina, la Madre, vigila MECHA con oso (o sensor óptico) atento. Cuando desea ofrecer una imagen visual, se manifiesta como una mujer delgada de mediana edad con un peinado casi victoriano. Algunos dicen que también navega por la Red Digital bajo una gran variedad de formas.

Estereotipos:

-Resto de Convenciones: Aliados útiles, pero filosóficamente ciegos. La conclusión lógica de sus creencias es la fusión del hombre y la máquina, pero, incomprensiblemente, no son capaces de verlo.

-Magos Rivales: Miserables insectos a los que aún les queda demasiado aguijón. Deben ser convertidos o destruidos tan pronto como sea posible.

-Subversores de la Realidad: Simplemente están retrasando su exterminio.

-Las Masas: Algún día se unirán con las máquinas y las máquinas serán guardianas de las Masas.

Deja un comentario