KUEI-JIN Y VÁSTAGOS – Parte II

LOS CLANES EN ORIENTE

Aunque en varios suplementos de Estirpe de Oriente y Vampiro: la Mascarada se trata sobre el Gran Salto Hacia Fuera y la presencia de los Kuei-jin y los Vástagos en Occidente y Oriente, a continuación se revisa la situación histórica de los diversos clanes en Oriente y sus relaciones con los vampiros de la zona.

Kuejin

ASSAMITAS

El Clan de los Asesinos tuvo ciertos contactos con los vampiros orientales a raíz de la expansión musulmana hacia la India y China, siguiendo las rutas comerciales. Los primeros encuentros no estuvieron desprovistos de cierta cautela y tensión, pero terminaron produciéndose ciertos intercambios de carácter ideológico y místico. Con el tiempo, a medida que el Reino Medio se aislaba sobre sí mismo, estos contactos se perdieron.

Actualmente dentro del clan Assamita, la principal facción que conserva conocimiento y cierto contacto sobre los vampiros orientales son los antitribu de la Mano Negra. De hecho, los contactos dieron lugar al surgimiento de la Senda del Autofoco, producto del Dharma herético de la Tempestad de la Concentración Interior.

Con el auge de las comunicaciones los Assamitas se muestran interesados en el potencial que el conocimiento de Oriente puede tener para sus planes, pero no tienen intenciones de establecer contactos duraderos con los Kuei-jin. El Gran Salto Hacia Fuera les preocupa, pues recuerdan el caos provocado por las invasiones de los mongoles en el siglo XIII y temen que si los vampiros orientales tienen éxito en América tengan pensado un proyecto similar para Oriente Medio. Por el momento se limitan a permanecer vigilantes y suspicaces ante lo que pueda llegar de oriente.

Y por otra parte, el gran continente asiático y sus innumerables culturas albergan todo tipo de métodos, recursos y sociedades que pueden ser útiles para el clan de los Asesinos. Tras la caída de Alamut, la secta de los Asesinos nizaríes se trasladó con el paso de los siglos a la India, y grupos históricos de asesinos como los estranguladores indios, los ninjas japoneses o las tríadas chinas pueden constituir fuente de potenciales reclutas, sobre todo en un mundo cada vez más globalizado.

BRUJAH

Curiosamente, algunos antiguos Brujah conservan diarios y relatos de viajes a Oriente siguiendo las rutas comerciales durante la Edad Antigua. Se dice que algunos mercaderes y estudiosos del clan procedentes del Norte de África y Grecia llegaron a la India e incluso a China, para observar las costumbres de esos países lejanos. Sin embargo, estos contactos puntuales desaparecieron tras la caída de Cartago y del Imperio Romano.

Los contactos de los Brujah con el Lejano Oriente no serían reanudados de forma importante hasta el siglo XIX y la expansión colonial. Varios miembros del clan viajaron a la India y a las colonias de Hong Kong y Macao, donde según se dice algunos contactaron con los vampiros orientales por motivos desconocidos e incluso Abrazaron progenie entre los nativos.

Aunque los rumores de que los Brujah fomentaron la Revolución Maoísta en China tras la Segunda Guerra Mundial han sido sobredimensionados, parece que los antiguos del Consejo Brujah de la Unión Soviética enviaron ocasionalmente observadores a Beijing y Vietnam para observar los progresos económicos y sociales en la zona. Aunque algunos fueron destruidos, otros consiguieron entablar conversaciones con varios vampiros orientales que habían sido educados en los ideales comunistas o que los habían aceptado en su sociedad. Estos contactos fueron interrumpidos tras la caída del Consejo Brujah.

GANGREL

Los Gangrel mantienen una visión de desconfianza y rechazo a los Kuei-jin, que parece remontarse a las primeras noches del linaje. Según varias leyendas del clan, la fundadora fue atacada por los vampiros orientales y obligada a huir con su progenie hacia el oeste. De este período parecen surgir los mitos sobre los “Gigantes del Este”, cuya aparición significará la llegada del Ragnarok. Muchos antiguos Gangrel, sobre todo de origen nórdico, consideran que el Gran Salto Hacia Fuera es la confirmación de los avisos de las leyendas, y han comenzado a viajar hacia la Costa Oeste para enfrentarse a sus enemigos ancestrales.

Otros Gangrel también mantienen rencor hacia los vampiros orientales por otros motivos. Durante la Edad Media una línea de sangre del clan conocida como los Anda prosperó entre los mongoles, hasta que fue destruida en el siglo XIV por los Kuei-jin. No todos los vampiros mongoles eran del linaje de los Anda, y los supervivientes conservan un amargo odio hacia los destructores de sus hermanos. Estos Gangrel recorren los caminos del Lejano Oriente, lejos de las grandes ciudades, aguardando el momento para golpear, y muchos consideran que mientras los vampiros orientales están concentrados en el Gran Salto es el momento apropiado. Se rumorea que en los rincones perdidos del desierto de Gobi y de las estepas, varios antiguos supervivientes de la purga de los mongoles han comenzado a despertar, sedientos de la sangre de sus enemigos.

Al margen de estos encuentros históricos, varios Gangrel vagan por las noches del Lejano Oriente, aunque procuran evitar las grandes ciudades y no suelen permanecer mucho tiempo en un mismo lugar, la mejor estrategia para evitar a sus enemigos.

GIOVANNI

En el siglo XV los Giovanni habían absorbido a los della Passaglia, lo que les permitió conseguir nuevos contactos y mercados en Oriente. Desde el siglo XIII la familia Giovanni había realizado algunas incursiones en la Ruta de la Seda, y se dice que uno de los acompañantes del viajero Marco Polo era un servidor de los nigromantes. Sin embargo, la absorción de los della Passaglia proporcionó toda una estructura asentada en los mercados orientales. Los comerciantes vampíricos comerciaron con armas de fuego a cambio de seda, té y opio. Los della Passaglia también estudiaron las extrañas artes nigrománticas del Lejano Oriente que practicaban los Kuei-Jin. Durante el siglo XIX Martino della Passaglia consiguió realizar una considerable fortuna en el mercado negro de Pekín y realizó varios pactos con los misteriosos vampiros orientales.

Más allá de las relaciones comerciales, los vampiros de la familia della Passaglia también han obtenido cierto éxito en el terreno nigromántico, adaptando sus artes al inframundo del Reino Medio e intercambiando conocimientos con los nigromantes vampíricos de Oriente. El Gran Salto Hacia Fuera ha constituido un inesperado golpe a sus relaciones diplomáticas, que han sido enturbiadas por el conflicto entre vampiros occidentales y orientales. El Clan Giovanni ha procurado mantenerse el margen, preparándose para lo peor y esperando poder sacar provecho de la lucha entre facciones.

LASOMBRA

La mayoría de los Lasombra del Lejano Oriente se asentaron en China, principalmente en el valle del Yang-Tsé, y en las zonas costeras, por varias razones. En la India otros clanes, y en especial los Ravnos y los Ventrue, ya habían establecido su presencia y la competencia era muy fiera. En China y más allá, la principal oposición estaba compuesta por los Kuei-Jin, que constituían un gran desafío, pero al menos los Lasombra podían mantenerse al margen sin competir con los clanes occidentales. Este aislamiento ha hecho que los Lasombra chinos desconozcan muchas cosas sobre la sociedad sobrenatural del Reino Medio.

A pesar de la presencia de los vampiros orientales, los Lasombra preferían evitar los conflictos abiertos y a menudo pasaban décadas y siglos sin encontrarse con ningún ser sobrenatural. Algunos antiguos Guardianes ejercieron gran influencia en las cortes de la dinastía Chou, y muchos jamás se encontraron directamente con los Kuei-Jin. La mayor parte de las bajas entre los Lasombra chinos se debieron a la obra de los propios mortales o accidentes naturales.

El principal influjo de los Lasombra llegó en torno a los inicios de la era cristiana, con la Segunda Dispersión, acompañando a los mercaderes judíos, que se instalaron en la costa china e incluso construyeron algunas sinagogas. Durante algún tiempo estos Lasombra orientales mantuvieron cierto contacto con Occidente, y algunos aprovecharon el período entre el 50 a.C. y el 200, cuando estalló la guerra civil en el Imperio Han, para asentarse en las fronteras occidentales del Reino Medio.

Algunos Lasombra se hicieron pasar por dioses de la oscuridad, pero raramente prosperaron –debido a que la tradición china no aceptaba la autoridad de los espíritus malignos. No obstante, otros se hicieron pasar por sabios y espíritus ancestrales, que eran aceptados por la tradición de Confucio. Como resultado, los Lasombra chinos enfatizaron el aprendizaje de poderes de sugestión mental por encima del dominio de las sombras, así como otros poderes como la visión sobrenatural y alguna magia de la sangre.

Las comunicaciones con Occidente se interrumpieron con la caída de la dinastía Han y los conflictos con los Kuei-Jin impidieron la apertura de nuevos contactos. Los linajes existentes se aislaron o emigraron hacia el este, prosperando en las grandes ciudades y entregándose a la manipulación y el estudio. En el valle del Yang-Tsé actuaron como oráculos para los mortales, respondiendo a plegarias y peticiones. Una pequeña prole se dirigió hacia el noroeste y se centró en el estudio de los muertos, profanando tumbas y buscando antiguos en letargo.

El contacto con Occidente fue reanudado a finales del siglo XV, y con la llegada de nuevos Lasombra comenzó una época de purgas. Las noticias sobre la destrucción del Antediluviano y el surgimiento del Sabbat llegaron en el siglo XVI a través de los vampiros que llegaban de España y Portugal, provocando numerosa confusión entre los Guardianes chinos. Finalmente los partidarios del Sabbat prevalecieron, a costa de la destrucción de la mitad de los linajes Lasombra de China en los siglos siguientes. Algunos, como los Lasombra de Nanking, mantendrían su independencia del Sabbat hasta finales del siglo XIX. No obstante, gracias al apoyo del Sabbat, los Lasombra consiguieron prosperar en el Lejano Oriente y defender sus dominios de la presión de los Kuei-Jin. Con la industrialización muchos Lasombra adoptaron las costumbres occidentales y las aprovecharon como una ventaja contra los vampiros de Oriente.

Fuera de China, algunos individuos y linajes aislados del clan habitaron temporalmente en algunos enclaves de Japón, Corea e Indochina, aunque muchos fueron destruidos. Varias leyendas y cuentos orientales sobre espíritus de la oscuridad y dioses de la noche son atribuidos por los eruditos Lasombra a la presencia de su clan. Con el apoyo del Sabbat ya no resulta tan infrecuente ver a los Guardianes escurriéndose entre las sombras de las luces de neón de las modernas ciudades de Oriente.

MALKAVIAN

Los Malkavian constituyen un importante clan en la India, a menudo Abrazando entre la élite religiosa de los Brahmanes. Sin embargo, algunos han llevado su influencia más allá, extendiendo su perniciosa influencia en las Cortes de Oriente, donde su presencia es muy temida debido a la “contaminación dhármica” que causan sus poderes. Aunque la presencia de los Locos es ocasional en el Reino Medio, algunos antiguos en ocasiones han desafiado el peligro de lo desconocido y se rumorea que han conseguido sobrevivir durante siglos en medio de un territorio potencialmente hostil, a menudo dedicándose a sus inescrutables intereses desde las sombras.

NOSFERATU

Quizás los Nosferatu sean el clan mejor adaptado a la supervivencia entre los vampiros orientales, gracias a sus artes para camuflarse y moverse sigilosamente. Algunos agentes de la bruja Baba Yaga han espiado a los vampiros orientales desde hace siglos, a menudo alimentándose de las capas más desfavorecidas de la sociedad, que a menudo son desechadas por los elitistas Kuei-jin y consideradas “impuras”. El hecho de que las Ratas de Cloaca puedan sobrevivir manteniéndose relativamente al margen de las sociedades humanas y moviéndose sin ser vistos, les ha permitido infiltrarse en los subterráneos de muchas grandes ciudades del Lejano Oriente, especialmente las ciudades costeras de China, donde el movimiento comercial les permite pasar más desapercibidos. Algunos antiguos llegaron durante el período de la invasión mongola, y han permanecido vigilantes y aislados, procurando permanecer al margen tanto de los Kuei-jin como de los Vástagos occidentales que llegaron después.

Se rumorea que un grupo de Nosferatu ha conseguido sobrevivir aislado durante siglos en Japón, alimentándose de las clases más desfavorecidas, especialmente de los individuos que se encargaban de los trabajos más “impuros”, dando lugar a una línea de sangre conocida como los “Burakumin”, que según se dice ha conseguido desarrollar poderes nigrománticos.

RAVNOS

Hasta la reciente debacle de la Semana de las Pesadillas, los Ravnos eran el estereotipo de los vampiros de la India, y debido a sus largas guerras contra los vampiros orientales para defender sus territorios posiblemente eran el linaje que mejor conocía a los Kuei-jin, siendo influido por ellos. Por lo menos consiguieron coexistir con sus enemigos durante milenios, con largos períodos de gran tensión y ocasionales conflictos. Muchos elementos de la Mayaparisatya o Senda de la Paradoja fueron adoptados de los principios dhármicos de los vampiros orientales, y asimismo el contacto con los Ravnos también produjo algunas herejías dhármicas entre los Kuei-jin.

El conflicto entre Ravnos y Kuei-jin es antiquísimo, remontándose al propio fundador del clan. Curiosamente, los Ravnos acusan a los vampiros orientales de haber abandonado sus deberes dhármicos y afirman que los Ravnos fueron creados para ocupar su lugar y castigarles. Aunque por lo menos en los inicios los conflictos con los Kuei-jin eran frecuentes, desde que el Antediluviano y los Matusalenes más poderosos cayeron en letargo sus descendientes actuaron con mayor sutileza, procurando evitar los enfrentamientos salvo en momentos puntuales y en general procurando ignorar a los vampiros orientales y viceversa.

Una facción del clan Ravnos, conocida colectivamente como Kalderash, fue incluso capaz de infiltrarse en las Cortes de Oriente y pasar relativamente desapercibido en los dominios de los Kuei-jin. Estos Ravnos consiguieron desarrollar poderes que les permitían adoptar el aspecto de sus enemigos y en general sobrevivir en un territorio tradicionalmente hostil.

La Semana de las Pesadillas acabó con gran parte de la influencia de los Ravnos en la India y Oriente. Los pocos individuos que sobreviven se encuentran dispersos. Se rumorea que un grupo situado en Australia todavía opera en la zona del Lejano Oriente, infiltrado en el contrabando y tráfico ilegal de mercancías de todo tipo.

SALUBRI

Aunque tradicionalmente los eruditos han considerado que Saulot significaba “El Amado”, este apodo parece tener un origen más siniestro. Cuando Saulot regresó a Occidente de sus viajes, al parecer había sido expulsado del Reino Medio por los Wan-Kuei, que le dieron el nombre de Zao-lat “El Traidor”, por el que desde entonces sería conocido. Y en verdad los antiguos registros parecen indicar que Saulot no sería conocido por este nombre hasta después de su regreso del Lejano Oriente.

No está muy claro cuáles fueron la naturaleza de los crímenes  que motivaron el exilio de Saulot del Lejano Oriente, pero parece que resultaron en la animadversión que los Wan Kuei sienten hacia los Cainitas desde entonces. Algunos eruditos creen que comenzó una serie de intrigas que le llevarían a asesinar al antiguo Xue, e incluso a pactar con los demonios.

Leyendas entre los pueblos nómadas de Oriente hablan de un hombre conocido como Duua el Ciego, que tenía un tercer ojo en la frente tan sensible que podía ver un lugar que estuviera a tres días de caballo. Para los Wu-Zao, los descendientes orientales de Saulot el tercer ojo es una señal evidente del paso de su progenitor. Algunos incluso creen que Duua pudo haber sido Zao-zei, uno de los chiquillos de Zao-lat, y fundador de su linaje en el Lejano Oriente. No obstante, el tercer ojo no es un rasgo exclusivo de los Salubri y también se encuentra entre los Wan Kuei, los vampiros orientales.

Los Wu-Zao consideran que su fundador Zao-lat vino a Oriente porque predijo el giro de la Gran Rueda que llevaría a la Edad del Pesar, cuando los Reyes Demonio gobernarían el mundo. Esperaba compartir sus conocimientos con los Wan Kuei pero se encontró con el rechazo y la desconfianza, que finalmente lo impulsaron a regresar al Oeste.

Pero dejó un legado. A diferencia de los Wan Kuei Zao-lat podía crear chiquillos semejantes a él y así lo hizo en el Reino Medio. Escogió dos hombres para que transmitieran su sangre: Zao-zei, un ladrón y explorador capaz de robar secretos de los mismísimos demonios, y Zao-xue, un erudito y monje capaz de descifrarlos. Durante un tiempo los dos viajaron por Oriente con Zao-lat, ayudándole a encontrar guaridas ocultas de los siervos de la oscuridad, robar sus secretos y estudiar sus planes. Lo hicieron durante años hasta una noche en la que Zao-zei regresó de una expedición a un lejano templo situado en Japón. Se encontró con que los Wan Kuei habían encontrado y destruido el refugio de su maestro Zao-lat. Rápida y silenciosamente consiguió liberar a su hermano Zao-xue, que estaba siendo interrogado. Tras su huida este último contó como los Wan Kuei se habían vuelto contra Zao-lat y lo habían expulsado a Occidente.

Desde aquella noche los Wu-Zao han mantenido una sutil pero constante presencia en el Reino Medio. Zao-zei y Zao-xue creían que la Gran Rueda kármica había comenzado a girar hacia la Edad del Pesar la noche en que su maestro fue expulsado y trataron de encontrar un medio de revertir o atenuar el proceso, creando una pequeña progenie de vampiros para que les ayudasen. Los Wu-Zao siguieron el modelo de los dos antiguos, convirtiéndose en ladrones o eruditos y cooperando en parejas para descubrir conocimiento arcano y prohibido. A semejanza de sus hermanos occidentales los eruditos utilizaban los poderes de la casta de los curanderos, mientras que los ladrones utilizaban los poderes de los guerreros.

Los Wu-Zao acecharon entre las sombras de las ciudades de Oriente durante miles de años desde el regreso de Zao-lat a su hogar en el oeste. Se consideran a sí mismos como eruditos y buscadores de conocimiento aunque sus vecinos Wan Kuei los conocían mejor como profanadores, saqueadores y ladrones de templos, santuarios y bibliotecas. No obstante, en algunos lugares como el Imperio Mongol, eran tratados con cierta tolerancia. Algunos Wu-Zao se unieron a los mongoles con la esperanza de usar la destrucción provocada por sus expediciones de conquista para apoderarse de escritos y artefactos.

SEGUIDORES DE SET

Los Setitas indios insisten en que su clan ya acechaba en las noches de la India varios milenios antes de la época helenística –de hecho, antes de la llegada de los invasores Arios que dieron lugar a las leyendas sagradas del Rig-Veda. Estos vampiros se hacen llamar “Daitya”, recibiendo su nombre de los demonios míticos.

Cualquiera que sea su origen, los Daitya se convirtieron en uno de los principales clanes de la India, donde los vampiros combinan el linaje con el sistema hindú de castas. Los Daitya forman parte de la casta superior, los brahmanes, junto a los Malkavian y los Ventrue. Con la aparición del Budismo, algunos Daitya abrazaron la nueva religión y fueron rechazados por sus compañeros, siendo llamados los Naktanchara.

Después del colapso del reino greco-hindú de Bactria y debido a la guerra renovada contra los Assamitas, los Templos de Egipto perdieron todo contacto con sus parientes orientales. Los Daitya permanecieron aislados durante casi dos mil años hasta que los Setitas occidentales viajaron a la India acompañando a los británicos y los Daitya acompañaron a los emigrantes indios que llegaron a África, Sudamérica, Gran Bretaña y otros lugares.

Los Daitya también realizaron incursiones en China, Hong Kong y Japón, y establecieron bases en Bangkok, Singapur y Yakarta, aunque debieron enfrentarse a los vampiros orientales, que los despreciaban al igual que a los demás clanes de Occidente. Actualmente muchos se concentran en Indonesia, Singapur e Indochina, donde mantienen gran influencia en los mercados de las drogas, con una fuerte competencia, y algunos han conseguido extender sus tentáculos hasta Japón, infiltrándose entre la Yakuza.

TOREADOR

La frustración por ver y conseguir las maravillas orientales llevó a los Toreador a crear varias compañías mercantiles, e incluso algunos se dedicaron a la piratería, en un intento de contemplar en persona los mercados de Shangai, los teatros de Japón y las míticas cortes de los vampiros Thai. A menudo utilizaron ghouls y servidores mortales para entrar en los países de Oriente. Muchos fueron descubiertos por los misteriosos vampiros orientales y no regresaron.

Sin embargo, la emoción y la aventura de contemplar lugares exóticos continuó atrayendo a los Toreador, y de cuando en cuando miembros del clan se aventuraron en Oriente a pesar de los peligros y alguno incluso consiguió regresar, demostrando su astucia para ocultarse no sólo de la vista de los mortales, sino de los vampiros orientales que acechaban en la noche.

Otra táctica utilizada por los Toreador para conocer las culturas orientales ha sido promover la emigración entre continentes. Algunos Vástagos consideraban que era una táctica peligrosa, porque la presencia de emigrantes podía traer consigo a vampiros orientales. Sin embargo, haciendo valer su deseo por encima de su seguridad, a pesar de las leyes que restringían la inmigración, los Toreador continuaron apoyando los intercambios culturales.

TREMERE

Aunque se rumorea que el antiguo Goratrix envió a sus agentes a la lejana Taugast durante la Edad Media, los Tremere no consiguieron instalar su presencia hasta la llegada de las potencias europeas a la zona. Los vampiros locales o Kuei-Jin y su hostilidad ocasionaron no pocos quebraderos de cabeza a los Vástagos que trataron de asentarse en las colonias, aunque parece que existe constancia de la presencia de los Tremere ya desde la colonización holandesa de las Indias Orientales en el siglo XVII. El Consejero enviado para supervisar las labores de expansión fue asesinado por fuentes desconocidas, posiblemente vampiros orientales, siendo sustituido por el británico Thomas Wyncham.

La verdadera expansión de los Tremere en el Lejano Oriente comenzó en el siglo XIX tras la Guerra del Opio y el Tratado de Nanking de 1842, que llevó al clan a instalar una fuerte capilla en Hong Kong, dirigida por el antiguo Oliver Thrace. En 1885 Thomas Wyncham y Oliver Thrace forjaron alianzas puntuales con un grupo de vampiros orientales de una secta hereje conocida como la Tempestad del Enfoque Interior, que ayudaron a los Tremere a instalarse en Shangai, Singapur, Rangún, Calcuta y Batavia (Yakarta). Desde estos bastiones los Tremere consiguieron estudiar algunos de los secretos místicos de los vampiros orientales e incluso descubrieron indicios de la presencia de un grupo de Salubri, los Wu-Zao, que habían permanecido aislados de los vampiros orientales durante siglos.

Tras el éxito de esta primera alianza se entablaron contactos con otros Kuei-Jin, como en Shangai, donde los orientales fueron traicionados y expulsaron a los Tremere. Se cree que un vampiro oriental conocido como Thomas Lao fue consejero de Oliver Thrace, aunque esta información no ha podido ser confirmada. De todas formas muy pronto el clan Tremere fue conocido entre los Kuei-Jin por su política traicionera y su hechicería.

En 1993 los Tremere comenzaron una tentativa incursión en Japón, a través de un prometedor ancilla conocido como Preston Varrick. Sin embargo el poder de la Yakuza y las multinacionales niponas controladas por los Kuei-Jin han demostrado ser demasiado fuertes y parece que la presencia de los Tremere está condenada a medio plazo, aunque no renunciarán sin lucha.

A pesar de sus éxitos, la influencia de los Tremere comenzó a deshacerse con la progresiva descolonización del Lejano Oriente. Oliver Thrace trató de mantener el poder del clan a pesar de todo, pero los vampiros occidentales fueron expulsados a finales de los 90 de Shangai y las posesiones Tremere en Japón parece que seguirán el mismo camino. Oliver Thrace se mantuvo firmemente en Hong Kong, pero abrumado por las presiones exteriores y temeroso de un inminente Apocalipsis, recientemente desapareció de su capilla y pidió refugio a los Kuei-Jin, traicionando los secretos de su clan. Sin embargo, parece que esta “traición” es sólo aparente, y que Oliver Thrace la ha utilizado para descubrir los secretos de los vampiros orientales y regresar con los Tremere en el momento oportuno con el conocimiento conseguido.

TZIMISCE

Los Tzimisce de la India remontan su historia a uno de los chiquillos del Más Viejo, Abrazado durante su primer viaje, el guerrero Kartarirya. Durante siglos habitó entre los pueblos de la cultura Harappa y más tarde con los Védicos. Sin embargo, su existencia no fue pacífica, luchando contra los vampiros Ravnos y contra un Matusalén Nosferatu que se convirtió en su principal rival durante siglos. Sin embargo, fue Kartarirya quien se impuso en la guerra, destruyendo a su enemigo y conquistando su refugio en la isla de Ceilán.

Los Tzimisce indios trataron de usurpar el papel de los dioses hindúes de múltiples brazos, pero fracasaron en su empeño. El propio Kartarirya intentó tomar la identidad de Karttikeya, el dios de la guerra, pero los sacerdotes brahmanes descubrieron su engaño y mantuvieron su religión libre del influjo del Matusalén. Sin embargo, en su búsqueda de adoradores y servidores en el panteón hindú, Kartarirya llegó a apreciar su religión y en especial el concepto de una existencia con perspectivas diversas, por lo que el Matusalén orientó su trascendencia hacia ese esfuerzo, tratando de modificar su cuerpo para poder contemplar múltiples estados de existencia de forma simultánea.

Kartarirya creó a los yakshi, horribles ghouls deformados considerados demonios por los mortales. En el valle del Indo Kartarirya y sus chiquillos lucharon contra otros clanes. Los Brujah llegaron en masa siguiendo a los ejércitos de Alejandro Magno, los Gangrel acompañaron a las hordas mongolas y otros vampiros llegaron con los europeos. El propio dominio de los Tzimisce fue desafiado por los vampiros indios, entre ellos los Ravnos y los Malkavian. Pero el principal desafío para los Tzimisce indios llegó de los Ventrue que llegaron con los comerciantes europeos, y que se convirtieron en una amenaza muy real con la expansión británica en la zona. Otros vampiros indios aprovecharon la oportunidad para atacar los dominios Tzimisce, con la ayuda de los hechiceros hindúes. Muchos fueron apartados del poder cuando sus ghouls fueron asesinados, relegándolos a Abrazar en las castas más bajas.

Kartarirya retuvo su dominio en Ceilán, mediante el poder de su progenie y sus poderosos ghouls, aunque muchos de sus descendientes no fueron tan afortunados. A medida que el sistema de castas se desintegraba y las antiguas tradiciones indias eran cuestionadas, aguardó su momento para reinstaurar el poder de su linaje.

Con la desaparición de los antiguos Ravnos tras la Semana de las Pesadillas en 1999, los Tzimisce se han convertido en el clan con mayor influencia y prestigio en la India. En estos momentos se encuentran en negociaciones con el Sabbat buscando la ayuda de la secta para contener la invasión de los vampiros orientales.

VENTRUE

Aunque en la India existen algunos linajes locales del clan Ventrue, el clan consiguió extender la mayor parte de su influencia en el Lejano Oriente durante el período colonial del siglo XIX, cuando muchos miembros europeos del linaje llegaron con los colonizadores y consiguieron crear dominios tan importantes como Hong Kong. La mayoría de estos dominios terminaron siendo abandonados durante el período de la descolonización. Desde la ocupación estadounidense de la Segunda Guerra Mundial varios Ventrue también han instalado su presencia en la zona. A pesar de que su influencia depende en gran parte del poder de Occidente, los Ventrue destacados en el Lejano Oriente son individuos muy hábiles y adaptables que a menudo justifican su presencia con razones diplomáticas.

OTROS

La línea de sangre Nagaraja, originaria de la India, mantuvo su presencia en el continente durante siglos, aislada entre numerosos enemigos, y recientemente, tras los tumultos de los mundos fantasmales y la fragmentación de sus antiguos aliados de la secta Tal’mahe’Ra, se han visto obligados en gran parte a abandonar la India, buscando refugio entre los vampiros orientales de Corea, que los han acogido a cambio de compartir sus poderes nigrománticos.

De la misma forma que ocurre con los Nagaraja, es muy posible que el aislamiento de los vampiros occidentales en el Lejano Oriente haya contribuido a la creación de otras líneas de sangre desconocidas, cuya presencia haya pasado desapercibida durante milenios, y cuyos miembros deseen seguir en esa situación, aunque sólo sea por permanecer ocultos en medio de los vampiros orientales.

Por Predaphile. Desarrollado y completado por Magus.