La Senda de Baal

La senda de Baal es una ancestral ruta de conocimientos, similar a la “etapa de las luces” que ya no es practicada por los vampiros modernos. Muy relacionada con la Senda de Typhon y las eventuales basases para la Senda de las Revelaciones del Demonio, la Senda de Baal es, no obstante, una senda ancestral única de claridad y luz intelectual.

Historia y Antecedentes
La senda de Baal es una ancestral ruta de conocimientos, similar a la “etapa de las luces” que ya no es practicada por los vampiros modernos. Muy relacionada con la Senda de Typhon y las eventuales basases para la Senda de las Revelaciones del Demonio, la Senda de Baal es, no obstante, una senda ancestral única de claridad y luz intelectual. También es, una forma de expresión religiosa pagana de la antigüedad, la cual se desvaneció de la visión mortal, más de cien años antes del advenimiento de Cristo. Ninguna escritura de está senda se ha conservado, y los demás clanes destruyeron a la mayoría de sus practicantes, los más antiguos Baali muchos años atrás. Aún así, lo que se conoce de esta senda, solo es hablado entre susurros secretos por unos pocos fuera del clan Baali que saben de ella. Si las leyendas son verdad, sin embargo, esta senda se conduciría por si misma, aunque de manera oscura y complicada, a una forma de Golconda.

Como la Senda de Typhon, este camino de espiritualidad es más parecido a una religión y menos a una filosofía. Los iniciadores son llamados mitos de la creación de la antigua mesopotamia, pero también llamados desde el lugar de sus Ancestros como héroes, maldecidos por los revolucionarios Dioses Nuevos, y eventualmente exiliados, pero no acechados. Esto es algo similar a lo que ocurrió con Zeus cuando entregó a su padre Cronos, quien regresará algún día para hacer recaer la justicia sobre su hijo.

De acuerdo con las antiguas escrituras Baali, después de la muerte de Apsu, o Typhon en las manos de los Dioses Jóvenes, Tiamat, quien es la encarnación del caos, creó a los Trece Grandiosos, de los huesos y la sangre de Apsu. La guerra finalizó con la destrucción de Tiamat en manos de Marduk el de los 50 nombres. Sin embargo, ellos predicaron que la muerte es solamente la Ultima Transformación. Tiamat, de quien todas las transformaciones son derivadas vivirá de nuevo y los Dioses Jóvenes morirán. Los Baali, trabajan para acelerar el re-despertar de Tiamat, a quien ellos se refieren como el “grandioso Apoteosis”, en el cual el mundo terminara, y todos los pequeños de los Trece Grandiosos, serán como dioses.

El canibalismo ceremonial, ofrece sangre y carnes a los espíritus ancestros llamados Igigim y Maskim (quienes han vivido mucho, luego de ser demonizados), y también otras prácticas bizarras de rituales son en realidad solamente la pantalla de estas creencias. Es central para la Senda de Baal la idea del Apoteosis. Con el fin de provocar el Gran Apoteosis, es principalmente necesario provocar una apoteosis personal, espiritual (lo que hoy es llamado Golconda, luego de la casa ancestral del clan Salubri).

Obviamente, la ruta al Apoteosis es una cosa horripilante muy diferente compara con la gentil y moderna senda hacia la Golconda. A Los (pocos) Baali quienes han logrado este monstruoso estado de divino (o demoníaco) la gracia ha rescindido su humanidad, reconociendo a todo en la vida como una serie de transformaciones, artificialmente y antinaturalmente dadas por las ordenes de la voluntad de los Dioses Jóvenes. Tales seres llegan a la armonía siendo conquistados por su Bestia, más que aprendiendo a conquistarla o balancearla.

Paradójicamente, a pesar de su obsesión con el Caos y la Transformación, aquellos que sirven a esta senda, creen que es la mera inmutabilidad de la existencia de los no muertos lo que los transforma en semi-dioses. La transformación, de aquellos en esta senda, es una clase de debilidad, una prueba enviada por las deidades durmientes. Cuanto más persistente o inmutable sea, de ello depende la extensión de qué sagrado sea realmente. Todo aquello que es sujeto de transformación es simplemente una extensión de Tiamat, y retornará a la nada de la que provino. Se cree que el más allá (de la vida) es solamente una suspensión, pero que aun los espíritus que más descansaron, deben tomar su propia forma del apoteosis, o sumirse en el eterno e incesante olvido.

Estructura de la creencia
Aquellos que pertenecen a esta senda son tanto dioses y sacerdotes, como los reyes divinos de el antiguo este medio. Ellos cuidan sus rebaños de mortales, usando Taumaturgia y otras artes para cubrir las necesidades de la comunidad, mientras trabajan para redimir a la comunidad a los eventuales propósitos del Gran Apoteosis.

Aquellos que practiquen la senda nombraran un gran numero de divinidades, cada una de las cuales han encarnado aspectos de la existencia de los vampiros (de manera similar al Partenón griego, cuyos dioses tenían nombra que los identificaban directamente con sus funciones, tales como Eros, Ceres, Afrodita, o Hades). Los más altos iniciados, en cualquier rango, reconocen a estos demonios-dioses como simples símbolos apócrifos, pero se les realizaran plegarias y ofrendas a estos seres como una muestra de fe.

Aquellos que aprendan esta senda están expuestos a los grandes trabajos de los Loores Demonios, facilitando es desarrollo de sus habilidades, y quizás hasta aprendiendo el terrible y antiguo lenguaje de los demonios, que ahora es llamado “La Lengua de Dragón”. Quienes aprendan la Lengua de Dragón tienen una gran ventaja de conocer esta senda de iluminación (los espantosos rituales ancestros de esta senda, siempre son realizados en este lenguaje), y en varios asuntos ocultos, donde lo demoníaco es factor.

Ética de la Senda
• Servir a los Ancestros, y trabajar en pos de su eventual regreso.
• Rechazar a la humanidad, de la Blasfemia de los Dioses Jóvenes. Ellos crearon a los seres humanos para sustentar su propia inmortalidad.
• Revélate en todo tu poder, para que se vuelva encarnado como un Dios.
• Practica actos antinaturales, la vida de por si es antinatural, y prepondera a la muerte.
• Las creencias y espiritualidad de los mortales no son más que decepciones. No existe mayor ley que la prueba de Tiamat.
• Forzar a los demás a verse a si mismos por lo que realmente son, y a aceptar lo que ven.
• No te mientas a ti mismo sobre tu propia verdadera naturaleza. No te resistas a la Bestia en tu interior.
• Obedece las ancestrales Leyes de la Primera Ciudad, pero no temas de usarlas en tu propio beneficio.
• La sangre es sagrada, aun en la forma de seres vivientes. Nunca la desperdicies.
• Trata bien a tus compañeros. Demuestra tu oposición sin piedad. Prueba tu derecho de ser una de las Divinidades.
• Ni el cielo, ni el infierno ni el alma realmente existen. Todos los reinos de este mundo, aun los reinos oscuros de Erishkegal, son la carne de Tiamat. Asegura tu propia inmortalidad, esta nunca fue garantía.

Seguidores de la Senda
Seguir esta senda significa servir a los Poderes Ancestros, los poderes de la oscuridad. Dios y Demonio, Justicia y Moralidad, son todas ilusiones. Son distintos los seguidores de la senda de las revelaciones diabólicas, o de la Senda de Typhon, los seguidores de la senda de Baal no necesitan la mentira como herramienta. Los practicantes de esta senda saben más sobre la oscuridad que yace en los corazones de los hombres, que cualquier simple demonio. Los seguidores de esta senda ni mienten ni corrompen, liberan. Ofrecen la pura libertad de la maldad tal. Si un practicante de esta senda te ofrece poder, o riquezas, o inmortalidad, o lo que quieras, esa oferta es genuina. (Pero, por supuesto, la oferta tiene un precio) La decepción es, simplemente una herramienta de la debilidad y la incompetencia.

Habilidades
Aquello quienes sigan esta senda, deben estudiar Ocultismo. Loores Demonio, Lenguas de Dragón, y Meditación son también estudio central así como es útil, estudia Teología, Astrología, expresión, Debate, Altos Rituales, y Lingüística (especialmente lenguajes antiguos).

Disciplinas Preferidas
Daimonion es central a esta senda. Auspex, Serpentis, Taumaturgia, Taumaturgia Oscura, y Presencia son las preferidas de quienes estudian esta senda.

10 – Fallar al Meditar por al menos una hora cada mañana. Fallar en la búsqueda del conocimiento del Gran Apoteosis, cualquiera sea el riego; rechazar a encontrar la apoteosis personal.
9 – Entorpecer activamente el cambio o rechazar la prueba de Tiamat
8 – Destruir un enemigo, indeterminadamente o sin piedad, mas que políticamente.
7 – Sentir remordimiento por matar;
6 – Fallar en derrocar la cultura mortal y su religión, o convirtiendo al ganado en ofrenda de los Grandiosos Antiguos.
5 – Fallar al frenesí; rehusándose a buscar ofrendas mortales, cuando surja la oportunidad
4 – Fallar al observar los sacrificios propios, libatios, y ceremonias de la senda
3 –Beber sangre animal cuando exista sangre humana disponible; rehusarse a destruir o convertir a otros (traidores / herejes) vampiros que no siguen esta senda
2 – Actuar altruistamente; fallando en buscar (vampiros) convertidos de esta senda, si surgiera la oportunidad
1 – Fallar en levantar a los Trece Grandiosos, si existiera la oportunidad.

Este documento fue traducido por Queen of the Damned.