La Senda del Tifon

Son secretos que retuercen nuestras almas, estos mismos enigmas son los que nos señalan con el veneno del maestro.
–Khamala Bey, Las Mil Noches de Sutekh

Apodo: Teofidios (entre ellos; el mundo les conoce como Corruptores, o por el apodo de los Seguidores de Set, Serpientes).
Creencias básicas: los vampiros que siguen la Senda del Tifón tienen un objetivo realmente siniestro en mente: buscan la resurrección de su padre y maestro, Set. Aunque casi todos los Vástagos ven a esta criatura como a un miembro mítico de la Tercera Generación, la doctrina de los Teofidios enseña que Set era, en realidad, un ser divino incluso antes del Abrazo. De hecho ven a Caín como a un ser menor a Set, del que aseguran que permitió al Primer Vampiro que la Abrazara para poder emplear a sus descendientes para golpear a los dioses rivales, como Gaia y Lilith. De este modo cumple Set, y a través de él los propios Setitas, su lugar en el universo como agente de la entropía que destruye lo viejo para que lo nuevo pueda florecer.
Esta Senda predica, por tanto, la importancia de la influencia y el control. Muchas Serpientes aparentan no ser más que proxenetas o traficantes, pero la verdad va mucho más allá. Normalmente ven a los demás como herramientas o fuentes de información, recursos que pueden utilizar. Logrando el control sobre otros, los Setitas pueden emplearlos para cumplir sus propios fines. Por tanto, en vez de deber favores a aquellos que les proporcionan infromación y servicios, estos vampiros invierten el orden y esperan a que los demás acudan primero a ellos.
Los Seguidores de Set reverencian a su maestro como algo más que un vampiro: se le atribuye una estatura divina, convirtiéndolo en una traslación casi literal del dios egipcio del Inframundo. Los modos de alcanzar la reencarnación difieren, y por este motivo los Teofidios extienden lo más posible su influencia, con la esperanza de encontrar cualquier información.

LA ÉTICA DE LA SENDA

•Reúne información, secreta o no, y descubre el modo de utilizarla para la resurrección de Set.
•Contribuye al gran proyecto de revivir al maestro dormido.
•Consigue atraer a los demás, aumentando tu influencia.
•Subyuga a la Bestia, ya que sus temerarios instintos solo le sirven a ella.
•Mantén un velo de secreto, ya que los demás odian esta Senda y sus fines.
•Busca las señales ocultas de Set y actúa sobre ellas.

VIRTUDES
Los vampiros en la Senda del Tifón observan las Virtudes de la Convicción y el Autocontrol.

JERARQUÍA DE LOS PECADOS DE LA SENDA DEL TIFÓN

Valor – Guía moral
10 – Buscar la propia indulgencia, no la de los demás (La caída en el vicio es una herramienta, no una diversión)

9 – Negarse a ayudar a un seguidor de la Senda (Los equipos son más eficaces a la hora de despertar a Set)

8 – No destruir a un vampiro en Golconda (Los que han trascendido los deseos no pueden ser controlados)

7 – No observar un ritual religioso Setita (Es igual que negar a Set)

6 – No socavar el orden social en favor de los Setitas (Los demás vampiros no tienen objetivo o están equivocados, y la indolencia retrasa la llegada de Set)

5 – No hacer lo necesario para corromper a otro (Cuantos más haya en deuda con Set, mejor)

4 – No buscar conocimientos arcanos (Los misterios de la resurrección de Set pueden estar en cualquier parte)

3 – Obstruir los esfuerzos de otro Setita (Las filas de la verdad no son lugar para las luchas por el poder)

2 – No aprovechar la debilidad de otro (La compasión no tiene lugar en el gran plan de Set)

1 – Negarse a ayudar a la resurrección de Set (Es una señal de infidelidad)

HISTORIA

Los Teofidios aseguran que su historia se remonta a las noches anteriores a la Primera Ciudad. Que esto sea o no cierto es un asunto debatible, especialmente entre sus detractores, aunque la existencia de numerosos mitos humanos que reflejan las relaciones entre Set y Osiris da credibilidad a sus aseveraciones. Durante milenios los Teofidios se han dedicado a sus asuntos, tanto en callejuelas oscuras como en templos sagrados. Muchos líderes de los Vástagos y el ganado deben su poder a los seguidores de esta Senda, aunque los precios que tuvieron que pagar fueron, con toda seguridad, muy altos.

PRÁCTICAS ACTUALES

Los Teofidios no apoyan a más secta que a su propio clan, aunque algunos miembros han abandonado la resurrección de Set y se oponen a esta búsqueda desde las filas del Sabbat. Muchos de estos vampiros crean cultos de sangre de devotos seguidores y legiones indulgentes de desesperados. Aunque los Teofidios no rechazan hacer personalmente el “trabajo sucio” (más bien todo lo contrario), creen que teniendo a otros sirviendo a sus objetivos pueden lograr muchas más cosas que trabajando solos. Los seguidores de la Senda tienen, por tanto, múltiples funciones: buscadores, eruditos, traficantes, cortesanos y recolectores de almas.

DESCRIPCIÓN DE LOS SEGUIDORES

Los Teofidios suelen ser camaleones sociales, ya que deben moverse en diversos círculos. Son agradables, zalameros y totalmente dedicados a su gran causa. Los seguidores de la Senda del Tifón no suelen pedir socorro a los demás, ya que prefieren ayudar a satisfacer los deseos de otros y después pedir la devolución de estos favores. Éste es el aspecto que más detestan los demás Vástagos, que decretan abiertamente que la corrupción y las actividades criminales de los Seguidores de Set son rupturas de la Mascarada y manipulaciones de los Ancianos. Sin embargo, los Setitas saben la verdad: los demás vampiros se niegan a reconocer sus propios deseos, ansias que un Teofidio astuto puede satisfacer. Algunas Serpientes han llegado a convencer a miembros de otros clanes para que sigan esta Senda después de un largo periodo de corrupción, dependencia y degradación.

SEGUIR LA SENDA

Los practicantes de la Senda del Tifón son, ante todo, buscadores de conocimientos arcanos, aunque sus agudizadas gracias sociales les convierten en diplomáticos con lengua de plata. Estos Vástagos también son insidiosos y se abren paso en las sociedades vampíricas existentes con fachadas serpentinas de falsas identidades y legiones de leales seguidores. Los más viejos Teofidios de una zona suelen erigir un templo a Set en algún lugar apartado, para mejor servir a su dios dormido.
Habilidades comunes: se valora cualquier Habilidad que ayude a cumplir los fines del Tifón. Por tanto, los Teofidios disponen de miembros diversos y capaces. Las Habilidades más apreciadas entre los Setitas son Academicismo, Callejeo, Empatía, Interpretación, Intimidación, Investigación, Política y Subterfugio.
Disciplinas predilectas: los Teofidios son maestros de la Disciplina Serpentis, aunque sus tratos con los demás les inspiran para seguir las otras habilidades del clan, Presencia y Ofuscación.