La Sociedad de los Sin Reposo

Amplio es este documento acerca de la Sociedad de los sin reposos.

ESTATUS Y SOCIEDAD.

El estatus entre los muertos viene dado principalmente por el poder que éstos poseen , después en los arcanos o poderes que conocen, en su edad y en su libertad de movimientos. Sin embargo un fantasma que continua conservando sus grilletes y sus pasiones es más respetado que uno que tiene más poder pero menor edad que el primero y que ha perdido los suyos.

En general son bastante clasistas y tienden a no relacionarse con aquellos que consideran socialmente inferiores. Los rangos sociales son los siguientes.

Infantes: Almas recién llegadas al Mundo de las Sombras. Estos aparecen sordos, ciegos y mudos al mundo de los Muertos. Los fantasmas veteranos dicen que estos están cubiertos por la Placenta, el cual el impide pensar y reaccionar con claridad, hasta que alguien se lo retira enseñándole la nueva realidad en la que vive.

Zánganos o Drones: Son la mayoría de fantamas que los mortales acostumbran a ver en una guarida, donde estos suelen vivir. Suelen estar donde han muerto. En su existencia actual repiten mecánicamente las actividades que llevaban a cabo en el momento de su defunción. Sus guaridas son una mina de oro para los segadores.

Esclavos, Thralls o Siervos: Son almas esclavizadas, bien directamente a su llegada, como castigo por algún crimen real o imaginario, o simplemente por mala suerte. Algunos lo son para poder pagar sus deudas. Casi siempre van en compañía de sus amos. Sus sombras suelen tener carácteres sádicos.

Éemures: Son fantasmas libres de la Placenta que todavía guardan bastantes de sus Grilletes . Son los más jóvenes, en términos de la Otra Vida, temidos por los que están ya establecidos, y son mayoría.

Heredades o Dómems: Son aquellos que no pueden viajar libremente por las Tierras de los Muertos y tienen que conformarse con vivir en Estigia. Suelen ser muy viejos, aunque algunos de ellos podrían ser Lemures, pero a diferencia de estos no conservan ya sus Grilletes por muy diversos motivos.

Normalmente trabajan en Estigia como parte de la kafkiana burocracia de la Jerarquía, o facción correspondiente al imperio de Estigia.

Los renegados y heréticos no tienen esta posibilidad, por lo que en general acaban en las forjas.

Adustos, Gaunts o Descarnados: Son los más viejos y poderosos, además de haber mantenido sus Grilletes, lo cual les permite viajar con facilidad por la Tierra de las Sombras. La gran mayoría de ellos han viajado a las profundidades de la Tempestad, al Laberinto , e incluso algunos a las Costas Lejanas.

Tienen un peso en la sociedad totalmente desproporcionado a su número.

Señores de la Muerte o Deathlords: Fantasmas que pertenecieron en un principio al Senado del Imperio de Caronte, emperador de Estigia, quien continua siendo el emperador. En el más puro estilo romano. Cada uno posee sus legiones y sus dominios que son gobernados en última instancia por la mano de hierro del emperador. Son las cabezas de la Jerarquía.

Estatus extraordinarios:

Segadores o Reappers: Se dividen en dos categorías, los mejores amigos de un infante o su peor pesadilla. Los primeros son almas caritativas que se convierten en guías de los recien llegados, y facilitan su “nacimiento” a su nueva existencia. Los segundos se les puede reducir a cazadores de esclavos o posibles esclavos. Muchos rondan hospitales, cárceles y lugares donde suelen expirar moribundos.

Barqueros o Ferryman: Son caminantes solitarios de las Tierras Baldías. Se deslizan entre la realidad y el mito, aunque todo el mundo ha oído hablar de ellos. Ningún alma se atrevería a interrumpirlos o a contrariarlos, e incluso las legiones no les cuestionan sus intenciones. Nadie sabe de dónde vienen ni a donde van.

En un principio fueron creados por el mismo Caronte al principio de la República de Estigia, encargados de llevar a salvo a las Costas Lejanas hacia la Trascendencia a las almas que llegaban al Mundo de los Muertos. Cuando se dieron cuenta de que Caronte había cambiado sus prioridades le dieron la espalda y se dedicaron a sus desconocidas misiones. Son poderosos y saben cuidarse de si mismos.

En ocasiones recogen almas para llevarlas de viaje, otras sólo las protegen o guían. Son el paradigma de la honestidad, por lo que una palabra dada a un Barquero es algo muy serio. Estos siempre piden un pago por sus servicios. Una ayuda, un artefacto, o un juramento.

Se les reconoce por su atuendo totalmente negro, aguantando con sus huesudas manos una guadaña.

Espectros: Son almas que han sido devoradas por su própia sombra y se han pasado al lado del Olvido. No son gente muy amable.