La Sombra – Les Amies Noir

Tras el tribunal se encuentran los Amigos de la Noche, una red difusa de antiguos del clan, y algunos miembros más jóvenes que se han mostrado de excepcional valía.

lasombra

Como el tribunal, los Amigos infestan todas las civilizaciones conocidas. Normalmente rinden su nombre al lenguaje que más firmemente muestra la cultura o la autoridad. Cuando los antiguos lenguajes del Oriente Medio seguían diferenciándose del proto indo-europeo se llamaban a sí mismos “Brether Nokw”. Cuando el latín era el lenguaje del imperio, y tras su caída se convirtió en el lenguaje de los estudiosos, eran conocidos como los “Amici Nocti”. Cuando el francés se convirtió en el lenguaje universal en Europa para la diplomacia y el comercio se les conocía como “Les Amis Noir”. En los últimos dos siglos se les conoce generalmente como los “Amigos de la Noche”.

Los Amigos prestan un sencillo juramento para proteger los intereses del clan en su conjunto y unirse contra sus enemigos. En teoría se mantienen aparte en las disputas internas. En la práctica, por supuesto, la mayoría de los Amigos de la Noche combina sus ambiciones partisanas con los mejores intereses para el clan y actúan convenientemente.

En tiempos de crisis internas, la mitad o más de los cónclaves del Tribunal de la Sangre dirimen disputas entre Amigos de la Noche. Los miembros menores del clan no saben esto, sólo ven que por alguna razón los antiguos son más lentos de lo habitual reuniéndose en Tribunal y además parece que no les haga mucha gracia.

Mientras existía aún el Antediluviano, era fácil identificar las preocupaciones del clan porque eran las que él decidía, pero desde la Revuelta Anarquista no ha existido consenso en la materia. Algunos antitribu siguen tomando parte en las reuniones de los Amigos, garantizando su seguridad mediante pactos elaborados y en ocasiones reforzados mediante magia de la sangre, aunque es raro porque la mayoría de los Lasombra prefieren aniquilar a los líderes de los disidentes o (de una forma más elegante) conseguir cooperar con ellos mediante el uso de disciplinas mentales. Sin duda, muchos de los Lasombra más jóvenes se sorprenderían mucho del barro que hay en las altas cotas del clan.

Los Lasombra que sobreviven alrededor de un siglo son invitados a unirse a los Amigos de la Noche, aunque éstos no están de acuerdo en las nominaciones de candidatos. Normalmente el que propone un nuevo miembro consulta con otros tantos miembros como pueda para estudiar el asunto. Cualquier Amigo que no merezca serlo acaba como objetivo de una sentencia de destrucción por parte del tribunal junto a su valedor, con lo que de algún modo esta clase de cosas se corrigen solas. Un Lasombra que sólo posea algunas décadas de experiencia puede ser invitado a unirse a los Amigos tras algún logro destacable, una serie de cruzadas ejecutadas brillantemente (no sólo una), un gran avance en las aplicaciones de la Obtenebración, un golpe diplomático que refuerce la posición del clan en el Sabbat o la deserción de un prominente linaje de antitribu.

Esta clase de invitaciones se conceden pocas veces y distanciadas en el tiempo, y son objeto de un cuidadoso estudio.

Los Amigos de la Noche son un “secreto” en el sentido en el que lo es la policía secreta mortal. Todo el mundo, o al menos todos los Lasombra con más de dos o tres noches de aprendizaje conoce su existencia, y muchos Lasombra conocen los nombres de varios de sus miembros. La visión de la organización como un todo se mantiene oculta y pocas de sus operaciones tienen lugar a la vista de extraños. Los Lasombra no ocultan la existencia de los Amigos o de los tribunales al resto de los vampiros, tan solo evitan atraer la atención sobre las instituciones y a pocos vampiros de otros clanes se les ocurre preguntar.