Las Alianzas Menores

No todos los Vástagos pertenecen a auna de las Grandes Alianzas. Aquí encontrarás información de las dos Alianzas Menores más importantes del mundo; aquellas que sin llegar a tener una estructura o un número de miembros tan importante como Los Invictos o Los Carthianos son dignas de mención.

Las Alianzas Menores:

A pesar de que la gran mayoría de Vástagos forman parte de una de las seis grandes Alianzas, todavía hay una gran cantidad de ellos que no comparte la filosofía de ninguna. De hecho, hay regiones enteras del mundo que no hay ningún miembro de La Estirpe que engrose las filas de alguna de ellas. A veces se debe a que la gente, y por tanto los Vástagos, de esa zona tengan unas creencias que los aparten de las ideas de alguna de las Alianzas mayores. En otras ocasiones se trata de Vástagos que residen en ciudades que tienen un Príncipe y miembros de la Primogenitura que pertenecen a aluna o varias Alianzas pero que no están de acuerdo con los preceptos de ninguna y, por lo tanto, no pertenecen a ninguna. En muchas de estas ocasiones estos vampiros forman parte de un grupo que puede ser un fenómeno local o regional, estos grupos son conocidos como “Alianzas Menores” y su principal punto en común es que, a pesar de poseer bastante miembros en un lugar no tienen tantos como para ser realmente considerados una Alianza o no están lo suficientemente estructurados para representar un grupo de poder dentro de la zona. Pasamos a hablar de las dos Alianzas Menores más importantes:

La Progenie de Belial:

Este grupo es un ejemplo de fenómeno local y grupo sin estructura formal. Creen que es innecesario hacer un código de conducta para sus miembros, ya que su filosofía podría resumirse en “Haz que tu voluntad sea la ley”. Creen que el origen de Los Malditos es el mismísimo infierno: No creen que los vampiros conformen una especie, sino que son las manifestaciones de demonios que han alcanzado la superficie del mundo. Según esta Alianza el propósito de los Vástagos es dar rienda suelta y satisfacer los deseos de La Bestia.

Se trata de un auténtico grupo de Vástagos infernales que se dejan llevar por sus peores impulsos, sembrando dolor, miseria y terror por donde quiera que vayan. No es extraño encontrar a alguno de los integrantes de la progenie en un lugar donde haya edificios incendiados, personas atropelladas por coche tuneados hasta la horterada o personas bañadas en sangre sufriendo crisis nerviosas antes de caer en un colapso de estrés post-traumático. Según ellos, Los Condenados son la reencarnación de La Bestia, solamente sirven al mismísimos Demonio… ¿Por qué no hacer lo que les venga en gana cuándo les venga en gana?

La Progenie de Belial se trata de un grupo que no goza de mucha posibilidades de durar en un Dominio. Su comportamiento suele chocar con el concepto de la existencia continuada de los Vástagos (¡No solamente en sentido literal, también choca con La Mascarada!), por lo que pocos Príncipes los toleran durante largo tiempo en sus Dominios. De hecho muchas veces ni tan siquiera hace falta que los Príncipes los declaren personas non-gratas en los Dominios, acabarán desapareciendo antes o después debido a su comportamiento. La poca discreción de sus actos suele atraer la atención sobre ellos, especialmente la de cazadores de brujas, autoridades mortales o cualquier otro grupo al que no le agrade la idea de tener cerca de “asesinos demoníacos”.

El hecho realmente destacable es que no importa lo que se esfuercen otros Vástagos con más sentido común en acabar con este movimiento o los miembros que mueran en un ataque de los grupos citados en el párrafo anterior, siempre se las arreglan para sobrevivir y trasladarse a cualquier otro lugar desde el que empezar de nuevo. Este grupo tiene un sistema interno tan organizado que ha habido ocasiones en las que Príncipes de ciertos Dominios ha realizado esfuerzos extraordinarios para acabar con una célula en activo y se encuentran al cabo de un tiempo que el movimiento resurge más tarde o más temprano. La Filosofía del grupo es demasiado caótica como para que resulte factible el creer que han de tener una base de operaciones en algún lugar. Pero, de ser así, ¿cómo consiguen resurgir si hay tantos enemigos acechándolos y asesinándolos?

VII:

En el mundo de los no-muertos nos encontramos con una Alianza menor que no tiene nombre. A pesar de que el grupo está formado por vampiros sus integrantes parecen odiar al resto de La Estirpe y querer acabar con todos los que no forman parte de la Alianza. El término “Alianza” puede resultar confuso, ya que no se sabe con exactitud qué clase de agrupación es esta: Si un Clan, un extraño culto… Pero sí que hay algo “en común”, otros Vástagos designan a esta secta son el nombre de “Siete”, que es el símbolo que sus miembros suelen dejar tras cometer sus crímenes, pero en números romanos.

Por lo que se cree hay pocos Vástagos que formen parte de este grupo y no todas las ciudades cuentan con estos genocidas entre sus residentes. Pero esa escasez en número la suplen con fervor y odio hacia los otros Vástagos. Se ha conseguido capturar a muy pocos miembros del grupo; pero sus testimonios, que a veces han sido arrancados por medio de torturas o hasta técnicas sobrenaturales, suelen sacar a relucir detalles realmente escalofriantes. Los miembros de VII no han de temer a la posibilidad de sucumbir al Frenesí la primera vez que vean a un Vástago; pero, según ellos, pueden identificar a un no-muerto tan solo con verlo gracias a lo que denominan “La Marca del Traidor” entre los Vástagos. Incluso el propio nombre del grupo no es más que una turbia traducción. Cuando se les pregunta sobre lo que son bajo recursos “no naturales” estos seres no son capaces de dar una definición concreta y si se bucea en sus mentes todo lo que se encuentra es la imagen del VII o unos caracteres de un alfabeto desconocido que el vampiro que está siendo interrogado no es capaz de definir.

A pesar de que los orígenes del grupo son un misterio hay una cosa cierta: Todos sus integrantes son unos fanáticos en lo que a destruir a otros vampiros se refiere. Creen provenir de un rey que fue traicionado hace cientos, quien sabe quizá incluso miles, de años y que les dejó como misión acabar con toda La Estirpe. La única manera de alcanzar su “Sabbath” o pleno derecho para ser capaces de reclamar de nuevo su reino es, según sus creencias, acabar con todos y cada uno de los vampiros que hay en este mundo. A pesar de ello hay difrentes puntos de vista: Hay quien cree que el susodicho reino aparecerá una vez no queden Vástagos, mientras que otros creen que el reino se trata de una metáfora para indicar que son los “Elegidos por Dios” para eliminar de la faz de la Tierra a todos y cada uno de los vampiros. Pero, y esto sin ningún tipo de lugar a dudas, lo cierto es que VII está conformada por Vampiros; sus miembros son bebedores de sangre al igual que el resto de Vástagos que vagan por el mundo, pero la verdadera naturaleza de su misión sigue siendo un misterio.

Cualquiera que sea la verdadera causa de su odio hacia La Estirpe, los miembros de VII no son estúpidos; saben que el resto del mundo no va a hacer distinción entre ellos y el resto de vampiros, por lo que se rigen por una especie de Mascarada. No se trata de negar el hecho que de hay un conflicto, si no de llevarlo del modo más discreto posible y, de este modo, incluso podrán tener alguna ventaja a la hora de la lucha. Dado lo reducido de su número podría parecer lógico el que evitaran los conflictos abiertos con otros vampiros. Nada más lejos de la realidad, a fin de cuentas son asesinos. Simplemente sacan partido de este modo de pensar por parte del resto de Vástagos, que mejor presa para una cuadrilla de miembros de VII que aquella que se confía y no crea que pueda ser atacada y que, sin llegar a darse cuenta, acaba como víctima de los integrantes de esta.