Leyenda de las Amazonas

Encontré algo que me pareció interesante sobre estas “fuertes mujeres” que tan bien nos reivindican con su sociedad matriarcal a todas las niñas de Secretos Oscuros y del mundo, por supuesto.
Deje la conversación introductoria tal cual está así no les cuesta entender de donde salió todo.

 

Estimado profesor Velmont: Estuve buscando en Enigmas develados el tema del mito de las Amazonas, pero no lo he encontrado… ¿Han tratado ya esta cuestión con los Maestros de Luz? El tema me interesa sobremanera porque enseño historia y los alumnos siempre hacen al respecto preguntas muy difíciles de contestar. Desde ya, gracias.

Roberto Y.

RESPUESTA

Apreciado Roberto: En primer lugar, para quienes no conocen el tema, transcribiré un artículo que extraje de Internet, y en segundo lugar daré respuesta a tu pregunta según lo que me transmitió mi Guía espiritual en la sesión del 18/5/04.

EL MITO DE LAS AMAZONAS

Las Amazonas eran un pueblo de sólo mujeres descendientes de Ares, dios de la guerra y de la ninfa Harmonía. Se ubicaban a veces al norte, otras en las llanuras del Cáucaso, y otras en las llanuras de la orilla izquierda del Danubio. En su gobierno no interviene ningún hombre, y como jefe tienen una reina. La presencia de los hombres era permitida siempre que desempeñaran trabajos de servidumbre. Para perpetuar la raza se unían con extranjeros, pero sólo conservaban a las niñas. Si nacían varones, se cuenta en algunas versiones, que los mutilaban dejándolos ciegos y cojos. Otras fuentes indican que los mataban. Por decreto, a todas las niñas les cortaban un seno, para facilitarles el uso del arco y el manejo de la lanza. De esta costumbre proviene su nombre ‘amazonas’ del griego ‘amazwn’ que significa ‘las que no tienen seno’.

Eran un pueblo muy guerrero, por lo que su diosa principal era Artemisa, la cazadora. Debido a esto, se les atribuía la fundación de Éfeso y la construcción del Gran Templo de Artemisa.

De este pueblo, hay muchas leyendas donde grandes héroes tuvieron que enfrentarse a ellas. Por ejemplo, Belerofonte quien luchó contra ellas por mandato de Yóbates. Una de las más conocidas es cuando Heracles (Hércules) cumple la misión que le asigna Euristeo, y se dirige a las márgenes del Termodonte a adueñarse del cinturón de Hipólita, reina de las amazonas. Ésta consintió en entregarle el cinturón a Heracles, pero la celosa Hera (esposa del dios Zeuz) provocó una rebelión entre las Amazonas, y Heracles tuvo que matar a Hipólita. Teseo que acompañaba a Heracles en su misión, se llevó a Antíope, una de las amazonas. Ellas, molestas por este atrevimiento y para vengar el rapto, hicieron la guerra contra Atenas, pero fueron derrotadas por los atenienses que estaban liderados por Teseo.

Otra hazaña legendaria que las involucra, es la ayuda que le brindaron a los troyanos durante la guerra de Troya. Pentesilea, reina amazona, envió un grupo de apoyo a Príamo, rey troyano. Aquiles dio muerte a Pentesilea, quien antes de morir, hizo que éste se enamorara perdidamente de ella, lo que le infundió gran sufrimiento.

Dejando de lado la parte mitológica, las Amazonas sí existieron. Se trataba de una tribu de mujeres independientes que estaban diseminadas por toda Grecia.
Vivieron durante mil años en las zonas boscosas de este país, y rara vez se las veía por los acantilados o por el mar.No es cierto que cercenaban uno de sus senos para poder manejar mejor el arco y la flecha, sino que se lo apretaban con fibras para que nos les molestara al usar sus armas.
Con respecto a que tomaban prisioneros a los hombres y luego de utilizarlos para procrear los mataban, es cierto, pero lo hacían fundamentalmente para que no dieran a conocer su escondite.
No le tenían fobia al hombre, sino que lo consideraban un ser más débil e inferior a ellas, por lo que no admitían su supremacía. Llegaron a ser dos mil y existieron aproximadamente durante un milenio.

Y esto es todo lo que averiguamos sobre las Amazonas porque teníamos agendadas muchas consultas para hacer. Quizás si encontramos algún tiempo indaguemos más.

Bienvenido al Club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.
http://usuarios.lycos.es/grupoelron3/studies26.html