Linaje Feérico: Boggans (1ª parte)

Introducción del linaje feérico de los Boggans.

Los boggans extraen su mayor placer del trabajo. Una labor honesta, una buena compañía y una rutina regular es cuanto necesitan la mayoría de los boggan. Son conocidos entre la Estirpe por su trabajo duro y su integridad. Se dice que un boggan es tan honesto como sucias están sus manos.
Esta honestidad incluye la necesidad de ayudar a los demás. Los hogareños boggan son conocidos por su hospitalidad, y pocos pueden negarse a ayudar a un viajero necesitado.

Los rebeldes a menudo salen a la carretera en busca de aquellos en necesidad de auxilio, incluso cuando ésto les hace parecer entrometidos problemáticos. Los boggans Luminosos muestran el altruismo nacido de la compasión y la bondad de su corazón. Los boggans Oscuros se ven atraídos por los necesitados a causa de sus deseos oportunistas. Sin importar la Corte, la filosofía de este linaje de nobles servicios glorifica la ayuda al prójimo. La posición entre los de su clase se mide por la cantidad de gente a la que han “ayudado”… Los beneficiarios de su ayuda que se vuelven comodones, no obstante, son desdeñados rápidamente.
Los boggans que prefieren permanecer en casa valoran la comodidad y la seguridad. Que esa casa les pertenezca a ellos o a otro apenas importa. Los tipos más tranquilos adoptan vidas placenteras en oficios de atención: carpinteros, jardineros, cocineros y camareros, han estado entre sus favoritos. Mientras aquellos a los que los boggans ayudan les aprecien, la gente sencilla lo hará lo mejor que sepa.

Hay otra razón por la que los boggans se integran humildemente en los séquitos: son unos chismosos incurables. Consideran los secretos que oyen “por casualidad” la justa recompensa por su trabajo. Los boggans Luminosos insisten en que reúnen esta información por simple curiosidad. Los Oscuros recopilan su información para sacarla a relucir en “ocasiones especiales”… Ya sea motivados por el altruismo o la codicia, los boggans han conseguido convertir el vicio en un arte.

A pesar de esta debilidad, los boggans están merecidamente orgullosos de su reputación como grandes trabajadores. Se sabe de algunos que han trabajado hasta la muerte para completar una tarea. Cuestionar la calidad del trabajo de un boggan es una forma segura de provocar su ira. Aunque en realidad nadie ha visto a un boggan enfadado patalear hasta la muerte, algunos rebeldes lo han intentado. Un boggan que no lo ha hecho lo mejor posible se considera en deuda con quienes intentaba servir.

Es importante recordar el concepto de deuda cuando se trata con boggans. Aunque consideran que el servicio voluntario es el mayor de los honores, la mayoría preferiría morir antes que estar en deuda con alguien. Los boggans Luminosos a menudo rechazan el pago por sus servicios, y en realidad pueden ofenderse por dichas ofertas. Los Oscuros consideran que obligar a otros a que les deban algo es una auténtica señal de poder. Sin embargo, es peligroso intrigar para conseguir riquezas. Los boggans Oscuros más avariciosos son conocidos como boggarts, y son tratados con desprecio por el resto de la Estirpe. El miedo a endeudarse de un boggan a menudo evita que establezca lazos íntimos. Aunque trabajan alegremente con otros, es raro que se unan a ningún tipo de juramentos.

Cualquiera que piense que un boggan será siempre obsequioso es idiota. Aunque un boggan se dedique al servicio de los demás, siempre sabe cuál es su propio valor. Incluso cuando está al servicio de otros, un representante avispado de este linaje se ve a sí mismo como el amo de la situación. Al rendir servicio a quienes lo necesitan, los boggans consiguen un sentimiento de nobleza que ningún título ni posición puede igualar.