Linaje Feérico: Eshu (2ª Parte)

Apariencia, estilo de vida, privlegios, flaquezas… de estos duendes aventureros.

Apariencia: Aunque hay eshu de todos los tipos raciales, la mayoría tienen piel oscura, pelo negro y ojos azul oscuro o negros. Tienden a ser altos y musculosos, con largas extremidades y rasgos afilados. Sea cual sea la moda que siguen, los eshu siempre son encantadores y apuestos, aunque tienden a preferir los paños y sedas de estilo africano o de oriente medio. Se dice que al mirar los ojos de un eshu se puede contemplar el amanecer de los tiempos.

Estilo de vida: Los eshu siempre están en movimiento. Su deseo de ver mundo les lleva a todos y cada uno de los lugares. Reporteros, jugadores, diletantes… cualquier negocio que permita viajar les va bien.
Infantiles: Son mejores seguidores que líderes. Siempre atentos y educados, están llenos de preguntas y observaciones. Sin embargo, son generalmente solitarios, y nunca siguen al mismo adulto demasiado tiempo. La mayoría prefiere vivir como fugitivos o polizones.
Rebeldes: Creen que la mayor de las aventuras aun está por llegar. Un héroe joven puede asumir el estilo que prefiera, desde una deidad africana moderna a un vagabundo lleno de recursos. Cualquier leyenda de un gran héroe es un desafío a superar.
Gruñones:Tienden preferir unos pocos sitios a los que vuelven una y otra vez. Aprenden a asentarse más tiempo en cada lugar y a intercambiar historias de gestas que ya han sido hechas; sus círculos bárdicos son legendarios.

Afinidad: Escena.

Privilegios:
Espíritu del Camino: Los eshu tienen un asombroso sentido de la dirección y una apreciación del tiempo exquisita; siempre parecen llegar a su destino en el momento más oportuno. El camino que sigue un eshu es siempre la ruta más interesante posible, plagada de peligros y desafios. Los Luminosos triunfan justamente sobre la adversidad; los Oscuros dejan amargura y mala suerte a su paso. De cualquier modo, ¡la historia siempre merece el riesgo! No importa lo que se encuentre durante el camino, un eshu siempre hallará la manera de llegar a su destino… finalmente.
Relatar: Siempre que un eshu se encuentra con una auténtica aventura, se vuelve más sabio y su repertorio de historias crece. Los personajes eshu ganan un punto de experiencia adicional en cada sesión en la que aprendan una nueva historia fantástica o realicen un hecho increíble (engañar a un dragón quimérico o superar en astucia a un noble altanero son dos ejemplos posibles).
Los eshu no pueden fracasar en tiradas que impliquen Interpretación o Empatía.

Flaquezas:
Temeridad: La confianza y la curiosidad son rasgos innatos. Los eshu no pueden resistirse a un desafío, apuesta o búsqueda, si hay alguna manera de salir de él con vida. No son estúpidos – no se meterán en misiones suicidas –pero creen que su suerte los puede sacar de cualquier dificultad.

Escucha las historias de Hazim Rashad, un correo del Reino de las Manzanas
Sobre los Boggans:Nunca he entendido a los plebeyos que se contentan con vivir en un lugar y servir a un solo feudo. Su hospitalidad, sin embargo, es maravillosa.
Sobre los Nockers:Cínicos artesanos que no tienen otro recurso que verse atrapados en el mundo de sus creaciones. Peor para ellos. El mundo real es mucho más fascinante.
Sobre los Pooka:Un pooka generalmente es un compañero de viaje excelente, incluso aunque tenga un extraño modo de mostrarte respeto.
Sobre los Redcaps:Feos, rudos y peligrosos. Apártate de su camino y cuídate de sus terribles modales.
Sobre los Sátiros: Siempre están a punto para una jugosa historia de romance o para una fiesta salvaje. Sin embargo, ten cuidado con lo que llevan en sus botas de vino.
Sobre los Sidhe: Sus sueños están hechos de cristal. Si estudiaran este mundo un poco más de cerca, quizá no vivirían con tanto dolor.
Sobre los Sluagh:Los secretos que susurran generan historias interesantes, y son un público muy bueno. El esfuerzo de sacarles una o dos historias vale la pena.
Sobre los Trolls:Una vez te ganas el respeto de un troll, puedes confiarle tu vida.

Cita: ¡Parece toda una aventura, pero conozco una historia que la supera! Pásame un poco de ese vino especiado, y te la contaré…