Linaje Feérico: Nockers (1ª Parte)

Introducción del linaje feérico de los Nockers.

Los nockers son maestros artesanos. Su habilidad e inventiva son legendarias, igual que su cinismo y amargura. Por lo general son muy críticos con sus gobernantes y eminentemente sarcásticos con la gente que los rodea. A la mayoría de los nockers les molesta tener que tratar con cosas imperfectas, lo que incluye a la gente. Muchos de ellos prefieren, en su lugar, rodearse de maravillosos e ingeniosos tesoros mecánicos. Se puede confiar más en las cosas que en la gente, y son mucho más fáciles de arreglar. Los nockers también son conocidos por su gran talento en la creación de inventos quiméricos.

Los estándares de perfección de un nocker son de un nivel imposible. Estos duendes toman su nombre de su hábito de golpear constantemente las cosas para comprobar su calidad. Desdichadamente tratan a los demás de la misma forma. “Golpean” continuamente al resto, insultándolos, poniendo a prueba sus reacciones e intentando encontrar sus fallos. Aunque este es un gran sistema para probar máquinas, no funciona igual de bien con la gente. Por lo que concierne a los nockers, han elevado el ridículo a la categoría de arte. Esto hace poco para mejorar su popularidad.

Los nockers son también individualistas extremos. Una vez uno de ellos ha escogido sus preferencias artísticas y artesanales, inmediatamente condena las de cualquier otro. Cuando trabaja, desarrolla un estilo de artesanía que define el trabajo como suyo. El intento de cualquier otro es inferior al suyo. Las creaciones de un nocker son la expresión de su identidad: si su trabajo no es bueno, él no es bueno.

Los nockers tienen otras debilidades, pero nunca las admitirán. Habitualmente anhelan una escapatoria para sus vidas defectuosas: la música, los tesoros e incluso el amor cortés les atraen. Las ambiciones incompletas avivan las pasiones que entierran bajo su trabajo. Los románticos se apenan por los nockers. Sus cínicas fachadas, dicen, ocultan el hecho de que nunca pueden alcanzar lo que realmente desean. De hecho, si lograran sus deseos, dejarían de ser tan atractivos. En cualquier intento de romance, un nocker resaltará los pequeños defectos de la relación hasta que la magia se haya ido. La reparación es el único respiro en una vida atrapada en un mundo tan imperfecto. Los sueños lo son todo, la realidad es un desengaño.

Al seguir sus naturalezas obsesivas y apasionadas, los nockers se pierden en la creación. Sus mayores creaciones están en el mundo quimérico. No es sorprendente que destaquen en la creación de cosas que nunca podrían existir. Sus vidas mundanas nunca pueden reflejar la visión de su arte, pero no porque no lo intenten. Sea cual sea el medio escogido, se afanan en hacer sus sueños realidad.