Linaje Feérico: Sidhe (2ª Parte)

Apariencia, estilo de vida, privilegios, flaquezas… de estas nobles y bellas hadas.

Apariencia: Los sidhe parecen humanos de belleza ultraterrena; sus cuerpos son perfectos, sus rasgos agradables y su cabello está ricamente coloreado. Son etéreos y muestran un toque de tristeza incluso cuando ríen. Altos y esbeltos, son fieros y majestuosos, con largas orejas puntiagudas, rasgos angulosos y mirada imponente. Sus ojos son de colores extraños pero vivos, como violetas o plateados. Raramente llevan otra cosa que ropajes de gran calidad.

Estilo de vida: Igual que los sidhe ocupan posiciones de estima en las Cortes de la Estirpe, suelen ocupar también posiciones valiosas en el mundo mortal. La riqueza y los privilegios les son comunes, y se espera que vivan vidas opulentas. Aquellos que no lo logran a menudo se vuelven resentidos y caen en un estado mental Oscuro.
Infantiles:Son conscientes de las bendiciones de su herencia desde una edad muy temprana. Los mejores de ellos actúan como perfectos caballeros y damas, pero los peores son niños consentidos y tienen rabietas cuando no consiguen lo que quieren.
Rebeldes:Saben que tienen la oportunidad de permitirse cualquier capricho fuera de la corte. Aunque muy animados y presuntuosos en ocasiones, son vigilados cuidadosamente cuando están en la corte. Los rebeldes Luminosos tienen una confianza total en que su caballerosidad y nobleza prevalecerá; los Oscuros son indisciplinados e intrigan por el poder.
Gruñones:Se dan cuenta realmente del peso de su elevada posición. Muchos llevan el peso de recuerdos de años pasados. Suspiran por sus días de gloria y se lamentan de los errores que han cometido. Su mayor liberación de esta pesada introspección es la intriga cortesana.

Afinidad: Los sidhe no han pasado el suficiente tiempo en la Tierra como para tener una afinidad.

Privilegios:
Reverencia y Hermosura:Los sidhe reciben dos puntos adicionales en Apariencia durante la creación del personaje, incluso aunque esto aumente su puntuación por encima de 5. No pueden evitar sobresalir entre la multitud.
La furia de un sidhe burlado es una visión majestuosa y aterradora. Cuando uno de ellos se deja llevar por la pasión, todas sus tiradas Sociales (especialmente tiradas de Empatía e Intimidación) tienen un -2 a la dificultad. Cualquiera que intente atacar a un sidhe furioso debe hacer una tirada de Fuerza de Voluntad; la dificultad varía desde 6 (para la media de los sidhe) hasta 8 ó 9 (para uno de una importante posición).
Estas habilidades solo afectan a otros duendes y seres encantados, a menos que el sidhe invoque a la Fantasía.
Porte Noble:Sean héroes o villanos, todos los sidhe tienen un porte digno. Cualquier cantrip que pueda hacer que pierdan su prestancia falla automáticamente.

Flaquezas:
Maldición de la Banalidad:Los sidhe no son realmente de este mundo. El toque de la Banalidad les afecta con más fuerza que al resto de las hadas. Cada punto temporal de Banalidad que gana uno de ellos se convierte en dos. Si un personaje sidhe debe hacer una tirada con una dificultad igual a su Banalidad (o una tirada que se resista con Banalidad), trátala como si fuera un nivel mayor.
Los sidhe también son propensos a la depresión. Los más débiles de entre ellos pueden sobreponerse a estos arrebatos intercambiando sus Legados. Cuando esto sucede, el hechizo debe durar al menos de la salida de la luna a la siguiente o de un atardecer a otro. Los sidhe más firmes escapan a esta manía refugiándose más profundamente en sus Legados. Los Luminosos se convierten en idealistas imposibles y los Oscuros caen en las mayores vilezas. Su enorme extremismo puede hacerlos casi inaguantables.

Puedes sentarte mientras Erioch Evenstar te recibe en audiencia
Sobre los Boggans:Es una gran ayuda tener plebeyos gentiles y honestos. Sin embargo, ten cuidado con lo que dices cuando están cerca.
Sobre los Eshu:Pueden fanfarronear y vanagloriarse, pero nunca debes rechazar sus historias de lejanas tierras.
Sobre los Nockers:Sus habilidades son útiles, aún cuando su actitud sea áspera.
Sobre los Pooka:¡El destino se los lleve! ¿Por qué se esfuerzan tanto en ridiculizar a los duendes más nobles?
Sobre los Redcaps:Desagradables, crudos e indignos de confianza. Son poco más que vulgares matones.
Sobre los Sátiros:Son buenos para un breve coqueteo, pero aparte de eso, no son tan profundos como dicen ser.
Sobre los Sluagh:Ciertamente es mejor ser el receptor de su información que el sujeto de su curiosidad.
Sobre los Trolls:Honestos, fieros y devotos: las cualidades de un hombre de armas incondicional.

Cita: ¿Quién soy? Soy el centro de la tormenta, soy un maestro de la espada. Desenfunda tu hoja, canalla, o muere ahí mismo.