Linea de Sangre – Gargolas

En los primeros días de la Edad Media, la rama de los Tremere, recién fundada, está en grave peligro. Perseguidos desde todos los flancos por agentes del Inconnu, ni siquiera el poder del Círculo de los Siete, recién formado, parece bastar para salvar al clan de la extinción. Aunque son poderosos individualmente, no tienen las hordas de tropas menores de choque que necesitan para repeler a sus enemigos.

Se rumorea que es el propio fundador del clan el que idea una solución. Tremere capturó a varios vampiros y criaturas místicas, incluyendo un Gangrel y un Nosferatu y, con su Círculo, utilizó sus extensos conocimientos de alquimia para sintetizar una raza de nuevos vampiros que sirvieran a los Tremere. En las profundidades de los Cárpatos, la primera Gárgola se elevó del caldero burbujeante. Parodiando la Biblia, le ordenaron: “Crece y multiplícate”.

Y creció, creando rápidamente enjambres de progenie a partir de los campesinos aterrados, y llevándolos contra el Inconnu. En gran parte gracias a la terrible fuerza de las Gárgolas, el clan de los Tremere sobrevivió a sus primeras grandes batallas.

Durante siglos, las Gárgolas sirvieron a los Tremere con gran lealtad, a pesar de los numerosos abusos a los que los sometían sus amos. Al final, el maltrato se volvió intolerable incluso para sus espíritus embotados. A finales de la Edad Media, las Gárgolas se liberaron de los Tremere; algunos se dispersaron en los bosques de Europa, otros se trasladaron a las grandes ciudades, como París, mientras que otros ofrecieron sus servicios como mercenarios y centinelas a cualquier Vástago o Mago que pudiera pagar su precio en oro y vitae.

Remoquete: Esclavos

Apariencia: Las Gárgolas son grotescas y repulsivas, como los Nosferatu, y suelen tener una apariencia “demoníaca”. Comienzan con pequeñas alas de murciélago, que crecen a medida que avanzan en la Disciplina de Viscerática. Cada nivel que hayan adquirido en esa Disciplina les permite volar a 10 kilómetros por hora adicionales. Además, a medida que envejecen, su piel se vuelve más pétrea y en sus cuerpos aparecen diversas protuberancias extrañas.

Refugios: Las Gárgolas prefieren las zonas interiores o subterráneas, en las que haya mucha tierra y piedra que manipular. Los edificios abandonados (sobre todo los altos, donde pueden quedarse sentadas por la noche), almacenes, graneros, cuevas y similares son ideales.

Trasfondo: Las Gárgolas rara vez se reproducen, y sólo por sus propias razones perversas. Como las Gárgolas son una raza artificial y compuesta, una vez que se escoge a una víctima, su mente queda sublimada en la estela de magia y recuerdos arraigados profundamente en la vitae del sire y prácticamente olvida su vida anterior. Las Gárgola pueden provenir de cualquier tipo de vida.

Creación del personaje: En realidad, las Gárgolas no son adecuadas como personaje jugador, pero son ideales como centinelas, guardias y mercenarios. Los Atributos Físicos y los Talentos son primarios.

Disciplinas: Viscerática, Fortaleza y Potencia. Además de esto, la mayoría desarrollan la capacidad de Vuelo.

Debilidad: Las Gárgolas tienen una Apariencia de cero, como los Nosferatu de los que provienen en parte. Además, como raza creada para la esclavitud, su Fuerza de Voluntad disminuye en dos unidades a efectos de resistir la Dominación o conjuros de control mental.

Cita: Has interrumpido en las propiedades del amo. Contaré hasta diez; te irás o alimentaré la tierra con tus entrañas. Uno… diez.