Los Bastet

La Leyenda dice que los hijos de dragón fueron cargados con la responsabilidad de recordar todo lo ocurrido para que las generaciones futuras pudiesen usar esa sabiduría. A los hijos de Lobo se les encargo proteger a Gaia de todo mal. Gaia creyó que bastaría con estos dos, pero pronto empezó a oír quejas. Gaia prometió encontrarles un aliado inteligente que pudiese espiar los acontecimientos en tierras lejanas y reunir información sobre Sus enemigos.

 

Encargó a los hijos de Gato ser Sus ojos en el mundo y espiar los secretos que Sus otros hijos necesitaban conocer.

Lobo y Dragón no tardaron en comparecer con la misma queja. “Nos prometiste un aliado”, dijeron “Y os he dado uno”, contestó Gaia, llamando a Gato ante Ella. “Sé que tus hijos no han fallado en su tarea, así que ¿por qué no han compartido lo que saben con los hijos de Lobo y Dragón?” Gato, que sólo había cumplido a regañadientes con su encargo, pensó en cómo volver esta reluctancia a favor suyo.

“Su trabajo no está completo. Los lugares del hombre contienen muchos secretos, pero pocos escondites para mis hijos. Los hombres huyen asustados cuando mis hijos se acercan mucho, así que no pueden descubrir sus secretos. No quieren dar un informe incompleto, pues podría ser tan inútil como no dar nada.”

“Muy bien”, dijo Gaia. “Ahora podéis asumir la forma del hombre para descubrir sus secretos”

Gato se alegró. Sus hijos partieron para descubrir los secretos del hombre, y así fue como nacieron los Bastet.

Cuando Dragón y Lobo comparecieron de nuevo ante Gaia gruñeron que Gato seguía sin revelarles lo descubierto. Gaia volvió a llamar a Gato y le preguntó por qué no había compartido sus secretos. Gato contestó: “Es imposible compartir un secreto, pues cuando lo haces deja de serlo”. Gaia vio entonces que no conseguiría nada de Gato y se enfureció por haber sido manipulada. “Muy bien! Puedes guardarte tus secretos… pero guárdalos bien, porque serán tu ruina!”

Descripción

Los Bastet se consideran a sí mismos los “Ojos de Gaia”. Es un papel que les gusta, pues les da una excusa para entregarse a su natural curiosidad y espiar los secretos ajenos. Por supuesto prefieren descubrir cosas observando a los demás que metiéndose en cualquier actividad que pudiera ensuciarles, así que no son tan infalibles para descubrir secretos. Pero como guerreros superiores a los Corax, se han vuelto unos expertos en descubrir lo que vampiros, magos e incluso changelings tienen que ocultar. Los Bastet no saben a veces cuándo es mejor compartir un secreto que permanecer en tozudo misterio.

Rasgos

Los hombres felino carecen de auspicios.

No pueden adquirir los trasfondos de Vidas Pasadas y Tótem de Manada, y si el personaje ha pasado su Primer Año, tampoco el de Mentor.

Razas

Los Bastet crían de la misma forma que los Garou, pero como la temporada es sólo una vez al año, los metis son más raros entre ellos. Los metis son tan respetados como los demás, y se les juzga por sus méritos, no por su nacimiento.

La raza más común entre los Bastet es la homínida. A causa de su talento innato para la magia, los Bastet empiezan con un punto más de Gnosis que los Garou de la misma raza.

Tribus

Bagheera (hombres pantera/hombres leopardo)
Jueces y mediadores entre los Bastet. Son principalmente descendencia india. Son más accesibles que las demás tribus a los no Bastet.

Balam (hombres jaguar)
Los Balam son feroces defensores de las amenazadas tierras salvajes de América Central y del Sur. son casi exclusivamente de ascendencia nativa sudamericana, y prefieren las armas y costumbres de las antiguas tribus de la región aunque algunos usan armas modernas.

Bubasti
Aunque muchos la creen extinta, esta tribu está relacionada con los gatos de Kyphur, grandes gatos que vivieron una vez a lo largo del bajo Nilo. La especie se extinguió hace tiempo, pero de alguna forma, un puñado de estos delgados y siniestros Bastet han sobrevivido. Sus formas felinas son siempre negras. Todos los Bubasti llevan algún tipo de símbolo ocultista, y prefieren los motivos egipcios. Suelen aliarse con magos y vampiros. Sus estudios más siniestros hacen a los Bubasti especialmente vulnerables a la corrupción del Wyrm, y puede que ni siquiera los demás Bastet se fíen de ellos.

Khan (hombres tigre)
Los guerreros de los Bastet igualan a un Garou en Rabia. La caída de sus Parientes, ya en el sur de Asia o en Siberia, ha reducido sus filas dramáticamente, agitando su odio a los humanos.

Pumonca (hombres puma)
Son solitarios y vagabundos. muchos son de ascendencia nativa americana.

Qualmi (hombres lince)
Son una gente curiosa y mística que se deleita con los enigmas y los acertijos, tanto que tienden a hablar usándolos. Son físicamente más pequeños que otras tribus Bastet, y tienden a parecer mucho más viejos de lo que son. Incluso los más jóvenes tienen el pelo gris. Descienden de los nativos del sur de Estados Unidos y Canadá. Los Qualmi siempre lucen alguna insignia de la luna.

Simba (hombres leon)
Considerándose los reyes de los Bastet y de todas las bestias inferiores, los Simba pueden llegar a ser insoportablemente arrogantes. Son de ascendencia africana. Tanto machos como hembras tienen espesas y salvajes melenas en forma homínida, pero las hembras no la conservan en las demás formas.

Swara (hombres guepardo)
Tienen varias ventajas. La primera y más obvia es su velocidad y agilidad natas. La otra es un secreto muy bien guardado entre ellos: aprender a caminar de lado es mucho más fácil para los Swara que para los demás Bastet. Como los Pumonca, son vagabundos solitarios.

Cita

“Una vez caminamos solos por elección. Ahora quedamos tan pocos que podemos considerarnos afortunados de tener aunque sea esa opción.”