Los Cainitas de Europa Oriental I

Transilvania Nocturno: Los Cainitas de Europa Oriental I

¿Es de extrañar que seamos una raza de conquistadores, que seamos orgullosos, que cuando los magiares, los lombardos, los avaros, los búlgaros o los turcos lanzasen sus ejércitos contra nosotros, les hiciésemos retroceder?

– Conde Drácula, en Drácula, de Bram Stoker

Aunque muchos Cainitas menores han ido y venido durante la turbulenta historia de Europa Orientar, varíos vampiros poderosos han permanecido aquí durante siglos. En este capítulo encontrarás vampiros de gran poder y sus chiquillos, motores no muertos de la historia misma, que una noche mirarán con desprecio a los idealistas príncipes modernos. Aquí hay miembros de casi todos los clanes, excepto Tzimisce y Tremere, que están descritos en los capítulos Cinco y Seis. Puedes encontrar algunas de las Naturalezas y Conductas de estos personajes en el suplemento Vampiro: Guía del Jugador, de Vampiro: La Mascarada.

DONDE ESTÁN LOS CONDENADOS: UNA LISTA POR ZONAS DE LOS CAINITAS

Dado que este libro cubre un área muy extensa, los Cainitas de los tres capítulos siguientes suelen vivir a cientos de kilómetros unos de otros, Aunque hemos optado por agrupar a los vampiros de Europa Oriental por clanes en vez de por regiones, incluimos esta lista para que determines rápidamente qué vampiros suelen relacionarse entre sí.

BOHEMIA
Los Cainitas de Praga:
Ecaterina la Sabia, Brujah
Garinol Cappadocius, Capadocio
Josef Zvi, Nosferatu
Príncipe Rudolf Brandl, Ventrue
Ardan de la Calle del Oro, Tremere (ver Capítulo Seis)
Shaagra, Matusalén Tzimisce (ver Capítulo Cinco)

BULGARIA
Los Cainitas de Sofía:
Husayn al Fatin, Assamita
Amalia de Tracia, Capadocia
Basilio el Mayor, Lasombra

HUNGRÍA
Los Cainitas de Esztergom:
Liseta Iluminada, Lasombra
Arianne, Toreador
Príncipe Geza Arpad, Ventrue
Los Cainitas de Buda-Pest:
Fariq, Assamita
Octavio, Malkavian
Izydor Torenu, Ravnos
Vassily Taltos, Ravnos
Bulscu, Ventrue
Príncipe Vencel Rikard, Ventrue
Roland, Ventrue
Los Cainitas de Transilvania:
Dominico, Brujah
Mitru el Cazador, Gangrel
Tiberiu, Gangrel
Marusca, Nosferatu
Ruxandra, Nosferatu
Nova Arpad, Ventrue
Tremere de Transilvania (ver Capítulo Seis):
Malgorzata
Celestyn, Bibliotecario de Ceoris
Virstania, Ama de Gárgolas
Tzimisce de Transilvania (Capítulo Cinco)
Yorak, Sumo Sacerdote de la Catedral de la Carne
Noriz, el Corruptor de Legiones
Radu, Príncipe del Dominio de Bistritz
Marelle, Escultora de Lobos
Vladimir Rustovitch, Voivoda Entre Voivodas

LITUANIA
Los Cainitas de las Tierras Paganas:
Adrojai, Malkavian

POLONIA
Los Cainitas de Cracovia:
Kazimierz el Silencioso, Capadocio
Jolanta de Niepolomice, Gangrel
Gutka, la Reina de la Sal, Nosferatu
Konrad von Aupfholm, Ventrue
Claas Drescher, Tremere (ver Capítulo Seis)
Príncipe Razkoljna, Tzimisce (ver Capítulo Cinto)

RUSIA
Los Cainitas de Kiev:
Darvag Grozny “El Terrible”, Tzimisce (ver CapítuloCinco)

VAGABUNDOS (SIN RESIDENCIA FIJA)
Arnulf, Gangrel
Lucita, Lasombra
Anatole, Malkavian
Zelios, Nosferatu

LA SEMILLA DE KUPALA
Desde tiempo inmemorial, una hedionda mancha ha infestado las tierras de Europa del Este, especialmente en los Cárpatos. Como una fuerza equilibradora en el panteón de los antiguos dioses eslavos, el oscuro señor Kupala se regocija en la corrupción de la tierra. Sus criados, una legión de espíritus conocidos como los kupala, ensucian la tierra y destruyen las cosas naturales. Cultivos arruinados, comida estropeada, abortos… son el resultado de su trabajo. Los Tzimisce conocen bien este mal y han sido conscientes del mismo desde los primeros días de los Metamorfosistas. Aunque los bárbaros sucumbieron a su seductora llamada, los Demonios se aislaron del mundo mortal para conservar su pureza meditando sobre su horror interior. Más larde, cuando los voivodas dominaron la tierra y juraron protegerla, el pacto con su patria les llevó a la locura. Se dice que un gobernante se vuelve más torvo cuando su tierra sufre: en el caso de los Tzimisce es doblemente cierto. Su pacto con la tierra es tan fuerte que un Tzimisce debe descansar durante el día sobre tierra de su patria. Si los kupala le han arrebatado su energía, la fría tierra no le ofrece comodidad al demonio, que no descansa bien. Algunos Malkavian saben también de Kupala, y pequeños cultos dirigidos por éstos salpican Europa Oriental. Como estos vampiros fomentan el abuso y el sufrimiento de los inocentes, el poder de los kupala se hace mayor, y su presentía en el mundo natural aumenta. Los adoradores celebran rituales de tortura y son recompensados con la “iluminación”. Cuando se manifiestan físicamente, los kupala son unas criaturas horribles y farfullantes. Los hombres lobo que matan a estos seres enriquecen si saberlo la tierra que sustenta a los Tzimisce. Es más, los señores feudales que toleran el sufrimiento de los mortales de sus dominios, los Tzimisce que practican la tortura y el abuso y los cultistas que celebran sacrificios por placer no hacen sino acrecentar el poder de la estirpe de Kupala. Además, son recompensados con una creciente locura. Algunos Tzimisce están tan corrompidos que su misma carne puede ser envenenada por lo kupala, destruyéndoles desde dentro al alterar sus cuerpos en formas de pesadilla, Muchos forasteros consideran que esta leyenda no es sino simple superstición pagana. ¿Qué pruebas hay de ese cuento de viejas? No cabe duda de que es otro aspecto de Satán, razonan, u otro espíritu primitivo esperando que le asesinen. Los que no comprenden la verdad suelen actuar de maneras que aumentan la influencia de Kupala. Siempre engañosa, la presencia del demonio carcome el corazón del mundo… Puedes encontrar más información sobre los kupala en el Apéndice.