Los Celtas

Nacieron en los bosques de Germania para héroes, combatian desnudos y llevaban las cabezas de sus enemigos colgadas de las toscas sillas de montar. Cuando les clavaban una lanza, se la arrancaban y seguían combatiendo hasta morir de pie.

Eran los Celtas, un mito, un enigma, una maldición… ¡o lo más extraordinario! Todos los elogios y todos los reproches se les puede hacer, porque tuvieron en sus manos el mundo, ¡y lo perdieron por un absurdo sentido de lo inmediato!.

Se ampararon en los druidas, que eran magos, sacerdotes, médicos, jueces, astrólogos, adivinos y los creadores de las más fabulosas leyendas que se han escrito en Occidente. Ellos enseñaron que a los jóvenes se les educa como individuos, nunca como borregos. Pero introdujeron los sacrificios humanos, a los que se prestaban los jóvenes más hermosos y valientes, con el fin de que los dioses dejaran de atormentar a su pueblo. También amaban a la mujer, porque la consideraban su igual o, acaso, más “brava que cualquier hombre, al menos cuando creía que los suyos se hallaban en peligro”..

LOS CELTAS
En la Europa central y oriental, hacia el año 2200 a.C, existió una civilización conocida como de Unetice. Esta civilización fundía el cobre y el estaño, dando comienzo la Edad de Bronce.

Se cree que los Celtas surgieron de Unetice. Estos comenzaron a extenderse por el oeste de Europa, en torno al 1250 a.C. Debido a la costumbre que tenían de guardar las cenizas de sus muertos en urnas, se les denominó como “la cultura de los campos de urnas”.

Se puede decir que esta civilización era de “culo inquieto” ya que permanecían poco tiempo establecidos en el mismo lugar, solo el tiempo de recoger las cosechas o de criar el ganado, que les proporcionaban el alimento necesario. También sus artesanos realizaban trabajos de forja, realizando material para la agricultura (hoce, guadañas, etc.) y también armas como espadas, armaduras, etc.

Estos pueblos, una vez levantado el campamento se marchaban bien hacia el norte o bien hacia el sur, extendiéndose de esta manera por el norte de Italia y conquistando lo que los romanos denominaban la Galia (Francia).

Así nació el pueblo Celta, aunque no tuvieron su máxima importancia hasta el 700 a.C. Las fases de la prehistoria Celta se dividen en dos periodos:

Periodo Hallstatt (700-500 a.C.)
La Téne (500 a.C. y siglo I de nuestra era)

HALLSTATT
Las minas de sal de Hallsttat (Austria) fueron explotadas por los Celtas en el siglo IX a.C. En estas minas se han realizado importantes estudios sobre asentamientos y necrópolis Celtas.

LA TÉNE
En torno al año 500 a.C. empezaron a notarse los Celtas de La Téne, magníficos jinetes y herreros. Construyeron los primeros carros de guerra de dos ruedas, cubiertas por unas llantas de hierro, capaces de avanzar por cualquier terreno. Provistos de estos carros y de formidables armas forjadas con hierro, pudieron establecerse en la península italiana, parte de Grecia y Asia Menor, fundando el pais de Galacia, y llegar a la península Ibérica y las islas britanicas.

LOS DRUIDAS
Los Druidas (dryadas “sacerdotes de las encinas”) se encargaban de los sacrificios y de todas las ceremonias religiosas, también utilizaban sus poderes para adivinar el futuro.

Además de sacerdotes y adivinos eran científicos, pues conocían las plantas a la perfección, permitiéndoles obtener de ellas medicinas y otros productos mágicos.

Otra de las funciones de los Druidas era la jurídica. Impartían la justicia entre su pueblo imponiendo sentencias a los que infringían la ley y a su familia. En caso de no cumplir la sentencia la familia caería en desgracia durante cuatro generaciones.

Las sentencias impuestas iban acorde con la situación económica del acusado, quien debería pagar la multa en el acto, de no poder, se le concedía un plazo siempre que tuviera un fiador o aval. Si transcurrido el plazo tampoco quedaba satisfecha la multa, el aval se sentaría en la puerta de la casa del acusado desde el alba hasta el anochecer sin comer ni beber, quedando obligado el acusado a guardar el mismo ayuno. Si este método no resultaba entonces acudían al Druida para resolver el conflicto, que por lo general todas las posesiones del acusado y de su familia pasaban al aval.

LOS BARDOS
Los Bardos (Bardd “poeta”) pertenecían a una comunidad de carácter religioso, que eran músicos y poetas. Los bardos desaparecieron de la Galia (al igual que los Duidas), después de la conquista romana.

Subsistieron en algunas regiones en las que Roma no pudo penetrar como Armórica (la actual Bretaña). En Gales e Irlanda permanecieron más tiempo, pues de allí provienen los fragmentos de sus cantos.

Este documento fue aportado por Tiburk. 11 de Marzo del 2004.