Clan Nosferatu

No todas las maldiciones son iguales, incluso los Condenados poseen marginados. Se trata de los Nosferatu, los Vástagos más terroríficos.

Los Espectros, incapaces de pasar por humanos, han sido deformados por el Abrazo, físicamente… y mentalmente. Moran en sombras en que otros vampiros no se atreverían a entrar Incluso el resto de no-muertos temen a los Nosferatu, ya que su aspecto actúa como un recordatorio constante de que los Vástagos que poseen una apariencia mortal no lo son en realidad. También son respetados. Estas criaturas poseen increíbles poderes de sigilo, una fuerza terrorífica y personifican la fuerza destructiva que cualquier Vástago posee y puede desarrollar si se le empuja demasiado lejos. El resto de los clanes preferiría mantenerse alejado de ellos, aunque los valiosos talentos de los Espectros y su fuerza bruta hacen que ignorarlos sea peligroso. Por este motivo, el resto de los Vástagos les ofrecen una hospitalidad tensa, ocultan su incomodidad tras una actitud diplomática y rezan porque se vayan lo antes posible.

Muchos Nosferatu ocultan su soledad y resentimiento tras una máscara de indiferencia. Se burlan de los que les desprecian, participando en sus soireés y juegos políticos. El aislamiento ha forjado fuertes vínculos entre los Nosferatu. Frente a los miembros ajenos al clan, muestran un frente unificado, creando la impresión de que carecen de fracturas internas. La verdad es que los Nosferatu luchan entre ellos como los miembros de cualquier otro clan, aunque cuando se enfrentan con un enemigo exterior, saben trabajar en conjunto. 

Su incapacidad social les obliga a recluirse en lugares apartados. Algunos encuentran refugio en las cloacas, desde donde utilizan sus conexiones con el gobierno mortal, así como su fuerza para convertir los túneles de mantenimiento en grandes salas subterráneas. Otros se ocultan en cementerios y comparten las criptas con sus ocupantes sedentarios. Otros prefieren casas abandonadas y dan lugar a leyendas urbanas de mansiones embrujadas, o se recluyen en los sótanos y las calderas de los edificios modernos. La tradición dicta que cualquier Nosferatu es bienvenido en cualquier refugio hasta que de un motivo para ser expulsado. Los Espectros pueden tener sus diferencias, aunque reconocen su vínculo común (Tampoco tienen otra elección, ya que se refleja su aspecto como un miasma).

Muchos Nosferatu, temidos y apartados por la sociedad, se convierten en seres tan extraños como su comportamiento. Otros eligen la senda opuesta y desarrollan su cultura como forma de compensar su aspecto. Estos últimos Espectros suelen participar en la política junto al resto de los Vástagos. Los Nosferatu también son famosos por la información que atesoran, ya que muchos de ellos son guardianes del saber oculto, rivalizando con los Mekhet y los Ventrue. Los Espectros más sofisticados comercian con el conocimiento de forma similar a como otros Vástagos comercian con favores, y si un nosferatu desconoce algo, es probable que “convenza” a quien lo sabe para que se lo diga. Este comercio es que el hace que ignorarlos sea una decisión peligrosa. Después de todo, nunca se puede estar seguro de lo que los Nosferatu cuentan a los enemigos, o cuándo tenderán una emboscada.

Apodo: Espectros.

Alianza: los Nosferatu están en todas partes. El Invictus los utiliza como fuerza de seguridad, informadores y soldados. Aquellos Nosferatu que obtienen poder en la Primera Mansión suelen comportarse de forma extrema: o bien se convierten en gobernantes benévolos o intentan apagar el sufrimiento atacando al prójimo. Los Espectros que intentan comprender el motivo por el que Dios les ha castigado con su maldición y aquellos penitentes que sienten que deben pagar por los pecados cometidos suelen hallar su lugar en el Lancea Sanctum. Los Nosferatu también se unen a la Ordo Dracul, ya que su apariencia tiene poca influencia en sus logros en el interior de la alianza (e incluso puede ayudarles, ya que les sirve para evitar los contactos sociales). Los Cartianos llaman la atención de aquellos que están preocupados en construir una sociedad en la que todo el mundo tenga una voz. Aquellos Nosferatu que sufren con más intensidad el peso de su maldición suelen encontrar las enseñanzas redentoras del Círculo de la Bruja demasiado tentadoras para resistirse. Incluso los desatados atraen a aquellos que aceptan su naturaleza terrorífica y desean derribar un sistema que les discrimina.

Apariencia: no existen dos Nosferatu que tengan la misma apariencia, aunque determinadas características siguen ciertas pautas “familiares”. Tez descolorada y correosa, mandíbulas prominentes, piel húmeda, cabezas deformes, olores fétidos, ojos saltones, mirada extraña y hábitos personales más extraños todavía, manos agarrotadas, carne fláccida… todos estos rasgos representan las tarjetas de visita del clan. No todos los Espectros poseen deformidades físicas. De hecho muchos carecen de ellas, hecho que hace que los que les contemplan se sientan incómodos. La oscuridad y la suciedad en la que habitan muchos miembros de este clan hacen que los hedores que desprenden sean todavía peores.

Refugio: muchos Nosferatu moran en lugares alejados de los mortales, como almacenes abandonados, cementerios, sótanos y los socorridos túneles de metro y alcantarillas. Una vez dicho esto, unos pocos Nosferatu prefieren alejarse de la tradición y construir sus refugios en áticos y grandes mansiones (cualquier lugar en el que puedan disfrutar de los lujos de la riqueza en relativa soledad).

Trasfondo: los Nosferatu suelen elegir a su progenie de entre los inadaptados de la sociedad, como los vagabundos, los enfermos mentales y los criminales. Algunos Nosferatu Abrazan por despecho, utilizando la maldición para castigar la vanidad, la crueldad u otros “pecados” similares. Asumiendo que un sire desee que su chiquillo sobreviva (no siempre es el caso), los Espectros suelen elegir individuos capaces de adaptarse a su nueva condición. Pocos Nosferatu abrazan por amor o afecto, aunque en ocasiones se ha dado este caso Existen leyendas que narran cómo algún Nosferatu decidido a “regalar” a su amor con el Réquiem, se acaba encontrando con un odio estado cuando el objeto de su amor se entera de lo que se ha convertido.

Creación del personaje: los atributos Físicos y Mentales son más útiles que los Sociales. Los Nosferatu suelen utilizar Habilidades como Sigilo y Supervivencia. No es conveniente comenzar con una Potencia de Sangre elevada, ya que hasta que el Nosferatu no haya conseguido cierta experiencia con el Réquiem se verá forzado a alimentarse de la sangre de animales. Aunque estos Vástagos no son criaturas sociales, ciertos Méritos Sociales (Contactos) pueden ser útiles para obtener información de zonas inaccesibles.

Atributos preferidos: Compostura o Fuerza.

Disciplinas de clan: Ofuscación, Pesadilla , Poderío.

Debilidad: todos los Nosferatu son repugnantes, o como mínimo incómodos. La causa no tiene por qué ser una deformidad física. Un aura palpable de amenaza, un hedor a carroña o la forma de comportarse de un depredador son motivos tan válidos como un cuerpo deforme. Con relación a las reservas de dados basadas en los Atributos de Presencia o Manipulación que se utilicen en situaciones sociales, no se aplica la regla de repetir el 10. Además de ello, cualquier 1 que se obtenga en esta tirada se resta del número de éxitos (esta parte de la debilidad no afecta a la regla de fallos dramáticos). Esta debilidad no se aplica a aquellas reservas de dados relacionadas con la Habilidad de Intimidación, o con el Atributo de Compostura.

Ejemplo: el Nosferatu Rasguño intenta convencer al ghoul que monta guardia en el club nocturno para que lo deje pasar. Rasguño tiene una Presencia de 4 y una Persuasión de 2, por lo que su jugador lanza 6 dados y obtiene 1, 5, 6, 8, 9 y10. El resultado neto es de dos éxitos, el 1 cancela el 8, el 9 cuenta como normal y el 10 no se vuelve a lanzar.

Organización: los Nosferatu carecen de organizaciones formales, aunque como hemos mencionado con anterioridad, suelen unirse ante amenazas exteriores. El clan posee una estructura tribal, en la que las distintas “familias” de Nosferatu pasan el tiempo aliándose o peleándose entre ellas. La jerarquía en el clan viene determinada por la combinación de edad y méritos.

Líneas de sangre: Acteius, Baddacelli, Noctuku (caníbales violentos que moran cerca de las zonas rurales y prefieren alimentarse de Vástagos), Yagnatia (familia rusa que afirma descender de la nobleza antigua y de las brujas), Burakumin (linaje asiático que podría poseer poderes nigrománticos, aunque la información que poseemos de los vampiros asiáticos es escasa, incluso para los Vástagos).

Concepto: hombre del saco, espectáculo circense, sádico cruel, ángel guardián, macarra, ratero, rey de las ratas, excéntrico, lacayo.

Estereotipos
Daeva: Se han emperrado en pensar que pueden ignorar el dolor.

Gangrel: dale golpecitos en la cabeza, simula que estás agradecidos y, hagas lo que hagas, no les eches en cara su ignorancia. Puede que seas un monstruo, aunque estoy seguro de que cabeza tiene mejor aspecto sobre tus hombros que colgando de las garras de algún animal.

Mekhet: las polillas se sienten atraídas por las llamas, y lo mismo ocurre con las sombras. ¿Las sombras también arden?

Ventrue: ¿quieren jugar al rey de la montaña? De acuerdo. Hasta la fecha no he visto a ninguno que se haya atrevido a venir hasta aquí para imponer sus “leyes”.

Lupinos: ¿más peligrosos que esto ? Espero que no.

Magos: saben algo… aunque no estoy seguro de querer saber lo que es.

Mortales: sí, es asqueroso ocultarse de tu propia comida. Sí, podrías apoderarte de un mortal si hay necesidad de ello. Cuando puedas derribar a cien, habla conmigo. Hasta entonces mantén la cabeza gacha.