Maestros del Hierro

Lobos vestidos con piel de hombre, que mantienen fuertes lazos con su contrapartida humana. La suya es una filosofía basada en la adaptación, que enseña que un hombre lobo debe ser lo suficientemente astuto como para medrar por igual en la espesura que en la ciudad.

Farsil Luhal

Honra tu territorio sobre todas las cosas

El detective se abrió paso a través de la multitud de mirones y la manada de polis que rondaban la escena en la calle. Miró a las marcas de garras que surcaban la piel de la mujer y su propia obra de arte le hizo sonreír. Entornes murmuro una excusa y se alejo, un lobo con piel de hombre, un Farsil Luhal, un Maestro del Hierro.

Hay hombres lobo de todas las tribus dentro de las ciudades, pero los Maestros del Hierro argumentarían que los demás no pertenecen realmente a ellas. Cierto es que se hallan en la misma localización geográfica, pero no son una parte de la ciudad. L ciudad s un lugar donde vives, es algo a lo que te conectas. Es algo espiritual, mental, físico, sexual, y visceral, todo a la vez. Y es su territorio.

De acuerdo con la sabiduría tribal, el Lobo Rojo, Sagrim-Ur pasó cada hora de su tiempo preguntando a Padre Lobo porque caía la lluvia, porque se alzaban las montañas, porque soplaba el viento… La respuesta de Padre Lobo era la misma a cada cuestión: “Lo hacen, y es bueno. Nada más necesita saberse”.

Pero a Sagrim no le satisfacía esta respuesta. Preguntaba porque quería cambiar las cosas y contemplar lo que ocurriría si alteraba el equilibrio que constituía el deber de Padre Lobo. Nunca hubiera estado a favor de la muerte de Padre Lobo, pero aun así no intento detener el ataque. Incluso cunado Padre Lobo yacía moribundo y consumido por la impotencia, Lobo Rojo lo contemplaba con maravilla apenas disimulada, imaginándose cuantas cosas podría hacer si no estuvieran bajo control. Pero fue Sagrim el que cambió cuando Padre Lobo lo atrapó y lo sostuvo bajo su pata para hablar con él. “Las cosas no serán como deben”, le dijo a su hijo. “Recuerda bien cómo funcionan y que et dije que era algo bueno”.

Lobo Rojo transmitió esta leyenda y su interpretación personal del Juramento a sus Exiliados, y los Maestros del Hierro han honrado su sabiduría. Saben que los Uratha nunca más serán los señores de la Tierra como fueron sus ancestros, pero ven en la humanidad el potencial para adoptar ese rol. Por tanto, se adaptan a la velocidad a la que la humanidad cambia. Y según la humanidad cambia el rostro de mundo y modela su Sombra, los Maestros del Hierro aplican los mejores resultados del ingenio humano en la mejora de sus territorios y en la honra del mismo.

A pesar de ello, los Farsil Luhal no perdonan a los de su propia estirpe. Después de todo, no quieren ser humanos. Quieren ser capaces de tomar lo que necesitan de la humanidad, y mantener una conexión con la Sombra que los humanos no puedan ver, recordando que Padre Lobo una vez le dijo a Lobo Rojo que era bueno. Abrazan la lógica y el ingenio de la mente humana a la vez que también abrazan sus instintos predadores. Su juego es la adaptación, no la adoración ciega en un ideal vano. Son los depredadores camuflados de la edad moderna. En la ciudad, en la ciudad, no tienen parangón.

Apariencia: de largo, los Maestros del Hierro prefieren las modas modernas que son aceptables o normales entre los humanos de sus alrededores. Algunos se inclinan por atuendos típicos de clase media o de negocios, mientras que otro se visten como los miembros de subculturas que residen en su territorio, desde los exhibicionistas tatuados y mortificados hasta los depredadores urbanos con al camiseta tan ceñida que está a punto de reventar. De una o otra forma, todos los Maestros del Hierro exudan un aire del depredador que señala a todo hombre lobo, haciendo de sus intentos de pasar desapercibidos algo mucho más complejo.

En la forma de guerra, algunos Maestros del Hierro desarrollan una apariencia que refleja un ambiente de ruido, ángulos y horror. Algunos alteran su pelaje, con mechones de colores chillones por todas partes. Otros portan cadenas que le atraviesan, de las que cuelgan trozos de metal y cristal, o grifos. Por ultimo están aquellos que rechazan este tipo de frivolidades, puesto que la realidad salvaje de su forma Gauru les sirve como recordatorio de que son mucho más que los humanos que apartan ser.

Tótem: Sagrim, el Lobo Rojo, quien siempre fue respetuoso, curioso e ingeniosamente astuto. Fue él quien resultó recompensado con al responsabilidad de cuidar a la humanidad, y evaluar, en nombre del Padre Lobo, los efectos de estas criaturas en el Reino Sombra. Los primeros Maestros del Hierro ganaron su patronazgo discutiendo sobre su fin y desvelando sus acertijos, de tal manera que probaran su valía.

Trasfondo: la tribu de los Maestros del Hierro atraen a aquellos del Pueblo que siempre han buscado nuevas maneras de hacer cosas y no temen afrontar nuevos riesgos. Antes del Primer Cambio, tienden a adaptarse de forma rápida a la nueva tecnología, reformadores sociales idealistas o cualquiera que se alce contra la tradición o las maneras convencionales. Ven lo rápido que la sociedad humana cambia, y la idea es dejar que el cambio ocurra y quedar atrás es frustrante. A pesar de esto, los defensores de la evolución social progresiva no son sierpe apreciados en su tiempo (especialmente en el Mundo de Tinieblas). Los enfrentamientos con los conformistas pueden conducir a la violencia y la exaltación suficiente como para desencadenar el Primer Cambio.

Iniciación: usualmente, la clave para que un Maestro del Hierro sobresalga en su iniciación es el engaño. A los Maestros del Hierro no se les suele decir esto, pero los maestros ritualistas que disponen los desafíos esperan que se adapten y que encuentren una solución poco convencional al problema… o que tengan éxito con medios habitables en último caso.

Creación del Personaje: los Atributos Mentales y Sociales son las categorías primarias para los Maestros del Hierro, y se centran en la Inteligencia y Compostura. También tienden a favorecer las Habilidades modernas de origen humano (como Informática, Pericias, Conducir, Armas de Fuego, Ciencia, y Callejeo), más que el resto de las otras tribus. El Ocultismo es también una Habilidad casi obligada, puesto que con frecuencia encuentran y estudian nuevos tipos de espíritus urbanos. Algunos Maestros del Hierro sacrifican un círculo en Armonía a cambio de puntos de experiencia, puesto que valoran más su lado humano que el lupino. También tienden a aprender un puñado de ritos que celebrarán para honrar sus territorios.

Renombre Primario: Maña

Lista de Dones Tribales: Conocimiento, Forma, Tecnología.

Organización: los Maestros del Hierro todavía son bastante individualistas cuando pasan a formar parte de una manada. Uno podría sentirse cómodo en una manada dirigida con un puño de hierro, mientras que otro quizá prefiera un reparto igualitario de poder. Aunque un Maestro del Hierro puede ser tan controvertido como un Elodoth, su credo de adaptación también se aplica a sus rangos. También son más proclives a usar medios modernos de viaje y de comunicaciones para mantenerse en contacto con sus miembros de tribu, pero tampoco abusan de estas herramientas. Por lo que los Maestros del Hierro saben, pocas líneas de teléfono son seguras, e Internet nunca lo es.

Círculos: el Círculo del Relámpago se ha consagrado al estudio de los aspectos chamánicos de la electricidad y la mirada de discantes a los que el ingenio humano da origen.
El Círculo del Metal es de una antigüedad considerable, y tiene sus raíces en la tradición de la herrería. Los miembros se consideran expertos en la metalurgia y la habilidad tecnológica; un arma o fetiche que se haya construido por una de ellos será de la más alta calidad sin lugar a dudas.

Los hombres lobo del Círculo de los Pergaminos están dedicados al estudio y la preservación del saber. Estos historiadores, archivistas y analistas de datos hacen cuanto pueden para compilar un registro vivo del cambio de los tiempos, y de lo que la tribu debe hacer para mantenerse al día.

Territorios: no es de sorprender que la vasta mayoría de los territorios de los Maestros del Hierro se pueden encontrar en la civilización humana, ya sea un vecindario urbano desolado, o un erial rural. Tienden a señalar sus fronteras de manera mas sutil que los hombres lobo de otras tribus, mezclando símbolos de tótems de manada con graffiti, colgando talismanes pequeños sobre postes de electricidad y señales de trafico, e incluso colocando advertencias en la Sombra urbana. A la luz del mandato de Lobo Rojo, los Maestros del Hierro trabajan constantemente para conservar sus territorios de manera impecable y que todos os espíritus de la zona sean pacificados, pero cuanto más grande es el territorio, más difícil es hacerlo.

Conceptos: leyenda urbana hecha carne, folclorista urbano, embajador vampírico, herrero de klaives, voz de la calle, abogado sin escrúpulos, ingeniero civil / geomante.
Cita: Una ciudad no es lo mismo que un bosque o una jungla vestida de acero y cristal, es un territorio único con sus propias reglas y ciclos vitales predadores. Ven conmigo, te lo mostrare.

Estereotipos
Garras Sangrientas: tienen más que aprender de nosotros que de la última versión de las tácticas humanas. Aun no se han dado cuenta de ello.
Sombras de Hueso: nos han ayudado a identificar y comprender algunos de los más modernos tipos de espíritu que tiene su origen en le entorno urbano, pero nosotros somos mejores a la hora de encajar a estos espíritus en aun perspectiva mayor.
Cazadores de las Tinieblas: no tiene la misma capacidad de camuflarse en el entorno humano que nosotros, pero aprenden rápido. Tal vez más rápido de lo que nosotros lo haríamos en la espesura.
Señores de la Tormenta: no nos importa delegar en los que son competentes, siempre y cuando estén dispuestos a admitir que no juegan en la misma liga.
Lobos Fantasmales: seguimos adelante por al gracia de Selene. Literalmente.
Tribus Puras: los tiempos han cambiado, y no somos los bastardos que antes éramos. Si Selene lo acepta ¿por qué no los que se autodenominan Puros?
Vampiros: el estancamiento, la depredación sin más y la altanería que disfrazan como un sentido de noblesse obligue… de alguna forma son un espejo de donde nosotros podríamos haber llegado.
Magos: si esta… gente es el siguiente paso de la evolución humana ¿Qué cambios están por venir que los harán necesarios?
Humanos: bendice a estos genios brutos, asquerosos y de vidas cortas por mantenernos ocupados. ¿Qué seria de la vida sin ellos?