Magia y lo Medieval

El mundo medieval es un lugar lleno de misterio y magia. Es un mundo más oscuro que el nuestro, con solamente el fuego para iluminar la oscuridad de la noche.

 

Muchos monstruos y extrañas creencias encajan en las grandes sombras de esta época. Sin la ciencia y la razón, la magia y la superstición generalmente proveen una explicación para la forma en que el mundo funciona y le dan a la gente un gran sentido de control y entendimiento. En la Oscura Era Medieval, muchas de estas creencias están basadas o influyen en la Realidad, y unas pocas son estimadas de “meras supersticiones”.

La mayoría de las supersticiones están basadas en protecciones contra el mal o protecciones contra el daño. Otras creencias son practicadas en orden de proveer buena suerte o una buena cosecha. Las comunidades y la Iglesia condenan por igual las prácticas de maldiciones o magia prohibida, y aquellos que desean probar aquellas artes oscuras generalmente se encuentran a si mismos desterrados o incluso ardiendo en una estaca.

Tales ideas varían de lugar en lugar y de persona en persona. Algunas son inventadas al vuelo para explicar los acontecimientos locales, y algunas datan de las tradiciones paganas o romana. Algunas son sinceramente sostenidas como creencias que son bien aceptadas. Otras pueden ser practicadas como tradición incluso cuando la gente es un poco escéptica de sus orígenes. Ciertamente, hay individuos quienes se burlan de la superstición en general y tratan de ver el mundo de una manera más racional, pero incluso para ellos, el mundo es un oscuro lugar con muchos misterios inexplicables y temerosos peligros. Las supersticiones pueden ser de gran confort y fuente de poderío en este mundo.

En la Oscura Era Medieval, muchas de estas supersticiones realmente parecen ser ciertas, especialmente en las manos de un mago. Mucha gente cree que tales cosas existen o pueden pasar, y su convicción es mucho más fuerte en esta era que los pensamientos “racionales”. El campesino promedio puede faltarle el Don para que le crezcan alas y vuele o cambie los metales en oro, pero sus creencias pueden ser suficientemente fuertes para afectar su suerte o su cosecha.

Este capítulo introduce a muchas creencias de supersticiones medievales. Ellas son nada más que un pequeño ejemplo del vasto folklore de muchas regiones. Ciertamente, tales creencias a menudo varían de lugar en lugar, así que un ojo de tritón podría ser considerado eficaz para maldiciones en una aldea pero ser considerado el ingrediente primordial en pociones de amor en otra. En la mente del hombre común, no entrenado en saber mágico, estas cosas son nada más que rumores. “E oído que Matilde, la vieja bruja que vive en el borde del pueblo, recolecta rocío de los hongos para ponerlo en sus guisos, todo con la esperanza de obtener un hombre”. Los magos, sin embargo, reconocen que el folklore contiene pistas vitales de poder mágico, secretos ancianos cuya verdad es incomprensible para la mayoría de los hombres pero capaz de dar forma a un hechizo en las manos de alguien con el Don.

EL PRINCIPIO DE SIMPATÍA

Las supersticiones en este capítulo pueden realmente ayudar a un mago a dar forma a sus hechizos. Si realiza su magia de acuerdo con las creencias locales –usando los típicos, aunque usualmente exóticos materiales y pronunciando los cánticos apropiados– sus hechizos serán menos probables que atraigan una Reacción Violenta , el terrible precio de una invocación estropeada.

Mas tarde, en la época post Renacentista, los magos formularán teorías acerca del efecto de las creencias concientes e inconscientes de las masas sobre la realidad. Ellos creerán que los paradigmas o la visión mundial de la humanidad determinarán los límites de la magia. En otras palabras, parece ser que el peso colectivo de muchas mentes –incluso de aquellos que no son magos– pueden realmente afectar las leyes de la física. Solo los magos son suficientemente iluminados para concientemente cambiar la realidad a su voluntad, sin embargo.

En la Oscura Era Medieval, tales creencias están lejanas en el futuro. Los magos de estos tiempos creen que las supersticiones ayudan a la magia porque están basadas en algo oculto, verdades secretas o leyes naturales que aún no han sido reveladas por los filósofos. En otras palabras, la magia adecuada es realizada en simpatía con estas leyes sin importar lo bizarras que parezcan. Por ejemplo, es creído que una gema, uno de las más puras sustancias, se quebrará cuando sea tocada por un sapo, uno de las más impuras de las criaturas. Esto es así porque los dos extremos están en antipatía con el otro.

La magia realizada sin los propios procedimientos o componentes, aunque posible mediante la fuerza de voluntad o puro poder mágico, va contra la naturaleza del universo –esto no es en simpatía con los poderes secretos del universo. La senda del mago hacia el poder involucra tratar con superstición y saber para descubrir tantos secretos ocultos como sea posible, para retorcer mejor la maraña de la realidad para sus fines. Al desarrollar sus hechizos como el folklore lo indica, puede evitar mejor el terrible precio de trabajar en antipatía con el universo.

Las creencias y el folklore aquí presentado también lo están para agregar riqueza y color a una crónica. Este capítulo ayuda al dar el tono al Oscuro Mundo Medieval, ilustrando que tan diferente era la mentalidad de una típica persona en comparación con nuestro paradigma más moderno, orientado a la ciencia. Recuerda, en un mundo donde ciertos poderosos individuos pueden empuñar las fuerzas de la Naturaleza con su propia voluntad (o por invocar la voluntad de Dios), estas creencias no son tan forzadas. Aunque estas no pueden funcionar realmente sin magia que las respalde (una cruz por sí misma no puede rechazar un no muerto, a menos que su poseedor la use como un foco para la magia), uno no puede saberlo con seguridad. En ciertos raros lugares, en ciertos momentos sagrados, incluso los que no son magos son capaces de realizar maravillas simplemente siguiendo las disposiciones de los cuentos de las viejas esposas. Conociendo estas supersticiones no solo ayuda a realizar el ambiente para jugar sino también para incentivar mucho a una historia donde los magos buscan los secretos para liberar incluso más poder.
Si estas supersticiones son realmente efectivas o no, mucha gente cree en ellas y se comporta acordemente. Los tipos de supersticiones practicadas en el mundo medieval están divididas en varias categorías; alentamos al Narrador a usarlas a medida que las necesita.

NÚMEROS

Es creído que ciertos números tienen significado místico, y deben ser considerados en cualquier aplicación de encanto, hechizo o suerte. Muchas creencias acerca del poder de los números vienen del misticismo Egipcio, del filósofo Griego Pitágoras y de fuentes bíblicas, pero el hombre común puede sostener estas creencias sin ningún conocimiento específico de sus orígenes. Los más educados practicantes místicos estudiarán probablemente ideas acerca del poder de los números, como una clase de ciencia.
Para los Pitagóricos, uno representa unidad, dos diversidad, y tres combina uno y dos en armonía. Tres es el número de la Santa Trinidad y tiene muchos poderosos aspectos místicos involucrando complementación y balance espiritual. Cuatro simboliza las direcciones cardinales y las cuatro esquinas de la Tierra , y es por lo tanto asociado con los viajes, la honestidad y los fundamentos sólidos. También, el cuerpo se encuentra sano o enfermo según el balance de los cuatro humores . Cinco es un número de dignidad, y la estrella de cinco puntas tiene una historia iniciada de la expresión de Pitágoras de perfección geométrica a la “estrella del mago” o pentáculo usado en rituales ocultos. La estrella es también vista como una representación de la forma humana, con la cabeza y los cuatro miembros en las puntas.

La gente cuyo nacimiento ocurre el sexto día del mes es pensado que posee el don de la profecía.
Una gran cantidad de creencias son asociadas con el numero siete. Es un número de finalización, combinando tres y cuatro (lo espiritual y lo real) tan bien como una riqueza de asociaciones tradicionales que datan de los babilonios, los egipcios y los romanos. Hay siete mares, siete edades en la vida de un hombre y siete sustancias (hueso, carne, grasa, sangre, semen, médula y quilo), cada una bajo las influencias de siete planetas, los cuales para los antiguos comprendían Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, el Sol y la Luna. La Biblia afirma la importancia de este número, con siete días de la creación, siete trompetas, siete plagas y el cordero con siete ojos. Las enseñanzas de la Iglesia también incluyen las siete virtudes, los siete pecados mortales y los siete dones del Espíritu. El séptimo hijo nacido en una familia, y particularmente el séptimo hijo de un séptimo hijo, es creído que poseerá poderes sobrenaturales, o al menos buena fortuna.

El ocho, junto con el tres y el cuatro, se cree que inspira perfección cuando es usado como una proporción en la construcción y la carpintería. Nueve es el número de la sabiduría y la armonía. Trece es visto como mala suerte para la mayoría de los europeos, aunque las viejas tradiciones Egipcias lo contaban como un buen número.

SUSTANCIAS MÁGICAS Y SÍMBOLOS

Es creído que los minerales y las gemas sacadas de la tierra tienen habilidades sobrenaturales. Ciertas piedras son para la suerte. Otras piedras traen buena salud y limpian la mente. Los metales pueden ser valiosos para propiedades sobrenaturales tan bien como su valor material. Aquellos que practican regularmente el estudio y uso del los metales mágicos son llamados alquimistas. Una de las grandes metas de cualquier alquimista es hacer la piedra filosofal, la cual puede transformar metales en oro y otorga la vida eterna.

Siete metales son asociados con cuerpos celestes:

Metal/Planeta
Oro/Sol
Plata/ Luna
Mercurio/Mercurio
Cobre/Venus
Hierro/Marte
Estaño/Júpiter
Plomo/Saturno

Es frecuentemente dicho que objetos mágicos y armaduras son trabajados con plata, el metal de la Luna. Es dicho que las hadas se visten en plata y llevan espadas de plata, y es creído que la plata lastima a los hombres lobo. La conexión de la plata con la Luna también sirve para dañar malvadas criaturas sobrenaturales: la luna proyecta una luz en la noche que echa la oscuridad, y por eso la plata puede echar el mal. Hay personas que guardan una moneda de plata para la suerte o tienen una pequeña cruz de plata para mantenerlos a salvo de daño sobrenatural.

El oro es el metal del Sol. Es visto como el más puro y valioso de los metales. Al oro no se le atribuye propiedades sobrenaturales; es en cambio la última combinación de aquellas propiedades.

Desafortunadamente, el oro creado por magia tiende a ser no ser permanente. Muchos cuentos narran acerca de monedas de oro, dadas por hadas o magos, que se desvanecen con la salida del sol o se transforman en algún ítem de poco valor.

El hierro es la anulación para todas las cosas mágicas. El hierro es el arma elegida cuando se trata con las hadas porque es creído que ningún encantamiento féerico puede afectarlo. Más poderoso que el hierro es el llamado hierro frío que nunca ha sido forjado con fuego. Al hierro frío se le da forma con nada menos que con pura fuerza bruta. Generalmente, clavos de hierros son puestos en las suelas de las botas para prevenir encantamientos. Clavos de hierro ordenados con la forma de cruz son puestos en las casas como guardas contra el mal.

Ciertas gemas y piedras tienen propiedades místicas también. Un collar de cuentas de coral sirve de protección para madres y niños, ayuda a nacer los dientes y puede curar epilepsias y fiebres también. Los diamantes, puestos en pares con las condiciones correctas, pueden propagar y reproducir más diamantes. Una creencia originada en las tradiciones hebreas y egipcia es que una gema puede ser asociada con cada uno de los doce meses y a su vez con las doce tribus de Israel, los doce apóstoles, doce ángeles y doce rasgos de bendiciones. Estas pueden variar, pero lo más común es que sigan estas asignaciones.

Hierbas y otras plantas son usadas para variadas necesidades, desde medicinas hasta rituales. Mistleotoe es sagrada para los druidas y es común colgarla sobre la puerta de entrada para promover la buena salud y fertilidad y para permitir que solo las influencias positivas entren en el hogar. El acebo y la hiedra son los símbolos masculino y femenino, respectivamente, y su cualidad siempre verde es asociada con la inmortalidad. Las bellotas son símbolos fálicos y también otorgan buena suerte. La madera de ciertos árboles, como el fresno alpestre o sauce, es el mejor para propósitos ocultos.